Posts etiquetados ‘Podem Catalunya’

La unión hace la fuerza

Publicado: julio 20, 2017 en Uncategorized
Etiquetas:

Como ya saben quiénes me conocen o siguen hace meses que decidí desvincularme de Podemos, principalmente por tres motivos: ver como se incumplían sistemáticamente unos principios de los que nos dotamos supuestamente para ser algo diferente a lo que se había venido haciendo hasta la fecha en política; por quienes de manera egoísta e interesada antepusieron sus intereses particulares o los de ciertos grupos o familias, creando problemas y división, sin que desde los órganos ejecutivos se hiciera nada por ponerle solución; y por la torpeza de algunos/as de nuestros/as representantes en las instituciones.

Durante mi tiempo de militancia en Podem (algo más de 2 años y medio) nos fueron pocos o pocas los compañeros/as que más de una vez me habían echado en cara lo pesimista que era mi discurso y mi tendencia a la crítica con nuestro propio partido, ¿pero cómo no serlo con las luchas de poder que se daban día sí y día también en Podem Catalunya, con una organización que era y continua siendo un desastre y con ese activismo mayoritario de red social y de moverse sólo si había una cámara cerca ante la que poder visualizarse y publicitarse? Sin olvidar la que considero como la causa principal de todos los males de Podem Catalunya, como seguramente le habrá sido de todas las agrupaciones territoriales del estado: depositar la confianza en gente inadecuada, personas con poca preparación y/o con poca capacidad de trabajo y sacrificio, y en no pocos casos con una escasa voluntad de cumplir o hacer cumplir los propios principios y de unir a las diferentes tendencias o corrientes en beneficio del proyecto.

Una compañera y amiga, con la que tuve la suerte de vivir algunos de los buenos momentos que me dio mi paso por Podemos, me recriminaba el haber abandonado el partido y lo que ella consideraba una actitud pasiva por mi parte, por haber elegido según ella el camino más fácil en lugar de haber seguido luchando y haberme alineado o dado apoyo a quienes hacían una diagnosis similar a la mía en lo concerniente a los males de Podem Catalunya. Pero lo cierto es que cuando has perdido la ilusión y ves que la vulgaridad y verticalidad de la política clásica se ha comido al sueño, cuando ves que en el que había sido tu partido hay una división entre dos facciones casi irreconciliable, sin que nadie haya querido hacer nada por reconciliar y unir, te das cuenta que lo mejor es mantenerse al margen, pues la razón y la buena gente está de las dos partes, como también podría no estarlo de ninguna.

Tengo amistades, conocidos y aprecio por muchos compañeros y compañeras de Podemos con formas muy diversas de pensar. Cuando mi crítica, tal vez algo ofuscada por las experiencias vividas, la toma con nuestros representantes electos en Catalunya, por esa supuesta incompetencia y ese afán de acumular cargos, no quiere decir que no reconozca la buena labor realizada por algunas/os de ellas/os y su cercanía y buena disposición a atenderte para resolver cualquier duda que uno pudiera tener. Valga el ejemplo de dos mujeres a mi entender maravillosas, con las que tengo una muy buena relación y posicionadas en grupos lamentablemente divergentes: una sería nuestra senadora Celia Cánovas y la otra compañera sería esa gran mujer que nos representanta en el Parlament, Angels Martínez Castells. Compañeras trabajadoras y comprometidas con el proyecto político del cambio, a las que desde este escrito les rogaría que se pusieran al frente de un proceso de reconciliación que permitiera recuperar la unidad y la senda que jamás se debió abandonar, la del asamblearismo, la plena democracia y el respeto. Donde el exceso de testosterona masculina nos ha llevado al enfrentamiento, pues por mucho que Albano D. Fachin presuma de haberse sabido rodear de mujeres sus formas y decisiones han sido las propias de todo un macho alfa.

Esto no puede seguir así. Es lamentable el espectáculo que se sigue dando. Es triste esta guerra de los manifiestos (Martillo Pilón us P.A.F). Es muy penoso que una vez más el Consell Ciutadà de Catalunya no tenga voluntad alguna de reconciliar y unir. Y es imperdonable que el Secretario General de Podem Catalunya manipule y enfrente a los/as militantes y no tenga la decencia de convocar de una puñetera vez una verdadera Asamblea Ciudadana abierta a la militancia donde dar la cara y comenzar a poner soluciones a los problemas del partido en nuestra tierra. Pero lejos de lamentaros (quienes sigáis militando) o entrar en guerras innecesarias ser conscientes que los inscritos tenéis en vuestras manos la solución, moveros, exigir que se os oiga, demostrar que no sois como la militancia de la mayoría de los partidos clásicos. Si no hacéis nada al respecto luego no os lamentéis si vuestro partido acaba disolviéndose en una sopa de siglas o acaba siendo un triste recuerdo de un proyecto fallido.

MSNoferini

P.D. Yo el próximo 1-O iré a votar, dado que nadie debería limitar el derecho de un pueblo a decidir su futuro, y si hubiera seguido militando en Podemos también lo hubiera hecho por mucho que desde CC estatal o catalan no le dieran apoyo, pero entiendo que Podem Catalunya lo ha hecho mal al no haber sometido una decisión tan importante a votación de menera directa entre su militancia. 

