Posts etiquetados ‘Podemos’

portada_conspiracionesEs interesante leer de la mano de Jesús Cintora, a través de su último libro “Conspiraciones”, como se desarrollaron los hechos que impidieron que tras las elecciones generales del 20D se pudiera formar un gobierno progresista de izquierdas.

Es habitual sentir a los diversos pesos pesados del PSOE echar en cara a Podemos su responsabilidad en permitir con sus decisiones que el Partido Popular siguiera en el Gobierno. Pero omiten que su proyecto y su idea de los que debía ser un gobierno progresista y de izquierdas se sustentaba sobre un acuerdo de gobernabilidad con Ciudadanos, un partido que recientemente despejó cualquier duda, si es que la había, sobre su ideario al suprimir la palabra Socialdemócrata de sus estatutos para declararse abiertamente liberal.

Los PSOEcialistas, o la mayor parte de quienes conocemos bajo el aristocrático término de “Barones”, nunca quisieron un gobierno progresista que pudiera poner en riesgo su estatus, sus bien retribuidos puestos en algunos importantes consejos de administración y pudiera ir en contra de los intereses de aquellos que les llenan los bolsillos.

Es evidente que cuando algunos prometían tener la voluntad de poner fin al gobierno de Rajoy, buscando un acuerdo con las fuerzas de izquierda, no era más que simple postureo de cara a la galería, y de haber sido posible el entendimiento algunos simple y llanamente hubieran buscado llevar a la práctica esa paradoja tan bien descrita por Giseppe Tomasi di Lampedusa en el Gattopardo: “Cambiarlo todo (o algo) para que nada cambie”.  Pues: ¿Cómo consentir un Gobierno progresista que ponga freno a las puertas giratorias cuando no son pocos en el PSOE, como en muchos otros partidos, los que le han sacado un gran provecho? ¿Cómo consentir un gobierno que apueste por la máxima transparencia, cuando la opacidad es la norma de la mayoría de partidos? ¿Cómo permitir un Gobierno que pudiera poner en riesgo los jugosos beneficios de ciertas importantes empresas y grupos empresariales que son quienes les financian y en los que algunos acaban tras su carrera política?

Lean ustedes esta breve síntesis de lo que describe Jesús Cintora en su libro, y con ello podrán hacerse una idea de cómo, según el autor, se desarrollaron los hechos que lamentablemente impidieron que se pudiera desalojar del poder, creando una alternativa, al partido más corrupto de la democracia y que más ha favorecido con sus políticas en incrementar brecha entre ricos y pobres, el PP.

Falta poco más de una semana para que se presente a la primera sesión de investidura[…], “han pasado dos meses desde las elecciones del 20D”.

Es ahora cuando se produce la primera reunión anunciada para negociar un supuesto Gobierno progresista. Tarde y mal[…].

Podemos rebaja sus expectativas. Insiste en que el referéndum de Cataluña se puede negociar y ya no exige un número determinado de ministerios, aunque sí entrar en el Gobierno[…].

Iglesias declara que su formación está dispuesta a ceder “en muchas cosas”, menos en la condición de entrar en ese Ejecutivo, porque el PSOE tiene 5.530.693 votos y Podemos 5.189.333[…].

Sánchez y los suyos no han tenido interés en negociar las propuestas de Podemos, que considera inasumibles, y Pablo Iglesias se lamenta de que en eso consiste una negociación, en rebajar puntos de partida[…].

Así llega la reunión en la “sala roja” del Congreso[…].

Tiene su punto que el PSOE esté negociando a la vez en dos estancias. En una Podemos, Izquierda Unida y Compromís. En otra, con Ciudadanos. Hasta el punto de que en la “sala roja” los allí presentes ven como los negociadores socialistas se van levantando y desaparecen por un largo tiempo[…].

Errejón reprocha a los negociadores socialistas que “pueden estar negociando una cosa en esta mesa y la contraria en la otra sala con el partido de Rivera”[…].

En Podemos sienten que no les toman en serio[…].

Para millones de votantes que desean un Gobierno de izquierdas las esperanzas se desvanecen[…].

Pablo acusa a los socialistas de haberles ocultado los avances en las conversaciones con Ciudadanos[…].

Iñigo e Iglesias coinciden, “la mano de Podemos sigue tendida y Pedro debe elegir”[…].

Pedro y Albert presentan su acuerdo con una cuidada escenificación[…].

Por ahora, a Sánchez le sirve para mantenerse vivo al frente del PSOE. No ha desobedecido, ni a la vieja guardia ni al mandato que firmó con el Comité Federal[…].

Los socialistas reconocerán meses después, en privado, que se equivocaron al pisar fuerte el acelerador para pactar con Ciudadanos y tener en punto muerto el diálogo con Podemos[…].

