Posts etiquetados ‘elecciones’

A dos semanas para que los catalanes/as nos volvamos a reencontrar con las urnas raro es el día en que no aparece en algún medio una encuesta. En los últimos años hemos sido testigos de los no pocos errores cometidos en los sondeos por parte de las empresas demoscópicas. Pero como uno a estas alturas es cada vez más mal pensado en lo que concierne a la política, pues tal como dice el dicho “piensa mal y acertarás”, nadie consigue quitarme de la cabeza que los resultados hechos públicos por parte de quienes se dedican a esto de los sondeos electorales vienen cocinados y manipulados a interés de quien encarga la encuesta. No somos pocos los mal pensados que creemos que quienes saben de esto a veces apuestan por incentivar a determinados votantes haciéndoles creer eso del “yes we can” (sí se puede) o por el contrario jugar con el miedo del votante para intentar una mayor movilización con la que frenar a esa posible mayoría, que en caso de ganar pudiera desencadenar poco menos que las siete plagas de Egipto. Y es en este contexto donde día sí y día también aparece alguna encuesta, pública (como la del CIS) o privadas, sobre la tendencia de voto de cara al 21-D que uno tiene muy claro que las mismas reflejan más el deseo de algunos que la realidad de lo que seguramente reflejarán las urnas a la finalización de dicha jornada.

Para alegría de unos y decepción de otros, es muy probable que los dos bloques antagónicos y aparentemente irreconciliables en que se ha dividido la política y la sociedad catalana vuelvan a contar con un número de representantes en el Parlament muy similar al actual, lo que significaría una nueva victoria del soberanismo, aunque sea por la mínima, lo que llevará a nuevos conflictos y a la formación de un gobierno sometido a la fiscalización, a la coacción, y a la posible judicialización de todas aquellas decisiones que molesten al gobierno del estado por la vía del artículo 155.

Lamentablemente el círculo vicioso de falta de voluntad negociadora, imposición o represión, desafección, desobediencia y nuevas imposiciones y una mayor represión no va a cambiar ni con esa supuesta victoria del bloque constitucionalista, pues mientras en el Partido Popular o su recambio naranja estén en la Moncloa nada se podrá hacer para buscar una salida negociada. El Gobierno del señor Rajoy no puede pretender una vez más esconder la cabeza bajo el ala a la espera de que se dé el milagro y consigan un gobierno tripartito (CD’s, PSOE, PP) y unionista, pues aun consiguiéndolo este no será más que un parche a corto plazo que difícilmente podrá acabar o poner freno a los anhelos y sentimientos de un número considerable de catalanas y catalanes deseosos de conseguir la emancipación del estado español o como mínimo de poder decidir libremente el futuro de nuestra tierra.

MSNoferini

Encuesta

Encuesta de GESOP para el Periódico de Catalunya aparecida hoy 7/12/2017, y seguramente una de las más creíbles.

Anuncios

El ver como evolucionaba el recuento electoral la noche del  26J  fue para mí, como a buen seguro para la gran mayoría de compañeros y votantes de Podemos y sus confluencias, un auténtico jarro de agua fría. Eran muchas las expectativas, pues las encuestas nos auguraban unos grandes resultados, y el no verlas cumplirse, y tener que aceptar que el Partido Popular encima incrementaba en 14 escaños los obtenidos el 20D,  supuso un auténtico disgusto y una gran desilusión

Pero esta es la realidad, no siempre las expectativas se cumplen, y hemos de saber amoldarnos a lo que tenemos o conseguimos, evitando caer en el pesimismo y derrotismo. Podemos tiene menos de dos años y medio de vida y lo que ha logrado en tan poco tiempo es una auténtica proeza, en un país acostumbrado a tener que elegir entre poco más de dos opciones políticas. Un país que tras cuarenta años de dictadura se acostumbró al bipartidismo, donde una gran mayoría, pensando en eso que vinieron a llamar voto útil, votaba a uno de los dos grandes partidos, aunque no fuera del todo de su agrado, entendiendo que era un mal menor para evitar con ello que ganara la otra opción.

Por lo tanto alegrémonos de habernos consolidado como una alternativa de futuro en la política española y tener nada menos que 71 diputados, y más en un parlamento fragmentado ideológicamente donde ningún partido tiene una mayoría suficiente para formar gobierno, y pensemos cual ha de ser nuestro papel en esta próxima legislatura, si no vamos a unas terceras elecciones.

Podemos nació para revolucionar el caduco y ciertamente deshumanizado sistema político que tenemos en este país. Veníamos a poner fin a la vieja y encorsetada forma de hacer política. Entendíamos que la mejor manera de hacer política, y que nos diferenciaría del resto de partidos estatales, era haciéndola desde las calles y de forma asamblearia. Apostamos por empoderar a la gente corriente, para que personas como tú o yo pudiéramos tener voz y voto en la política, más allá de depositar una simple papeleta en una urna cada cuatro años. Y esa idea sigue más viva, y es más necesaria, que nunca. Por lo tanto sepamos ver las oportunidades que se nos brindan estos próximos cuatro años, si se forma gobierno, y comencemos a trabajar por crecer, ganar experiencia e incrementar nuestra presencia en las calles, sin olvidar algo tan importante como reforzar aquellas parcelas en las que la inexperiencia y las prisas ante todos los procesos electorales que hemos tenido que afrontar en estos escasos dos años y medio transcurridos desde nuestro nacimiento estamos más flojos, como podría ser la organizativa.

Si nuestros 71 parlamentarios saben sacar provecho a la debilidad del gobierno que se pueda formar, haciendo una oposición inteligente y rocosa en beneficio de las necesidades reales de las buenas gentes de este país y desde la militancia sabemos apoyarles desde las calles, es sólo cuestión de tiempo poder llegar a la Moncloa y poder revertir esas políticas nacidas en beneficio de unos pocos y en detrimento de una gran mayoría.