 

Hace algo más de un mes decidí abandonar definitivamente Podemos. Ya hacía tiempo que me había apartado de la militancia activa ante la intolerable deriva que había tomado el círculo local de mi ciudad, Vic, donde sus portavoces no tenían voluntad alguna de trabajar por fortalecer el partido y hacer de él una herramienta útil en beneficio de ciudadanía, al confiar única y exclusivamente la visibilidad del partido y su utilidad a una confluencia municipalista que permitió en las elecciones municipales del 24 de mayo de 2015 que un representante de ICV consiguiera entrar en el Ayuntamiento de Vic gracias a la confluencia entre su partido y Podemos (Vic per a tots). Un regidor que reiteradamente decidió traicionar ciertos ideales dando apoyo a diferentes mociones de Convergencia, y decidiendo pactar con ella un acuerdo de gobernabilidad dada la debilidad en la que se encontraba en el Ayuntamiento de Vic, al faltarle el apoyo de un regidor para una vez sumado al del regidor del PSC poder tener mayoría.

Abandonado el Círculo continué inscrito en Podemos aunque con la decepción de ver como la “nueva política”, el “asamblearismo” y la “plena participación” poco se cumplía, pero confiando en que con el tiempo se pudiera poner solución a tantos errores y problemas orgánicos. Pero desgraciadamente no fue así, y en Catalunya encima teníamos que lidiar con los deseos de nuestra ejecutiva central del partido (el Consejo Ciudadano Estatal) y Secretario General de hacernos desaparecer en un nuevo partido, el partido de Els Comuns.

Públicamente siempre me mostré contrario a desaparecer en un nuevo partido de Ada Colau y Adrià Alemany, el entender que no existía necesidad alguna en crear nuevos partidos que pudieran aglutinar a personas, movimientos ciudadanos y partidos progresistas deseosos de un cambio político, al entender que ese partido o espacio de encuentro ya existía y se llamaba Podemos, o Podem Catalunya en nuestro caso.

Desde mi llegada a Podemos en octubre de 2014 fui testigo de no pocas luchas de poder entre diferentes grupos por hacerse con el control del partido (Comunistes de Catalunya, Procés Constituent, Revolta Global, etc.). Un montón de luchas que lo único que consiguieron fue destrozar a Podem Catalunya y demostrar lo difícil que va a resultar gestionar un nuevo macro partido con muchos más actores, si realmente ha de ser asambleario. Por ello no somos pocos, o no éramos pocos, los que entendíamos que la mejor forma de unirnos en un proyecto político que permitiera aspirar a llegar a ocupar las instituciones era bajo la fórmula de una confluencia electoral.

Pero antes de poder ser testigo de cómo se organiza el nuevo partido, y de saber si Podem Catalunya decide integrarse en él (la espantada realizada por Podem Catalunya, consulta incluida, cuando su integración ya se daba por hecha y los intereses que hubieron tras ello daría para escribir un libro entero), ocurrió un hecho, el cual pasó desapercibido para la gran mayoría, y que para mí supuso la gota que colmó el vaso y me hizo tomar la difícil decisión de abandonar Podemos, y ese no fue otro que descubrir la torpeza y poca capacitación de nuestros diputados en el Parlament de Catalunya.

Quien escribe estas palabras lleva muchos años vinculado con el mundo laboral y ya lleva no pocos años denunciando un fraude de ley que en mi comarca (Osona) somos pioneros. Ese fraude de ley, para desgracia de los trabajadores, es el de las falsas cooperativas. Empresas que optan por constituirse bajo la fórmula jurídica de cooperativas de trabajo asociado, dados los beneficios que les comporta, pero en las cuales sus miembros cooperativistas no tienen voz y voto en las asambleas que deberían decidir sobre la gestión de la empresa y mucho menos derecho alguno a participar en los beneficios de la empresa. Una fórmula jurídica de empresa que cada día que pasa se está imponiendo en una mayor cantidad de sectores ante los buenos beneficios que reporta (en el amplio abanico del sector servicios, como podría ser en las camareras de piso, ya no es extraño ver la aparición de este tipo de cooperativas).

Ya hacía tiempo que en la prensa comarcal se venía hablando de la intención del Parlament de Catalunya de meterle mano a la llei Catalana de Cooperativas buscando mejorar las condiciones de trabajo y los derechos de estos falsos cooperativistas, sobre lo que escribí un artículo en la prensa comarcal. Pero a pesar de que no éramos pocos los que desconfiábamos de las modificaciones propuestas, de avisar de la inutilidad de alguno de esos cambios si no se modificaba la Ley General de la Seguridad Social, y que lo único que iba a conseguir era legitimar un fraude de ley y una degeneración de lo que es el cooperativismo, el 22 de marzo el Parlament de Catalunya aprobó la nueva ley con el apoyo de todos los grupos, incluyendo Podem Catalunya-CSQP.

