Posts etiquetados ‘reforma laboral’

Hoy hemos conocido como la patronal catalana, Foment del Treball, lamentaba que se siguiera permitiendo la ultraactividad en cerca de la mitad de convenios colectivos denunciados o expirados, a pesar que la Reforma Laboral (Ley 3/2012, de 6 de julio, de medidas urgentes para la reforma del mercado laboral) en su nueva redacción del artículo 86.3 del estatuto de los trabajadores vino a limitarla a un máximo de un año.

Para quienes no sepáis que es eso de la ultraactividad deciros que consiste en la prórroga que se da a los convenios colectivos a su vencimiento hasta la firma de un nuevo convenio tras la correspondiente negociación colectiva entre patronal y representantes sindicales, y que desde el 2012 quedó limitada a un año.

¿Qué dice exactamente el Estatuto de los Trabajadores sobre la ultraactividad de los convenios tras la reforma aprobada por el PP con el apoyo de partidos como la antigua Convergència?

El último párrafo del Art. 86.3 del Estatuto de los Trabajadores, tras ser modificado tras la reforma laboral, dice textualmente:

Transcurrido un año desde la denuncia del convenio colectivo sin que se haya acordado un nuevo convenio o dictado un laudo arbitral, aquél perderá, salvo pacto en contrario, vigencia y se aplicará, si lo hubiere, el convenio colectivo de ámbito superior que fuera de aplicación.

El problema que se podría dar si la patronal no quisiera llevar a buen puerto la negociación de algún convenio es que este pasara a regularse por uno de ámbito superior (autonómico o estatal), los cuales suelen ser menos favorables para los trabajadores de los que se pudieran firmar en el ámbito local de determinada empresa, y de no existir este podría llevar en última instancia a que las condiciones laborales y los salarios fueran regulados por el propio Estatuto de los Trabajadores. De llegarse a estos extremos esto podría suponer la pérdida de parte de los derechos contemplados en el convenio de origen y una posible pérdida de parte de las retribuciones, de lo que saldrían siempre más perjudicados los nuevos trabajadores que se incorporaran a dicha empresa.

Afortunadamente la justicia ha respetado la ultraactividad de los convenios y el Tribunal Supremo se ha mostrado partidario de aplicar las tesis que algunos han denominado como “continuista” en detrimento de la tesis “rupturista” que defienden asociaciones patronales, como podría ser la catalana Foment del Treball.

La tesis “rupturista” contemplaría, como ya he más o menos comentado, que tras el año de ultraactividad sin acuerdo los derechos y obligaciones de las partes pasarán a regirse exclusivamente por las normas estatales legales y reglamentarias, haciendo tabla rasa de las condiciones laborales existentes con anterioridad en el ámbito del convenio colectivo fenecido.

Y la “continuista”, que afortunadamente es la que la mayoría de tribunales incluyendo el Tribunal Supremo entienden como la jurídicamente más correcta, donde las condiciones laborales (expresión equivalente, aunque más breve, a la más precisa de los respectivos derechos y obligaciones de las partes) que venían rigiendo con anterioridad a la pérdida de vigencia del convenio colectivo en cuestión deberán mantenerse puesto que forman parte del sinalagma (bilateralidad) contractual establecido entre las partes.

Como queda claro el capital siempre busca su beneficio, aunque este sea en detrimento de los derechos de los trabajadores.

MSNoferini

Foment y la ultraactividad

Anuncios

A pocas horas de entrar en una nueva festividad del 1 de mayo, día internacional del trabajador, se hace más necesario que nunca que los trabajadores participemos de las diferentes concentraciones que se dan en este día, como las que se puedan haber ido dando en los días previos, para dejar patente nuestra disconformidad con el retroceso que han experimentado en los últimos años nuestros derechos laborales.

Pero para algunos, como yo, lo más grave no es el hecho del excesivo volumen de desempleo que seguimos teniendo, ni la temporalidad de la mayor parte de los contratos que se suscriben actualmente, ni la alarmante precariedad laboral, todo ello acentuado con la reforma laboral del 2012, ni tan siquiera la poca falta de escrúpulos de algunos pocos empresarios, con su manifiesto incumplimiento de algunas normas y leyes o su retorcida interpretación en busca del mayor beneficio en detrimento de sus trabajadores. Para mí lo más grave y lo que ha causado un mayor perjuicio a los trabajadores ha sido que el capital haya conseguido hacer desaparecer o destruir la conciencia de clase. Como siempre la técnica del divide y vencerás ha dado, para desgracia de muchos y beneficio de pocos, sus frutos, al permitir desarmar el movimiento obrero al haber conseguido que no sean pocas las personas que ni tan siquiera se consideren obreras.