Los hechos descritos por Jesús Cintora nos permiten hacernos una idea de cómo fue la negociación posterior a las elecciones generales del 20D y a quién debemos principalmente responsabilizar de lo que pudo ser y lamentablemente no fue. Como todos sabemos, cuándo en cualquier relación a dos surgen problemas la responsabilidad en mayor o menor medida siempre es o suele ser compartida. Con ello quiero decir que en esa negociación Podemos también se pudo equivocar y cometer sus fallos, pero es innegable que el PSOE y su Comité Federal nunca quisieron y buscaron un acuerdo capaz de llevar a buen puerto un pacto de la izquierda que permitiera un Gobierno progresista. Las diferencias ideológicas (que quedaron patentes en el caso del PSOE a la hora de preferir pactar con Ciudadanos aunque pudieran significar dinamitar cualquier acuerdo por la izquierda), las diferencias de programa, los egos, el deseo de alguno de no buscarse poderosos enemigos para poder asegurarse con ello la continuidad en el cargo, la confianza en que un nuevo proceso electoral les podría beneficiar, etcétera, pusieron punto y final a una oportunidad que tal vez en mucho tiempo no se pueda volver a dar (su abstención tras las elecciones del 26J se merece un capítulo a parte). Y mientras las ciudadanía seguimos y seguiremos padeciendo en nuestras carnes las consecuencias de su irresponsabilidad.

MSNoferini

Pedro Sanchez y Albert Rivera

Anuncios

Hace algo más de un mes decidí abandonar definitivamente Podemos. Ya hacía tiempo que me había apartado de la militancia activa ante la intolerable deriva que había tomado el círculo local de mi ciudad, Vic, donde sus portavoces no tenían voluntad alguna de trabajar por fortalecer el partido y hacer de él una herramienta útil en beneficio de ciudadanía, al confiar única y exclusivamente la visibilidad del partido y su utilidad a una confluencia municipalista que permitió en las elecciones municipales del 24 de mayo de 2015 que un representante de ICV consiguiera entrar en el Ayuntamiento de Vic gracias a la confluencia entre su partido y Podemos (Vic per a tots). Un regidor que reiteradamente decidió traicionar ciertos ideales dando apoyo a diferentes mociones de Convergencia, y decidiendo pactar con ella un acuerdo de gobernabilidad dada la debilidad en la que se encontraba en el Ayuntamiento de Vic, al faltarle el apoyo de un regidor para una vez sumado al del regidor del PSC poder tener mayoría.

Abandonado el Círculo continué inscrito en Podemos aunque con la decepción de ver como la “nueva política”, el “asamblearismo” y la “plena participación” poco se cumplía, pero confiando en que con el tiempo se pudiera poner solución a tantos errores y problemas orgánicos. Pero desgraciadamente no fue así, y en Catalunya encima teníamos que lidiar con los deseos de nuestra ejecutiva central del partido (el Consejo Ciudadano Estatal) y Secretario General de hacernos desaparecer en un nuevo partido, el partido de Els Comuns.

Públicamente siempre me mostré contrario a desaparecer en un nuevo partido de Ada Colau y Adrià Alemany, el entender que no existía necesidad alguna en crear nuevos partidos que pudieran aglutinar a personas, movimientos ciudadanos y partidos progresistas deseosos de un cambio político, al entender que ese partido o espacio de encuentro ya existía y se llamaba Podemos, o Podem Catalunya en nuestro caso.

Desde mi llegada a Podemos en octubre de 2014 fui testigo de no pocas luchas de poder entre diferentes grupos por hacerse con el control del partido (Comunistes de Catalunya, Procés Constituent, Revolta Global, etc.). Un montón de luchas que lo único que consiguieron fue destrozar a Podem Catalunya y demostrar lo difícil que va a resultar gestionar un nuevo macro partido con muchos más actores, si realmente ha de ser asambleario. Por ello no somos pocos, o no éramos pocos, los que entendíamos que la mejor forma de unirnos en un proyecto político que permitiera aspirar a llegar a ocupar las instituciones era bajo la fórmula de una confluencia electoral.

Pero antes de poder ser testigo de cómo se organiza el nuevo partido, y de saber si Podem Catalunya decide integrarse en él (la espantada realizada por Podem Catalunya, consulta incluida, cuando su integración ya se daba por hecha y los intereses que hubieron tras ello daría para escribir un libro entero), ocurrió un hecho, el cual pasó desapercibido para la gran mayoría, y que para mí supuso la gota que colmó el vaso y me hizo tomar la difícil decisión de abandonar Podemos, y ese no fue otro que descubrir la torpeza y poca capacitación de nuestros diputados en el Parlament de Catalunya.

