Posts etiquetados ‘pp’

A dos semanas para que los catalanes/as nos volvamos a reencontrar con las urnas raro es el día en que no aparece en algún medio una encuesta. En los últimos años hemos sido testigos de los no pocos errores cometidos en los sondeos por parte de las empresas demoscópicas. Pero como uno a estas alturas es cada vez más mal pensado en lo que concierne a la política, pues tal como dice el dicho “piensa mal y acertarás”, nadie consigue quitarme de la cabeza que los resultados hechos públicos por parte de quienes se dedican a esto de los sondeos electorales vienen cocinados y manipulados a interés de quien encarga la encuesta. No somos pocos los mal pensados que creemos que quienes saben de esto a veces apuestan por incentivar a determinados votantes haciéndoles creer eso del “yes we can” (sí se puede) o por el contrario jugar con el miedo del votante para intentar una mayor movilización con la que frenar a esa posible mayoría, que en caso de ganar pudiera desencadenar poco menos que las siete plagas de Egipto. Y es en este contexto donde día sí y día también aparece alguna encuesta, pública (como la del CIS) o privadas, sobre la tendencia de voto de cara al 21-D que uno tiene muy claro que las mismas reflejan más el deseo de algunos que la realidad de lo que seguramente reflejarán las urnas a la finalización de dicha jornada.

Para alegría de unos y decepción de otros, es muy probable que los dos bloques antagónicos y aparentemente irreconciliables en que se ha dividido la política y la sociedad catalana vuelvan a contar con un número de representantes en el Parlament muy similar al actual, lo que significaría una nueva victoria del soberanismo, aunque sea por la mínima, lo que llevará a nuevos conflictos y a la formación de un gobierno sometido a la fiscalización, a la coacción, y a la posible judicialización de todas aquellas decisiones que molesten al gobierno del estado por la vía del artículo 155.

Lamentablemente el círculo vicioso de falta de voluntad negociadora, imposición o represión, desafección, desobediencia y nuevas imposiciones y una mayor represión no va a cambiar ni con esa supuesta victoria del bloque constitucionalista, pues mientras en el Partido Popular o su recambio naranja estén en la Moncloa nada se podrá hacer para buscar una salida negociada. El Gobierno del señor Rajoy no puede pretender una vez más esconder la cabeza bajo el ala a la espera de que se dé el milagro y consigan un gobierno tripartito (CD’s, PSOE, PP) y unionista, pues aun consiguiéndolo este no será más que un parche a corto plazo que difícilmente podrá acabar o poner freno a los anhelos y sentimientos de un número considerable de catalanas y catalanes deseosos de conseguir la emancipación del estado español o como mínimo de poder decidir libremente el futuro de nuestra tierra.

MSNoferini

Encuesta

Encuesta de GESOP para el Periódico de Catalunya aparecida hoy 7/12/2017, y seguramente una de las más creíbles.

Anuncios

Intervención cuentas ayuntamiento Madrid

Hoy hemos tenido conocimiento que el Ministerio de Hacienda ha intervenido las cuentas del Ayuntamiento de Madrid, bajo el pretexto de no cumplir con la Ley de Estabilidad Presupuestaria. El Gobierno tiene la desfachatez de intervenir las cuentas de un ayuntamiento cuya deuda fue heredada de los dos gobiernos municipales del PP, anteriores a la llegada de Carmena. Según publicaba el diario ABC, en marzo de este año, “Madrid multiplicó su deuda por siete durante los mandatos de Gallardón y Botella”. La deuda heredada del consistorio madrileño sobrepasaría los 4.500 millones de euros (www.elmundo.es/la-herencia-Ana-Botella), sin olvidar los muchos proyectos urbanísticos inconclusos con los que se encontró Ahora Madrid y la perdida de importantes activos, como fue la venta por parte de la alcadesa Botella de 1.860 viviendas sociales a fondos buitres por debajo de su valor contable (www.20minutos.es/venta-viviendas-sociales-fondos-buitre/), o los 16 millones que Gallardón y Botella “regalaron” a subcontratas por un software que no se hizo (www.publico.es/gallardon-botella-regalaron-16-millones).

