Posts etiquetados ‘gobierno’

El PSOE tiene la última palabra

Publicado: agosto 8, 2016 en Uncategorized
Etiquetas:, ,

Abstenerse o no abstenerse, ir a unas nuevas elecciones o entregarle en bandeja de plata el gobierno al Partido Popular, hacer caso a sus Barones y a quienes les financian o a su militancia, perder credibilidad y ceder el liderato de la izquierda a Podemos o dar un golpe de volante y volver hacia la izquierda. Todos estos y unos cuantos más son los dilemas con los que se encuentra el PSOE.

Pedro Sánchez y su partido están en una difícil tesitura. Lo que parecería fácil a la vista de un ciudadano de a pie, y más si es de izquierdas, es mucho más complejo de lo que podría parecer y las consecuencias para el PSOE, si no sabe ser coherente con los que deberían ser sus ideales y jugar correctamente sus cartas, pueden ser desastrosas.

El partido socialista, aunque de esta ideología que da nombre al partido poco tienen, ve peligrar su espacio político y tomar una mala decisión podría hacerle perder de una vez un espacio que por motivos obvios no se merecería ocupar. Es difícil nadar y guardar la ropa pero ellos aun así lo intentan.

No son pocas las voces dentro del PSOE que piden que en un acto de responsabilidad de estado su partido evite el tener que ir a unas nuevas elecciones, y se apoye o se permita con su abstención un nuevo gobierno del PP, sin importarles poco lo que realmente reclama su militancia y cuáles pueden ser las consecuencias a corto o medio plazo.

El Partido Popular cuenta con 137 escaños lo que le lleva a necesitar del apoyo de 39 diputados más. El partido del señor Rivera podría, justificándolo como un mal menor y como un compromiso de él y su partido hacia el estado, aportar a sus 32 escaños, y el resto podría salir de las filas de varios partidos incluyendo del PSOE. Y tampoco descartemos que si llegado el caso el Partido Popular se pudiera quedar a pocos escaños de la mayoría para poder gobernar algún diputado del PSOE, del PNV, o de cualquier otro partido se pongan inesperadamente indispuestos evitando así que los votos negativos pudieran bloquear la formación de un nuevo gobierno al tiempo que se eluden responsabilidades y quedar en una mala situación ante sus votantes por haber permito con su voto el nuevo gobierno popular.

Somos muchos los que creemos que a pesar del circo montado sobre el tema, el Partido Popular, con o sin Mariano Rajoy al frente, volverá a hacerse, en primera o segunda votación con el gobierno de este país, pues así lo quieren desde las grandes instituciones económicas, desde la UE y así se lo permitirá el PSOE de una manera u otra. Sólo queda esperar y saldremos de dudas.

MSNoferini

ppsoe

 

Ser o no ser

Hace unos días reflexionando con unos compañeros sobre nuestro partido les comentaba que en mi opinión “no todo vale” a la hora de buscar el mejor camino para llegar a una determinada meta, o que la frase “el fin justifica los medios” no es admisible, o no debería serlo en ningún partido, por un tema de principios e higiene democrática. Por ello al mismo tiempo que los partidos políticos y sus representantes buscan unos fines, supuestamente para mejorar el país y mejorar la calidad de vida de sus ciudadanos, se les ha de exigir un compromiso ético que les lleve a ser más cuidadosos con sus formas –el mismo compromiso que ya se le presupone a los medios de comunicación, pero para nuestra desgracia, y como es evidente, no siempre se cumple-.

Y todo esto viene al caso del momento político en el que nos encontramos, donde aun no sabemos quien o quienes formarán el próximo gobierno del estado, y donde si el Partido Popular no consigue apoyos para poder investir a su líder, aun habiendo sido el más votado, podría ser el PSOE con el apoyo de Podemos y otros grupos de izquierdas quien lograra formar gobierno y convertir a Pedro Sánchez en el próximo presidente del estado. Lo que está llevando al PP, así como a algunos medios cercanos a él y a los poderosos lobbys que le dan apoyo a intentar crear un clima de miedo y desconfianza hacia Podemos para intentar que esto no suceda.

