Posts etiquetados ‘fmi’

El FMI y sus recortes

Publicado: junio 9, 2015 en Uncategorized
Etiquetas:,

FMI

Ayer leía, entre perplejo e indignado, que el FMI había pedido a nuestro país que entre otras cosas subiese el IVA, rebajase salarios, abaratase el despido, redujese el gasto público, introdujese el copago en la sanidad y la educación pública, pues según ellos una «reversión de los ajustes pondría en peligro la recuperación económica de España» – ¡que cabrones!, y perdón por la expresión pero mi grado de indignación está cada día elevado a un exponente mayor-.

Ante la desfachatez del FMI y todas aquellas instituciones macroeconómicas que pueden estar pidiendo similares ajustes me gustaría hacer una radiografía lo más objetiva posible de cómo está nuestros país, o mejor dicho cuál es la situación real de muchas personas de este país.

Primero de todo mencionar que la pobreza y la exclusión no son fenómenos nuevos en nuestro país, pero con la llamada crisis se ha visto incrementadas hasta unos límites muy alarmantes. En España, son casi 700 000 las familias que no tienen ingresos mensuales y muchas más las que viven con menos de 600 euros al mes (1 de cada 5).

Según la Encuesta de Condiciones de Vida 2014, publicada el 26 de mayo de 2015 por el Instituto Nacional de Estadística con la reducción de los ingresos experimentada en nuestro país durante los últimos años el porcentaje de población en riesgo de pobreza (ingresos anuales inferiores a 7.961 euros) se ha visto incrementado llegando al 22,2 por ciento.

Sin embargo según la tasa Arope (siglas de “At Risk Of Poverty or Social Exclusion” indicador utilizado por la UE) el porcentaje de pobreza real, la que combina ingresos con carencias básicas, se ha visto incrementado hasta colocarse en  el 29,2% (en números absolutos, 13.567.000 españoles).

España es el país de la OCDE donde más han aumentado las desigualdades sociales. El 10% de la población más pobre ha perdido un tercio de sus ingresos.

El 16,9% de los hogares españoles tiene muchas dificultades para llegar a fin de mes y el 41% no tiene capacidad para afrontar gastos imprevistos.

Más de dos millones de niños y niñas viven bajo el umbral de la pobreza en España, un 27% de la infancia.

El número de personas que deben recurrir a los Servicios Sociales se ha visto incrementado de manera alarmante, principalmente en mujeres de entre 36 a 50 años, casadas, con hijos y una renta en el hogar que oscila entre los 300 y 500 euro.

Un número de parados que debe rondar, según la última encuesta EPA, los casi 5,5 millones de personas. Con una tasa de desempleo entre los jóvenes menores de 25 años alcanza el 53,8% –la más alta de la zona euro-.

El umbral de la pobreza para un hogar con dos adultos y dos niños se sitúa en 16.719 euros de ingresos al año. Los ingresos medios anuales por hogar bajaron un 2,3%, hasta los 26.154 euros.

El índice de ejecuciones hipotecarias durante el primer trimestre de este año lejos de disminuir se ha incrementado en un 0,9%.

Y ya no hablemos de cómo han quedado los servicios públicos, los cuales han sufrido unos recortes tan atroces que han llevado a una merma considerable de su calidad, buscando con ello no tanto el ahorro sino la excusa perfecta para iniciar su privatización.

Por lo tanto, sin tener el más mínimo conocimiento de macroeconomía pero viendo la actual situación en la que se encuentras muchas personas y familias, cómo se puede hablar de recortes salariales y abaratar despidos cuando la capacidad de endeudamiento de las familias españolas es casi nula y con ello es difícil hacer frente a las deudas acumuladas, lo que sin lugar a dudas también puede perjudicar la macroeconomía. Cómo se pueden pedir un incremento del IVA reducido cuando son muchas las personas que no tienen ni para comparar los productos más básicos. Cómo tienen la desfachatez de pedir que se recorte la inversión pública y se imponga un copago de ciertos servicios públicos tan necesarios como la sanidad y la educación  cuando muchas familias no tienen dinero ni para garantizarse el sustento. En definitiva cómo se puede ser tan asquerosamente rastreros de querer hacer pagar los platos rotos de las erráticas políticas económicas neoliberales a la ciudadanía.

