Posts etiquetados ‘mentiras’

El dinero perdido del rescate bancario

Publicado: septiembre 12, 2016 en Uncategorized
Etiquetas:, ,

“Es un crédito a la banca y lo va a pagar la propia banca”. Mariano Rajoy, Presidente del Gobierno, 13 de junio de 2012

“No le quepa la menor duda de que se recuperará la mayor parte de lo destinado a los bancos nacionalizados. El préstamo no tendrá coste para la sociedad, sino todo lo contrario”. Luis de Guindos, Ministro de Economía, 13 de junio de 2012 en el Parlamento

“Hemos hecho este rescate a la banca para que no cueste ni un euro al contribuyente”. Soraya Sáenz de Santamaría, Vicepresidenta del Gobierno, el 31 de agosto de 2012 en La Moncloa

 

Leía hoy en El País, lo que era más que evidente: “el Banco de España ha reconocido esta semana que, hasta el momento, solo ha recobrado el 5% de los 51.303 millones que dejó al sistema financiero para que se recapitalizara”.  Pero lo grave, al margen de verse confirmadas todas las mentiras que se nos colaron desde el Gobierno del Partido Popular, es que ya se da por hecho que un mínimo de 26.300 millones no se recuperarán nunca (“el Banco de España reconoce que el estado perderá al menos 26.300 millones de euros del famoso rescate bancario”). Tal como se ha publicado en diversos medios el estado va a perder un dinero, que a fin de cuentas y para nuestra desgracia es dinero de todos los españoles, cuando el gobierno del señor Rajoy prometió por activa y por pasiva que los contribuyentes no pagarían la factura del plan de ayuda al sector financiero. Para que nos hagamos una idea, del montante mínimo que el estado ya da por perdido, la cantidad supone el 2,6% del PIB y supera en más de diez mil millones todos los recortes realizados durante estos años de crisis en Educación y Sanidad (16.000 millones de euros).

Pensemos que lo que supuestamente invirtió España en refinanciar a la Banca es casi la misma cantidad que los 51.000 millones de déficit máximo pactado con Bruselas para el 2015, un déficit alarmante cuando nuestra deuda a rebasado el 100% de nuestro PIB, y que nos va a obligar a aplicar unos recortes para este año y los dos próximos 5 mil, 15 mil y 9 mil millones respectivamente –una cantidad muy cercana a la que según el Banco de España nunca llegaremos a recuperar-.

Así funciona este país, la Banca se equivoca o sus consejeros delegados se enriquecen con dinero público y papa estado paga sin importar la situación económica del país, los grandes empresarios se adjudican grandes contratos públicos (a veces de manera poco legal) y/o no hacen bien su labor o directamente ni la hacen y papa estado paga sin dilación. Pero dinero para pensiones y políticas sociales poco hay. Esta es España, la España del folclore y de los borregos que mientras tengan fútbol y estúpidas distracciones que les entretengan poco les importará los negros nubarrones que pueden acechar su futuro o el de sus hijos.

MSNoferini

EL GOBIERNO PRESENTA EL PLAN DE PAGOS A LOS PROVEEDORES DE COMUNIDADES Y AYUNTAMIENTOS

 

Anuncios

Estrategias y mentiras

Publicado: junio 8, 2016 en Uncategorized
Etiquetas:, , ,

A medida que nos vamos acercando al 26J se comienzan a vislumbrar cuales pueden ser las estrategias de los diferentes partidos políticos, y por lo que se va viendo el Partido Popular piensa basar toda su campaña electoral en dos ejes fundamentales: desprestigiar y difamar a sus rivales políticos, y venderse como los principales artífices de la recuperación económica gracias a haber sabido contener el déficit y haber creado empleo.

Una vez más se ve que el juego sucio y las mentiras se convierten en santo y seña del partido del señor Rajoy. Y cuando hablo de mentiras no lo hago en referencia a las que seguramente se verterán sobre los otros partidos, especialmente el partido del señor Iglesias, lo hago en referencia a la tan pregonada recuperación económica.