A día de hoy se continua intentando vender una imagen distorsionada de Podemos repitiendo hasta la saciedad la misma cantinela, que si populismo, que si antisistema, que si Venezuela, que si la financiación, que si no es un partido democrático, que si Irán –y lo de Irán sería digno de un capítulo aparte, pues la hipocresía y los intereses económicos de algunos hacen tener una visión muy subjetiva de quienes son los buenos o los malos, y según parece ya no forma parte del eje del mal, lo que ha llevado a nuestro país pugnar por conseguir traerse para aquí el negocio de las refinerías del crudo iraní-.

Podemos no es perfecto, ni seguramente será la panacea capaz de solucionar todos nuestros males, pero tengo muy claro que al menos es el partido más democrático y transparente del panorama político español, al margen de esas imperfecciones achacables a su juventud que se han de ir puliendo. Un partido donde todos tenemos cabida, siempre y cuando respetemos algo tan elemental como son los derechos humanos y los valores democráticos. Y por lo tanto, seas inscrito, simpatizante o simplemente quieras tener una visión de lo que se cuece dentro todo el mundo tiene las puertas abiertas a la participación directa a través de sus asambleas, en las que todas y todos tenemos el derecho a participar y a hacernos oír. Un sistema de lo más democrático en que no existen imposiciones y donde se ha de aceptar la decisión de la mayoría, respetando y siendo respetado, lo que sería la verdadera esencia de la democracia. Otra cosa muy diferente es que no nos guste su ideología o las cabezas visibles del partido, pero esto no justifica la total falta de ética de algunos y su cansina estrategia de intentar desestabilizar lanzando mierda o propagando rumores o hipótesis poco creíbles sobre qué o quién se esconde tras Podemos. Y todo para hacer creer que Podemos ni es democrático ni podría formar un gobierno democrático. Una estrategia ruin y, dicho en plata, repugnante.

No se puede jugar con la descalificación permanente, no se puede crear una alarma social sobre cuáles serían las consecuencias de un gobierno formado por unos u otros. Lo que tenga que ser será. Pero a buen seguro que cualquier gobierno que se pueda formar en este país y en el que no esté el PP será más democrático, transparente y honrado.

MSNoferini

El gobierno prevé en breve aprobar su anteproyecto sobre el marco jurídico que ha de regir las mutuas de accidentes de trabajo y la gestión de las bajas médicas (IT). Según el anteproyecto cuando una mutua considere que un trabajador no deba seguir de baja enviará una propuesta de alta a la Inspección Médica de los Servicios Públicos de Salud (de la que dependen los médicos de familia y los especialistas de la sanidad de cada comunidad autónoma).

Pero según el anteproyecto de ley, la Inspección de la sanidad regional “estará obligada a justificar dentro de los siguientes cinco días hábiles si rechaza o admite la propuesta de alta de la mutua y el trabajador debe reincorporarse al trabajo”. “Si la Inspección Médica del Servicio Público de Salud desestima la propuesta de alta formulada por la mutua o bien no contesta en los siguientes cinco días hábiles, la mutua contará con otra vía para poder conseguir el alta del trabajador solicitando el alta al Instituto Nacional de la Seguridad Social (INSS)”, que tendrá cuatro días desde que reciba la propuesta de alta para aceptarla o rechazarla (y uno se pregunta ¿será un médico o un administrativo el que tenga  la responsabilidad de evaluar dicha baja?).

En pocas palabras un trabajador ya no tendrá ni el derecho a poder estar enfermo si la mutua así lo considera. Todo por obra y gracia de nuestro querido gobierno.

MSNoferini

Trabajadora mercadona

La foto nos muestra una trabajadora de una importante cadena de supermercados valencianos trabajando a pesar de su manifiesta lesión.

