Posts etiquetados ‘Pedro Sánchez’

En estos tiempos que corren es habitual leer titulares y artículos en los que se habla de estabilidad, mercados, responsabilidad de estado, déficit, prima de riesgo, futuro UE y todo ello en referencia a lo que para algunos representan las prioridades políticas de este país y lo que se podría poner en riesgo si la “radicalidad” y el “populismo” llegaran al gobierno del estado, o de cualquier estado, y que con la victoria de Pedro Sánchez a la Secretaría General de PSOE podría estar más cerca (¡vaya tontería!).

Desde que se hizo pública la victoria del nuevo Secretario General del partido de la rosa que el aparato del PP y el del sistema capitalista, donde se encuentran algunos destacados miembros y ex miembros del propio PSOE, no tardaron ni un segundo en poner en marcha toda su maquinaria mediática para comenzar a utilizar la estrategia del miedo para intentar hacer ver lo que puede suponer el presumible “giro a la izquierda” o “giro radical” del PSOE.

Lo cierto es que cuando leo o escucho esos titulares y comentarios me viene la risa para luego dar paso a una cierta indignación. Sería bueno recordar, a quienes pudieran caer en el error de creerse a los voceros y sofistas del sistema o régimen, que el PSOE hace tiempo que abandonó y olvidó los postulados ideológicos del socialismo para convertirse en un partido que oscila en la zona central del espectro político y con un ideario económico plenamente liberal. Ojalá pudiéramos ver a un PSOE anteponiendo las políticas sociales a las políticas de apoyo al capital y al sistema, y dispuesto a buscar consensos a su izquierda en lugar de buscarlos en el lado contrario, con sólo eso algunos ya nos daríamos por satisfechos, pero eso aún no ha ocurrido.

Es evidente que el miedo del sistema o de los grandes poderes económicos viene de la posibilidad de que se pudiera materializar un acuerdo de gobierno entre el PSOE y ese “aquelarre de populistas radicales” que es Podemos. Para ciertos poderes el tema no es tanto el color del gobierno que se pudiera formar sino el miedo a que se pudiera poner fin a un gobierno que a pesar de la podredumbre de corrupción se ha empleado a fondo para asegurar unos grandes beneficios a unos pocos aun a costa de endeudar más el país o sangrar a la ciudadanía.

Pensemos que a pesar de lo que se vino a llamar crisis, con lo que supuso para la ciudadanía (desempleo, pobreza, perdida de hogares por impago y desahucios, desmantelamiento de las administraciones públicas, etcétera), la banca ha seguido teniendo pingües beneficios y ha podido comprar a precio de saldo las cajas y bancos que en su día fueron rescatadas con dinero público (unos míseros 100.000.000.000 de euros), las empresas del sector energético más de lo mismo y se les ha hecho trajes a medida para evitarles cualquier tipo de pérdidas (valga el ejemplo de lo que se vino a llamar el impuesto al sol), los grandes empresarios cercanos al régimen han tenido acceso a los mejores concursos públicos y se les ha garantizado sus beneficios aunque el proyecto pudiera quedar suspendido o fuera ruinoso (ahí tenemos el ejemplo del almacén gasístico Castor), otros poderosos vieron cómo se les hacía una amnistía fiscal a medida para poder legalizar su dinero negro de dudosa procedencia. Por lo tanto ¿Cómo no van a intentar por todos los medios todos estos poderes y el partido de la corrupción, los sobres y la caja B, que venga alguno a poner límite a su poder y a sus beneficios?

rescate bancario

Si no nos lo habíamos planteado ahora ya podemos hacernos una idea de quienes son los peligrosos y radicales, porque al final el radical no es tanto el que quiere reformar el sistema para recuperar lo que es la plena democracia, la separación de poderes y poner las instituciones al servicio del ciudadano, como el que corrompe el sistema para ponerlo a su servicio y al de unos pocos. Y en cuanto a lo que se ha venido a llamar como “populismo” que no nos cuenten milongas, todos y cada uno de los partidos tienen la malsana costumbre de calentarnos los oídos con su demagogia y promesas para luego incumplirlo casi todo,  haciendo auténtico populismo. Pero no nos engañemos, lo que al final ha hecho más daño a este país no ha sido el “populismo” sino el “Popularismo” del partido del gobierno.