Pero para acabar de rematar la desfachatez del Gobierno del Partido Popular hoy también hemos conocido que el Tribunal Superior de Justicia de Madrid ha confirmado la nulidad, tras haberlo hecho en primera instancia el Juzgado de lo Contencioso-Administrativo número 9 de Madrid, del acuerdo plenario por el que se aprobaba una comisión de investigación para analizar la gestión del PP en los últimos doce años de Gobierno en el Ayuntamiento de Madrid, con Alberto Ruiz-Gallardón y Ana Botella al frente (www.madridiario.es/tsjm-anula-comision-investigacion-gallardon-botella). El poder judicial al servicio del poder ejecutivo o del partido que lo controla.

¿Alguien en su sano juicio sigue pensando que esto es una democracia?

Gallardón Botella

Que viene el 155!

Publicado: octubre 25, 2017 en Uncategorized
Etiquetas:,

Artículo 155 retro

Tras el haber hecho público el gobierno que sí o sí va a aplicar el artículo 155 de la Constitución para intervenir la Generalitat catalana, este artículo se ha convertido en una importante arma de intimidación hacia todas aquellas comunidades autónomas que se les ocurra alzar la voz contra el Gobierno centralista, totalitarista e imposicionista del PP. Como si del “Coco” se tratara algunos no encuentran mejor argumento para acallar las voces críticas contra el gobierno y eso que se ha venido a llamar “el régimen del 78” que amenazar con que puede llegar el 155. Y en los últimos días hemos tenido tres claros y vergonzosos ejemplos de ello, pues a raíz de la cuestión catalana se han sumado el delegado del Gobierno de Castilla-La Mancha, José Julián Gregorio, el exministro de Sanidad, Alfonso Alonso, y la presidenta del PP de Navarra, Ana Beltrán.

Tal como podemos leer en este extracto del diario La Vanguardia:

Castilla-La Mancha

García-Page está pidiendo a gritos el artículo 155 para que sea el Estado el que enmiende la labor del Gobierno que forman el PSOE y Podemos”

La primera amenaza fue el miércoles. “García-Page está pidiendo a gritos el artículo 155 para que sea el Estado el que enmiende la labor del Gobierno que forman el PSOE y Podemos”, declaró el delegado del Gobierno en Castilla-La Mancha. La respuesta del presidente autonómico fue solicitar por carta a Mariano Rajoy el cese de José Julián Gregorio en el cargo.

JOSÉ JULIÁN GREGORIO

Delegado del Gobierno

Navarra

La actuación del Govern en Catalunya se puede extrapolar a Navarra: ambos gobiernos pretenden que una minoría aplaste a una mayoría no nacionalista”

ANA BELTRÁN

Presidenta del PP en Navarra

La actuación del Govern en Catalunya se puede extrapolar a Navarra: ambos gobiernos pretenden que una minoría aplaste a una mayoría no nacionalista”, ha asegurado la popular navarra, que el 1 de octubre agradeció a la Guardia Civil y la Policía Nacional sus actuaciones en Catalunya para que “los independentistas no se salieran con la suya”. Las declaraciones de Beltrán han llegado tras una resolución aprobada por el Parlamento de Navarra contra el 155.

La cámara ha aprobado este lunes, con los votos a favor de los grupos que sustentan al Gobierno Foral y en contra de la oposición, una declaración institucional en la que se tacha de “inaceptable e inadmisible” la aprobación de las medidas del Gobierno. “La puesta en marcha para Catalunya del artículo 155 de la Constitución por el que el Gobierno de España del PP, apoyado por la Monarquía, y acompañado del PSOE y Ciudadanos así como por UPN, interviene el autogobierno de Catalunya es una decisión inaceptable e inadmisible”, recoge el texto impulsado por el cuatripartito.