Según nuestro Gobierno en funciones, gracias a su buena labor, han sido capaces de contener el déficit; cosa que según parece es cierta, pero el precio que se ha debido pagar, sobre todo entre los que menos tienen, ha sido muy alto; y han sabido reducir los desempleados en dos millones menos de los que se encontraron cuando llegaron a la Moncloa.

¿Es cierto que en estos cuatro años y seis meses se han logrado crear 2 millones de empleos? Porque cuando hablan de la bajada del desempleo será porque la mayoría de esas personas han dejado de estar “ociosas” en sus casas para ponerse a trabajar, ¿no?

Pues NO. El desempleo baja porque el sistema de cálculo no es correcto ni fiable. Porque entre otras cosas se fijan más en las personas que se apuntan a las listas del Instituto Nacional de Empleo o sus equivalentes en las diversas comunidades autónomas, en lugar de mirar el número de trabajadores en situación de alta laboral. Sin olvidar lo bien que les ha venido el elevado número de personas que han abandonado nuestro país intentando garantizarse lo que aquí se les negaba, el derecho al empleo y a una vida digna –y que la todavía Ministra de Empleo rebautizó como movilidad exterior–.

Cuando el Partido Popular llegó al gobierno, el 20 de noviembre de 2011, teníamos, según los datos proporcionados por la Tesorería General de la Seguridad Social, 17.204.030 trabajadores en alta laboral, y se tenían contabilizados más de 6 millones de desempleados. Por lo tanto lo normal sería, que si alguien quiere ponerse medallas diciendo que ha conseguido reducir el desempleo en más de 2 millones de personas será porque han sido capaces de crear empleo para todos ellas, o para una buena parte ellas.

Miremos los números del pasado mes y salgamos de dudas: Hace dos meses, por fin, se consiguió rebasar en número los trabajadores en alta que se encontró el Partido Popular como herencia del anterior Gobierno del PSOE en noviembre de 2011. Y a la finalización del mes de abril se ha producido un nuevo incremento de los trabajadores en alta respecto al mes anterior, lo que ha dejado la cifra de los trabajadores en alta –sin olvidar que ya han comenzado las contrataciones propias de la época estival y el número de trabajadores contratados en el sector de la hostelería se ha incrementado respecto a otros años- en 17.536.670 personas. Lo que quiere decir que desde la llegada al poder del PP al día de hoy tenemos a 332.640 personas más trabajando, una cifra que pone en tela de juicio a quienes quieren hacernos creer que han sabido, con sus políticas y nefastas reformas laborales, reducir los desempleados de seis a cuatro millones.

Y para quien quiera usar el argumento de que buena parte de esos dos millones de desempleados han desaparecido de esa estadística por haberse jubilado, decirles: que la serie histórica de jubilaciones de noviembre de 2011 a mayo de 2016 nos demuestra que el número de estos solamente se ha incrementado en unas 430 mil personas dejando el total de jubilados en nuestro país a la finalización de mayo en 5.712.582. Pensionista  –una buena parte de los cuales cada día cuentan con unas pensiones cada vez más bajas–  que en breve pueden ver peligrar el pago de su pensión si el próximo Gobierno no sabe encontrar una nueva fuente de financiación, dado el estado de la caja de las pensiones y la cada vez menor cantidad que se recauda en cotizaciones a la Seguridad Social  –sea por el exceso de bonificaciones en las cotizaciones o por el notable incremento de los contratos a tiempo parcial, más de 3.300.000–.

Una vez más queda de manifiesto cómo se nos manipula. Si este Gobierno realmente hubiera sido capaz de crear 2 millones de empleos de calidad a buen seguro que ganarían holgadamente estas elecciones, y hasta serían muchos los que les perdonarían sus múltiples casos de corrupción y la manifiesta ineptitud de su cabeza de lista. Pero no es este el caso.