Quien escribe estas palabras lleva muchos años vinculado con el mundo laboral y ya lleva no pocos años denunciando un fraude de ley que en mi comarca (Osona) somos pioneros. Ese fraude de ley, para desgracia de los trabajadores, es el de las falsas cooperativas. Empresas que optan por constituirse bajo la fórmula jurídica de cooperativas de trabajo asociado, dados los beneficios que les comporta, pero en las cuales sus miembros cooperativistas no tienen voz y voto en las asambleas que deberían decidir sobre la gestión de la empresa y mucho menos derecho alguno a participar en los beneficios de la empresa. Una fórmula jurídica de empresa que cada día que pasa se está imponiendo en una mayor cantidad de sectores ante los buenos beneficios que reporta (en el amplio abanico del sector servicios, como podría ser en las camareras de piso, ya no es extraño ver la aparición de este tipo de cooperativas).

Ya hacía tiempo que en la prensa comarcal se venía hablando de la intención del Parlament de Catalunya de meterle mano a la llei Catalana de Cooperativas buscando mejorar las condiciones de trabajo y los derechos de estos falsos cooperativistas, sobre lo que escribí un artículo en la prensa comarcal. Pero a pesar de que no éramos pocos los que desconfiábamos de las modificaciones propuestas, de avisar de la inutilidad de alguno de esos cambios si no se modificaba la Ley General de la Seguridad Social, y que lo único que iba a conseguir era legitimar un fraude de ley y una degeneración de lo que es el cooperativismo, el 22 de marzo el Parlament de Catalunya aprobó la nueva ley con el apoyo de todos los grupos, incluyendo Podem Catalunya-CSQP.

El apoyar unos cambios, que no resuelven el problema y legitiman le fraude, es algo que comparo a si por un vacío legal se pudiera dar la esclavitud y quisiéramos legislar en favor de mejorar las condiciones de vida de los esclavos en lugar de abolir el esclavismo.

La cuestión es que ante tanta torpeza de nuestros diputados ya decidí arrojar la toalla y olvidarme por completo de un partido que nació para hacer “nueva política” y al final no es más que un partido tan vulgar y vertical como el resto, donde las luchas de poder son salvajes y todos se creen los más listos hasta el punto de verse capacitados para ocupar tantos cargos como puedan.

Por todo lo expuesto decidí dejar Podemos, entendí que como si de churras y merinas se tratara es mejor no mezclar el activismo y la lucha social a pie de calle con la política partidista y sus intereses. Los partidos en las democracias representativas supuestamente recogen las necesidades de la ciudadanía y canalizan sus propuestas hacia las cámaras de representación donde poder legislar para poner soluciones a los problemas y necesidades, pero la mayor parte de las veces, por mucho que se quieran autodenominar “nueva política” y vendan tener pies y ojos en las calles, sus intereses y su desconocimiento in situ de algunos problemas y necesidades no los convierte en los mejores compañeros de viaje de quienes pudieran estar luchando por su trabajo, su vivienda, su dignidad o su futuro.

MSNoferini

Carnies_en_Lluita

En la comarca de Osona a pesar de los maravillosos cambios aprobados en la llei catalana de cooperatives por el Parlament, y que para algunos ya ha puesto solución a todos los problemas, seguimos luchando.

Modificació llei cooperatives

Como vemos el apartado 8 no es más que una declaración de intenciones que sin la modificación de la Ley General de la Seguridad Social, obligando a este tipo de cooperativas a encuadrar a sus trabajadores en el Régimen General, quedará en nada.

Vemos que pasan los días y no son pocos los medios, columnistas y contertulios que siguen llenando tiempo y páginas con la supuesta intimidación de Podemos a los medios.

No puedo rasgarme las vestiduras defendiendo a Podemos, ni puedo poner las manos en el fuego por lo que no conozco, pero lo que es incuestionable es que no han sido pocas las veces que se ha puesto en duda el honor de algunos destacados miembros del partido morado, se han puesto demandas y se han hecho campañas de acoso y derribo hacia sus dirigentes, y al final la justicia casi siempre le ha acabado dando la razón al partido del señor Iglesias o se ha demostrado la poca veracidad de la información aparecida. Pero el daño ente la opinión pública ya estaba hecho.

Es evidente que buena parte de los medios tienen un grado de objetividad limitado por el color político o por los intereses de los grupos empresariales que se hallan tras ellos; y está probado que cuando la poderosa maquinaria mediática se propone sembrar dudas sobre la honestidad de alguien o hundir su reputación, lo consiguen. Poco importa tener luego que hacer una rectificación pública sobre el error cometido, pues difícilmente causará el mismo efecto una rectificación de cuatro renglones en la página veinte que las portadas y titulares aparecidos durante días y días.

Sería importante que la gente entendiera que compartir titulares, por una noticia no probada, en las portadas de no pocos diarios con quienes se financiaron de manera irregular, con quienes sacaron suculentos dividendos en comisiones, o con quienes cometieron delitos varios, difícilmente te pondrá a su mismo nivel. Nos gustará más o nos gustará menos Podemos, pero a día de hoy no carga sobre sus espaldas la funesta mochila de la corrupción que sí sobrellevan otros partidos.