Hoy el cuatripartito ha aprobado otra infamia: una declaración institucional sobre Catalunya que evidencia su falta de respeto hacia las leyes y hacia la democracia, y que va en contra del interés general de España y, por lo tanto, también de Navarra”, ha afirmado Beltrán al respecto. “Nos llaman alarmistas, pero hay pruebas más que evidentes para pensar que el Gobierno foral, con la presidenta Barkos a la cabeza, quiere que Navarra desaparezca y se convierta en una provincia más del país Vasco”, añadía, según los comentarios recogidos en su cuenta de Twitter.

Euskadi

[…]Si estos ingredientes se unen nos llevarían a la misma situación, y por lo tanto al mismo desafío y al mismo peligro que se está sufriendo en Catalunya”

ALFONSO ALONSO

Presidente del PP en Euskadi

Alfonso Alonso, presidente del Partido Popular en el País Vasco, señaló este domingo en San Sebastián que Euskadi contiene en la actualidad los “mismos ingredientes” para llegar a una situación similar a la que vive Catalunya. “En Euskadi hay un nacionalismo en el poder (PNV), fuerzas radicales que aún están en la justificación de posiciones violentas (Bildu), populistas de Podemos que son la tercera fuerza, y la plataforma Gure Esku Dago, embrión de una Asamblea Nacional Vasca. Si estos ingredientes se unen nos llevarían a la misma situación, y por lo tanto al mismo desafío y al mismo peligro que se está sufriendo en Catalunya”, advirtió Alonso.

Ya hace escasos días el presidente del PP vasco establecía paralelismos entre la crisis territorial catalana y Euskadi al comparar el procés con ETA, por el objetivo común, señaló, de destruir “su propio marco de convivencia”.

__________________________________________________________

Los hechos demuestran hasta donde hemos llegado. No es cuestión de que nos pueda gustar más o menos el partido del señor Rajoy, de que tengamos una u otra ideología política, o de que nos podamos sentir más o menos españoles. Aquí el problema es que, ante el desafío de una comunidad autónoma que con razón o sin razón se sentía mal tratada y con un volumen importante de su población aquejada de una total desafección hacia esta España caduca e inmovilista (que tan bien representa el Partido Popular), se ha intentado coartar del legítimo derecho del pueblo catalán a decidir su futuro, ni siquiera se ha intentado frenar el Procés poniendo alternativas sobre la mesa, no se ha querido abrir la más mínima vía de diálogo y al final el Gobierno del estado ha optado por usar la fuerza y el famoso artículo 155 a modo de monstruo intimidador. El Gobierno del estado no tenía suficiente con imponerse en Catalunya que también ha decidido humillarla y utilizarla como ejemplo para aquellas comunidades que osen contradecir sus designios –y a las pruebas me remito-. Triste, pero desgraciadamente esta es la realidad.

MSNoferini

155

Esta noche pasada la vicepresidenta del Govern Valencià, Mónica Oltra, ha sufrido un escraché a la puerta de su casa por parte de un grupo de ultra derecha, España 2.000. Hemos llegado a unos extremos muy peligrosos y aunque desde fuera de nuestro país piensen que a diferencia de la mayoría de nuestros vecinos europeos aquí somos afortunados por no tener un volumen excesivamente alto de ultras ni un partido que acoja estos ideales, están equivocados. En España tenemos, para desgracia nuestra, un elevado número de ultras y un partido político importante, o tal vez dos, que les dan cobijo haciendo innecesario que tengan que crear su propio partido (aunque partidos minoritarios donde se juntan cuatro descerebrados donde se hace clara ostentación de su ideología también los hay). Algunos partidos de la derecha española están plagados de militantes ultras, y aunque buena parte de ellos se pongan la máscara de demócratas en sus declaraciones y en más de un acto quedan retratados (sea por sus cánticos o himnos, por las banderas y simbología que se despliega, por no querer aplicar una ley tan justa y necesaria como la de la memoria histórica, o por sus declaraciones totalmente xenófobas y cargadas de odio hacia ciertas minorías.).

