Posts etiquetados ‘solidaridad’

Supongo que quienes aún seguimos indignándonos ante la complicada situación en la que se encuentran muchas personas dentro y fuera de nuestro país seremos mayoría, y seguramente también seremos muchas/os los que desearíamos implicarnos en algún proyecto para aportar nuestro granito de arena en ayudar a quienes más lo pudieran necesitar, aunque al final casi siempre acabamos encontrando una excusa para no llevar a la práctica nuestras buenas intenciones. Desgraciadamente son pocas las personas socialmente comprometidas hasta el punto de dedicar tiempo y esfuerzo en trabajar por los demás sin esperar nada a cambio, y son aún menos aquellas que de la nada crean un proyecto totalmente altruista para ayudar al prójimo; pero afortunadamente aún existen.

El motivo de escribir estas pocas líneas es para dar a conocer la maravillosa y titánica labor de tres amigas: Rosa, Irina y Montse. Tres mujeres luchadoras que de la noche a la mañana decidieron montar una Asociación para ayudar a los más necesitados. Una asociación que tuvo su primer almacén en el garaje de la casa de Rosa, en un pueblo al norte de la provincia de Barcelona. De aquella primera experiencia en la Asociación Alhambra nació en octubre del 2016 la Asociación Karaama (dignidad y bondad).

Desde la Asociación Karaama y gracias a una red de voluntarios se están gestionando proyectos a nivel local con personas en riesgo de exclusión, como los que están realizando en el Prat, como proyectos mucho más ambiciosos a nivel internacional, como la recogida de alimentos y productos de primera necesidad para hacerlos llegar a los campamentos de refugiados en Grecia y Serbia.

Hablar con Rosa es contagiarse de esa maravillosa energía solidaria y de optimismo que irradia. Sentirla como relata hinchada por el orgullo todo lo que han conseguido con su esfuerzo ella y sus compañeras, ayudadas por unos pocos voluntarios que cada semana se acercan al almacén que actualmente tienen en la población de Hostalets de Balenyà a clasificar y preparar palets para los envíos internacionales, todo bajo la atenta supervisión de Abdelkher, es redescubrir lo que es la solidaridad y el trabajo en beneficio de los más necesitados.

Rosa me hace hincapié de que mencione que parte del mérito de haber podido desarrollar un programa solidario de ayuda a los refugiados en los campamentos griegos y serbios se lo debe a la colaboración con la Fundación Seur, la cual se encarga de la logística y distribución. Como también me recalca el apoyo y colaboración que mantienen con “el Rebost Solidari”, y que a día de hoy nunca han tenido una sola ayuda institucional.

En el momento de escribir estas líneas el almacén bulle con los preparativos del envío que debería salir este próximo lunes. 25 toneladas de alimentos, ropa nueva conseguida gracias a la implicación de alguna empresa en el proyecto, bicicletas, y menaje industrial para el proyecto “móvil kitchen”, consistente en montar una cocina itinerante que permitirá a Julio, el cocinero de la asociación, dar de comer a un número de personas que podría oscilar entre las dos y tres mil al día.

Lo cierto es que ver la gran labor, que de una manera totalmente altruista, están haciendo personas como las de esta pequeña asociación a uno le hace recuperar la fe en el ser humano y nos demuestra que a la hora de desarrollar no pocos proyectos, por complicados que puedan en principio parecer, con voluntad y trabajo se puede llevar a la práctica.

MSNoferini

P.D: Desde la Asociación Karaama se me pide que por favor haga conocer su teléfono y número de contacto a través del wasap, pues desgraciadamente siguen estando necesitados de manos que les ayuden a organizar y preparar los palets que han de ser enviados y cualquier ayuda es bienvenida. Tel. 671 264691. Wasap 674 337 800

Asociación Karaama

 ________________________________________________________

Suposo que els qui encara seguim indignant-nos davant la complicada situació en la qual es troben moltes persones dins i fora del nostre país serem majoria, i segurament també serem molts/es els que desitjaríem implicar-nos en algun projecte per aportar el nostre granet de sorra a ajudar als qui més ho poguessin necessitar, encara que al final gairebé sempre acabem trobant una excusa per no portar a la pràctica les nostres bones intencions. Desgraciadament són poques les persones socialment compromeses fins al punt de dedicar temps i esforç a treballar pels altres sense esperar gens a canvi, i són encara menys aquelles que del no-res creen un projecte totalment altruista per ajudar al proïsme; però afortunadament encara existeixen.

El motiu d’escriure aquestes poques línies és per donar a conèixer la meravellosa i titànica labor de tres amigues: Rosa,Irina i Montse. Tres dones lluitadores que de la nit al dia van decidir muntar una Associació per ajudar als més necessitats. Una associació que va tenir el seu primer magatzem en el garatge de la casa de Rosa a Tona. D’aquella primera experiència en l’Associació Alhambra va néixer a l’octubre del 2016 l’Associació Karaama (dignitat i bondat).