MSNoferini

Corrupción

Ayer supimos que la Comisión Europea ha vuelto a dar un nuevo tirón de orejas al Gobierno español, en este caso por su poca voluntad en diseñar una estrategia para combatir la corrupción. Así nos va.

Anuncios

exlider-del-psoe-candidato-las-primarias-pedro-sanchez-saluda-militantes-socialistas-viladecans

Sintiéndome muy de izquierdas y socialista, aunque habiendo militado en otro partido por ser poco simpatizante de quienes se hacían llamar socialistas sin serlo, desearía felicitar a quien ha sido capaz de ganar unas primarias a la secretaría general del PSOE con el apoyo de la militancia superando el hándicap de tener en su contra a toda esa aristocracia “baronil” tan escorada a la derecha y a los más importantes medios de comunicación.

El señor Pedro Sánchez ha demostrado tener casi tantas vidas como un gato, pues cuando ya la mayoría lo dábamos por muerto y enterrado ha sido capaz de volver de entre los muertos para desgracia y suplicio de la mayor parte de quienes precipitaron su caída tras negarse a apoyar la investidura de quien muchos consideramos el peor presidente de esto que algunos llaman democracia, el señor Mariano Rajoy Brey.

Felicidades, señor Sánchez. Y ahora a ver si sus palabras sobre temas tan importantes como el ‘no’ a apoyar al partido más corrupto del Estado, el buscar una posible alternativa de izquierdas y el reconocimiento de la plurinacionalidad española, buscando con ello dar un primer paso en la búsqueda de una solución negociada con Catalunya, son algo más que palabras y promesas estériles de las que tanto se dan en las campañas electorales.

MSNoferini

http://www.elperiodico.com/es/entre-todos/participacion/pedro-sanchez-ahora-toca-cumplir-promesas

 

portada_conspiracionesEs interesante leer de la mano de Jesús Cintora, a través de su último libro “Conspiraciones”, como se desarrollaron los hechos que impidieron que tras las elecciones generales del 20D se pudiera formar un gobierno progresista de izquierdas.

Es habitual sentir a los diversos pesos pesados del PSOE echar en cara a Podemos su responsabilidad en permitir con sus decisiones que el Partido Popular siguiera en el Gobierno. Pero omiten que su proyecto y su idea de los que debía ser un gobierno progresista y de izquierdas se sustentaba sobre un acuerdo de gobernabilidad con Ciudadanos, un partido que recientemente despejó cualquier duda, si es que la había, sobre su ideario al suprimir la palabra Socialdemócrata de sus estatutos para declararse abiertamente liberal.

Los PSOEcialistas, o la mayor parte de quienes conocemos bajo el aristocrático término de “Barones”, nunca quisieron un gobierno progresista que pudiera poner en riesgo su estatus, sus bien retribuidos puestos en algunos importantes consejos de administración y pudiera ir en contra de los intereses de aquellos que les llenan los bolsillos.

Es evidente que cuando algunos prometían tener la voluntad de poner fin al gobierno de Rajoy, buscando un acuerdo con las fuerzas de izquierda, no era más que simple postureo de cara a la galería, y de haber sido posible el entendimiento algunos simple y llanamente hubieran buscado llevar a la práctica esa paradoja tan bien descrita por Giseppe Tomasi di Lampedusa en el Gattopardo: “Cambiarlo todo (o algo) para que nada cambie”.  Pues: ¿Cómo consentir un Gobierno progresista que ponga freno a las puertas giratorias cuando no son pocos en el PSOE, como en muchos otros partidos, los que le han sacado un gran provecho? ¿Cómo consentir un gobierno que apueste por la máxima transparencia, cuando la opacidad es la norma de la mayoría de partidos? ¿Cómo permitir un Gobierno que pudiera poner en riesgo los jugosos beneficios de ciertas importantes empresas y grupos empresariales que son quienes les financian y en los que algunos acaban tras su carrera política?

Lean ustedes esta breve síntesis de lo que describe Jesús Cintora en su libro, y con ello podrán hacerse una idea de cómo, según el autor, se desarrollaron los hechos que lamentablemente impidieron que se pudiera desalojar del poder, creando una alternativa, al partido más corrupto de la democracia y que más ha favorecido con sus políticas en incrementar brecha entre ricos y pobres, el PP.