Desde que esa derecha supuestamente democrática convirtió a Catalunya en el centro de su peculiar cruzada patria y como trampolín para recuperar el Gobierno del estado, violentando la voluntad popular del pueblo catalán al utilizar la justicia para desmembrar el Estatut de autonomía de Catalunya en aquel ya aparentemente lejano 2010, hemos ido viendo como esa derecha, heredera directa del régimen totalitario que se hizo con el poder con la fuerza de las armas y tiranizó durante cuarenta años este país, está más presente que nunca.

Y son los motivos expuestos, entre otros, los que me llevan como catalán a tener el punto vista que tengo y a participar en ciertos actos y a escribir determinados artículos y comentarios en las redes sociales sobre Catalunya y el Procés. Más de una persona me ha comentado que parezco demasiado cercano a la independencia de Catalunya, pero lo cierto es que sigo pensando y defendiendo los mismos principios de toda mi vida. Unos principios que en una buena parte son heredados y que han ido transmitiéndose de padres a hijos. Soy un proletario, hijo, nieto, bisnieto y descendiente de proletarios y mis ideales son progresistas, sociales y libertarios, y mi patria son todas y ninguna. Me siento muy catalán, pero también me siento muy ligado a Valencia y Aragón, y por tanto a día de hoy aun me sigo sintiendo español; me siento también muy italiano y romano, la maravillosa tierra de quien lo fue casi todo para mí, mi madre. No olvidemos que todo ser humano es un puzle compuesto de miles de piezas, y parte de esas piezas son heredadas y muchas otras las tallamos nosotros mismos para hacerlas encajar en nuestro ser. Y nuestra nacionalidad no viene determinada por un trozo de papel o es una simple cuestión de la tierra donde naces, sino a mi entender viene marcada por donde naces, donde paces, y también tiene mucho que ver con quien te hace (padres, familia, entorno). Y es por ello que nunca apoyaré ni sentiré simpatía alguna por los nacionalismos, pues los considero excluyentes y xenófobos, y que a día de hoy siga sin sentirme atraído por el independentismo catalán. Pero como demócrata y antifascista, tomando una frase que erróneamente se le atribuye a Voltaire siendo en realidad de Evelyn Beatrice Hal:“aunque no comparta tus ideales defenderé con mi vida el que puedas expresarte en libertad”.

Estoy cansado de fascistas, como aquellos que encierran en prisión quienes se revelan pacíficamente por sus ideales, estoy cansado de imposiciones. No trago a quienes quieren convencernos con mentiras y manipulando la información (y de estos desgraciadamente los hay en todos lados y defendiendo todo tipo de ideales). No aguanto que en la situación tan desesperada en la que se encuentran cientos de miles de familias y personas, tras esa estafa que vinieron a llamar crisis, y que ante dramas humanitarios que llevan a millones de personas a huir de guerras y hambre por culpa del deshumanizado capitalismo,  la desinformación tape el volumen de estos dramas y la evidente la inutilidad de nuestros Gobiernos y gobernantes en buscar y aplicar soluciones. Pero aun estando cansado y en una situación de total indignación no me resigno a estarme de brazos cruzados y sigo luchando, pues entiendo que desde el salón de casa poco o nada se puede cambiar. 

MSNoferini

Con lo tranquilo que estaba yo estas pasadas vacaciones lejos del mundanal ruido perdido en un pequeño y maravilloso pueblo en los límites provinciales de Teruel y Castellón, donde suelo pasar mis vacaciones, sin tener acceso a la prensa o redes sociales. Pero desgraciadamente como proletario que soy tenía que volver a la rutina diaria, a tomar consciencia de la cruda y triste realidad de este injusto mundo en el que vivimos y al bombardeo constante de información y manipulación a través de los medios. Y cuando vives en Catalunya, concretamente en una importante ciudad de la Catalunya central, y más en los tiempos que corren, es evidente que el tema predominante en medios y en las conversaciones de mi entorno, del que difícilmente es posible abstraerse, es el de “el procés” y el derecho a decidir.

Creo que a estas alturas la mayoría de quienes me conocéis o habéis perdido algo de vuestro tiempo en leerme sabréis o imaginaréis cuales son mis ideales y con ello a que soy totalmente favorable a la que considero como la principal manifestación de lo que debería ser una democracia, el derecho a decidirlo todo sin tener que depender y/o someterse a la voluntad de otros, por mucho que estos sean representantes electos democráticamente.

