Posts etiquetados ‘sindicatos’

Leía esta mañana (10/06/2016) una carta escrita por el Secretario General de CCOO, el señor Toxo, titulada “Recuperad el valor de la política”, y lo cierto es que me ha parecido de una candidez impropia de quien es el Secretario General de un gran sindicato; o mejor dicho de un gran sindicato venido a menos, tras no haber sabido interpretar cual debía ser el papel de los sindicatos en estos años tan difíciles que nos ha tocado vivir. El todavía Secretario de los COCOs, que es como se les conoce en el argot sindicalero, más que un artículo de opinión lo que ha escrito es la carta a los Reyes Magos. Y cuando he leido el siguiente parágrafo que adjunto una irónica sonrisa a acabado aflorando en mi cara:

  …que hagan un esfuerzo de pedagogía democrática (refiriéndose a los candidatos a ocupar la Moncloa y las más altas instituciones del estado), y eviten el espectáculo de la ordinariez y del insulto. Que a partir del 27-J recuperen el valor de la política, la cultura de la negociación y el diálogo y más que mostrar inflexibilidad y líneas rojas, se esmeren en compartir diagnóstico de la situación y pactar alternativas viables a los problemas citados.

Pero querido compañero (espero no ofenderte si te tuteo) como osas hacer pedagogía política si desde el mundo sindical no habéis sabido gestionar lo que os tocaba. Lástima que tu corrección no nos haya servido para nada, porque a veces es mejor saber plantar cara y ser ordinario.  Escuchar o leer tus consejos me recuerdan a un símil que siempre decía mi abuela, en paz descanse, “es como ir a buscar los consejos de un cura sobre hijos y familia”. Si algunos deberían “recuperar el valor de la política”, otros deberíais “recuperar el valor del sindicalismo”. Lo que se ha venido haciendo estos años de crisis o estafa  –porque lo que hemos tenido que aguantar estos últimos seis años ha sido una estafa en toda regla que sobre todo ha afectado a aquellos para los que vosotros, los sindicaleros de postín, fuisteis elegidos para defender, los trabajadores– no ha sido sindicalismo sino postureo y aceptar vuestro papel de inamovible don Tancredo viéndolas pasar, sin saber o querer poner freno a quienes nos han recortado nuestros derechos laborales, nuestros sueldos y a quienes han sido incapaces de crear empleo.

Amigo Toxo hace tiempo que los dos grandes sindicatos ya no sois un referente en la lucha obrera, y podría contar muchos ejemplos de cómo algunos de vuestros delegados sindicales se han doblegado a los intereses de las empresas donde trabajan, olvidándose de quienes les eligieron como representantes –valga el ejemplo de la empresa osonenca Esfosa donde se ha expedientado y suspendido de empleo y sueldo a todo el comité de empresa menos al representante COCOs–. O podríamos hablar del nefasto ejemplo que habéis dado tú y tu amigo el Cándido, el exsecretario del otro gran sindicato.

Hace ya unos cuantos meses leí en un medio de como se os manipulaba para ir a estériles reuniones con la Ministra de Trabajo o el todavía Presidente del Gobierno en funciones, donde estos aprovechaban, o se aprovechaban, para hacerse la foto y vender diálogo social, cuando diálogo poco o nada había, ellos mandaban e imponían y vosotros agachabais la cabeza.

Siento ser tan duro contigo compañero pero algunos vemos el ejemplo de movilizaciones en Francia y luego vemos lo que tenemos en este país, en los dos grandes sindicatos, y sentimos vergüenza. Muchos pensamos que parte del terreno perdido por los trabajadores en sus derechos y en sus salarios son una causa directa de la esterilidad de vuestra labor. Una labor impropia de quienes quieren ser considerados sindicalistas y más propia de quienes se han vendido al sistema.

MSNoferini

El Roto - Sindicatos

Cuando creemos que ya hemos tocado fondo en la podredumbre que asola a este país en forma de corrupción aparecen nuevos casos que vuelven a poner de manifiesto la bajeza de la condición humana. El pasado miércoles (1/10/2014) se hizo pública la noticia de cómo buena parte de los consejeros y directivos de la desaparecida Caja Madrid y Bankia en los últimos nueve años habían abusado de las tarjetas de crédito que se les entregaba para sufragar todos aquellos gastos que pudieran generarles su labor y obligaciones en el cargo (comidas, desplazamientos, etc.).

De la totalidad de directivos que tuvo Caja Madrid y Bankia, entre los años 2003-2012, 33 de ellos cargaron gastos y retiraron a través de cajeros un montante total superior a los 15 millones de euros. Al margen de los dos presidentes que tuvo la entidad en este periodo de tiempo, los señores Blesa y Rato, que ya están implicados e imputados por otros escándalos, nos encontramos que el nuevo escándalo salpica a consejeros de diversas formaciones políticas e incluso de los dos sindicatos mayoritarios de este país.

Y una vez destapado el escándalo nos encontramos, como viene siendo habitual, con la supuesta sorpresa de los implicados ante la investigación de la fiscalía. Han sido unos cuantos los exconsejeros que nos quieren hacer creer que ellos obraron correctamente, según ellos esos gastos estaban justificados pues “…era nuestro único medio para pagar gastos relacionados con la actividad de consejero”. Según relataba uno de estos consejeros a un periodista estos gastos estarían más que justificados dado que, a diferencia de los directivos, ellos no tenían coches oficiales, secretarias, ni la posibilidad de utilizar asesorías de la entidad, por lo que cargaban estos gastos a la tarjeta, pues esa era su finalidad. Incluso se ha querido justificar, por parte de uno de los consejeros implicados, la compra de caros trajes como si esto fuera la mar de normal dada su posición ya que no dejaba de ser un gasto de representación más.