Estos últimos días el gobierno de este país nos ha querido vender las bondades de su reforma fiscal, pero al margen de la supuesta bajada de impuestos para las rentas más bajas así como a las más altas (bajadas que no compensan las anteriores subidas sufridas bajo el actual gobierno) y el controvertido punto de la obligación de tener que tributar las indemnizaciones para los despidos improcedentes, existe otro punto aun más polémico con el que nuestro gobierno pretende metérnosla doblada una vez más bajo la supuesta bajada del impuesto de sociedades.

Imagen

MSNoferini

De un tiempo a esta parte mi estado anímico no es precisamente el mejor, quizás ya comienzo a estar más que cansado de ver la triste realidad de este país, sin que nadie quiera poner solución a los problemas reales de la calle. Lo cierto es que estoy comenzando a perder las ganas de intentar hacer entender a la gente que no podemos consentir todo lo que se nos está viniendo encima sin hacer nada al respecto, pero parece que de poco sirve, al final tengo la sensación de que estoy predicando en el desierto. Pero aun así no me he podido abstener de volver a ponerme delante del teclado después de haber oído una de esas conversaciones circunstanciales, que todos en más de una ocasión podéis haber oído en un bar o en el transporte público. ¿Quién no ha oído alguna vez, como oí yo hace un par de días, a alguna persona de modesta condición decir que todos nuestros problemas nos los hemos buscado o son una causa directa a las desmesuradas ambiciones de los propios trabajadores por haber querido vivir por encima de sus posibilidades? Es triste, muy triste, oír estas palabras en boca de simples y mal retribuidos trabajadores. Es francamente penoso que una parte de la calle haya acabado sucumbiendo a la tesis oficial y manipuladora que intenta hacernos creer que somos corresponsables de la crisis económica, lo que a mi personalmente me remueve las entrañas, y pone en evidencia que este es un país de gentes mediocres e incultas.

Les suena las siguientes frases: “vivimos por encima de nuestras posibilidades”, “somos en parte responsables de la situación”, “para que quejarse, total para lo que sirve”, “los que salen a la calle a manifestarse son todos unos vándalos”, “por qué manifestarme si a mí la crisis no me ha afectado”, “para que ir a votar, si todos son iguales”, “mejor votar a un partido grande porque votar a un partido pequeño es tirar el voto”. Todas ellas son frases que en más de una ocasión todos hemos oído o quizás, en algunos casos, hayáis pronunciado. Son frases que ponen en claro manifiesto que la nuestra es una sociedad manipulada, conformista y/o insolidaria.

Lo primero que nos debería entrar en la cabeza es que la responsabilidad de la difícil situación en la que se encuentran algunos países como el nuestro no se debe al gasto y el endeudamiento de las familias españolas. Los primeros responsables son quienes han dirigido este país durante los últimos veinte años, los políticos de la gran mayoría de formaciones. Unos dirigentes incompetentes y faltos de toda ética, y sin olvidarnos de todos aquellos corruptos que saquearon las arcas públicas en beneficio propio. Valga como ejemplo el dato, recientemente hecho público, de los sobrecostes en infraestructuras ferroviarias, carreteras y puertos asumidos por el Ministerio de Fomento en los últimos seis años, unos sobrecostes fruto de posibles errores o quizás de la corrupción de quienes gestionaban, los cuales ascenderían a unos 10.000 millones de euros, la misma cantidad que se ha recortado en estos últimos años en sanidad y educación.

Y no nos olvidemos la debacle del sector bancario. Un sector que por el intervencionismo de los gobiernos autónomos en las Cajas de Ahorros, los cuales imponían en sus consejos de administración a personas poco aptas para el cargo, nos ha causado con su rescate un agujero por una cuantía cercana a los 250.000 millones de euros (entre ayudas directas y avales vivos). La responsabilidad política en el auge y posterior caída de las Cajas de Ahorros, como una consecuencia directa de los malos y en algunos casos poco honrados gestores, se reparte por igual entre casi todas las formaciones políticas que tenían representación en los respectivos parlamentos autonómicos y entre los dos grandes sindicatos españoles, CCOO y UGT.