En los tiempos que corren cada vez somos más los que no confiamos en exceso en los Gobiernos y las supuestas cámaras de representación de la voluntad popular, ya que para poder vistas cumplidas nuestras expectativas primero deberíamos vivir en una plena democracia donde los intereses de unos pocos poderosos no estuvieran por encima del resto y donde los gobernantes no fueran un apéndice de ese poder. O eso o tener la suerte de contar con un partido que se amoldase a la perfección a nuestros ideales políticos y pudiera ser la fuerza más votada, y con ello poder hacerse con el gobierno y una amplia representación parlamentaria. Pero desgraciadamente la experiencia nos ha acabado demostrando que los pobres y el proletariado pocos motivos tenemos para confiar en gobiernos, así como en los partidos políticos y en quienes están al frente de ellos, pues una cosa son las promesas electorales y otra bien diferente lo que hacen y cumplen cuando llegan al poder.

Con lo expuesto, a pesar de mi descontento y pesimismo hacia lo que es la política, sería lógico pensar que como catalán y persona que se considera demócrata y progresista debería estar totalmente a favor de lo que se ha venido a llamar “el procés”, y del referéndum que este próximo 1 de Octubre debería llevar a los catalanes a decidir su unidad o emancipación del estado español, pero lo cierto es que a medida que se acerca la fecha y veo el circo que se ha montado las dudas que tengo, sobre si le doy mi apoyo y acudo a votar, son mayores.

Es curioso ver como algunas personas de principios a mi entender arcaicos, aburguesados y no en pocos casos fruto del aborregamiento mediático tienen la idea preconcebida que todos aquellos/as quienes nos situamos a la izquierda de la izquierda del espectro político en mi caso por convicción e ideales nacidos de mis antecedentes familiares, educación y coherencia con mi propia condición socio-económica somos radicales y poco democráticos, algo bastante alejado de la realidad. El tiempo me ha permitido conocer a no pocas personas que se definían ideológicamente como comunistas y libertarios, las personas más demócratas con las que me he podido encontrar, pues en su idea sobre lo que debería ser el “gobierno del pueblo” y la plena participación de la ciudadanía en la toma de decisiones se halla la esencia de eso que vinimos a llamar democracia. Y es este concepto de democracia que tengo tan asumido, donde todos/as y cada uno/a de nosotros/as al margen de tener la posibilidad de participar en la toma de decisiones deberíamos respetar al máximo y reconocer los derechos y los espacios de las minorías, que me llevan entre otros motivos a sentir auténtico asco por Gobiernos y parlamentos como el español y catalán y su desprecio a las minorías, no siempre tan minoritarias aritméticamente, y la imposición de las mayorías parlamentarias a la manera de una apisonadora, siendo esta la principal causa que me lleva a querer desentenderme de todo esto que en Catalunya llamamos “procés”.

Hace ya algún tiempo leí una frase que decía algo así como que “la democracia es el sistema de gobierno en que la mayoría da voz y reconoce los derechos de las minorías” en algunos casos porque quizás llegue el día que esas minorías sean muy poderosas o puedan convertirse en las mayorías del futuro o por ser una sociedad sana con un acertado concepto sobre lo que debe representar la democracia.