MSNoferini

Portada el País

pablo-e-inigo

Patético, este es el adjetivo que mejor define el lamentable espectáculo que están dando las dos caras más visibles de Podemos, su Secretario General y su Secretario Político, y tras ellos sus respectivos clubs de fans capaces de sacar sus más bajos instintos en atacar de manera desmedida a quienes no dejan de ser compañeros. Parece mentira ver a gente tan formada y preparada siendo tan torpes, dando carnaza a los medios y perjudicando al propio partido. Pugnas organizativas y elecciones al margen todos formamos parte de un mismo equipo, el de aquellas personas que sueñan con un país y un mundo mejor y entendimos que Podemos era la mejor herramienta para conseguirlo, y por ello esperemos que todo sea achacable a los nervios de una nueva campaña electoral y el día 13 sepamos olvidar las diferencias, disculparse de ser necesario, y trabajar codo con codo para sacar adelante este proyecto político y social.

Con lo que está pasando queda en evidencia que seguimos confundiendo las cosas, desgraciadamente confundimos lo que es el análisis y la necesaria crítica o pensamiento crítico, con la descalificación personal y la lapidación pública. Hace ya un tiempo recuerdo haber leído un grafiti en mi querida Barcelona, que decía algo así: “Plantando pensamiento crítico, llueven ideas y crecen alternativas”. Pues así es como funciona, como si del método científico se tratara todo debe seguir una pauta y servir a un fin, y este, en el caso de Podemos, no es otro que el estar unidos y en las mejores condiciones para para poder desarrollar un proyecto alternativo de futuro.

Pablo, Iñigo, Irene, Juan Carlos, Luís, Carolina, Miguel, y un largo etcétera, por favor absteneros de destrozar lo que tanto ha costado construir con vuestros enfrentamientos personales. Podemos es un proyecto que está por encima de las personas, por ello no olvidéis que “tod@s somos necesari@s, pero nadie es imprescindible”.

MSNoferini

 

 

Definitivamente: ¡lo dejo!

Publicado: noviembre 5, 2016 en Uncategorized
Etiquetas:,

Definitivamente el mundo de la política no es para mí. Tras abandonar de manera activa mi participación en Podemos; por no estar conforme con la forma en que se gestionaba el Círculo municipal, ni como se gestionaba Podem Catalunya y hacia donde se quiere orientar el futuro del mismo por parte de la mayoría de personas que forma el actual CCC y su Secretario General, ni el ordeno y mando del Consejo Ciudadano Estatal, ni la violación sistemática de los que se suponían que eran nuestros tres pilares básicos y principios que nos hacían diferentes al resto de partidos (plena participación, transparencia y combinar la política institucional con el activismo); ahora tengo el pleno deseo de desvincularme del todo, simplemente seré un votante más o no, todo dependerá si me convencen sus propuestas y las personas que las tengan que defender cuando llegue el momento.

Estoy muy decepcionado. La política está tan degradada que veo francamente difícil poder regenerar algo tan sucio y dónde buena parte traiciona y cambia de ideales con tanta rapidez como quien se cambia de camisa, y cuando quieres hacer ver a los demás la deriva ideológica y el poco respeto a ciertos principios que tienen algunos aun te encuentras con quienes aun justifican esas actitudes.

El ejemplo más claro está en la degradación y traición a ciertos ideales la tenemos en algunos de mis excompañeros de Podem Vic, y hacia donde han llevado el partido en nuestra ciudad. Un grupo reducido de personas –pensar que actualmente el Círculo está participado por un número de personas que oscila entre cinco y ocho- decidió, sin respetar lo que se había decidido en sus propias asambleas, que su confluencia municipal con ICV, “Vic per a tots”, pactara con la derecha Convergent, para de esta manera asegurarle estabilidad –ya que no cuentan con la mayoría en el consistorio-.

suport-a-convergencia

Dos personas, los actuales portavoces de Podem Vic, llevaban tiempo intentando convencer al resto de compañeros de las ventajas de entrar en el equipo de gobierno con Convergència, pero sus intentos de convencer a la mayoría siempre le habían sido infructuosos, lo que al final no ha sido impedimento para que en reunión con los representantes de ICV decidieran aprobar lo que los participantes del Círculo de Podem Vic habían venido rechazando, dar apoyo a Convergència.

De momento el regidor de “Vic per a tots” no se ha atrevido a entrar en el equipo de gobierno, pero sí que se ha cerrado un acuerdo de estabilidad en el que este individuo se compromete a dar apoyo a los nueve regidores de Convergència y uno del PSC, teniendo la puerta abierta a las comisiones donde se ha de decidir la gestión del Ayuntamiento. La contrapartida, la supuesta contrapartida por haber renunciado a los ideales propios, no es otra que la promesa de Convergència de llevar a la práctica algunas de las propuestas de Vic per a tots.