Falta poco más de una semana para que se presente a la primera sesión de investidura[…], “han pasado dos meses desde las elecciones del 20D”.

Es ahora cuando se produce la primera reunión anunciada para negociar un supuesto Gobierno progresista. Tarde y mal[…].

Podemos rebaja sus expectativas. Insiste en que el referéndum de Cataluña se puede negociar y ya no exige un número determinado de ministerios, aunque sí entrar en el Gobierno[…].

Iglesias declara que su formación está dispuesta a ceder “en muchas cosas”, menos en la condición de entrar en ese Ejecutivo, porque el PSOE tiene 5.530.693 votos y Podemos 5.189.333[…].

Sánchez y los suyos no han tenido interés en negociar las propuestas de Podemos, que considera inasumibles, y Pablo Iglesias se lamenta de que en eso consiste una negociación, en rebajar puntos de partida[…].

Así llega la reunión en la “sala roja” del Congreso[…].

Tiene su punto que el PSOE esté negociando a la vez en dos estancias. En una Podemos, Izquierda Unida y Compromís. En otra, con Ciudadanos. Hasta el punto de que en la “sala roja” los allí presentes ven como los negociadores socialistas se van levantando y desaparecen por un largo tiempo[…].

Errejón reprocha a los negociadores socialistas que “pueden estar negociando una cosa en esta mesa y la contraria en la otra sala con el partido de Rivera”[…].

En Podemos sienten que no les toman en serio[…].

Para millones de votantes que desean un Gobierno de izquierdas las esperanzas se desvanecen[…].

Pablo acusa a los socialistas de haberles ocultado los avances en las conversaciones con Ciudadanos[…].

Iñigo e Iglesias coinciden, “la mano de Podemos sigue tendida y Pedro debe elegir”[…].

Pedro y Albert presentan su acuerdo con una cuidada escenificación[…].

Por ahora, a Sánchez le sirve para mantenerse vivo al frente del PSOE. No ha desobedecido, ni a la vieja guardia ni al mandato que firmó con el Comité Federal[…].

Los socialistas reconocerán meses después, en privado, que se equivocaron al pisar fuerte el acelerador para pactar con Ciudadanos y tener en punto muerto el diálogo con Podemos[…].

Los hechos descritos por Jesús Cintora nos permiten hacernos una idea de cómo fue la negociación posterior a las elecciones generales del 20D y a quién debemos principalmente responsabilizar de lo que pudo ser y lamentablemente no fue. Como todos sabemos, cuándo en cualquier relación a dos surgen problemas la responsabilidad en mayor o menor medida siempre es o suele ser compartida. Con ello quiero decir que en esa negociación Podemos también se pudo equivocar y cometer sus fallos, pero es innegable que el PSOE y su Comité Federal nunca quisieron y buscaron un acuerdo capaz de llevar a buen puerto un pacto de la izquierda que permitiera un Gobierno progresista. Las diferencias ideológicas (que quedaron patentes en el caso del PSOE a la hora de preferir pactar con Ciudadanos aunque pudieran significar dinamitar cualquier acuerdo por la izquierda), las diferencias de programa, los egos, el deseo de alguno de no buscarse poderosos enemigos para poder asegurarse con ello la continuidad en el cargo, la confianza en que un nuevo proceso electoral les podría beneficiar, etcétera, pusieron punto y final a una oportunidad que tal vez en mucho tiempo no se pueda volver a dar (su abstención tras las elecciones del 26J se merece un capítulo a parte). Y mientras las ciudadanía seguimos y seguiremos padeciendo en nuestras carnes las consecuencias de su irresponsabilidad.

MSNoferini

Pedro Sanchez y Albert Rivera

el-puto-psoe-se-vende

Siempre me digo que para mi salud mental quizás haya llegado la hora de leer menos prensa y desconectar un poco de la actualidad, pues sin lugar a dudas la ignorancia me hará más feliz o como mínimo me evitará más de un enfado. Pero lo cierto es que por mucho que me lo repita a mí mismo soy incapaz de llevarlo a la práctica y por eso estoy en un permanente estado de indignación, y el día de hoy no es ninguna excepción pues con sólo echarles un vistazo a las portadas del día la sangre ya me hierve.