Corrupción, mentiras y un total desprecio hacia la ciudadanía

Otra de tantas mentiras que sería bueno no olvidar.

Hace pocos días el INE hizo pública la Encuesta de Población Activa del último trimestre del 2015 y una vez más el Gobierno sacó pecho ante el aparente mayor descenso del desempleo desde el año 1996, pero como siempre nos engañan y nos manipulan con sus datos y sus encuestas.

Por mucho que durante el último trimestre del año, o más concretamente el último mes del año, se crearan los ocasionales empleos propios de las fiestas navideñas, en España no tenemos más empleados de los que teníamos cuando el Partido Popular llegó al gobierno.

Si a principios de año el Gobierno, a través del Ministerio de Empleo, nos vendía que al cierre del año 2015 el número de desempleados se había situado en 4.039.508 personas (4.779.500 según la EPA), muy lejos de los supuestos 6.202.700 desempleados que daba la propia EPA en el primer trimestre del 2013, bajo el gobierno de Zapatero, que dejó en aquel momento el desempleo en una tasa record del 27,16%, sólo cabe decir que todo es postureo y manipulación, así como obviar la poca confianza que tienen los desempleados en los Servicios Públicos de Empleo, y el elevado número de personas que han desaparecido de las estadísticas al haber abandonado nuestro país al decidir emigrar.

Pensemos que cuando hablamos de desempleados lo hemos de hacer pensando en personas, personas con el claro deseo de trabajar, no en frías cifras sacadas de estadísticas aleatorias o datos facilitados por organismos inoperantes a los que muchos han desistido de acudir dado el nulo servicio que prestan.

Una vez más me voy hacer pesado repitiéndome, en España no se crea empleo, o mejor dicho en los últimos cuatro años lo único que se ha hecho es crear tanto como el que se ha ido destruyendo, y encima más precario. El decir que en el cómputo de los cuatro últimos años no se ha creado empleo no es una aseveración dicha a la ligera y sin fundamento alguno, lo digo con pleno conocimiento de causa y así lo puede demostrar uno de los indicadores más fiables que existen en nuestro país, el número de afiliados en alta laboral facilitados por la Tesorería General de la Seguridad Social, y que son públicos para todos aquellos que los quieran consultar a través de la página web: http://www.seg-social.es/Estadistica/Est/AfiliacionAltaTrabajadores

La media de trabajadores en situación de alta en noviembre del año 2011, mes en el que el Partido Popular se hizo con la victoria en las elecciones generales, era de 17.248.530 personas, y se cogemos los datos de este mes de enero, en el que encima los número aun son peores que los del mes pasado por la pérdida de empleos motivada por la finalización de las fiestas navideñas y el fin del mes de rebajas, nos encontramos que la media de trabajadores en alta ha sido de 17.104.357.

Resumiendo. En España tenemos 144.173 trabajadores asegurados menos de los que habían en el momento en que el partido del señor Rajoy se hizo con la victoria en las elecciones del 20 de diciembre del 2011.

La triste realidad es evidente, por lo tanto sería interesante que aprendiéramos a no creernos todo lo que nos dicen y busquemos todos los medios a nuestra disposición para contrastar las noticias, y una vez tengamos clara cual es la realidad actuemos en consecuencia.

MSNoferini

La gran mentira

Publicado: julio 31, 2015 en Uncategorized
Etiquetas:, , ,

No es la primera vez que denuncio públicamente la manipulación que se hace de forma sistemática de un dato tan trascendente como es la cifra de desempleados y de población activa. Cada trimestre cuando se hace pública la Encuesta de Población Activa desde nuestro gobierno se suele falsear la realidad, manipulando la información a su conveniencia, para dar a entender que sus acertadas políticas están logrando poner solución a las elevadísimas tasas de desempleo que tenemos en este país.

La EPA, como su propio nombre indica, no es más que una encuesta, y que como toda encuesta puede tener sus fallos –intencionados o no-, pero que los diversos gobiernos de este país, y sus medios afines –la gran mayoría–, utilizan como un dogma incuestionable de fe, entre otras cosas porque sus cifras son las que les interesan a ellos.