Es realmente triste encontrarse con que un número cada vez mayor de trabajadores piense que por tener un trabajo más mental que físico, por tener un salario más elevado que el de la media, o por vestir de manera elegante y pulida, dejen de tener la consideración de proletariado.

Desengañémonos en esta sociedad, tal como dijeron muchos otros antes que yo, existe el proletariado u obrero que vive de arrendar su trabajo y el capital, que es el poseedor de los medios de producción y no necesita trabajar para para poder vivir y seguir enriqueciéndose. Considero estúpido pensar que por el hecho de tener un puesto de trabajo mejor que el resto uno deja de ser un obrero.

Por lo tanto tengamos muy presente quienes somos. “Somos obreros”, y a mucha honra, y por ello debemos buscar la unión, pues sólo así podremos hacer frente a aquellos que juegan con nuestro derecho a un trabajo digno y a cobrar en función de la plusvalía o plusvalor que generamos. Tras estos años tan difíciles que hemos vivido, bajo el pretexto de esa supuesta crisis, hemos experimentado un alarmante retroceso en nuestras condiciones y derechos laborales y por ello toca recuperar la unidad de acción que nos permita convertirnos en una auténtica fuerza transformadora y digna de ser respetada y tenida en cuenta, por ello comenzar por no faltar mañana a las diversas manifestaciones que se puedan hacer en vuestras poblaciones, pues desde el sofá de vuestras casas y con el activismo virtual poco cambiaremos.

MSNoferini

Fotografías del acto previo al 1 de mayo que ha tenido lugar en Vic organizado por CGT y COS.

Ayer tuve la suerte de asistir a un interesante acto organizado por las Kellys (camareras de piso) de Barcelona, acompañando a un compañero y auténtico ejemplo de activista a pesar de su edad, mi amigo Enrique.

El acto estaba organizado por el Grup de Lectura Activa (GLA), en la biblioteca Trinitat Vella-J. Barbero, y contó con la presencia de una representante de la asociación de las Kellys de Barcelona, que nos hizo una muy interesante exposición sobre la complicada situación laboral que vive este colectivo, donde la mayoría de empleadas contratadas para trabajar en los hoteles de nuestro país son de procedencia foránea. El acto, más allá de dar difusión a la vergonzosa situación en la que se encuentran las trabajadoras, pretendía hacer un mapa de la precarización laboral en el sector hotelero de la ciudad de Barcelona.

Entre los/as asistentes al acto estuvieron presentes un elevado número de trabajadoras del sector, las cuales corroboraron y ampliaron la información transmitida por su compañera, lo que nos permitió tener conocimiento de primera mano de cuáles son los hoteles y grupos hoteleros que aprovechan la actual normativa laboral para exprimir a sus trabajadoras o que subrogan a deshumanizadas empresas de servicios sin importarles el régimen de semiesclavitud en el que tienen estas empresas a sus camareras de piso.

Según la representante de la asociación de Kellys, los problemas más graves con los que se enfrentan a diario son:

1- La externalización de servicios, con la consiguiente degradación de las condiciones laborales.

2- La presión a la que se ven sometidas las pocas que aún pertenecen a la plantilla del propio hotel ante la perspectiva de perder sus empleos por una posible externalización del servicio.

3- Los bajísimos salarios. La gratificación por habitación hecha ronda en la mayoría de casos los dos euros o incluso menos.

4- Inexistencia de planes de seguridad e higiene en el trabajo o un incumplimiento manifiesto de los planes.

5- Deficientes condiciones de prevención, como podría ser el caso de trabajar con productos tóxicos totalmente desaconsejados.

6- Imposibilidad de que las mutualidades laborales reconozcan como enfermedades profesionales ciertas dolencias.

7- Un abandono total de las administraciones a sus problemas.

8- Incremento obligatorio de las horas de trabajo sin gratificación alguna.

9- Una casi imposible conciliación familiar con el trabajo.

10- La degradación total de su empleo como una consecuencia directa de la reforma laboral, Real Decreto-ley 3/2012.

Pero al margen de estos diez gravísimos problemas, con los que tienen que convivir día a día estas trabajadoras, se puso en nuestro conocimiento como importantes hoteles de Barcelona se permiten la desfachatez de tener trabajadoras sin contrato o contratadas por una jornada parcial muy inferior a las horas que luego se les exige trabajar. Se explicó el caso de un conocido hotel de cuatro estrellas que tenía un buen número de camareras de piso filipinas, con unos casi nulos conocimientos de castellano trabajando sin asegurar o por un numero de horas muy inferior a las que realmente hacían, y que en más de una ocasión, ante la visita de un inspector de trabajo, se las escondía en un cuarto de la última planta a la espera de la finalización de dicha inspección.