No son pocos los amigos y amigas independentistas, a los cuales respeto mucho pues aún no compartiendo el sentimiento de nación catalana que ellos defienden compartimos muchos ideales, que tratan de convencerme de que no les falle el próximo 1 de octubre y vaya a votar, e incluso un gran amigo y algunos conocidos con una ideología enmarcada dentro de esa corriente denominada anticapitalista han intentado hacerme ver la importancia de ir a votar e incluso de la posibilidad de votar que SÍ a la independencia como una forma de intentar crear una fractura en el muro del antidemocrático neoliberalismo que controla el Gobierno y las instituciones del estado. Algunas personas que no son independentistas y ni siquiera catalanas ven en el referéndum de autodeterminación que debería celebrarse este cercano 1 de octubre una posibilidad de dañar a la todopoderosa derecha española, y se creen tan buenos estrategas como para arriesgarse a jugar esa carta. Un argumento que, por mucha manía que le tenga a los antidemocráticos imposicionistas del corrupto Partido Popular y a ese lerdo que tenemos por presidente, no me convence al tener muy presente que tras el proceso se halla un partido tan asqueroso o más que el PP y tan corrupto como él, la burguesa y neoliberal derecha convergent. Sin olvidar la manipulación constante a la que la derecha catalana ha sumido durante décadas, igual que la española, a los ciudadanos de esta tierra o país y su deseo, con el beneplácito de alguna formación de izquierdas, de querer imponer unos resultados favorables a sus intereses aunque estos nos vengan respaldados por la mitad más uno del censo electoral. No olvidemos que la última encuesta hecha pública por la propia Generalitat cuantificaba en un 41% los catalanes favorables al Sí. Hay una frase que se le atribuye a quien fuera uno de los primeros presidente de los EE.UU y uno de los redactores de la Declaración de Independencia, Thomas Jefferson, que dice: “La democracia no es más que el gobierno de las masas, donde un 51% de la gente puede lanzar por la borda los derechos del otro 49%”.

No me convence “el procés”, no me gustan los dos principales partidos que están tras él, no me gusta el espectáculo bochornoso que se vio en el Parlament los días que se presentó y aprobó en tiempo récord las leyes del Referéndum y de transitoriedad, no me gusta que se imponga el resultado que a algunos les interese por pocos que sean los votos que se depositen en las urnas; pero tampoco me gusta que el estado español coarte las libertades de los catalanes y nuestro derecho a decidir nuestro futuro, me horroriza que durante todo el tiempo que se lleva gestando todo este proceso que culminará o no este próximo 1 de octubre el antidemocrático partido que gobierna el estado no haya tenido voluntad alguna de negociar y poner alternativas sobre la mesa, no me gusta nada que se persiga a quienes pudieran estar confeccionando las papeletas que se deberían utilizar el día de la votación o se intenten secuestrar urnas y al mismo tiempo no se persiga con igual dureza a los corruptos. Son tantas las cosas que no me gustan que a día de hoy puedo decir que apoyo el derecho a decidir, aunque no me guste este proceso sin garantías, pero estoy en un mar de dudas si vale la pena hacer acto de presencia en el colegio electoral que me toque y votar.

MSNoferini

Explosión parlamento británico

No se me ocurre mejor fotografía para ilustrar la reflexión que comparto en esta entrada de mi blog sobre gobiernos y parlamentos que una de las secuencias finales de la adaptación de V de Vendetta donde se vuela el parlamento británico.

Altsasua no es terrorismo

El diario El País de hoy (13/07/2017) publica un interesante artículo de Baltasar Garzón, en el que bajo el título “La nada terrorista de Alsasua” el exjuez nos da su visión como jurista del procedimiento abierto por los hechos acaecidos en un bar de la población Navarra de Alsasua, el pasado 15 de octubre de 2016.

A estas alturas supongo que con el tiempo y espacio dedicado al caso en los medios todos tenemos conocimiento de la historia de los ocho jóvenes que presuntamente agredieron a un teniente de la guardia civil y a un agente del cuerpo que, en ese momento, estaban en el local con sus parejas y libres de servicio. Un desagradable incidente donde por lo visto hubo insultos, golpes y un tobillo fracturado, y que ha llevado a la Fiscalía de la Audiencia Nacional a pedir un total de 375 años de cárcel para esos jóvenes, al responsabilizarlos de una agresión terrorista.