Bajo la excusa de que el consistorio convergent mejorará las políticas sociales y se llevarán a la práctica las propuestas de Vic per a tots se ha traspasado la línea roja de no respetar lo votado por la asamblea de una de las dos partes, la renuncia a unos ideales que son públicos en los compromisos durante la campaña y en el programa electoral, cerrar un acuerdo con quienes se está en las antípodas ideológicas y son corresponsables con sus políticas de parte de los problemas y la miseria que sufren una importante parte de los catalanes.

Algunos compañeros, desde la distancia, me hacían mención de las diferencias entre la política municipal de las pequeñas poblaciones a la que se puede dar en las ciudades y parlamentos, pero no son conscientes de que Vic es una ciudad de más de 42.000 habitantes con un muy importante presupuesto municipal.

No sé si es que soy un idealista, un gilipollas o un poco de ambas cosas, pero lo cierto es que entiendo que el traicionar unos ideales es como el cometer un delito. Desgraciadamente se cometen delitos a diario, entre otros delitos casi cada día se produce uno o más de violencia de género o machista, y verdad que no intentamos justificar los delito de esa naturaleza, ni admitiríamos que alguien nos intentara convencer de que sólo se utilizó la violencia un poquito. O comentes un delito o no lo cometes, y lo mismo entiendo a la hora de venderse, o te vendes o no te vendes. No tiene justificación pactar con la Convergència que se enriquecía con las comisiones mientras los catalanes veían empeorar sus servicios públicos y se iban empobreciendo. No se puede negociar con un partido que en nuestra ciudad negó el empadronamiento a todas aquellas personas extranjeras que no estuvieran en una situación legal, sin importarles que con ello no iban a obtener derecho a la sanidad, a la escolarización de sus hijos o incluso un techo. No se puede dar el poder a aquellos que llevan casi cuarenta años gestionando el ayuntamiento de Vic como si de su cortijo o masía se tratara, otorgando contratos de obra y servicio a dedo a sus familiares.

Pero está claro que el acuerdo echó a andar hace mucho tiempo. Al margen de haberse hecho público a través de los medios que Convergència esperaba convencer al señor Arnau Martí, regidor de ICV-Vic per a tots, para entrar en el equipo de gobierno, -siendo un artículo que escribí para reflejar mi indignación en caso de que se aceptase dicho ofrecimiento lo que me llevó a ser definitivamente defenestrado por algunos de mis excompañeros-, este señor con el apoyo de los dos partidos que forman su candidatura incumplió un mínimo de dos veces el compromiso suscrito durante la campaña electoral, en su punto número diez: «No permetre o evitar en tot el possible la privatització dels serveis públics i de les empreses públiques», al no dar apoyo a la campaña de recuperación la gestión pública del teatro Atlántida y la escuela de música, y votando conjuntamente con Convergència en un pleno la gestión privada de la futura universidad de medicina.

En conclusión creo que ha llegado el momento que me deje de males de cabeza y me olvide de partidos políticos y de sueños imposibles. Seguiré con mis luchas contra el sistema a título personal y estaré encantado de ayudar a quien me necesite, pero ya no aguanto más tanta tontería y falta de valores. De esta aventura me llevo algo muy importante, una decena de grandes amigos, y sólo por eso ya quedan compensados los malos momentos. Hasta siempre.

Marco

comunicado-miembros-podem-vic

 

Pasan los meses y nuestros representantes políticos no han sido capaces de sacar adelante un acuerdo que permita la formación de gobierno. Tal como ya he manifestado en alguna otra ocasión la falta de gobierno, para no pocos ciudadanos, es un mal menor pues es innegable que el sol continuará saliendo cada día con o sin gobierno y las administraciones, verdadero motor del poder ejecutivo, y los servicios públicos siguen funcionando.

Ante todo decir que no soy analista político y la mayoría de mis conocimientos son fruto de la información obtenida desde los medios y la visión más o menos amplia fruto de la experiencia, lo que me lleva a tener una perspectiva similar a la que pueden tener otras tantas personas. Es innegable que todos, o la gran mayoría, no pensábamos que tras las pasadas elecciones del 26J fuera tan complicada la formación de gobierno como aparenta ser. No éramos pocos los que teníamos el convencimiento que llegado el caso las diferencias ideológicas de los partidos mayoritarios y esas famosas líneas rojas que supuestamente ponen ciertos inamovibles límites en toda negociación no serían impedimento para que un partido como el PSOE, con sus denominados “barones” cada día más cerca de unos ideales y tesis del neoliberalismo económico, en un aparente “ejercicio de responsabilidad política” llevarían a su partido a permitir con su abstención o la de una pequeña parte de sus diputados a que al señor Rajoy y su partido repitieran gobierno con el apoyo de Ciudadanos, pero de momento aun no ha sido así.