Solamente debemos mirar el extracto de las portadas de dos de los diarios de tirada nacional más importantes del país que adjunto para darnos cuenta como de sucia es la política y hasta qué punto de degradación ha llegado el Partido Socialista Obrero Español.

¿A quién querían engañar aquellos que llevaron a la destitución de Pedro Sánchez diciendo que lo que les movía nada tenía que ver con el permitir la investidura del Mariano Rajoy y darle el gobierno al PP? La realidad es más que evidente y, estando aún caliente el cadáver político de su ex Secretario General, algunos no han tenido el menor pudor en hacer pública su intención de promover la abstención del PSOE para permitir con ello que el PP se haga con el gobierno del estado en una próxima sesión de investidura, tal como queda de manifiesto en la portada del diario El País, un diario muy cercano al partido socialista.

El PSOE, un partido que como es evidente de “socialista” y de “obrero” poco o nada tiene, ha acabado abrazando unos ideales que podríamos catalogar como de “neofascismo económico” y permitiendo que el control del partido y los ideólogos de él sean una serie de personas que hace tiempo que perdieron la credibilidad que pudieron tener en otra época, al haber sucumbido a los encantos del poder y los cargos bien retribuidos en importantes empresas.

Al final el PSOE, un partido tan aristocrático que hasta cuenta con “Barones”, va camino de convertirse en una sombra  de lo que fue porque unos cuantos pensaron más en las treinta monedas de plata que podrían recibir en pago a sus servicios que en respetar la voluntad de su militancia y devolverlo al nicho ideológico que desgraciadamente hace tiempo que abandonaron.

Como persona de izquierdas, simpatizante y exmilitante de Podemos podría alegrarme de lo que podría suponer para el futuro del PSOE el tomar una decisión del calado de llevar una vez más al tal Rajoy a la Moncloa por el desgaste que le podría causarles, pero lo cierto es que no me produce alegría alguna presenciar este circo y ser testigo de la desmembración del partido socialista, por mucho que la casi segura pérdida de votantes que les pudiera ocasionar el haber tomado esta decisión beneficiara a Podemos, llevándole de una vez al famoso “sorpasso”.

En beneficio de la democracia considero necesaria la existencia de más de un partido de izquierdas, ya que entre otras cosas no podemos volver a caer en un bipartidismo con un partido predominante en cada uno de los dos lados del espectro político. Sería deseable poner fin a las mayorías absolutas, pues la experiencia nos demuestra lo negativo que resulta el dar un cheque en blanco a un único partido, y la formación de gobiernos participados por más de un partido permitiría tener un mayor control y unos contrapesos que ahondarían en beneficio de la democracia y la transparencia, y en definitiva de todos/as.

Tampoco querría de olvidarme de mencionar lo que considero una insensatez política y un atentado contra la propia esencia de la democracia, la marginación y esa enfermiza aversión hacia los partidos nacionalistas o soberanistas, algo que desgraciadamente es muy visible en algunos dirigentes del PSOE. Siempre habrán partidos que nos gustarán más o nos gustarán menos, y en mi caso siempre he dicho abiertamente de que no soy ni nacionalista ni independentista, pero considero estúpido excluir de cualquier negociación a un partido tan democrático como el resto por el simple hecho de reivindicar algo tan lícito como que los ciudadanos a los que representan en su territorio tengan el derecho a decidir cuál ha de ser su futuro territorial. Es evidente que todo partido que acepte someterse a unas reglas democráticas tiene cabida en política, y por lo tanto no tiene ningún sentido esa actitud tan excluyente, que desgraciadamente comparten tres de los cuatro grandes partidos estatales, hacia los partidos nacionalistas, pues a fin de cuentas estos defienden el sentir de las cientos de miles de personas que les votaron.

MSNoferini

nuevo-logo-psoe1

Nuevo logotipo del PSOE más acorde con su actuales formas de actuar

Pasan los meses y nuestros representantes políticos no han sido capaces de sacar adelante un acuerdo que permita la formación de gobierno. Tal como ya he manifestado en alguna otra ocasión la falta de gobierno, para no pocos ciudadanos, es un mal menor pues es innegable que el sol continuará saliendo cada día con o sin gobierno y las administraciones, verdadero motor del poder ejecutivo, y los servicios públicos siguen funcionando.