La lista de hoteles donde se podrían estar vulnerando los derechos laborales de este colectivo o podrían estar siendo vulnerados por las empresas de servicios a través de las cuales se subcontratan a las camareras de piso es larga, y en ella se encuentran algunos de los hoteles y grupos hoteleros más importantes de nuestro país y de todo el mundo: Hilton, NH, ACCOR, Barceló, Núñez y Navarro, Melià, etc. En la lista incluso podemos encontrar uno de los hoteles de mayor lujo y más emblemáticos de nuestra ciudad, el Hotel ARS.

Realmente fue muy triste ver la desesperada situación en la que se encuentran estas trabajadoras y como están siendo tratadas en una ciudad, como es el caso de Barcelona, que acoge cada año un muy elevado número de turistas, para beneficio de hoteles y de la propia ciudad.

Pensemos que según la Encuesta de Ocupación Hotelera, en los hoteles de Barcelona se hospedaron el año pasado 7.490.635 personas, que consumieron 19.547.870 noches de hotel. El crecimiento respecto al 2015, que ya había sido año de récord (como antes lo fueron el 2013 y el 2014), se sitúa en un 5,6% en número de turistas y en un 5,5% en pernoctaciones. Se calcula que la tarifa media diaria (ADR) alcanzó en el 2016 los 138,9 euros (un 8% más que el año anterior).

MSNoferini

Nota aclaratoria: Según se me ha hecho saber el acto anunciado bajo el nombre ¿Hacemos un mapa de hoteles?, sobre el cual hablo en esta entrada, está vinculado al proyecto “Domingo todos los días” de Julia Montilla. La obra de Julia Montilla a la exposición En transición – Trabajo, situada en la segunda plata del Centro de Arte, cuenta con la participación de Las Kellys, la Iniciativa Cultural Baja en la Plaza, el Grupo de Lectura Activa- Biblioteca Trinitat Vella-J. Barbero y el equipo de Cohabitar Entrepueblos.

imagen-Desempleo

Leyendo la mayor parte de la prensa de esta última semana nos encontraremos con que el paro ha subido este mes en 57.257 personas, achacable en parte a la finalización de los contratos navideños y de la posterior época de rebajas, pero al mismo tiempo se nos informa a bombo y platillo que el número de desempleados a la finalización de enero de este año se ha situado en 3.760.231. Lamentablemente no todos los medios dicen claramente que esta esperanzadora cifra de desempleados hace referencia única y exclusivamente a los desempleados inscritos en los servicios públicos de empleo, que por cierto cada vez se reduce más pues estar apuntado no te garantiza ningún tipo de ayuda ni un servicio de búsqueda de empleo.

Por favor seamos más serios y no nos quedemos con los titulares ni con la información sesgada e interesada. Si cogemos los datos que publica mensualmente el único organismo que puede facilitar unos datos serios en relación a la evolución del mercado laboral, y que no es otro que la Tesorería General de la Seguridad, pues es el organismo que gestiona todas las altas y bajas laborales, nos encontraremos que la media de trabajadores dados de alta en enero de 2017 fue de 17.674.174 personas y que cuando el Partido Popular se hizo con la victoria en las elecciones del 20 de noviembre de 2011 teníamos una media de 17.248.530 personas en situación de alta laboral, lo que quiere decir que desde la llegada del partido del señor Rajoy al Gobierno han conseguido con sus maravillosas reformas incrementar el número de trabajadores en alta en  425.644 personas  –calidad, precariedad y temporalidad del empleo al margen–.

¿Cómo casan esos números con los datos que periódicamente hacen públicos la Encuesta de Población Activa y mensualmente el Servicio Estatal de Empleo Público, según los cuales a la llegada del PP al gobierno en el 2011 teníamos  5.287.300 desempleados para la EPA y 4.422.359 para el SEEP, y en la actualidad la EPA del cuarto trimestre de 2016 nos da un total de 4.237.800 desempleados y el SEEP en su última entrada del mes de enero nos dice que nos hemos quedado en 3.760.231 desempleados?

Pues evidentemente la conclusión que hemos de sacar es la de no tomar en excesiva consideración algunos índices de referencia debido a su inexactitud, y también nos deja bastante claro que aunque estemos lejos de esos supuestos más de seis millones de desempleados que el PP le lanzaba en cara al gobierno Zapatero, pues entonces sí interesaba coger el índice más alto y más adecuado a sus intereses, la cosa no pinta todo lo bien que quieren hacernos creer algunos.