Aquí reproduzco parte del artículo del exjuez, habiendo omitido toda la parte más técnica del mismo:

[…]Calificar esto como conducta terrorista es una inconsistencia jurídica de gran envergadura y demuestra la debilidad de los argumentos de la magistrada. Primero habla ambiguamente del “ambiente”, no de la acción en sí misma; después, de estructuras populares a las que, al parecer, con el pretexto del AH (proyecto Alde Hemendik que en euskera significa “Fuera de aquí”, creado en el siglo pasado para presionar a servidores públicos para que abandonaran el País Vasco y Navarra), eleva a categoría de “organizaciones terroristas” olvidando que esa campaña, creada por ETA, se creó, exclusivamente, para desarrollarla a través de sus subestructuras EKIN-GPA, con fines terroristas que, en todo caso, quedaron vacíos a partir del 20 de octubre de 2011.

Dar al colectivo OSPA Mugimendua, como hacen jueza y fiscal, alcance terrorista implicaría que constaran, perfectamente definidos, los fines terroristas del mismo, según exigencia del artículo 373 del Código Penal. Pero no es así. Ni siquiera circunstancialmente. Lo expuesto, no pasaría de ser una mala anécdota judicial si no fuera porque hay personas privadas de libertad para las que se piden penas de prisión astronómicas.

Pero lo más grave de todo es que el Tribunal Supremo, al resolver la competencia entre los jueces de Pamplona y Audiencia Nacional, no haya frenado este disparate jurídico, alimentado, ahora, por una calificación fiscal fuera de toda mesura jurídica y lógica político criminal […]

Por tanto, solo existe la nada terrorista en el caso Alsasua y la decisión de la fiscalía de iniciarlo, bajo la anterior jefatura, con el regocijo del ministro Fernández Díaz, no se enmarcó en el contexto de la actividad terrorista de ETA, sino en el de la desnaturalización del concepto de terrorismo de los titiriteros, tuiteros, anarquistas, antisistema, okupas, personas que silbaban al himno nacional, que quemaban alguna bandera o algunas fotos del Rey. En esa línea, el escorzo del fiscal puede tener imprevisibles consecuencias. Por mucho que se afirme su presencia, ETA y sus proyectos desaparecieron y su desarrollo al servicio del terrorismo, también. Todos fueron vencidos por el esfuerzo de una ciudadanía comprometida con la democracia.

Ha costado mucho dolor llegar a la paz; hacerla sostenible es nuestra obligación y no arriesgarla con este tipo de ensayos que, al final, desempoderan a las víctimas y desmerecen la seria y contundente labor previa en el combate contra el terrorismo de ETA.

Poco más puedo añadir a la opinión de un jurista de la experiencia del señor Garzón, al compartir su misma visión de los hechos. Lo único que quizás me gustaría agregar es la tristeza que me da ver la deriva de este país y poder constatar la hipocresía de esa élite dominante, heredera de los vencedores de aquella confrontación civil que instauró una dictadura de casi cuarenta años, la cual se ha opuesto sistemáticamente, a través de su brazo ejecutivo (el Gobierno del PP), a la aplicación de la ley de la memoria histórica bajo el pretexto que el pasado pasado está y no conviene removerlo, pues con “la transición” ejemplar que tuvimos eso ya está superado y remover el pasado sólo puede traernos una confrontación innecesaria y odios subyacentes. Señores de la derecha española, esa dura derecha retrógrada y anclada en esa anacrónica España colonial, que vergüenza da su uso de esa doble vara de medir en beneficio de sus intereses, ¿acaso, utilizando esa lógica suya de no despertar los fantasmas del pasado, no ha llegado también la hora de pasar página sobre el terrorismo etarra? ¿No creen que es muy ruin seguir utilizando el terrorismo en su beneficio político? Si se produce un delito que la justicia actué, eso nadie lo discute, pero no busquen terrorismo donde no lo hay, ni busquen cabezas de turco para imponer la ley del miedo, ni para salirse con la suya.

MSNoferini

En estos tiempos que corren es habitual leer titulares y artículos en los que se habla de estabilidad, mercados, responsabilidad de estado, déficit, prima de riesgo, futuro UE y todo ello en referencia a lo que para algunos representan las prioridades políticas de este país y lo que se podría poner en riesgo si la “radicalidad” y el “populismo” llegaran al gobierno del estado, o de cualquier estado, y que con la victoria de Pedro Sánchez a la Secretaría General de PSOE podría estar más cerca (¡vaya tontería!).

