Posts etiquetados ‘trabajadores’

A pocas horas de entrar en una nueva festividad del 1 de mayo, día internacional del trabajador, se hace más necesario que nunca que los trabajadores participemos de las diferentes concentraciones que se dan en este día, como las que se puedan haber ido dando en los días previos, para dejar patente nuestra disconformidad con el retroceso que han experimentado en los últimos años nuestros derechos laborales.

Pero para algunos, como yo, lo más grave no es el hecho del excesivo volumen de desempleo que seguimos teniendo, ni la temporalidad de la mayor parte de los contratos que se suscriben actualmente, ni la alarmante precariedad laboral, todo ello acentuado con la reforma laboral del 2012, ni tan siquiera la poca falta de escrúpulos de algunos pocos empresarios, con su manifiesto incumplimiento de algunas normas y leyes o su retorcida interpretación en busca del mayor beneficio en detrimento de sus trabajadores. Para mí lo más grave y lo que ha causado un mayor perjuicio a los trabajadores ha sido que el capital haya conseguido hacer desaparecer o destruir la conciencia de clase. Como siempre la técnica del divide y vencerás ha dado, para desgracia de muchos y beneficio de pocos, sus frutos, al permitir desarmar el movimiento obrero al haber conseguido que no sean pocas las personas que ni tan siquiera se consideren obreras.

Es realmente triste encontrarse con que un número cada vez mayor de trabajadores piense que por tener un trabajo más mental que físico, por tener un salario más elevado que el de la media, o por vestir de manera elegante y pulida, dejen de tener la consideración de proletariado.

Desengañémonos en esta sociedad, tal como dijeron muchos otros antes que yo, existe el proletariado u obrero que vive de arrendar su trabajo y el capital, que es el poseedor de los medios de producción y no necesita trabajar para para poder vivir y seguir enriqueciéndose. Considero estúpido pensar que por el hecho de tener un puesto de trabajo mejor que el resto uno deja de ser un obrero.

Por lo tanto tengamos muy presente quienes somos. “Somos obreros”, y a mucha honra, y por ello debemos buscar la unión, pues sólo así podremos hacer frente a aquellos que juegan con nuestro derecho a un trabajo digno y a cobrar en función de la plusvalía o plusvalor que generamos. Tras estos años tan difíciles que hemos vivido, bajo el pretexto de esa supuesta crisis, hemos experimentado un alarmante retroceso en nuestras condiciones y derechos laborales y por ello toca recuperar la unidad de acción que nos permita convertirnos en una auténtica fuerza transformadora y digna de ser respetada y tenida en cuenta, por ello comenzar por no faltar mañana a las diversas manifestaciones que se puedan hacer en vuestras poblaciones, pues desde el sofá de vuestras casas y con el activismo virtual poco cambiaremos.

MSNoferini

Fotografías del acto previo al 1 de mayo que ha tenido lugar en Vic organizado por CGT y COS.

El gobierno prevé en breve aprobar su anteproyecto sobre el marco jurídico que ha de regir las mutuas de accidentes de trabajo y la gestión de las bajas médicas (IT). Según el anteproyecto cuando una mutua considere que un trabajador no deba seguir de baja enviará una propuesta de alta a la Inspección Médica de los Servicios Públicos de Salud (de la que dependen los médicos de familia y los especialistas de la sanidad de cada comunidad autónoma).

Pero según el anteproyecto de ley, la Inspección de la sanidad regional “estará obligada a justificar dentro de los siguientes cinco días hábiles si rechaza o admite la propuesta de alta de la mutua y el trabajador debe reincorporarse al trabajo”. “Si la Inspección Médica del Servicio Público de Salud desestima la propuesta de alta formulada por la mutua o bien no contesta en los siguientes cinco días hábiles, la mutua contará con otra vía para poder conseguir el alta del trabajador solicitando el alta al Instituto Nacional de la Seguridad Social (INSS)”, que tendrá cuatro días desde que reciba la propuesta de alta para aceptarla o rechazarla (y uno se pregunta ¿será un médico o un administrativo el que tenga  la responsabilidad de evaluar dicha baja?).

En pocas palabras un trabajador ya no tendrá ni el derecho a poder estar enfermo si la mutua así lo considera. Todo por obra y gracia de nuestro querido gobierno.

MSNoferini

Trabajadora mercadona

La foto nos muestra una trabajadora de una importante cadena de supermercados valencianos trabajando a pesar de su manifiesta lesión.

Piramide social

¿Existen las clases sociales?