Si realmente se quiere tener información y datos fiables sobre la evolución del mercado laboral existen medios e indicadores de incuestionable exactitud, pero que algunos prefieren omitir porque muchas veces demuestran una cruda realidad que en nada les favorece.

La manera más fiable y exacta para poder saber el número de personas que realmente están trabajando en este país es recurrir al número de trabajadores en alta que proporciona la Tesorería General de la Seguridad Social (www.seg-social.es/Internet_1/Estadistica), un dato que aporto en los dos documentos adjuntos y que están al alcance de todo el mundo al ser un dato público a través de la página de la propia seguridad social.

Hace una semana con motivo de la publicación de los datos de la EPA del segundo trimestre de este año todos los medios se hicieron eco de la que aparentemente era la gran noticia: “En un solo trimestre la población activa se ha incrementado en 411.700 personas”. ¿Pero cuáles son los números reales de personas en situación de alta laboral?

Según la Tesorería General de la Seguridad Social el número de trabajadores que a la finalización del mes de Junio del presente año estaban en alta era de 17.075.015, mientras que la cifra que da la EPA es de 17.866.500, una diferencia de nada más y nada menos que 791.485 personas –al margen de que no todas las altas en los diversos regímenes de cotización son altas laborales (valga el ejemplo de las diversas modalidades del convenio especial)-.

Y si queremos hacer una comparativa entre el primer trimestre del año y el segundo, para saber cuál ha sido la evolución real del mercado laboral, deberemos tener en cuenta que según la TGSS a la finalización del mes de marzo teníamos 16.826.434 personas en situación de alta laboral y 17.454.800 según el Instituto Nacional de Estadística en la EPA. Por lo tanto la diferencia en la evolución de la población activa, del primero al segundo trimestre, ha sido de 411.700 personas según la EPA y según los datos de trabajadores en alta estos solamente se han incrementado en 248.581 nuevos trabajadores. Y tengamos en cuenta que el volumen de población activa acostumbra a incrementarse notablemente en estas fechas estivales con el turismo y los contratos temporales en el sector servicios.

Como ejemplo del servilismo de los diversos medios de comunicación con nuestro ejecutivo acompaño este escrito con el titular de prensa del diario la Razón del pasado 23 de Julio, por ser el que demuestra un mayor vasallaje con las teorías y mentiras oficiales, aunque podría poner los titulares aparecidos en la casi totalidad de medios pues ninguno se salva, demostrando con ello poca profesionalidad al no contrastar la noticia con otras fuentes de dominio público.

MSNoferini

Portada la Razon descenso desempleo

LA PRESENTE FOTOGRAFÍA LA ELEGÍ POR EL ENFASIS ESPECIAL QUE PUSO LA RAZÓN EN DAR LA NOTICIA EN SU PORTADA, PERO PERFECTAMENTE PODÍA HABER ILUSTRADO LA NOTICIA PONIENDO LA PORTADA DE CUALQUIER OTRO DIARIO DE LA PRENSA ESCRITA O DIGITAL, PUES TODOS LOS MEDIOS SE HICIERON ECO DE LA VERSIÓN OFICIAL Y LOS RESULTADOS DE LA EPA.

 

Altas 1Altas 2

Este pasado jueves la Ley de Seguridad Ciudadana, más conocida por muchos como Ley Mordaza, dio un paso hacia delante con su aprobación en el Congreso. La ley aprobada únicamente con los votos a favor del Partido Popular y los votos en contra de todas las demás formaciones, incluida CiU que parecía en principio estar en consonancia con dicha ley orgánica ha acabado votando en contra, ahora será enviada al Senado para su definitiva configuración y aprobación.