El apoyar unos cambios, que no resuelven el problema y legitiman le fraude, es algo que comparo a si por un vacío legal se pudiera dar la esclavitud y quisiéramos legislar en favor de mejorar las condiciones de vida de los esclavos en lugar de abolir el esclavismo.

La cuestión es que ante tanta torpeza de nuestros diputados ya decidí arrojar la toalla y olvidarme por completo de un partido que nació para hacer “nueva política” y al final no es más que un partido tan vulgar y vertical como el resto, donde las luchas de poder son salvajes y todos se creen los más listos hasta el punto de verse capacitados para ocupar tantos cargos como puedan.

Por todo lo expuesto decidí dejar Podemos, entendí que como si de churras y merinas se tratara es mejor no mezclar el activismo y la lucha social a pie de calle con la política partidista y sus intereses. Los partidos en las democracias representativas supuestamente recogen las necesidades de la ciudadanía y canalizan sus propuestas hacia las cámaras de representación donde poder legislar para poner soluciones a los problemas y necesidades, pero la mayor parte de las veces, por mucho que se quieran autodenominar “nueva política” y vendan tener pies y ojos en las calles, sus intereses y su desconocimiento in situ de algunos problemas y necesidades no los convierte en los mejores compañeros de viaje de quienes pudieran estar luchando por su trabajo, su vivienda, su dignidad o su futuro.

MSNoferini

Carnies_en_Lluita

En la comarca de Osona a pesar de los maravillosos cambios aprobados en la llei catalana de cooperatives por el Parlament, y que para algunos ya ha puesto solución a todos los problemas, seguimos luchando.

Modificació llei cooperatives

Como vemos el apartado 8 no es más que una declaración de intenciones que sin la modificación de la Ley General de la Seguridad Social, obligando a este tipo de cooperativas a encuadrar a sus trabajadores en el Régimen General, quedará en nada.

Ja som Comuns?

Publicado: marzo 22, 2017 en Uncategorized
Etiquetas:, ,

El que havia de ser ha estat, o millor dit el que Sant Pablo Iglesias i els seus amics dels Comuns volien ja sembla que s’ha consumat. Podem Catalunya acabarà integrant-se en un nou partit per a glòria d’uns i lament de bona part de la militància.

Quan un ja porta uns quants anys de militància en aquest partit comença a fer-se una idea de cap a on aniran els trets o quins són els interessos que mouen a prendre una o una altra decisió, i és evident que els interessos de qui el preocupa més arribar a la Moncloa que respectar a la seva pròpia militància, dels qui volen tenir el control del nou partit i d’un Secretari General de Podem Catalunya que encara tenia pendent un deute considerable amb els qui sense ser de Podem, per no voler integrar-se en ell, li van facilitar la seva arribada i li van possibilitar ocupar un important lloc en la llista de CSQP a les eleccions al Parlament de Catalunya, d’aquell aparentment llunyà 2015, no són els mateixos que els dels inscrits.

No érem pocs els que teníem clar que darrera d’aquest exercici d’aparent democràcia interna, dins de Podem Catalunya, no hi havia més que una estratègia destinada a fer creure a la militància que seguim sent nosaltres els que tenim l’última paraula, però la veritat és que al final tota consulta o manifesta voluntat de les bases s’acaba retorçant en la recerca de l’objectiu desitjat, i en aquest cas era integrar-nos en el nou partit d’Ada i Xavier.

Se’ns va fer votar sota la pregunta: Creu que aquestes condicions són imprescindibles per a la participació de Podem en l’assemblea fundacional del nou partit amb ICV, Bec i EUiA? Fent referència a les tres demandes o punts de fricció sorgits en la negociació. Els quals eren:

  • L’exigència de tenir un codi ètic comú previ a la creació del nou partit.
  • Un sistema proporcional de llistes obertes per a l’elecció dels òrgans. Suposadament Podem estava en contra de les quotes per partits i l’elevat nombre de càrrecs de confiança que podrien entrar a proposta de Xavier Domènech (14 en un òrgan i 20 en un altre).
  • I la participació de totes les persones inscrites en Podem Catalunya de la manera habitual. És a dir, que els més de 52 mil inscrits de Podem Catalunya poguessin votar sense necessitat d’haver de passar per un nou registre o inscripció en En Comú.

Tres punts, dels quals en dos d’ells era relativament fàcil de poder arribar a un acord o enteniment, sent el principal punt de discrepància, una vegada més, el tema de les cadires en els dos nous òrgans executius, nombre que li anaven a correspondre a cada partit i com anaven a ser triades les persones a ocupar-les (doncs les llistes obertes per triar a la futura executiva podrien afavorir al que tingués més inscrits).

La qüestió és que al final, aparentment, tot s’ha solucionat (per a gaudi del senyor Fachín, el qual no ha rebut poques crítiques per oblidar-se del càrrec que ostenta i defensar amb excessiva vehemència els interessos de Els Comuns) i Podem Catalunya podrà formar part del nou “partit”. Encara que la veritat és que igual ens podríem trobar amb alguna sorpresa, ja que la pregunta de la consulta la van retorçar tant que se’ls podria tornar contra els qui la van idear, ja que aquesta no feia referència a integrar-se en cap partit sinó a “participar en l’assemblea fundacional”, la qual cosa podria portar a la militància, amb bon criteri, a exigir una nova votació per decidir si realment vol desaparèixer dins d’aquest nou partit o NO.