Ante todo decir que no soy analista político y la mayoría de mis conocimientos son fruto de la información obtenida desde los medios y la visión más o menos amplia fruto de la experiencia, lo que me lleva a tener una perspectiva similar a la que pueden tener otras tantas personas. Es innegable que todos, o la gran mayoría, no pensábamos que tras las pasadas elecciones del 26J fuera tan complicada la formación de gobierno como aparenta ser. No éramos pocos los que teníamos el convencimiento que llegado el caso las diferencias ideológicas de los partidos mayoritarios y esas famosas líneas rojas que supuestamente ponen ciertos inamovibles límites en toda negociación no serían impedimento para que un partido como el PSOE, con sus denominados “barones” cada día más cerca de unos ideales y tesis del neoliberalismo económico, en un aparente “ejercicio de responsabilidad política” llevarían a su partido a permitir con su abstención o la de una pequeña parte de sus diputados a que al señor Rajoy y su partido repitieran gobierno con el apoyo de Ciudadanos, pero de momento aun no ha sido así.

De toda esta historia o circo; porque no deja de ser un circo con sus fonambulistas caminando por la cuerda floja, sus trapecistas, malabaristas, domadores e incluso sus payasos; a uno no deja de sorprenderle ver como siempre hay alguna persona dispuesta a saltarse el guion y querer otorgarse un papel que a priori no le correspondía, como podría ser el caso del todavía Secretario General del PSOE. ¿Quién hubiera dicho que el señor Pedro Sánchez saldría tan contestatario?

el circo

No son pocas las voces dentro del PSOE, como podrían ser gente de la importancia del propio expresidente Felipe González, que piden en beneficio de la democracia el permitir gobernar a la lista más votada, y sobre todo tras la repetición de las elecciones generales del 26J, pero el Secretario General del PSOE en una aparente travesía contracorriente, y más tras la hecatombe acaecida en las elecciones de Galicia y Euskadi para su partido,  sigue sin dar su brazo a torcer aunque eso le pueda suponer la dislocación del mismo.

Para todos aquellos que tenemos al PSOE entre ceja y ceja por considerarlo un fraude al no tener a día de hoy nada de “socialista” y mucho menos de “obrero”, por no mencionar el daño causado a su credibilidad por parte de toda esa ralea de viejas glorias que han acabado beneficiándose de las llamadas “puertas giratorias” que les ha llevado a cambiar su discurso y su ideología, tampoco confiábamos en exceso en Pedro Sánchez por entre otras cosas tener de él una imagen de político prepotente y más predispuesto a buscar apoyos para auparse a la Moncloa entre la derecha que entre la izquierda. Pero el tiempo, que casi siempre acaba poniendo a cada cual en su sitio, nos ha demostrado que probablemente el aún Secretario General del PSOE sea de lo más decente que puede tener los socialistas, y que siempre puede haber la posibilidad de ir de mal en peor o en este caso de tener un Secretario o Secretaria General aún más escorado a la derecha.

Como tristemente hemos podido comprobar, el tiempo, sobre todo el tiempo político, parece jugar a favor del Partido Popular, el cual usando esa estúpida estrategia tan propia de su Presidente de esconder la cabeza bajo el ala o bajo el suelo a la espera de que los problemas se solucionen, atenúen o caigan en el olvido han conseguido recuperar votantes. Cada día que pasa el partido del señor Rajoy incrementa incomprensiblemente el número de votantes sin importar sus escándalos, la corrupción, o las nefastas políticas que han llevado a la ruina a mucha gente y a todo un país. Lo que nos debería llevar a plantear la obligación de que todos los partidos decentes, y contrarios a ciertas políticas totalmente ineficientes para poder poner solución a la brecha económica que se ha abierto entre una rica élite y el resto de la empobrecida población del país, buscaran un punto de encuentro para evitar que el Partido de los Bárcenas, Barberá, la Gürtel, Taula, del desempleo, el desmantelamiento de los servicios públicos, la manipulación mediática, la falta de transparencia se volvieran a hacer con el poder.