En fin de poder argumentar los motivos del por qué de la aprobación de esta innecesaria ley el PP no ha tenido reparos, una vez más, en mentir sobre el número de disturbios violentos producidos en los últimos tres años. Tal como desvela el “diario.es”:

«En un documento interno con los argumentos que los miembros del PP deben esgrimir para defender la Ley de Seguridad Ciudadana afirma que la aprobación de la norma era necesaria por el gran número de disturbios violentos producidos en los últimos tres años. Según el texto, estos fueron 1.000 de enero de 2012 a septiembre de este año y provocaron un coste que el PP cifra en 47,5 millones de euros. El número de heridos ascendió a 865 ciudadanos y a 618 agentes de Policía y Guardia Civil.

Los datos no son ciertos, si nos tenemos a la estadística oficial del Ministerio de Interior. El ministro del Interior, Jorge Fernández Díaz, presumía este miércoles en el Congreso de que el total de manifestaciones en los últimos tres años era de 90.000. En el debate para aprobar la nueva ley, negó que las protestas violentas en España sean numerosas y comentó que “solo suponen un 0,08% de las más de 90.000 manifestaciones pacíficas que se han convocado”. Esa proporción supone que solo hubo problemas de violencia en 72 de ellas».

Una vez más el gobierno español deja clara su visión represora de lo que es su idea del orden y justicia, y vuelve a demostrar su talante al no tener reparos en falsear los datos para poder tirar hacia adelante sus leyes.

Estas son las infracciones que contempla el proyecto de ley en estos momentos:

 INFRACCIONES MUY GRAVES (4)

– Reunirse o manifestarse, sin comunicarlo o saltándose la prohibición, en instalaciones en las que se presten servicios básicos para la comunidad o en sus inmediaciones, entrar en sus recintos, incluyendo su sobrevuelo, e interferir en su funcionamiento cuando se generen riesgos para las personas o perjuicios en dicho funcionamiento. Los responsables serán los organizadores o promotores.

– Fabricar, reparar, almacenar, circular, comerciar, transportar, distribuir, adquirir, certificar, enajenar o usar armas, explosivos catalogados, cartucherías o artículos pirotécnicos incumpliendo la normativa, sin autorización o documentación o excediendo los límites autorizados. No tomar medidas obligatorias de precaución. Siempre que no sea delito y que se causen perjuicios muy graves.

– Celebrar espectáculos públicos o actividades recreativas saltándose una prohibición o suspensión de la autoridad por razones de seguridad pública.

– Proyectar haces de luz sobre los pilotos o conductores de medios de transporte que puedan provocar accidentes.

INFRACCIONES GRAVES (24)

– Perturbar la seguridad ciudadana en actos públicos, espectáculos deportivos o culturales, solemnidades y oficios religiosos u otras reuniones a las que asistan numerosas personas. Cuando no constituya infracción penal.

– Perturbar de forma grave la seguridad ciudadana durante reuniones o manifestaciones frente a las sedes del Congreso, el Senado y las asambleas de las comunidades, aunque no estuvieran reunidas, cuando no constituya infracción penal.

– Causar desórdenes graves en las vías, espacios o establecimientos públicos. Provocar incendios en la vía pública. Cuando no sea delito.

– Tratar de impedir, al margen de los procedimientos legalmente establecidos, “a cualquier autoridad, empleado público o corporación oficial” el ejercicio de sus funciones y el cumplimiento o la ejecución de acuerdos o resoluciones administrativas o judiciales. Siempre que no sea delito.

– Impedir u obstaculizar, por acción u omisión, que actúen los servicios de emergencia y eso genere o aumente el riesgo para personas o bienes o agrave las consecuencias del suceso.

– Desobedecer o resistirse a la autoridad, siempre que no sea delito. Negarse a identificarse ante ella (o sus agentes) o dar datos falsos o inexactos.

– Negarse a disolver una reunión o manifestación cuando lo ordene la autoridad por no ser lícita, porque hay alteraciones o porque los asistentes hacen uso de uniformes paramilitares.

– Perturbar una reunión o manifestación lícita. Siempre que no constituya infracción penal.