Els Comuns.jpg

_________________________________________

Lo que tenía que ser ha sido, o mejor dicho lo que San Pablo Iglesias y sus amigos de los Comunes querían ya parece que se ha consumado. Podem Catalunya acabará integrándose en un nuevo partido para gloria de unos y lamento de buena parte de la militancia.

Cuando uno ya lleva unos cuantos años de militancia en este partido comienza a hacerse una idea de hacia dónde irán los tiros o cuales son los intereses que mueven a tomar una u otra decisión, y es evidente que los intereses de quien le preocupa más llegar a la Moncloa que respetar a su propia militancia, de quienes quieren tener el control del nuevo partido y de un Secretario General de Podem Catalunya que aún tenía pendiente una deuda considerable con quienes sin ser de Podemos, por no querer integrarse en él, le facilitaron su llegada y le posibilitaron ocupar un importante puesto en la lista de CSQP a las elecciones al Parlament de Catalunya, de aquel aparentemente lejano 2015, no son los mismos que los de los inscritos.

No éramos pocos los que teníamos claro que tras ese aparente ejercicio de democracia interna, dentro de Podem Catalunya, no había más que una estrategia destinada a hacer creer a la militancia que seguimos siendo nosotras y nosotros los que tenemos la última palabra, pero lo cierto es que al final toda consulta o manifiesta voluntad de las bases se acaba retorciendo en la búsqueda del objetivo deseado, y en este caso era integrarnos en el nuevo partido de Ada y Xavier.

Se nos hizo votar bajo la pregunta: ¿Cree que estas condiciones son imprescindibles para la participación de Podem en la asamblea fundacional del nuevo partido con ICV, Bec y EUiA? Haciendo referencia a las tres demandas o puntos de fricción surgidos en la negociación. Los cuales eran:

La exigencia de tener un código ético común previo a la creación del nuevo partido.

Un sistema proporcional de listas abiertas para la elección de los órganos. Supuestamente podemos estaba en contra de las cuotas por partidos y el elevado número de cargos de confianza que podrían entrar a propuesta de Xavier Domènech (14 en un órgano y 20 en otro).

Y la participación de todas las personas inscritas en Podem Catalunya de la manera habitual. Es decir, que los más de 52 mil inscritos de Podem Catalunya pudieran votar sin necesidad de tener que pasar por un nuevo registro o inscripción en En Comú.

Tres puntos, de los cuales en dos de ellos era relativamente fácil de poder llegar a un acuerdo o entendimiento, siendo el principal punto de discrepancia, una vez más, el tema de las sillas en los dos nuevos órganos ejecutivos, número que le iban a corresponder a cada partido y como iban a ser elegidas las personas a ocuparlas (pues las listas abiertas para elegir a la futura ejecutiva podrían favorecer al que tuviera más inscritos).

La cuestión es que al final, aparentemente, todo se ha solucionado (para goce del señor Fachín, el cual no ha recibido pocas críticas por olvidarse del cargo que ostenta y defender con excesiva vehemencia los intereses de Els Comuns) y Podem Catalunya podrá formar parte del nuevo “partido”. Aunque lo cierto es que igual nos podríamos encontrar con alguna sorpresa, pues la pregunta de la consulta la retorcieron tanto que se les podría volver contra quienes la idearon, ya que esta no hacía referencia a integrarse en partido alguno sino en “participar en la asamblea fundacional”, lo que podría llevar a la militancia, con buen criterio, a exigir una nueva votación para decidir si realmente quiere desaparecer dentro de este nuevo partido o NO.

MSNoferini

ada-i-xavier-en-comuNo hace mucho a alguien se le ocurrió dar por sentado que yo formaba parte de ese extraño invento llamado “els Comuns”, y le sorprendió mi respuesta algo airada diciéndole un “NO” bien claro y rotundo. Tuve que explicarle a esa persona mi militancia durante más de dos años en Podemos, un partido o plataforma nacida para aglutinar a todas aquellas personas, partidos y movimientos sociales deseosos de una renovación democrática y poner sistema y gobierno al servicio de los ciudadanos.

Tal como he repetido hasta la saciedad somos muchos entre la militancia quienes no apoyamos la creación de lo que de manera eufemística se ha venido a llamar “nuevo sujeto político”, en lugar de llamarlo “partido”. No puedo apoyar la creación de un nuevo partido que vendría a unir a los partidos progresistas y los movimientos sociales cuando ese partido ya existe, y se llama “Podemos”, o “Podem” si hacemos referencia únicamente a Catalunya.