¿Pero cómo justificar las abultadas retiradas en efectivo a través de los cajeros que ascienden a más de dos millones de euros? Pues queriendo hacernos creer que no era nada ilícito si el dinero se utilizaba en los gastos generados por las obligaciones del cargo, y dado que supuestamente la entidad financiera tenía un acuerdo con la Agencia Tributaria, por el cual –según ellos “como ocurre en todas la corporaciones”- la entidad tributaba el 35% de los gastos totales, lo que les permitía no tener que justificarlos, desglosarlos, ni aplicarlos al responsable del gasto. Pero tal como desvela el País no es cierto que la Agencia Tributaria lo permita, ni es habitual en el mundo empresarial, porque ¿cuántas empresas permiten a sus directivos retirar dinero en efectivo de las tarjetas de crédito que se les da para sus gastos de representación? Seguramente ninguna, y de permitirlo difícilmente sería por un montante de más de 2 millones de euros. Imagínense intentar justificar las retiradas en efectivo como una necesidad propia del cargo, cuando en más de una ocasión las retiradas eran de hasta 5.000 euros.

Son muchas las voces expertas en la materia que no acaban de entender como la Agencia Tributaria y el Banco de España no estuvieron al caso de estos desproporcionados emolumentos a cargo de dichas tarjetas de crédito y cómo se taparon. Pero está claro que si quienes cometieron estos excesos y posibles delitos eran políticos o personas cercanas a los principales partidos es fácil entender el motivo de la ceguera de quienes deberían haber estado al caso de tantas irregularidades.

MSNoferini

Información extraida del País.

Información extraida del País.

Sindicatos sí, pero no estos

Publicado: julio 18, 2014 en Uncategorized
Etiquetas:,

Con la cantidad de información que día a día aparece en los medios sobre los escándalos, excesos y probables delitos cometidos en Andalucía por el sindicato UGT a uno le es imposible abstraerse de dicha información y no sentir una tremenda repugnancia. Repugnancia de ver como unos simples y humildes trabajadores se han prostituido y en algunos casos se han enriquecido con un dinero que debería haber servido para mejorar la situación y la formación de tantos trabajadores y desempleados. Algo escandaloso que debería llevar a la dimisión de toda su cúpula de dirigentes ante la gravedad de los hechos, por no haber sabido depurar responsabilidades, por el poco respeto que han demostrado hacia sus propios afiliados y al código ético que ellos mismos aprobaron en el 2012 y porque con todo lo que se está destapando y tal como declaró el vicesecretario de administración del sindicato, Federico Fresneda, “es evidente que la comisión ejecutiva del sindicato estaba al tanto de la gestión y financiación de UGT Andalucía”.

Como trabajador me duele que los sindicatos se hayan llenado de corruptos más preocupados de sacar una buena tajada de su posición que en luchar desde la independencia de la honestidad, y sabiéndose libre de ataduras por no deber nada a nadie. Afiliarte a un sindicato no es una obligación, es un acto desinteresado que debería nacer del deseo de querer proteger y luchar por los derechos de los trabajadores. Pero para nuestra desgracia parece que la imperfección humana siempre acaba degradado y prostituyendo hasta los ideales más nobles.

Pero la desafección que buena parte de los trabajadores de este país tenemos hacia los sindicatos no es solamente como consecuencia de esas manzanas podridas que cual Judas se y nos vendieron por una pocas monedas, el principal problema probablemente esté en la pregunta ¿cómo es posible que ante la difícil situación por la que estamos atravesando, con unas elevadísima tasas de desempleo, con el alto índice de personas que han debido emigrar para poder vivir y sobre todo ante los drásticos cambios en política laboral los sindicatos mayoritarios sigan anclados en este aparente inmovilismo y ni se planteen convocar una huelga general? Y que nadie lo achaque a un ejercicio de responsabilidad de estado porque los que estamos abajo no nos lo creemos. Pero ya no es una simple cuestión de intentar paralizar el país o de hacerse oír en las calles, y no confundamos los actos convocados por otras plataformas a los que puedan adherirse este o aquel sindicato, es una cuestión de hacerse oír en los despachos y de no dejarse manipular ni ser ninguneados por el gobierno y la patronal. Porque ¿a cuántas estériles reuniones habrán asistido los principales dirigentes sindicales donde todo ya estaba decidido de antemano o faltas de contenido, como en más de una ocasión se ha destapado, con el único fin de que el ejecutivo pudiera hacerse la foto con los agentes sociales creando una falsa impresión de negociación y consenso? Pues seguramente a unas cuantas.

La respuesta al por qué de esta escasa contundencia de los sindicatos seguramente la encontraremos en la falta de independencia que tienen los sindicatos mayoritarios al ser financiados principalmente a través de fondos públicos y tal vez porque algunos de los delictivos excesos cometidos por los sindicatos era algo bien sabido por la propia administración, lo que hablando en planta le permitiría a nuestro ejecutivo de tenerlos cogidos por los huevos.

Pero  dejando de lado estos escándalos (que esperemos la justicia sepa juzgar con la contundencia apropiada a la gravedad de los hechos), el aparente inmovilismo y esta posible falta de independencia de los sindicatos está claro que los trabajadores de este país les seguimos necesitando, por eso desde aquí hago un llamamiento a todas aquellas personas honradas que aun siguen a bordo estos dos barcos a la deriva que son UGT y CCOO para que enderecen su rumbo, busquen nueva tripulación y naveguen a toda máquina hacia donde se les necesita, en la defensa de los derechos de los cada día más mal tratados trabajadores españoles.

MSNoferini

ugt