De toda esta historia o circo; porque no deja de ser un circo con sus fonambulistas caminando por la cuerda floja, sus trapecistas, malabaristas, domadores e incluso sus payasos; a uno no deja de sorprenderle ver como siempre hay alguna persona dispuesta a saltarse el guion y querer otorgarse un papel que a priori no le correspondía, como podría ser el caso del todavía Secretario General del PSOE. ¿Quién hubiera dicho que el señor Pedro Sánchez saldría tan contestatario?

el circo

No son pocas las voces dentro del PSOE, como podrían ser gente de la importancia del propio expresidente Felipe González, que piden en beneficio de la democracia el permitir gobernar a la lista más votada, y sobre todo tras la repetición de las elecciones generales del 26J, pero el Secretario General del PSOE en una aparente travesía contracorriente, y más tras la hecatombe acaecida en las elecciones de Galicia y Euskadi para su partido,  sigue sin dar su brazo a torcer aunque eso le pueda suponer la dislocación del mismo.

Para todos aquellos que tenemos al PSOE entre ceja y ceja por considerarlo un fraude al no tener a día de hoy nada de “socialista” y mucho menos de “obrero”, por no mencionar el daño causado a su credibilidad por parte de toda esa ralea de viejas glorias que han acabado beneficiándose de las llamadas “puertas giratorias” que les ha llevado a cambiar su discurso y su ideología, tampoco confiábamos en exceso en Pedro Sánchez por entre otras cosas tener de él una imagen de político prepotente y más predispuesto a buscar apoyos para auparse a la Moncloa entre la derecha que entre la izquierda. Pero el tiempo, que casi siempre acaba poniendo a cada cual en su sitio, nos ha demostrado que probablemente el aún Secretario General del PSOE sea de lo más decente que puede tener los socialistas, y que siempre puede haber la posibilidad de ir de mal en peor o en este caso de tener un Secretario o Secretaria General aún más escorado a la derecha.

Como tristemente hemos podido comprobar, el tiempo, sobre todo el tiempo político, parece jugar a favor del Partido Popular, el cual usando esa estúpida estrategia tan propia de su Presidente de esconder la cabeza bajo el ala o bajo el suelo a la espera de que los problemas se solucionen, atenúen o caigan en el olvido han conseguido recuperar votantes. Cada día que pasa el partido del señor Rajoy incrementa incomprensiblemente el número de votantes sin importar sus escándalos, la corrupción, o las nefastas políticas que han llevado a la ruina a mucha gente y a todo un país. Lo que nos debería llevar a plantear la obligación de que todos los partidos decentes, y contrarios a ciertas políticas totalmente ineficientes para poder poner solución a la brecha económica que se ha abierto entre una rica élite y el resto de la empobrecida población del país, buscaran un punto de encuentro para evitar que el Partido de los Bárcenas, Barberá, la Gürtel, Taula, del desempleo, el desmantelamiento de los servicios públicos, la manipulación mediática, la falta de transparencia se volvieran a hacer con el poder.

Es evidente que para todos aquellos que tenemos plena conciencia de ser mero proletariado nos hubiera gustado que cualquier gobierno que se pudiera formar estuviera formado por los partidos del espectro izquierdo del abanico ideológico, y por ello criticamos al PSOE y a su Secretario General por su estrategia de pactos tras el 20D, pero a toro pasado y tras ver los desastrosos resultados electorales del 26J, donde en contra del sentido común al Partido Popular incrementó en número de votantes de los 123 conseguidos el 20D a 137, empezamos a plantearnos si no hubiera sido mejor aceptar el pacto entre el PSOE y Ciudadanos donde Podemos se hubiera abstenido. Hemos de ser conscientes de que a corto plazo va a ser difícil que en este país se pueda configurar un gobierno sólo con partidos de izquierdas y más si se marginan a los partidos soberanistas.

Pensemos que la formación de cualquier gobierno alternativo al Partido Popular debería contar con el apoyo de los partidos nacionalistas y/o la abstención de Ciudadanos, algo inaceptable para no pocas personas, y por ello difícil, por no decir imposible, de que se pueda llevar a la práctica.

Otra cosa sería pensar lo que estratégicamente le convendría a los dos partidos de izquierda (PSOE, Unidos Podemos) dados sus diferentes ideales e intereses, porque si el PSOE acaba dándole su apoyo al PP para que Rajoy sea investido presidente, algo imposible que se dé en Podemos o Unidos Podemos, podría llevar a no pocos de sus votantes por darle la espalda a su hasta ahora partido en beneficio de la formación morada, que podría acabar convirtiéndose en el partido hegemónico de la izquierda. Y el buscar un gobierno alternativo al PP con el apoyo de los nacionalistas vascos y catalanes podría significar tres cuartos de lo mismo para Podemos.