Estoy seguro que si antes de la crisis se hubiera formulado esta pregunta a cualquier persona de nuestro país hubiera contestado sin pensárselo “sí”. Y si le hubiéramos preguntado, ¿cuántas clases sociales existen en nuestro país?, seguramente casi todos nos habríamos inclinado por decir tres (clase alta, clase media y clase baja) , y es más que probable que algunos hubieran contestado de que dentro de cada grupo podían existir diversos subniveles, ya que al inculcarnos la idea de clases sociales a la gran mayoría se nos hizo creer que éramos afortunados pues estábamos situados en el centro justo  y que entre nivel y nivel habían unos cuantos escalones más (lo que nos colocaba en la clase media-media), y que en función de nuestro esfuerzo podíamos subir o bajar.

¿Pero realmente existen la clases sociales?

Tengo el recuerdo que cuando estudiaba la asignatura de antropología se nos decía que la idea de clase social no era una idea universal, ya que ni siquiera en todas las sociedades industrializadas de los países más desarrollados se tenía la misma concepción de clase social, pues a diferencia de los países en los que se inculca a sus ciudadanos desde pequeños la idea de pertenecer a una casta y por ello tener unos determinados códigos de conducta y relación con los demás grupos en función del escalafón en el que pudieran estar situados, la idea de clase social es algo más subjetivo y estrechamente relacionado con el poder adquisitivo de cada uno.

En la época en la que parecía que España era la tierra de las  oportunidades  -donde el más tonto podía encontrar un trabajo bien retribuido en el sector de la construcción o de la noche a la mañana podía montarse una prospera empresa en el mismo sector, y con ello, y la ayuda de los caritativos bancos, permitirse la compra de una fastuosa vivienda, un excelente coche y caprichos varios- la idea de clase social y de vivir en una sociedad justa, donde cualquier hijo de vecino podía ascender fácilmente en el escalafón social, era como un credo al que nadie o casi nadie cuestionaba.

Pero llegó esta crisis o estafa en la que continuamos inmersos y donde la mayoría de la ciudadanía malvive como puede y son muchos lo han perdido todo o casi todo y unos pocos aun se han hecho más ricos. Y no nos olvidemos de todos aquellos trabajadores o jubilados que a base de esfuerzo logró ahorrar una cantidad nada despreciable de dinero, y que en algunos casos les llevaron a creer de tener un estatus social diferente del que habían ocupado unos años antes, pero engañados por determinadas entidades financieras, con las famosas participaciones preferentes, vieron desaparecer sus ahorros o se les imposibilitó acceder a ellos, cosa que no les ocurrió a las grandes fortunas de esta país.

Porque pensémoslo con detenimiento ¿realmente tener unos cientos de euros más o un puesto de trabajo mejor retribuido nos pone en un escalafón social diferente? ¿a caso no somos la gran mayoría meros trabajadores, asalariados o autónomos, con unas obligaciones laborales que de no cumplirlas nos podría llevar a perder nuestro puesto de trabajo y quizás con ello hacernos perderlo todo incluida nuestra posición social? ¿el habito hace al monje, y más si ese hábito es prestado?

Abramos los ojos y seamos plenamente consciente de que existe una clase proletaria o de simples herramientas humanas del proceso productivo y una clase dirigente con el suficiente poder como para controlar al resto, una clase dominante que no necesita realizar un trabajo diario para garantizarse la supervivencia. Un grupo de personas con tanto poder como para hacernos creer la falacia de que trabajando podemos aspirar a entrar en nuevo nicho social mejor que el ocupado por nuestro entorno o el que pudieron ocupar nuestros padres, cuando la realidad es que a lo máximo que podemos aspirar con una mejor retribución fruto de nuestro esfuerzo es a tener más bienes materiales, capaces de darnos un adictivo efecto placebo capaz de hacernos creer de ser lo que no somos, pero que la mismo tiempo nos hace esclavos del sistema.

MSNoferini

coca cola

“Coca-Cola trata con desprecio y una total falta de respeto a sus trabajadores con un ERE injustificado, cuando factura 900 millones de euros de beneficios al año, y sin negociar otras alternativas con sus trabajadores afectados”. Coca-Cola Iberian Partners anunció un ERE que afectará a 1.250 trabajadores, con más de 700 despidos y cerca de 500 recolocaciones, lo que provocaría el cierre de las plantas de Asturias, Mallorca, Alicante y Fuenlabrada.

Son cada día más las empresas que quieren aumentar sus beneficios cerrando algunos centros de producción e incrementando la producción en otros.

Igual ha llegado la hora de aceptar el reto de Pepsi o pasarse a otras bebidas menos perjudiciales para nuestro pancreas.