Des de l’Associació Karaama i gràcies a una xarxa de voluntaris s’estan gestionant projectes en l’àmbit local amb persones en risc d’exclusió, com els que estan realitzant al Prat, com a projectes molt més ambiciosos a escala internacional, com la recollida d’aliments i productes de primera necessitat per fer-los arribar als campaments de refugiats a Grècia i Sèrbia.

Parlar amb Rosa és contagiar-se de la seva meravellosa energia solidària i del optimisme que irradia. Sentir-la com relata inflada per l’orgull tot el que han aconseguit amb el seu esforç ella i les seves companyes, ajudades per uns pocs voluntaris que cada setmana s’acosten al magatzem que actualment tenen en la població d’Hostalets de Balenyà a classificar i preparar palets per als enviaments internacionals, tot sota l’atenta supervisió de Abdelkher, és redescobrir el que és la solidaritat i el treball en benefici dels més necessitats.

Rosa em posa l’accent que esmenti que part del mèrit d’haver pogut desenvolupar un programa solidari d’ajuda als refugiats en els campaments grecs i serbis l’hi deu a la col·laboració amb la Fundació Seur, la qual s’encarrega de la logística i distribució. Com també em recalca el suport i col·laboració que mantenen amb “el Rebost Solidari”, i amb una certa indignació m’explica que ara com ara mai han tingut una sola ajuda institucional.

Al moment d’escriure aquestes línies el magatzem bull amb els preparatius de l’enviament que hauria de sortir aquest pròxim dilluns. 25 tones d’aliments, roba nova aconseguida gràcies a la implicació d’alguna empresa en el projecte, bicicletes, i parament industrial per a el projecte “mòbil kitchen”, consistent en muntar una cuina itinerant que permetrà a en Julio, el cuiner, donar de menjar a un nombre de persones que podria oscil·lar entre dos i tres mil al dia.

La veritat és que veure la gran labor, que d’una manera totalment altruista, estan fent persones com les d’aquesta petita associació a un li fa recuperar la fe en l’ésser humà i ens demostra que a l’hora de desenvolupar no pocs projectes, per complicats que puguin en principi semblar, amb voluntat i treball es poden portar a la pràctica.

MSNoferini

P.D: Des de l’Associació Karaama se’m demana que per favor faci conèixer el seu telèfon i nombre de contacte a través delwasap, ja que desgraciadament segueixen estant necessitats de mans que els ajudin a organitzar i preparar els palets que han de ser enviats i qualsevol ajuda serà benvinguda. Tel. 671 264691. Wasap 674 337 800

No desvelo nada nuevo si digo que la mayoría de sociedades actuales están cada día más deshumanizadas. El sistema, y cuando hablo de sistema de manera tan genérica me refiero a las normas escritas y no escritas que parecen regular nuestra sociedad y a quienes la conforman, es cada vez más competitivo potenciando con ello el individualismo.

Situaciones como la actual, donde los problemas económicos han golpeado fuertemente a un buen sustrato de nuestra población, han permitido ver lo mejor y lo peor de sus gentes y del sistema. Y es gracias a ciertas iniciativas, que en algunos casos se iniciaron de manera espontanea y que necesitaron de la unidad de un buen número de personas, las que han conseguido revertir en parte este individualismo en su deseo de poner freno a las múltiples injusticias que se están dando en este complicado momento.

Quienes gobiernan y legislan, que para nuestra desgracia suelen ser los mismos por la nula separación de los poderes legislativo y ejecutivo, no han sabido o no han querido –yo personalmente me inclino por esto último- potenciar lo colectivo por encima de lo individual y ejemplos no nos faltan, como expondré más adelante.

Las palabras solidaridad, fraternidad, compañerismo e incluso unidad parecen volver a estar de moda gracias única y exclusivamente a la buena gente que decidió un buen día plantar batalla al injusto sistema y a quienes lo dirigen. Pensemos que a quienes gobiernan y dirigen, sea una empresa o un país, les es más fácil someter a quienes no están cohesionados que a la inversa. Se desprestigian los movimientos colectivos –valga el ejemplo de los sindicatos-, se criminalizan, se compran o se intenta comprar a sus miembros, se les limitan sus competencias y derechos e incluso se llega al punto de hacer creer que en ciertos casos es mejor lo individual a lo colectivo, porque a fin de cuentas quien mejor para defender los propios intereses que uno mismo.

Los políticos y los poderosos han llegado a tal grado de cinismo que quieren, entre otras cosas, hacer creer que potenciando el individualismo buscan lo mejor para sus ciudadanos y una prueba de ello la tenemos en el sistema educativo soñado y propuesto por el PP. Cuántas veces hemos oído en los últimos tiempos hablar de premiar la excelencia. Pero premiar la excelencia significaría gastar más dinero público para dar una mejor formación a los mejores, destinando menos recursos con el resto. Se hablaba incluso de centros especializados donde estos jóvenes supuestamente mejor capacitados podrían tener más presiones de las que tendrían estudiando en buenos colegios públicos con sus compañeros de toda la vida. ¿De verdad queremos que nuestros hijos sufran más presiones de las innecesarias y sean adoctrinados para ser parte de una determinada élite? Yo tengo muy clara mi respuesta. Yo quiero que mis hijos tengan una infancia la mar de normal, que puedan disfrutar de su tiempo, que tengan una buena educación pública, que no sufran presiones inadecuadas para su edad y sobre todo que sean felices. Creo que el sistema quiere adoctrinar a las nuevas generaciones sin importarles si potencian la infelicidad, la competitividad y el individualismo.