Tal como ya he expuesto en el segundo párrafo de este escrito, la realidad es que con el Gobierno del Partido Popular el empleo sólo ha crecido 425.644 puestos, y nadie puede a ciencia cierta demostrar que reformas como la aprobada en el 2012 (RDL 3/2012, del 10 de febrero) hayan servido para algo más que precarizar y temporalizar el empleo.

La precarización del empleo es alarmante, cada día se incrementan más los contratos a tiempo parcial, la temporalidad es un hecho, y al cargarse la ultractividad de los convenios, obligando que a su expiración, y tras no llegar a un acuerdo las dos partes negociadoras, tener que acogerse a uno de ámbito superior o de no existir simple y llanamente a los mínimos que pueda marcar el Estatuto de los trabajadores, lo que permite que las nuevas contrataciones puedan cobrar en función del SMI.

Con los contratos por horas y temporales no son pocos los trabajos que ahora han quedado más repartidos, en beneficio de las estadísticas y perjuicio de los trabajadores. A la cabeza me vienen dos casos muy cercanos de amigos que tras mucho tiempo desempleados consiguieron sendos trabajos, pero desgraciadamente la política laboral de dichas empresas les llevó a una contratación por tiempo determinado no renovable, por mucho que ambas empresas necesitaban tener cubiertos dichos puestos y dedicaron tiempo a su formación, por lo que al expirar respectivamente sus contratos de seis meses y un año volvieron a englobar las estadísticas de desempleados, o no, al tiempo que otras dos personas cubrían dichos puestos de trabajo.

MSNoferini

 

A la vista de noticias como la hecha pública hace un par de días en los medios sobre la anulación por parte de la Audiencia Nacional de 43 convenios colectivos de empresas multiservicios; las cuales aprovechando el margen que les daba la reforma laboral del año 2012 a la hora de acogerse a la prioridad aplicativa de los convenios de empresa, donde los acuerdos y convenios pactados por parte de una empresa concreta debían prevalecer por encima de los sectoriales, las llevó a la firma de sus propios convenios y con ello a tener carta blanca para aplicar devaluaciones salariales que en algunos casos llegaron hasta el 70%; uno se pregunta: ¿cómo puede ser que el Tribunal Constitucional avalase en su momento la tan controvertida Reforma Laboral del 2012, cuando el tiempo y los cientos de fallos en todas las instancias judiciales ha demostrado su evidente vulneración de algunos de los derechos más fundamentales de los trabajadores?

No es necesario ser excesivamente inteligente y tener unos grandes conocimientos para poder darle respuesta a esta pregunta, y esta no es otra que la ya tan comentada falta de separación entre los tres poderes que se le presuponen a todo estado democrático: ejecutivo, legislativo y judicial.

Cuando el partido que gobierna, el poder ejecutivo, tiene mayoría en las dos cámaras también pasa a tener el control del poder legislativo y con ello desgraciadamente acaba teniendo un control más que efectivo sobre buena parte de las más altas instancias Judiciales (Tribunal Constitucional, Consejo General del Poder Judicial y Fiscalía del Estado).

El Tribunal Constitucional se compone de doce miembros nombrados por el Rey; de ellos, cuatro a propuesta del Congreso de los Diputados por mayoría de tres quintos de sus miembros; cuatro a propuesta del Senado, con idéntica mayoría; dos a propuesta del Gobierno y dos a propuesta del Consejo General del Poder Judicial (art. 159.1 CE).

El Consejo General del Poder Judicial, el órgano de gobierno de la carrera judicial, se compone de veinte miembros, más un presidente que a su vez lo es del Tribunal Supremo, elegidos a partes iguales (diez) por cada una de las dos cámaras (Congreso y Senado). Y sus competencias, entre otras, son las de proponer: dos miembros del Tribunal Constitucional,  los Presidentes de Sala y Magistrados del Tribunal Supremo, así como los Presidentes de los Tribunales Superiores de Justicia de las Comunidades Autónomas.

Se hace evidente que el apoyo de la mayor parte de los jueces del Tribunal Constitucional a la reforma aprobada por el gobierno se debió más a un respaldo hacia aquellos que los pusieron en el cargo o a compartir ciertos ideales políticos con estos que no a un análisis objetivo de todos los puntos que podría vulnerar el Real Decreto-ley 3/2012, y los constantes fallos en los Tribunales Superiores, Supremo, Audiencia Nacional y Tribunal de Justicia de la Unión Europea así lo ponen de manifiesto.