En cuanto al tema de alzar la voz contra las múltiples injusticias que en estos momentos se pueden estar dando en España, al igual que por desgracia en otros muchos países, es a mi entender algo primordial. El pueblo es en quien ha de recaer la soberanía y por lo tanto tenemos todo el derecho del mundo en tomar las calles y hacernos oír. Nos debemos hacer oír porque ha quedado más que demostrado que con votar no basta, pues depositar una papeleta en una urna cada cuatro años no nos garantiza estar en un estado plenamente democrático. Ya que entre otras cosas: no se respetan programas electorales ni se nos tiene en cuenta a la hora de aplicar ciertas políticas. Encima se nos intenta manipular a través de los diversos medios afines al poder. Y eso es lo de menos porque para empezar ni se respeta el principio básico de la separación de poderes. Los mecanismos constitucionales de participación cidadana como pueden ser las ILP de poco sirven ya que la gran mayoría acaban no admitidas a trámite, o lo que es lo mismo en el cubo de la basura. Y pocas veces se permite a la ciudadanía refrendar leyes y otras cuestiones de capital importancia. Por lo tanto ante el gris panorama que tenemos ante nosotros no podemos cerrar la boca y esperar a que los problemas se arreglen solos. Debemos hacernos oír, porque en juego hay algo más que el bien de unos pocos.

Y me gustaría decirles a todos aquellas personas acomodadas a las que la actual crisis, o gran estafa, poco les afectado en su economía doméstica, así como a todos aquellos aborregados ciudadanos que contaminados por algunos medios hayan acabado creyéndose que quienes salen a la calle a protestar son unos violentos antisistema: muy señores míos ¿de verdad creen que hace falta ser un antisistema para salir a la calle a protestar cuando en este país existen 6 millones de desempleados, cuando el número de españoles que han debido emigrar para poder ganarse la vida es de casi 800.000 personas, cuando la crisis ha llevado al desahucio de unas 400.000 familias, cuando un 22% de la población está por debajo del umbral de la pobreza, cuando la pobreza energética afecta al 17%? ¿Quiénes son más violentos los que consienten esto o quiénes salen a la calle a protestar (dejando al margen cuatro exaltados antisistema o algunos revienta manifestaciones con oscuros intereses)?

Por último quisiera invitar a la reflexión, ante la cercanía de las próximas elecciones al parlamento europeo, a todos aquellos ciudadanos desencantados y hastiados con la política –algo más que normal viendo que los dos grandes partidos que se han alternado en el poder en los últimos años han hecho las mismas políticas, cometiendo los mismos errores, vicios y desmadres- se planteen abstenerse de votar por pensar que poco o nada va a cambiar por elegir un partido u otro. Es difícil convencer a alguien aquejado de una total desafección por la política de ir a votar, y más si las elecciones son al Parlamento Europeo de donde se nos ha hecho creer que vienen todos nuestros males, pero pensemos que la abstención favorece para nuestra desgracia a los partidos mayoritarios y que en esta ocasión han aparecido en la escena política un buen número de nuevos partidos que en algunos casos no están sometidos a la voluntad de grandes lobbys financieros y que su estructura asamblearia o en red garantiza una cierta transparencia. Por lo tanto miremos de olvidar los viejos prejuicios y demos un voto de confianza a los nuevos partidos, y confiemos que de una vez por todas demos con el grupo de personas honradas y capacitadas para trabajar en beneficio de todos, sacándonos de una vez por todas de este oscuro agujero donde estamos hundidos por las nefastas políticas de los de siempre.

MSNoferini

sin techo 2

Estoy cansado.

Publicado: febrero 14, 2013 en Uncategorized
Etiquetas:, , , , , ,
Publicado en el diario la Vanguardia el 15/07/2012

Publicado en el diario la Vanguardia el 15/07/2012