– Entrar en infraestructuras o instalaciones de servicios básicos para la comunidad, incluyendo su sobrevuelo, y la interferencia ilícita u obstrucción en su funcionamiento. Siempre que no sea infracción muy grave.

– Portar, exhibir o usar armas prohibidas o hacerlo de modo negligente, temerario o intimidatorio o fuera de los lugares habilitados, aun cuando en este último caso se tuviera licencia. Siempre que no constituya infracción penal.

– Solicitar o aceptar servicios sexuales pagados en zonas públicas cerca de colegios, parques infantiles o espacios de ocio accesibles a menores o cuando sean un riesgo para la seguridad vial. Los agentes de la autoridad les dirán a las personas que ejercen la prostitución que no lo hagan en esos lugares; si no hacen caso, se puede considerar desobediencia o resistencia a la autoridad.

– Fabricar, reparar, almacenar, circular, comerciar, transportar, distribuir, adquirir, certificar, enajenar o usar armas, explosivos catalogados, cartucherías o artículos pirotécnicos incumpliendo la normativa, sin autorización o documentación o excediendo los límites autorizados. Siempre que no sea constitutivas de delito. No tomar medidas obligatorias de seguridad o precaución o que estas sean insuficientes.

– Negarse o tratar de impedir inspecciones o controles legales en fábricas, locales, establecimientos, embarcaciones y aeronaves.

– Usar en público y de forma indebida uniformes, insignias oficiales, o réplicas, y otros elementos de los cuerpos policiales o de los servicios de emergencia “que puedan generar engaño”. Cuando no sea constitutivo de infracción penal.

 – No colaborar con las Fuerzas de Seguridad en la averiguación de delitos o en la prevención de acciones que puedan poner en riesgo la seguridad ciudadana cuando la autoridad ordene la disolución de una reunión o manifestación por no ser lícita, porque hay alteraciones o porque los asistentes hacen uso de uniformes paramilitares.

– Consumir o poseer ilícitamente drogas tóxicas, estupefacientes o sustancias psicotrópicas, aunque no estuvieran destinadas al tráfico, en lugares públicos o transportes colectivos. Abandonar los efectos empleados para ello en esos lugares.

– Trasladar a personas en vehículos para facilitar su acceso a drogas, siempre que no constituya delito.

– Plantar y cultivar de forma ilícita drogas tóxicas, estupefacientes o sustancias psicotrópicas en lugares visibles al público. Siempre que no sea constitutivo de infracción penal.

– Tolerar el consumo ilegal o el tráfico de drogas en locales o establecimientos públicos o “falta de diligencia” a la hora de impedirlo por parte de los propietarios, administradores o encargados de los mismos.

– No tener los registros previstos en la ley para las actividades con trascendencia para la seguridad ciudadana o la omisión de comunicaciones obligatorias.

– Dar datos o circunstancias falsos para obtener documentación, siempre que no constituya infracción penal.

– Obstaculizar la vía pública con mobiliario urbano, vehículos, contenedores, neumáticos u otros objetos que ocasionen una perturbación grave de la seguridad ciudadana.

– Incumplir las restricciones de navegación impuestas a embarcaciones de alta velocidad y aeronaves ligeras.

– Usar imágenes o datos personales o profesionales de autoridades o miembros de las Fuerzas de Seguridad “que puedan poner en peligro la seguridad personal o familiar de los agentes, de las instalaciones protegidas o en riesgo el éxito de una operación, con respeto al derecho fundamental a la información”.

INFRACCIONES LEVES (17)

– Celebrar reuniones o manifestaciones en lugares de tránsito público sin comunicarlas, sin garantizar en ellas el “buen orden” —los responsables son los organizadores— o saltándose su prohibición o cambio de recorrido decidido por la autoridad.

– Exhibir objetos peligrosos para la integridad física como intimidación, siempre que no constituya delito o infracción grave.