Como he comentado en más de una ocasión tras el descalabro económico de este país, fruto de las desacertadas políticas y el despilfarro continuado de los diversos gobiernos que hemos tenido en los últimos treinta años, se ha producido una revolución, pero en lugar de ser una revolución social que pusiera las bases de un nuevo sistema político, económico y social ha habido una revolución del capital. El capital y sus ideales neoliberales han fracasado estrepitosamente pero de sus cenizas, como si de un ave fénix se tratase, ha surgido un nuevo sistema mucho más despiadado y deshumanizado que sólo busca su propio interés, olvidándose por completo los intereses y las necesidades reales del pueblo. En definitiva lo que se ha venido a llamar como crisis ha sido y es una guerra de los de arriba contra los de abajo, y para nuestra desgracia los de abajo la estamos perdiendo, dejando en la cuneta un elevadísimo número de damnificados y muertos.

MSNoferini

Anuncios

Pasarán los años y esta gran estafa a la que hemos sido sometidos los países más pobres, esa crisis global que como un virus a causado estragos entre la ciudadanía, quedará como un triste recuerdo que muchos querrían dejar en el olvido. Pero recuerdos como este, causante de tantos males y que ha comportado cambios tan drásticos y negativos para países como el nuestro, no deberían caer nunca en el olvido, porque lo sucedido debería hacernos entender los fallos del capitalismo, una filosofía económica que por desgracia se ha impuesto en casi todo el mundo.

El nuevo capitalismo, surgido tras el derrumbe de parte del sistema financiero, se ha reinventado más despiadado y deshumanizado. Los que ostentan el poder económico se han hecho con el control del poder legislativo de la gran mayoría de países y cada día se legisla más en beneficio del capital y en detrimento de los trabajadores.

Día a día vemos como, en países como el nuestro, la en otras épocas floreciente clase media se ha ido empobreciendo por los cada día más bajos salarios, por una desmesuradas cargas fiscales, a lo cual deberíamos unirle el excesivo gastos que representa el pago de la vivienda, el encarecimiento de la cesta de la compra y de algunos servicios, a los que la ley consideraba derechos fundamentales, como la educación  y en algunos casos la sanidad.

¿Y cómo es que la mayor parte de los trabajadores de nuestro país, al igual que otros, han consentido esta merma en sus ingresos y derechos, que les han llevado a unos niveles de empobrecimiento desconocidos para la gran mayoría, sin casi presentar batalla? La respuesta es “a base de miedo y manipulación”.

Cómo quejarse de nuestros bajos salarios cuando nos han hecho creer que somos afortunados por el simple hecho de conservar el trabajo dados los más de seis millones de desempleados que tenemos en España, cómo quejarse si temes que tu empresas pueda estar al borde del cierre, cómo quejarse a título individual si para los empresarios es cada día más fácil despedir a sus trabajadores, cómo plantear una reclamación conjunta si esta sociedad es cada día más individualista y cada día son más las personas que han dejado de creer en los sindicatos como una buena opción para reivindicar el respeto a sus derechos o para pedir mejoras laborales. Y cómo poner nuestra confianza en gobernantes y políticos, como único medio para arreglar los problemas del país, si el tiempo nos viene demostrando que son tan eficientes como poner el cuidado de nuestros bosques en manos de pirómanos.

Es muy triste que el sistema capitalista haya demostrado sus carencias y fallos, causando con ello una hecatombe capaz de condenar a la miseria a millones de personas, y en lugar de causar una revolución social capaz de poner los cimientos que permitiesen crear un sistema más justo y fiable se produzca una revolución del propio capital, que en detrimento de la ciudadanía renace, como el ave fénix, de sus cenizas pero mucho más deshumanizado, y siempre con el beneplácito de nuestros gobernantes más dados a dar su apoyo a los poderosos que a los pobres y necesitados.

 MSNoferini

msnoferini.wordpress.com