La Reforma Laboral, como el tiempo y no pocas sentencias han demostrado, supuso un ataque directo a derechos laborales tan básicos como a la negociación colectiva, indemnizaciones por despido, prorrogas de convenios o el derecho a un salario digno, pero desde la patronal, el partido del gobierno y sus medios afines nunca se ha reconocido ni se reconocerá, pues como es obvio esa reforma les beneficiaba a ellos en detrimento de los millones de trabajadoras y trabajadores presentes y futuros de este país.
MSNoferini
tribunal_constitucional
 

 

Con una profunda decepción he leído en la prensa de hoy (6/10/2015) que el partido socialista portugués, con Antonio Costa al frente, se niega a pactar con comunistas y el Bloco de Esquerda, lo que permitiría hacerse con el gobierno de Portugal a los partidos de izquierdas en detrimento de la centro derecha que encabezaba el actual presidente del gobierno Pedro Passos Coelho, el presidente de la austeridad y de los recortes.

Una vez más se pone de manifiesto que por mucho que algunos partidos europeos lleven en su nombre la palabra socialista y se las quieran dar de partidos de izquierdas la realidad deja en evidencia que de socialistas e izquierdas poco tienen, y el Partido Socialista Obrero Español es otro claro ejemplo de ello.

Sólo con la lectura del siguiente titular, aparecido ayer (5/10/2015) en algunos diarios, uno se puede hacer una idea de que se puede esperar del PSOE y de su Secretario General: “El PSOE traslada a los inversores que no derogará la reforma laboral”.

Según explicaban algunos diarios, como podrían ser la Razón y Expansión, en un encuentro que tuvo lugar entre representantes de importantes grupos de inversión con el exministro Jordi Sevilla, como asesor personal de Pedro Sánchez, así como el secretario de Economía, Manuel de la Rocha, estos les quisieron tranquilizar trasladándoles su intención de no derogar la famosa reforma laboral, aprobada por el ejecutivo del PP en el 2012, dejando clara su intención de simplemente hacer unos ligeros retoques, algo muy contrario a lo que su Secretario General ha venido prometiendo de manera pública.

Y para acabar de rematar el despropósito los mismos medios aseguraban que el exministro también quiso tranquilizar a los posibles inversores haciéndoles saber que ante la viabilidad de una posible alianza de izquierdas con Podemos mirarían de intentar convertir las ideas de estos en “razonables”. Hablando en plata que si pactan con la formación morada será tras castrarla para hacerla más dócil.

Ya puede pasar el tiempo, cambiar el escenario político, rejuvenecer su ejecutiva, cambiar de Secretario General, pero el PSOE sigue siendo aquel partido manipulador y sometido a los grandes poderes del neoliberalismo económicos capaz de llegar al poder prometiendo algo que ya tienen muy claro que nunca cumplirán, y ejemplos en la historia moderna del partido tenemos muchos, sino que se lo digan a las buenas gentes que en los años ochenta les apoyaron con su voto confiando en que cumplirían su promesa de sacar a nuestro país de la OTAN.

El PSOE, o tal vez sería mejor sacarles las de Socialista y Obrero dejándolo en un simple Partido Español, al igual que sus homólogos europeos hace tiempo que perdió el oremus y una prueba inequívoca de ello, al margen de la información a la que he hecho referencia, la tenemos en su encarnizado apoyo al TTIP. El partido del señor Sánchez está apoyando de manera pública, conjuntamente con el PP, CiU y C’s, un Tratado Transatlántico de libre comercio, muy similar al aprobado estos últimos días entre once países del Pacífico, que tal como vaticinan algunos expertos, y tomando como ejemplo el tratado firmado en su día por EE.UU, Canadá y México (NAFTA), limitaría y erosionaría la soberanía económica de nuestro país y de toda Europa en beneficio de las grandes multinacionales norteamericanas.

MSNoferini

PPsoe al servicio del capital

Para desgracia de los trabajadores de este país hoy (3/2/15) el Tribunal Constitucional ha rechazado por mayoría el recurso presentado por la izquierda plural y el PSOE por la posible inconstitucionalidad de la reforma laboral. El Constitucional avala, gracias a su mayoría ultraconservadora, la reforma laboral del PP. El alto tribunal, entre otras cosas, legitima: los cambios unilaterales por parte de los empresarios de las condiciones de trabajo, el abaratamiento de los despidos, recortar el poder sindical y eliminar los salarios de tramitación en los despidos procedentes.

El PP y el capital ganan, los trabajadores pierden.

senton-contra-la-reforma-laboral