Ya puede venir San Pablo Iglesias pregonando las bondades de según qué uniones en su carta a los corintios o a los catalanes, o el Secretario General del partido en Catalunya, el cual en su discurso o las misivas enviadas a los inscritos nunca ha ocultado su simpatía por los comunes olvidándose no pocas veces a quien se debe, que a mí ninguno de ellos me hará cambiar de opinión ni comulgar con ruedas de molino. Pero está claro que al final, guste más o guste menos, deberá ser la militancia en su conjunto quien decida.

Realmente me molesta que quienes teniendo cierta alergia a Podemos, y no quisieron en su día integrarse en él, hayan convertido una plataforma de confluencia electoral, a lo que sí que doy mi apoyo incondicional, en un partido controlado por ellos, que en los momentos de decidir ciertas cosas de asambleario poco tiene (siendo consciente que en eso Podemos también tiene aún mucho que mejorar). Me molesta que algunos quieran hacer desaparecer la palabra Podem del nombre definitivo de ese extraño monstruo de Frankenstein; no les gustamos lo suficiente, pero están deseosos de poder contar con el empuje de la marca, así como poder usar a discreción la gran y activa militancia de Podemos. Y me molesta el deseo de algunos de querer repartir sillas en su posible futura ejecutiva en base a cuotas por marca.

Tampoco quisiera olvidarme de algo que hace tiempo que vengo notando, y cada vez es más evidente, y no es otra cosa que la clara tendencia que tiene ese proyecto en escorarse hacia ciertas tendencias independentistas y/o nacionalistas, y el proyecto “Un país en Comú” es un claro ejemplo de ello.

Nunca he ocultado mi poca simpatía con los nacionalismos, sean del tipo que sean, y sigue sin atraerme la idea de una Catalunya independiente, por mucho que como demócrata que soy apoyaré con todas mis fuerzas el derecho de los catalanes a decidir su futuro. Creo que es evidente el interés del nacionalismo catalán en poder tener controlado el nuevo sujeto o partido que viniera a ocupar el espacio que debiera haber ocupado Podem Catalunya. Y por eso tengo muy claro que si llegado el momento tuviera que decantarme por apoyar con mi voto a un partido independentista con una clara vocación social ya tengo a la CUP,  un partido que no oculta sus intenciones e ideales y siempre ha luchado abiertamente por ellos.

MSNoferini

Tras estar cerca de dos años militando en Podemos llegó el día en que decidí apartarme definitivamente. Pensando en positivo sobre esa etapa de mi vida y sobre todo lo que me aportó me quedo con unas cuantas vivencias y con algo muy valioso capaz de hacerme olvidar algunos malos momentos, y no es otra cosa que un buen número de amigos.

Demasiadas veces utilizamos la palabra “amigo” demasiado a la ligera, ya que una cosa es el conocido, con el que puedes tener una mayor o menor confianza, y otra bien diferente el amigo, esa persona en la que confías y con la que se comparte unos lazos y un afecto tan grandes, o en algunos casos más, como los que se puede tener con un familiar. Por eso me siento muy afortunado de poder haber incrementado mi número de amigos con algunas grandes personas, como podría ser el caso de mi amigo Rafa, o Don Rafael, una persona honrada, sincera y con carácter, de esas que vale la pena conocer.

Recuerdo bien el día en que conocí a Rafa, desde entonces ya han pasado casi dos años. No llevaba excesivo tiempo en Podemos y en mi círculo íbamos tan perdidos como seguramente en el resto al no tener ningún contacto con nadie dentro de la propia estructura del partido a quien plantearle nuestras dudas y que pudiera asesorarnos, por ello cuando tuvimos conocimiento de que unos compañeros del Vallés Oriental organizaban un acto en Granollers donde poder compartir experiencias y donde pudiéramos ayudarnos mutuamente no lo dudamos y unos cuantos compañeros acudimos a él. De los tres compañeros que desde lo alto de a una tarima se dirigieron a los asistentes uno era Rafael García.

Tras el acto de Granollers continué manteniendo contacto con Rafa a través de una red social desde la cual le hice llegar fotografías del acto y posteriormente recurrimos a él para tirar para adelante el Círculo de Hostalets y se le invitó a asistir a un acto que hicimos en Vic. Tras estos actos ya no perderíamos el contacto, fuera de manera virtual en los cientos de canales del famoso “telegram” y viéndonos en algunos actos, siendo invitado por él a participar con otros compañeros en un grupo que bajo el nombre de “Queremos y Podemos” ya se habían presentado a las elecciones al Consejo Ciudadano Estatal y que aquí en Catalunya tenían intención de presentar candidatura bajo la marca “Volem i Podem”. Un grupo de excelentes personas de las que guardo un buen recuerdo y con algunas de las cuales tengo amistad o una excelente relación.

Desde mis primeros contactos con Rafa hasta el día de hoy le he visto ir creciendo dentro del partido hasta convertirse en uno de esos valores imprescindibles, en un partido que como Podemos presume de activismo y compromiso social, pero desgraciadamente cuando uno tiene el carácter, la honestidad y la sinceridad de la que él hace gala es fácil de que se convierta en alguien molesto para los “escaladores”, envidiosos u holgazanes.