– Saltarse, provocando “alteraciones menores”, las restricciones o los itinerarios en actos públicos, reuniones o manifestaciones.

– Las faltas de respeto y consideración a un miembro de las Fuerzas de Seguridad en el ejercicio de sus funciones, cuando no sea constitutivo de infracción penal.

– Realizar o incitar a actos que atenten contra la libertad e indemnidad sexual o ejecutar actos de exhibición obscena, cuando no constituya infracción penal.

– Proyectar haces de luz sobre miembros de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad para impedir o dificultar el ejercicio de sus funciones.

– Ocupar cualquier inmueble, vivienda o edificio ajenos, o permanecer en ellos, contra la voluntad de su propietario, arrendatario o titular de otro derecho, cuando no sean constitutivas de infracción penal. También, ocupar la vía pública en contra de la ley o la decisión de la autoridad competente, incluida la venta ambulante no autorizada.

– No denunciar la pérdida o sustracción de armas y explosivos, así como no conservar su documentación.

– Alegar datos falsos o no atender a comunicaciones obligatorias en plazo en la cumplimentación de registros. Siempre que no constituya infracción penal.

– No tener DNI o pasaporte (documentación obligatoria) o no denunciar su sustracción o extravío.

– Perder tres o más veces el DNI o el pasaporte en un año.

– Negarse a entregar el DNI o el pasaporte “cuando se hubiese acordado su retirada o retención”.

– Daños “o deslucimiento de bienes muebles o inmuebles” de uso o servicio público y privados en la vía pública. Cuando no constituya infracción penal.

– Escalar edificios o monumentos sin autorización cuando exista un riesgo de daños a personas o bienes.

– Remover vallas, encintados u otros elementos fijos o móviles colocados por las Fuerzas de Seguridad para delimitar perímetros de seguridad, aun con carácter preventivo.

– Dejar sueltos o en condiciones de causar daños a animales feroces o dañinos, así como abandonar animales domésticos en condiciones en que pueda peligrar su vida.

– Consumir bebidas alcohólicas en lugares, vías, establecimientos o transportes públicos cuando perturbe gravemente la tranquilidad ciudadana.

Las cuantías de las sanciones serán: infracciones leves – multa de 100 a 1.000 euros, graves – multa de 1.001 a 30.000 euros y muy graves – multa de 30.001 a 600.000 euros.

Ley mordaza

Discurso triunfalista de don Mariano

Publicado: octubre 27, 2014 en Uncategorized
Etiquetas:,

Es increible la poca vergüenza que tienen algunos, y esto viene a cuento por unas estúpidas declaraciones hechas en el día de ayer por nuestro todavía presidente del gobierno, don Mariano Rajoy, durante la clausura de la XXII Intermunicipal del PP que se celebró este fin de semana en Murcia bajo el lema “Alcaldes populares, garantía de estabilidad” -¡Ja! que cachondos que son estos fachas a la hora de escoger un lema o mejor dicho que cínicos que son los muy lerdos-. Entre todas las perlas que soltó quisiera destacar estas:

mariannibal-rajoyDon Mariano usted puede decir lo que quiera, pero lo que queda claro es que cada vez son menos los que le creen. Y tal como ya le he dicho más de una vez mire de joder lo menos posible a este país y a sus gentes y convoque elecciones lo antes posible.

MSNoferini

Hace unas semanas apareció por fin la gran noticia, esa gran noticia que todo el mundo esperaba “la economía española vuelve a crear empleo”. Todos los medios de comunicación se hacían eco de la feliz noticia con titulares como “España crea empleo por primera vez en la crisis: 61.557 afiliados más que en 2013”,  “Báñez asegura que el mercado laboral ya se ha dado la vuelta y augura un nuevo ciclo”, “El número de ocupados crece por primera vez en la crisis y el paro baja”, “Los afiliados inscritos a la Seguridad Social, muestra que a 28 de febrero había 61.557 cotizantes más que hace un año. Esto supone el primer incremento interanual desde mayo del 2008, y deja la cifra total de trabajadores inscritos en el sistema en 16.212.304”.