A un partido como Podemos realmente lo que más le conviene, desde el punto de vista estratégico, es quedarse en la oposición haciendo un buen trabajo y mirando de crecer con el desgaste de PSOE al tiempo que mejora la parcela organizativa. A Podemos le toca dejar la ambigüedad y desde su nicho ideológico ir creciendo para demostrar que puede ser una buena opción de futuro. Otra cosa sería pensar en que le conviene al país y asumir una responsabilidad hacia el bien colectivo, pero sabiendo que de entrar a formar parte de cualquier gobierno alternativo al PP, con las exigencias económicas impuestas desde la Troika que van a condicionar las políticas económicas y sociales que se puedan llevar a cabo, en poco o nada le va a beneficiar.

No hace falta ser adivino para vaticinar cual puede ser el futuro color del gobierno del estado pues, vayamos o no a nuevas elecciones, es evidente que el PP tiene todos los triunfos, consiga el apoyo del PSOE en forma de abstención o yendo a unas nuevas elecciones, pues tal como hemos visto en la evolución del voto del 20D al 26J así como lo ocurrido en las elecciones gallegas y vascas el Partido Popular es desgraciadamente un valor en alza en detrimento de Ciudadanos y el PSOE.

MSNoferini

felipe-gonzalez-en-gas-natural

Decepción

Publicado: septiembre 10, 2016 en Uncategorized
Etiquetas:, , , ,

pablo-iglesias

Durante mucho tiempo he presumido abiertamente de mi militancia y compromiso con un partido que supuestamente “venía a conquistar el cielo al asalto” haciendo “nueva política”, pero que al final el interés de unos pocos y el mal hacer de unos cuantos más han llevado a ese partido a ser tan vulgar como cualquier otro partido de izquierdas a la vieja usanza. Ese partido, para quien a estas alturas no sepa de mi militancia, es Podemos.

Fuimos muchos los que nos sentimos atraídos por esa idea de tener un partido asambleario en el que su militancia lo decidiera todo, nueva política usando unas formas puestas en práctica ya por sociedades ancestrales pero que volvieron a ponerse muy de actualidad con los movimientos espontáneos que surgieron un famoso 15 de mayo del año 2011.

Podemos representaba un soplo de aire fresco en un momento complicado, donde el colapso del sistema capitalista nos había llevado a la ruina. Podemos encarnaba una forma de sentir a la que nos adherimos muchas personas, que en muchos casos llevábamos tiempo sin votar por no sentirnos representados por los partidos políticos existentes en ese momento. Pero como es habitual las mejores ideas e idearios acaban siendo corrompidos por la naturaleza interesada del ser humano, y Podemos es un claro ejemplo.

A pesar de las críticas recibidas en su momento estaba muy bien no querer definirse a través del clásico eje ideológico horizontal de izquierdas y derechas, si veníamos a hacer nueva política la idea de un eje vertical donde el proletariado y la ciudadanía éramos el extremo inferior en contraposición del capital y quien tuviera el control de los medios de producción y con ello de nuestras vidas era todo un acierto. Podemos era un partido político en el que sin importar a quien hubieras venido votando hasta la fecha o nuestro pasado ideológico todos teníamos cabida.

Estaba muy bien, y por eso se adhirió mucha gente, ser irrespetuosos con quienes jugaron con nuestra economía, nuestras vidas y nuestro futuro, esa “casta” especuladora que arruinó este país o que lo consintió. Podemos era irrespetuoso y hablaba el mismo lenguaje que los currantes, que el emigrante y que toda aquella gente que estaba sufriendo en sus carnes las desacertadas políticas del gobierno de turno.

Podemos representaba aunar política institucional y activismo de calle. Tal como una persona del propio partido lo definió “un pie en las instituciones y cien en las calles”.

También se prometía que todo se haría con máxima trasparencia. Se hablaba de “bolsillos de cristal” y se prometía que siempre que hubiera que negociar algo por parte de nuestra ejecutiva o por las personas designadas para ello “todo se haría con luz y taquígrafos”.

Un sueño maravilloso pero que a día de hoy, y a pesar de los buenos resultados obtenidos en los diversos procesos electorales viniendo de la nada, no ha pasado de eso, un simple sueño.

¿Qué me lleva a aseverar todo lo expuesto y a decir que no se ha cumplido lo prometido y que Podemos, el que a día de hoy continúo considerando mi partido, es tan vulgar como cualquier otro partido? Pues los hechos. ¿Dónde ha quedado el asamblearismo si a nivel estatal aun no hemos convocado ninguna Asamblea Ciudadana y a nivel autonómico tres cuartos de lo mismo? Porque que nadie se crea que simples consultas telemáticas, sin un proceso de deliberación previo de manera presencial, en las que desgraciadamente las opciones a votar vienen manipuladas a interés de quienes las promueven es ejemplo de asamblearismo.