MSNoferini

manos-unidas3

Día tras día los medios de comunicación no dejan de dar cobertura a todo lo relacionado al independentismo catalán, y el deseo del gobierno de la Generalitat de celebrar un referéndum de autodeterminación. Noticia que llena páginas y más páginas de la prensa escrita y buena parte de los noticiarios, como si ya no existieran otros problemas.

Viendo los noticiarios uno tiene la impresión de que los nacionalismos cada día parecen ganar más adeptos, y cuando hablo de nacionalismos me refiero a todos, centrífugos y centrípetos (separatistas y unionistas). Parece que una buena parte de la gente, que antes anteponían a las personas por delante del sentimiento patrio, cada vez se va alineando más con una determinada idea de país. Algo que muchos no compartimos aunque respetamos, siempre que esos nacionalismos no comporten el desprecio y la aversión hacia los que no comulguen con dichas ideas.

Cataluña siempre ha sido tierra de acogida, y fue la inmigración lo que, entre otras cosas, la ha hecho grande. Cataluña llegó a unas cuotas de desarrollo superiores al resto del estado gracias a su, en otras épocas, floreciente industria y al enorme contingente de mano de obra barata, emigrantes llegados de todos los rincones del estado en busca de un futuro mejor. Y fueron estos movimientos migratorios lo que nos ha llevado a que en la actualidad sean muchos los catalanes cuyas raíces o alguno de los miembros de su familia provengan de alguna otra parte del estado español. Por lo tanto a la hora de defender nuestra identidad cultural y reivindicar determinados derechos sería bueno no caer en el olvido de quienes somos, así como no cometer el mismo error que por desgracia se ha venido dando desde la capital del reino, no saber escuchar y despreciar a los disidentes con las doctrinas oficiales.

Es muy triste que quienes nos gobiernan no hayan sabido tender puentes, se hayan dedicado a dinamitar los ya existentes y hayan optado por intentar manipular a la opinión pública. Se manipula la información, las cifras de las estadísticas, el número de participantes en los actos reivindicativos y, aun más triste, se manipula a todos aquellos que optan por no participar en las concentraciones públicas, la llamada “mayoría silenciosa” dándole una supuesta ideología a propia conveniencia.

En la actual Cataluña aun son muchas las personas, a pesar de ser conscientes de algunos de los agravios a los que el estado español haya podido tener con esta tierra, que siguen sintiéndose catalanas y españolas. Como también existe otro importante número, entre los que me incluyo, que sentimos una total desafección por sentirnos parte de una u otra nacionalidad. Cosa que nos lleva a no alinearnos, ni reivindicarnos, en los actos organizados en enaltecimiento y reivindicación de determinada idea nacional. Y por lo tanto nos indigna considerablemente que se nos considere parte de unos o de otros.

Cuando uno se mueve por algunas partes de la ciudad de Barcelona y su cinturón metropolitano, la zona de Cataluña que aglutina unos mayores índices demográficos, se hace consciente de que existe una Cataluña no demasiado cercana a la tesis nacionalistas, en muchos casos castellano parlante dados sus orígenes, que en su gran mayoría no participó en las últimas macro concentraciones catalanistas, como tampoco lo hizo en los actos de la fiesta de la hispanidad. Un porcentaje importante de catalanes que probablemente les gustaría no tener que dar una simple respuesta afirmativa o negativa a la independencia de Cataluña, en el caso de realizarse un referéndum de autodeterminación, y que seguramente les gustaría tener una “tercera vía” a elegir, tal como se plantea hacer en Escocia.

Porque para algunos catalanes no dar su apoyo al independentismo no quiere decir que deseen quedarse anclados en el inmovilismo de siempre, y son conscientes que decir “no” a la independencia podría representar tener más de los mismo, un gobierno central demasiado dado a injerir en la gobernabilidad de Cataluña y en el control de sus finanzas. Ya que, desde la transición, los diferentes gobiernos de España no han sabido encontrar el equilibrio justo en las aportaciones de Cataluña en la cuota de solidaridad hacia el resto del país. Mientras Cataluña se empobrece siendo excesivamente generosa con sus vecinos, otros territorios del estado tienen una economía más saneada dadas sus mínimas aportaciones a estos fondos y gracias a las ventajas que les otorga su régimen foral.

MSNoferini

Igual esta sería una buena bandera para una hipotética Cataluña independiente, siempre y cuando alguien no la registre.

Igual esta sería una buena bandera para una hipotética Cataluña independiente, siempre y cuando alguien no la registre.