Una gran noticia que, de ser cierta, nos debería alegrar a todos, porque nadie es tan mal nacido como para no alegrarse de se ponga solución al endémico problema del desempleo y de la actual situación de este empobrecido país.

¿Pero esta noticia, que se nos está repitiendo hasta la saciedad, es cierta? ¿realmente de una vez por todas hemos roto con la tendencia de destrucción de empleo y hemos comenzado a crearlo? La respuesta para desgracia de todos es “NO”, como mucho en algunos meses puede haber alguna ligera fluctuación en el desempleo poco significativa.

¿Y en que me baso para contradecir la información facilitada por nuestro bien amado gobierno?

Mi aseveración se fundamenta en que los datos no hacen referencia al número de trabajadores sino al número de afiliados del mes de febrero facilitados por la Tesorería General de la Seguridad Social, y su comparación con el de los afiliados durante el año 2013. Por lo que para empezar sería bueno que la gente supiera que:

1.-    Afiliado no es sinónimo ni de trabajador ni de cotizante, ya que se considera como afiliada toda aquella persona que consta en la base de datos de la seguridad social tras la asignación de un número como tal.

 2.-    En España afiliamos a los estudiantes a partir de tercero de ESO, a las personas que solicitan cobertura sanitaria a los servicios sociales de su comunidad como persona sin recursos por no cotizar, e incluso desde hace poco a los recién nacidos.

 3.-    En nuestro país existe un régimen de cotizaciones, conocido como el Convenio Especial, que tiene como finalidad el poder completar el tiempo justo para poder optar a una pensión o evitar su devaluación de sus cotizaciones al dejar de trabajar. Un régimen cuya cotización puede ser abonada por la empresa , tras la finalización de la relación laboral, o por el propio interesado, si su situación económica se lo permite, pero que en ningún caso se debería computar quienes cotizan de dicho régimen como trabajadores en alta.

Hechas estas aclaraciones también sería interesante fijarse en los datos de la Encuesta de Población Activa, publicado por el Instituto Nacional de Estadística, del cuarto trimestre del año pasado, y al cual podemos acceder desde la página del propio INE. En dicha encuesta, la cual adjunto, podemos ver que según la EPA a la finalización del año 2013 en España habían 16.758.200 ocupados, lo que vendría a decir, de ser ciertos ambos datos, de que a la finalización de febrero habrían 545.896 trabajadores menos.

Encuesta EPA

Ahora bien olvidemos los datos que aparecen en la EPA y vayamos a la fuente de los datos facilitados por el gobierno, los datos de afiliados a la seguridad social. Si buscamos en la propia página web de la Seguridad Social veremos que la cifra de afiliados del mes de febrero cuadra con las cifras hechas públicas en todos los medios. Ahora bien olvidémonos del dato de afiliados y vayamos a la misma página web y busquemos los datos relativos a las “afiliaciones de trabajadores en alta” (http://www.seg-social.es/Internet_1/Estadistica/Est/AfiliacionAltaTrabajadores), datos que podréis comprobar con el extracto que os adjunto. En la estadística de trabajadores en alta podemos ver los regímenes laborales existentes en la seguridad social y el número de trabajadores en alta el último día del mes en todos ellos, a nivel provincial y el total.

¿Qué sucede si comparamos el número de trabajadores en alta con los datos de los afiliados del mismo mes? ¡¡Ohh, sorpresa!! el número de afiliados eran 16.212.304 y los trabajadores de alta en la Seguridad Social a la finalización del mes de febrero eran 16.168.480, lo que nos indica que existe una diferencia de 43.824 afiliados en dicho mes que de ninguna manera deberían ser considerados como trabajadores. Y que nos vendría a demostrar que “no todos los 16.212.304 afiliados de febrero son trabajadores en activo” y que una vez más nos están engañando.

Trabajadores alta febrero 2014

MSNoferini