Siendo un activista comprometido con la PAH, siendo el portavoz del Círculo sectorial de Habitatge en Catalunya y Vivienda Digna de todo el estado y participando en los Círculos territoriales Rafa García ha hecho más por este partido, por su imagen y por no pocos compañeros, de lo que han hecho la gran mayoría de miembros del anterior Consejo Ciudadano Autonómico así como del actual.

No han sido pocas las veces que en mis conversaciones con Rafael García uno u otro, fruto de la decepción, nos habíamos planteado abandonar Podemos, unas veces era yo y dándome la razón él se apuntaba a dejar definitivamente el partido, y otras veces era él quien me explicaba algún delusorio episodio que le llevaba a plantearse dejar su militancia y yo el que le decía que si él se iba yo me iría con él, pero en este caso siempre animándole a que se lo replantease dado lo necesitado que estaba y está este partido de personas de su valía y experiencia.

Si hacemos caso a lo evidente, y a lo que ya decía hace más de un año un informe encargado por el propio partido, en Catalunya hemos perdido a más de la mitad de esas personas que con ilusión y ganas de trabajar entraron en los Círculos. La mala gestión de los Círculos por parte de quienes los conformaban, el nulo apoyo y asesoramiento desde los órganos autonómicos y la manifiesta decepción por ver como algunos de los importantes principios de los que nos dotamos (como podrían ser: el asamblearismo, la transparencia y el activismo) y que nos debían hacer diferentes al resto de partidos se iban incumpliendo de manera sistemática, han llevado a un elevado número de compañeros a abandonar la militancia en Podemos.

Yo hace ya unos meses que me considero como alguien externo al partido, seguiré siendo simpatizante y votante de Podemos pero totalmente ajeno a la militancia activa, total tampoco era un activo de excesiva importancia, pero si Rafael García deja el partido, tal como algunos pretenden, esta sí que será una pérdida irremplazable. Pocos son los compañeros, con cargo orgánico o sin él, que se han recorrido toda Catalunya dando impartiendo conferencias y participando en actos como él ha hecho, pocos son los compañeros que han ayudado siendo un militante más a asesorar a los círculos, pocos son los compañeros que no han tenido problemas en decir las cosas claras y a enfrentarse a tanto crápula, y pocos son los verdaderos activistas que entienden de que Podemos no puede suplir la lucha en la calle y continúan partiéndose la cara a diario en plataformas como la PAH.

Perder a personas de la valía de Rafael García es un lujo que este partido no se puede permitir, y por lo tanto os animo a mostrarle vuestro apoyo al compañero en estos momentos que más que nunca se está planteando lanzar la toalla cansado de ver la deriva en la que navegamos y lo poco que se valora a las personas trabajadoras y activistas. Ya hemos perdido demasiados “Rafaeles García” sin que desde nuestros órganos ejecutivos, pretéritos o actuales, se haya hecho nada por evitar su marcha o animarlos a volver.

Tengo claro que Podem Catalunya es un auténtico desastre y nadie quiere ponerle solución. Creo que es evidente de que hay personas que por su forma de ser y perfil son molestas a nuestra propia “casta”, por lo que algunos no tienen problema en buscar con total deslealtad sacarse de encima a estos compañeros y compañeras contrarios o que podrían dificultar sus intereses personales o colectivos, como podrían ser lanzarnos a los brazos de un nuevo partido. Por todo ello sólo me resta decir bien alto al estilo de lo que decían todos los esclavos al final de una excelente película de Stanley Kubrick, para que lo oigan todos aquellos que quieren sacarse de en medio a Rafa, “yo también soy Rafael García”.

MSNoferini

foto-rafa-y-barbara

 

Podem Cercles

Para todos aquellos que me conozcáis o me hayáis leído de manera habitual sabréis de mi militancia política en Podemos, como también sabréis de mi cansancio y decepción. Pero lo cierto es que aun estando bastante desilusionado con los derroteros por los que parece deambular nuestro partido no tengo intención, para desgracia de algunos, de abandonar el partido. Creo, tal como he dicho en alguna otra ocasión, que irme ahora sería como una derrota y pienso que aun puedo aportar mucho. Pienso que las personas críticas y sinceras, pero siempre desde una perspectiva constructiva, somos muy necesarias en proyectos políticos como en el que estamos inmersos.

Y dicho lo dicho mencionar que tras la elección de los nuevos órganos ejecutivos de Podem Catalunya y su Secretario General me prometí, y así lo dije públicamente, que les daría un margen prudencial de tiempo antes de abrir boca y si se lo mereciesen criticarles, cosa que espero que no suceda.

No desvelo nada nuevo si digo que la candidatura que se hizo con la victoria en estas pasadas elecciones internas, copando buena parte de los 35 puestos (34 CCA y 1 de la SG), no contaba con mi apoyo ni tampoco con mi confianza. Los motivos ya no vienen al caso. Lo único que puedo decir es que estos compañeros/as, y todos los que forman el nuevo Consejo Ciudadano, les espera el difícil reto de enderezar la situación en Podem Catalunya y recuperar unos valores que parecen haberse perdido por el camino, a la vez que van a tener la responsabilidad en algo tan importante como decidir el futuro de nuestro partido, un futuro que algunos compañeros y compañeras entienden que ha de pasar por una confluencia de partidos o por una unión en un partido instrumental.