Desde que se hizo pública la victoria del nuevo Secretario General del partido de la rosa que el aparato del PP y el del sistema capitalista, donde se encuentran algunos destacados miembros y ex miembros del propio PSOE, no tardaron ni un segundo en poner en marcha toda su maquinaria mediática para comenzar a utilizar la estrategia del miedo para intentar hacer ver lo que puede suponer el presumible “giro a la izquierda” o “giro radical” del PSOE.

Lo cierto es que cuando leo o escucho esos titulares y comentarios me viene la risa para luego dar paso a una cierta indignación. Sería bueno recordar, a quienes pudieran caer en el error de creerse a los voceros y sofistas del sistema o régimen, que el PSOE hace tiempo que abandonó y olvidó los postulados ideológicos del socialismo para convertirse en un partido que oscila en la zona central del espectro político y con un ideario económico plenamente liberal. Ojalá pudiéramos ver a un PSOE anteponiendo las políticas sociales a las políticas de apoyo al capital y al sistema, y dispuesto a buscar consensos a su izquierda en lugar de buscarlos en el lado contrario, con sólo eso algunos ya nos daríamos por satisfechos, pero eso aún no ha ocurrido.

Es evidente que el miedo del sistema o de los grandes poderes económicos viene de la posibilidad de que se pudiera materializar un acuerdo de gobierno entre el PSOE y ese “aquelarre de populistas radicales” que es Podemos. Para ciertos poderes el tema no es tanto el color del gobierno que se pudiera formar sino el miedo a que se pudiera poner fin a un gobierno que a pesar de la podredumbre de corrupción se ha empleado a fondo para asegurar unos grandes beneficios a unos pocos aun a costa de endeudar más el país o sangrar a la ciudadanía.

Pensemos que a pesar de lo que se vino a llamar crisis, con lo que supuso para la ciudadanía (desempleo, pobreza, perdida de hogares por impago y desahucios, desmantelamiento de las administraciones públicas, etcétera), la banca ha seguido teniendo pingües beneficios y ha podido comprar a precio de saldo las cajas y bancos que en su día fueron rescatadas con dinero público (unos míseros 100.000.000.000 de euros), las empresas del sector energético más de lo mismo y se les ha hecho trajes a medida para evitarles cualquier tipo de pérdidas (valga el ejemplo de lo que se vino a llamar el impuesto al sol), los grandes empresarios cercanos al régimen han tenido acceso a los mejores concursos públicos y se les ha garantizado sus beneficios aunque el proyecto pudiera quedar suspendido o fuera ruinoso (ahí tenemos el ejemplo del almacén gasístico Castor), otros poderosos vieron cómo se les hacía una amnistía fiscal a medida para poder legalizar su dinero negro de dudosa procedencia. Por lo tanto ¿Cómo no van a intentar por todos los medios todos estos poderes y el partido de la corrupción, los sobres y la caja B, que venga alguno a poner límite a su poder y a sus beneficios?

rescate bancario

Si no nos lo habíamos planteado ahora ya podemos hacernos una idea de quienes son los peligrosos y radicales, porque al final el radical no es tanto el que quiere reformar el sistema para recuperar lo que es la plena democracia, la separación de poderes y poner las instituciones al servicio del ciudadano, como el que corrompe el sistema para ponerlo a su servicio y al de unos pocos. Y en cuanto a lo que se ha venido a llamar como “populismo” que no nos cuenten milongas, todos y cada uno de los partidos tienen la malsana costumbre de calentarnos los oídos con su demagogia y promesas para luego incumplirlo casi todo,  haciendo auténtico populismo. Pero no nos engañemos, lo que al final ha hecho más daño a este país no ha sido el “populismo” sino el “Popularismo” del partido del gobierno.

MSNoferini

Corrupción

Ayer supimos que la Comisión Europea ha vuelto a dar un nuevo tirón de orejas al Gobierno español, en este caso por su poca voluntad en diseñar una estrategia para combatir la corrupción. Así nos va.