Es evidente que para todos aquellos que tenemos plena conciencia de ser mero proletariado nos hubiera gustado que cualquier gobierno que se pudiera formar estuviera formado por los partidos del espectro izquierdo del abanico ideológico, y por ello criticamos al PSOE y a su Secretario General por su estrategia de pactos tras el 20D, pero a toro pasado y tras ver los desastrosos resultados electorales del 26J, donde en contra del sentido común al Partido Popular incrementó en número de votantes de los 123 conseguidos el 20D a 137, empezamos a plantearnos si no hubiera sido mejor aceptar el pacto entre el PSOE y Ciudadanos donde Podemos se hubiera abstenido. Hemos de ser conscientes de que a corto plazo va a ser difícil que en este país se pueda configurar un gobierno sólo con partidos de izquierdas y más si se marginan a los partidos soberanistas.

Pensemos que la formación de cualquier gobierno alternativo al Partido Popular debería contar con el apoyo de los partidos nacionalistas y/o la abstención de Ciudadanos, algo inaceptable para no pocas personas, y por ello difícil, por no decir imposible, de que se pueda llevar a la práctica.

Otra cosa sería pensar lo que estratégicamente le convendría a los dos partidos de izquierda (PSOE, Unidos Podemos) dados sus diferentes ideales e intereses, porque si el PSOE acaba dándole su apoyo al PP para que Rajoy sea investido presidente, algo imposible que se dé en Podemos o Unidos Podemos, podría llevar a no pocos de sus votantes por darle la espalda a su hasta ahora partido en beneficio de la formación morada, que podría acabar convirtiéndose en el partido hegemónico de la izquierda. Y el buscar un gobierno alternativo al PP con el apoyo de los nacionalistas vascos y catalanes podría significar tres cuartos de lo mismo para Podemos.

A un partido como Podemos realmente lo que más le conviene, desde el punto de vista estratégico, es quedarse en la oposición haciendo un buen trabajo y mirando de crecer con el desgaste de PSOE al tiempo que mejora la parcela organizativa. A Podemos le toca dejar la ambigüedad y desde su nicho ideológico ir creciendo para demostrar que puede ser una buena opción de futuro. Otra cosa sería pensar en que le conviene al país y asumir una responsabilidad hacia el bien colectivo, pero sabiendo que de entrar a formar parte de cualquier gobierno alternativo al PP, con las exigencias económicas impuestas desde la Troika que van a condicionar las políticas económicas y sociales que se puedan llevar a cabo, en poco o nada le va a beneficiar.

No hace falta ser adivino para vaticinar cual puede ser el futuro color del gobierno del estado pues, vayamos o no a nuevas elecciones, es evidente que el PP tiene todos los triunfos, consiga el apoyo del PSOE en forma de abstención o yendo a unas nuevas elecciones, pues tal como hemos visto en la evolución del voto del 20D al 26J así como lo ocurrido en las elecciones gallegas y vascas el Partido Popular es desgraciadamente un valor en alza en detrimento de Ciudadanos y el PSOE.

MSNoferini

felipe-gonzalez-en-gas-natural

Ciudadanos confirma que siempre votará ‘no’ a un gobierno en el que esté Podemos

Fuente: Expansión 23/01/2016

Ciudadanos plantea a PSOE y PP un “Gobierno de transición”

Fuente: El País 29/01/2016

Ciudadanos no contempla una negociación bilateral PSOE-Podemos

Fuente: El Mundo 29/03/2016

Ciudadanos descoloca a Podemos al decir que quiere estar en el Gobierno

Fuente: El País 6/04/2016

Ciudadanos se aleja del PSOE y pone el foco ya en el PP

Fuente: El Mundo 12/04/2016

PP, PSOE y C’s dejan a Podemos fuera de la Mesa de la Diputación Permanente

Fuente: El Huffingtonpost 20/04/2016

Rivera propone un gobierno entre PP, PSOE y Ciudadanos con un presidente independiente

Fuente: Público 21/04/2016

——————————————————————–

Uno ya comienza a estar cansado de oír tanta tontería y de ver como se intenta manipular a la ciudadanía intentando hacer creíble lo inverosímil. Raro es el día en que no oímos o leemos algún comentario dicho por algún dirigente o responsable del partido socialista  cargando las culpas de no haberse podido materializar un acuerdo de todas las izquierdas sobre Podemos. ¿Cómo se puede tener tanta desvergüenza? ¿A caso Ciudadanos, el partido que ustedes quisieron imponer en la confluencia, es de izquierdas?