Desde la militancia, que no los inscritos –ya que cualquiera puede ser inscrito–, somos mayoría los que, al igual que se ha visto en Galicia, rechazamos la creación de un partido instrumental que absorba o fagocite a Podem Catalunya. Creo que la mayor parte de los miembros activos de Podemos –pues no son pocas las sospechas de que una buena parte de los inscritos, a los que ya he hecho referencia, fueron inscritos por otras formaciones con el fin de poder tener un cierto control sobre las decisiones que se pudieran tomar a la hora de votar– aceptamos y/o apoyamos cualquier confluencia electoral que pueda servir para tener el mayor número de apoyos a la hora de entrar en las instituciones y trabajar en beneficio de la ciudadanía, pero nos negamos a aceptar la creación de un nuevo partido en el que integrarnos.

No somos pocos los que nos preguntamos ¿qué necesidad existe de crear un nuevo partido que venga a suplir a Podemos en Catalunya si ya existimos nosotros? ¿No somos acaso un partido transversal totalmente abierto a todas aquellas personas que vengan a sumar con la única condición de aceptar nuestros Principios Éticos? ¿No hemos aceptado la integración de otros partidos en nuestras filas, como Revolta, y hemos permitido que una parte de sus miembros ocuparan buena parte del Consell Ciutadà de Catalunya? ¿Por qué hemos de ser nosotros los que siendo el actor con mayor tirón entre el electorado deba renunciar a nuestro nombre en beneficio de la élite que se encuentra tras el nombre En Comú?

Hace pocos días los compañeros de Galicia nos enseñaron el camino a seguir en Catalunya, sometiendo a votación entre sus inscritos cuál debía ser la fórmula que debía elegir Podemos Galicia para concurrir a las próximas elecciones autonómicas a su parlamento, y con muy buen criterio la pregunta tenía dos posibles respuestas: a) Como una confluencia electoral con los diversos actores del cambio, y b) En solitario. Tras someter la pregunta a consulta el resultado fue ir a las elecciones en una coalición electoral. Lo que por lo visto no ha gustado a quienes convirtieron la coalición En Marea en un partido, llevando a los diferentes actores de dicho proyecto a negarle a Podemos Galicia esta forma de asociarse y cerrando la puerta a poder concurrir juntos a las próximas elecciones gallegas.

Compañeros y compañeras que vais a llevar el peso de la negociación, con En Comú, ICV, Equo Procés Constituent y no sé cuantos más, desde aquí os pido dos cosas: una que toda negociación cumpla con esa máxima nuestra que constituye un pilar en este partido aunque por desgracia no siempre se ha cumplido, máxima transparencia y que sea “con luz y taquígrafos”; y dos no negociéis algo si previamente los militantes e inscritos no hemos decidido si queremos  unirnos o hermanarnos, y cuál ha de ser la forma elegida para hacerlo.

También me gustaría hacer referencia a que el próximo 25 de septiembre no sólo va a haber elecciones para la Xunta de Galicia pues también nuestros hermanos de Euskadi están llamados a las urnas, lo que les ha llevado a afrontar el reto de negociar e intentar cerrar por primera vez un acuerdo con diversos actores políticos en busca de una confluencia electoral. El resultado de esa modélica negociación ha sido el cerrar un excelente acuerdo, a la espera de ser ratificado por su militancia, en la que a la hora de confeccionar la candidatura el peso de Podemos Euskadi, IU y Equo será proporcional al peso que cada una de las formaciones ha demostrado tener en las últimas elecciones y en la vida política en Euskadi, lo que les va a suponer tener una representatividad del 83% para Podemos, un 12% para IU y un 5% para Equo. El hacer referencia a esta negociación y su resultado viene a cuento de que si al final se cerrase algún tipo de acuerdo, por así desearlo las bases, debemos ser los suficientemente inteligentes como para saber darle a cada partido u organización el peso real que pueden tener en la confección de cualquier candidatura, no podemos volver a caer en el errores cometidos hasta la fecha que en la confluencia con ICV en ese esperpento de candidatura llamada Catalunya sí que es pot permitimos que a día de hoy ICV tenga a 7 de 11 representantes en el Parlament y nosotros 4; o en la confluencia al Parlamento estatal donde concurrimos con la marca En Comú Podem, siendo el número de representantes electos 12 y de los cuales En Comú tuvo 5, ICV-Euia tuvo otros 5 y Podem Catalunya se quedó con sólo 2 representantes.

En conclusión:

1.-Aunque a algunos no nos guste la idea de la confluencia la aceptaremos si la militancia así lo decidiera en beneficio de sumar apoyos en la búsqueda de un cambio político, otra cosa es aceptar la creación de partidos instrumentales pues muchos consideramos esta opción inviable por entender que atenta contra nuestros propios principios.

2.-La militancia ha de tener conocimiento desde el minuto cero de cómo se lleva a cabo la negociación.