No somos asamblearios, al margen del margen de libertad que se pueda tener en las poblaciones de poca importancia o de un número de habitantes no excesivamente elevado a través de sus círculos locales. No nos engañemos, en muchas poblaciones los círculos locales tienen un nivel de libertad a la hora de convocar actos o gestionar su política local similar al del resto de los grandes partidos. ¿A caso alguien se cree que en grandes ciudades, con millones de habitantes y presupuestos millonarios, se permite plena libertad al conjuntos de los inscritos en esa localidad para a través de su consejo ciudadano poder ser ellos los que tomen todas las decisiones? Supongo que no, pues el tiempo transcurrido así nos lo ha demostrado.

La falta de capacidad de decisión que tenemos las bases también quedó en evidencia cuando desgraciadamente tuvimos que ir a unas nuevas elecciones estatales el pasado 26 de junio, sin olvidar la nefasta forma en que se intentó tras las elecciones del 20D buscar una alternativa de gobierno con el PSOE, desde estatal se nos vendió la película de una segunda vuelta para no dejarnos decidir la configuración de las listas y donde se le debió hacer hueco a los compañeros de IU. Ahora uno se pregunta ¿si vamos a unas terceras elecciones se inventarán algo así como una tercera vuelta para volver a imponernos a las mismas personas en las listas? Esperemos que no, pero a estas alturas ya pocas cosas me sorprenderían.

Por no hablar de cómo desde la ejecutiva estatal, porque a los órganos de partido tan clásicos como los del resto se les ha de llamar por su nombre, no se ha tenido reparo alguno de vender a las ejecutivas autonómicas a la hora de configurar alianzas o de obligarlas a integrarse en partidos instrumentales, y con un nivel de transparencia que siempre ha dejado mucho que desear.

A la cabeza me vienen los dos casos más claros del caciquismo del señor Iglesias y/o de su ejecutiva o círculo de confianza a la hora de negociar u obligar a cerrar acuerdos en contra de la voluntad de los inscritos. Estos casos son Catalunya y Galicia.

La ejecutiva estatal; con la excusa de no tener confianza en el anterior Consejo Ciudadano de Catalunya, no sin cierta razón, y buscando ganar votos a costa de dar un excesivo poder a partidos en vías de extinción y a movimientos sociales que en algunos casos ni siquiera nos tenía en demasiada estima; no tuvo problemas en vender a Podem Catalunya a una extraña marca, de nombre En Comú. En los dos últimos procesos electorales desde estatal cerraron un acuerdo según el cual, entre otras cosas, permitió que de los doce miembros electos, por En Comú Podem, cinco fueran de la marca de Ada Colau (En Comú) o gente de su confianza, cinco de ese cadáver resucitado llamado ICV-EUiA y dos de Podemos.

Desde Podemos estatal se ha hecho muy evidente que no tienen reparos en vendernos o permitir la fagocitación de Podem Catalunya en la marca de Ada si con eso consiguen un mayor número de votos. Sin olvidar como nadie de estatal ha querido poner freno a la doble militancia, sin importar nuestros propios principios, y consiente como los afiliados de Revolta Global, la Izquierda Anticapitalista catalana, sigan militando y pagando cuota en su propio partido al tiempo que también militan en Podemos, llegando a ocupar importantes cargos. Un partido, Revolta Global, que en contra de la postura defendida por Podemos parece defender o estar excesivamente cerca de un ideario Catalanista e independentista, como alguno de los movimientos sociales que forman parte de En Comú.

revolta-globar-i-la-republica-catalana

El caso de Galicia tiene elementos muy similares al catalán, pero en este caso es la marca En Marea la que parece haberse hecho con el control del espacio que debería haber ocupado Podemos Galicia y todo por la intromisión de Podemos Estatal. No olvidemos que tras decidir los inscritos de Galicia el querer concurrir a los próximos comicios autonómicos, que tendrán lugar este próximo 25 de septiembre, en forma de una confluencia electoral con En Marea, la que había registrado la marca como partido ya que no querían repetir la fórmula de la confluencia electoral, y pareciendo que el acuerdo iba a ser imposible tuvo que ser a través del ordeno y mando del señor Pablo Iglesias y su ejecutiva que los compañeros de Galicia tuvieron que aceptar la obligación de formar parte de un partido instrumentar en contra de su voluntad.

cacicada-pablo-iglesias

Es evidente que en Podemos algo está fallando, cada día que pasa aparece un nuevo conflicto territorial. Los grandes líderes del partido sólo se han preocupado de su discurso político, que por cierto cada día es más moderado, con vistas a conseguir más votos y más escaños y se han olvidado completamente de la parcela organizativa, y así nos va.

En definitiva este Podemos poco tiene de ese partido irreverente que tenía en las calles su espacio natural y que defendía como sus tres principios básicos participación, democracia y transparencia. Parece que a cada día que pasa este Podemos es más aburguesado, tradicionalista y vulgar, lo que nos ha llevado a perder a grandes compañeros y votantes, y que a muchos nos lleva a plantearnos si realmente queremos seguir militando en él y llegado el momento nos puede llevar de nuevo a la abstención.

MSNoferini