Los argumentos del PSOE caen por su propio peso si simplemente estamos mínimamente al caso de lo que ha ido apareciendo en la prensa. Por mucho que se nos quiera manipular, repitiendo hasta la saciedad siempre la misma cantinela, titulares como los que adjunto demuestran  que PSOE y Ciudadanos nunca habían tenido un deseo real de cerrar un acuerdo de gobierno con Podemos.

Hace tiempo que todos los partidos se dieron cuenta de que estábamos destinados a ir a nuevas elecciones, por la falta de apoyos y/o por lo inadecuado de cerrar acuerdos contra natura con otras formaciones. Pero todos los partidos han jugado con intentar hacernos creer que han puesto su alma en intentar cerrar un acuerdo de gobierno dado su grado responsabilidad como estadistas, queriendo, ante la opinión pública, hacer recaer toda la responsabilidad hacia sus rivales políticos. Mentiras, y más mentiras, que buscan manipular a la opinión pública intentando con ello lavar su imagen y atraerse votantes o no perder los que tienen, ya que con el fin del bipartidismo conseguir un voto es cada día más caro.

Pero yo me sigo planteando ¿cómo puede un partido que quiere ser considerado de izquierdas ir dado de la mano de la formación del señor Rivera?

No quisiera caer en las descalificaciones personales pero es que este señor es muy evidente de donde viene, que busca y quien tiene detrás de su partido. Existen líderes de pies de barro, la gran mayoría, y existen otros que directamente han sido moldeados con ese mismo barro buscando un fin, y ese no es otro que servir a los intereses de ciertas poderosas familias. Como podría ser el caso del señor Rivera.

El señor Rivera (licenciado en derecho por Esade, letrado de la Caixa en excedencia, y exafiliado al PP) apareció como azote del catalanismo en un partido de ideología indefinida, pero teniendo a gente de la talla del periodista Arcadi Espada, como uno de los impulsores del proyecto, queda claro que de izquierdas poco tenía. Pero después de cierto tiempo de ser una mera comparsa en la política catalana llegó su gran oportunidad, cuando el tremendo desgaste del PP por su gestión y numerosos escándalos les convirtió en su relevo natural. Lo que le valió incrementar sus apoyos entre el mundo empresarial, entre esas grandes familias que controlan buena parte de las empresas del IBEX 35. Había llegado su momento.

Por lo tanto ¿cómo puede el señor Sánchez querer hacernos creer que Podemos es el responsable de que las izquierdas no hayan podido formar gobierno?

Perdona amigo Pedro pero a quién queréis engañar; nunca quisisteis juntar la izquierda, el PSOE, por obra y gracia de gente como tú hace tiempo que dejó de ser socialista y obrero, y no habéis aceptado un gran pacto, como proponían vuestros amigos naranjas, PP-Ciudadanos-PSOE porque sabéis que la buena gente de izquierdas que aun os vota dejaría ipso facto  de daros apoyos. Esta es la realidad, y si algún necio no quiere verla es asunto suyo. PSOE y Ciudadanos son actualmente las dos caras de una misma moneda.

MSNoferini

Albert Rivera

Que en los tiempos que corren un diario con una línea editorial posicionada a la derecha de la derecha, como el ABC, le lance cumplidos al nuevo secretario general del partido socialista y aplauda su elección le hacen preguntarse a uno ¿es realmente Pedro Sánchez (dejando el tema de Caja Madrid al margen) la mejor opción para regenerar su partido?

Son muchas las personas de izquierdas, entre las que me incluyo, que se alegran de la deriva del PSOE y la pérdida de votos que le supone por su flanco izquierdo, pero hemos de ser conscientes de que por muchos votos que pierda a corto plazo aun seguirá aglutinando un elevadísimo porcentaje de votantes y se debería contar con él. Por lo tanto sería deseable que quién haya de capitanear este destartalado barco que es el PSOE sea consciente de cual ha de ser el rumbo a seguir y llegado el caso quienes deberían ser los posibles partidos con los que negociar para evitar un futuro gobierno de derechas, más preocupado, como se ha visto, de los mercados y la banca que de las personas.

Pedro Sᮣhez