3.-A la hora de negociar una posible confluencia electoral se ha de hacer entender a las otras partes que nosotros somos el actor principal de dicho proyecto, lo que nos debería llevar a conseguir a un acuerdo similar al negociado por nuestros hermanos de Euskadi, salvando las distancias y teniendo en cuenta de que hay mayor número de actores en el proyecto.

Por lo tanto visto lo expuesto simplemente añadir que si debemos negociar una confluencia se acabó considerar a ICV y EUiA como dos entes diferenciados, se acabó darle a En Comú todas las ventajas y permitir que se crea el eje central del proyecto, se acabó el que otras formaciones y organizaciones minoritarias tengan mayor representatividad de la que les correspondería por su pasado y su peso político. Y si no quieren entenderlo o aceptarlo nos olvidamos de quienes no nos respetan y tomamos la misma vía que han tomado nuestros compañeros de Galicia, presentarnos solos como Podem Catalunya, que ganas ya tenemos. Ya se acabó el ser ninguneados y el ser la mano de obra de nadie, somos Podemos y nacimos para conquistar los cielos o lo que es lo mismo, las instituciones.

MSNoferini

Hoy es uno de esos días de mierda en que hubiera sido mejor no levantarse. Mi estado anímico no es todo lo bueno que debería ser. Tal vez una extraña alineación de los astros ha hecho que el día de hoy estuviera predeterminado como uno de esos días aciagos en la vida de este pobre mortal.

Si hoy era un día muy especial, por un muy triste recuerdo de algo que marcó mi vida hace seis años, se ha sumado que los calores del verano parecen no sentarle del todo bien a algunas de las personas con las que he tenido que tratar, y el ver con decepción como un proyecto al que con ilusión le había dedicado bastante tiempo, especialmente durante estos últimos días, no ha tenido los resultados esperados.

Los que me conocéis, o perdéis algunos minutos de vuestro valioso tiempo en leer mis escritos y divagaciones, sabéis de mi militancia política. Algunos sabréis que tras ver como algunas personas han destrozado y vendido la delegación (Círculo) del partido en el municipio donde vivo decidí abandonarlo y denunciarlo. También sabréis que junto a algunos compañeros y amigos decidimos desarrollar un proyecto con vistas a nuestras elecciones orgánicas. Unas elecciones de las cuales hoy hemos tenido conocimiento de sus resultados, y estos no han sido para nada los esperados.

Muchos que no me conocen excesivamente bien o no soy santo de su devoción pensarán que mi resquemor es fruto de mi ego o haberme creído más de lo que soy, pero aunque ego seguramente tengo tanto como el que más, los tiros no van por ahí. Lo que realmente me ha cabreado es que un partido donde la gente presume de ser activista y se les llena la boca hablando de castas, han acabado idolatrando a nuestra propia casta y cerrando las puertas a un activista como la copa de un pino y mejor persona, mi amigo Rafael García.

No le veo ningún sentido que Podemos y sus gentes día sí y día también se acaben acercando a una concepción de partido cada vez más parecida a la del resto de partidos. ¿Dónde quedaron ciertos valores y la nueva política? ¿Cómo puede ser que la gente acabe idolatrando y votando a compañeros y compañeras que ya tienen un cargo político, retribuido y que van camino de convertirse en nuestra propia casta? ¿Cómo puede ser que ni siquiera hayan tenido el sentido común de evitar el voto plancha a una lista y no hayan tenido el buen criterio de elegir a la gente por su valía y activismo?

Sinceramente estoy muy cansado de niñatos, politólogos y de todos aquellos que presumen de activismo, cuando su activismo se reduce a una mero activismo virtual o al acudir a una manifestación de uvas a peras. Estoy cansado de oír a todos aquellos que presumen de su presencia en el 15M y de ser los padres de no se cuantos movimientos sociales. Estoy cansado de quienes se han convertido en meros palmeros de ciertas élites podemitas. Estoy cansado de la cantidad de gente sin criterio alguno que seguramente como dice el dicho “presumen de aquello de lo que justamente carecen”. Estoy cansado de que se cierre la puerta a personas hechas y derechas, y a un verdadero activista con personalidad y criterio, como es mi amigo Rafa García, para crear una nueva cúpula compuesta mayoritariamente por jóvenes imberbes, y que encima algunos fueran presumiendo de ser una candidatura de jóvenes. ¿Dónde quedó el respeto y saber valorar la experiencia?

Bueno no me extiendo más. Simplemente decir que estoy de bajón, que esta es mi opinión y así la he querido compartir con vosotros y vosotras porque necesitaba expresarme y sacarlo al exterior.

Seguramente muchos no compartiréis lo aquí expuesto o no os gustará este escrito, pero lo cierto es que no escribo para gustar, escribo para dar mi opinión, denunciar lo que no me gusta y, no menos importante, como una terapia personal.

Un abrazo a la buena gente de Podem Catalunya, felicidades a los compañeros y compañeras ganadores y de hoy hasta septiembre tomaré la decisión si debo volver a este proyecto llamado Podemos o es mejor que siga mi camino en solitario.

Marco

photo216977028081101325