Somos Podemos un partido joven venido a conquistar los cielos o las instituciones y no podemos arrugarnos a las primeras de cambio. Por lo tanto que no decaiga el ánimo y hoy más que nunca toca arremangarse y trabajar con mayor ahínco que nunca.

Por ello os digo: “SÍ SE PUEDE”. Pero aun tendremos que esperar un poco y seguir trabajando y luchando. Compañeros por mucho que lo intenten no nos podrán parar, somos Podemos y nuestra fuerza nos hará caminar, y al final acabaremos por ganar.

MSNoferini

Podemos-logo

Debate a siete, con los cabezas de lista

Publicado: diciembre 12, 2015 en Uncategorized
Etiquetas:,

El pasado miércoles pude asistir al debate a siete que organizó el Periódico de Catalunya en Barcelona. Un debate interesante pero que no afectará a mi intención de voto.

Para este servidor, como para la persona que me acompañó, nadie destacó ni estuvo especialmente brillante. Si tuviera que decir quienes estuvieron más correctos destacaría a la señora Chacón, el señor Doménech y el señor Girauta, sin lugar a dudas fueron los que supieron mejor aprovechar su tiempo, explicando algunas de sus propuestas electorales.

El señor Fancesc Homs, representante de ese engendro nacido de la desmembración de Convergencia i Unió que es Democràcia i Llibertat, soltó su verborrea habitual, en la que incluso se atrevió a decir que con ellos en el gobierno no se había privatizado la sanidad pública y la mayoría de sus argumentos siempre finalizaban con lanzar balones fuera responsabilizando de todos nuestros males al gobierno de Madrid.

En cuanto al cabeza de lista del PP, el aun ministro del interior Jorge Fernández Díaz, en sus intervenciones, en las que siempre hizo gala de ese aire castrense que tanto le caracteriza, se permitió decir lindezas como que la ley Mordaza no había supuesto ningún recorte en nuestros derechos y que lejos de recortar en gastos de defensa se debería subir su presupuesto, y que poco menos le debemos dar las gracias a su partido por sus iniciativas y la independencia de la que han dotado a la justicia para luchar contra la corrupción.

El señor Durán i Lleida tampoco creo que convenciera demasiado a nadie, ya que oyéndole parecería que nunca hubiera roto un plato y que su partido no nada tuviera que ver con los errores y la corrupción de CiU. También mencionar lo excesivamente blandito que estuvo en determinados momentos, haciendo gala de esa habitual flema tan propia de él. La única vez que contestó con cierta dureza fue contra el representante del partido del señor Rivera, y viendo la airada y sobreactuada respuesta de este, hasta rectificó y pidió disculpas.

Y mención aparte para el representante de Esquerra Republicana, el señor Rufián –tiene cachondeo el apellido-. Oírlo hablar es una experiencia extrasensorial, porque escuchar esa cadencia tan pausada y artificial de la que hace gala su lenguaje y no dormirse obliga a un sobre esfuerzo sensorial. Sin lugar a dudas el partido del señor Junqueras ha patinado considerablemente con la elección de este muchacho. El querer dar una nueva imagen del partido y ampliar la cuota de castellanos parlantes, y de lo que hasta hace poco algunos muy próximos a los ideales del partido republicano denominaban despectivamente “xarnegos”, no puede llevar a la elección de lo primero que se encuentren.

En conclusión, el debate fue interesante pero a estas alturas como se suele decir “el pescado está todo vendido”, y de poco o nada va a servir para hacer cambiar la intención de voto en la mayoría.

MSNoferini

Ya se acerca el gran momento

Publicado: noviembre 28, 2015 en Uncategorized
Etiquetas:, , , ,

Ya se acerca el gran momento, el momento y el motivo por y para el que Podemos nació, las elecciones generales del 20D.

Desde la creación de nuestro partido; en ese aparentemente lejano enero del 2014, y su posterior éxito en las elecciones europeas, en las que parecía que la indignación colectiva ante la difícil situación en la que se hallaba nuestro país, fruto de las desastrosas políticas, nos hacía llegar a esta próxima campaña electoral como serios aspirantes a hacernos con la Moncloa; son muchas las cosas que han ido pasando.

Si volvemos la vista atrás y hacemos un repaso a las múltiples encuestas publicadas durante todo este tiempo nos encontramos que de haber sido los mejor posicionados de cara a las próximas elecciones estatales hemos ido, supuestamente, descendiendo en intención de voto hasta colocarnos en una triste y poco halagüeña cuarta posición, detrás de esos dos partidos que en los treinta y dos últimos años se han repartido el poder y que tan mal han hecho las cosas como para hundirnos en la actual miseria en la que nos encontramos, y de Ciutadans, ese otro partido que en los nueve años que lleva existiendo poco o nada ha aportado a la política nacional.

Es evidente que existen tres principales motivos que han llevado a este aparente descenso en la intención de voto. El primero de esos motivos, y seguramente el que podría ser el principal responsable en la pérdida de votantes, sería el desmesurado apoyo del establishment económico y su maquinaria a los partidos que mejor pueden defender sus intereses, al mismo tiempo que usaban todos sus medios para desprestigiar a Podemos. ¿Cuántas veces se han repetido hasta la saciedad eslóganes contrarios a Podemos, haciendo que se le identifique con el radicalismo más peligroso, con movimientos antisistema y con dictaduras e ideales propios de países de otras latitudes? Sin olvidar todos aquellos supuestos e inconsistentes escándalos de financiación que airearon en su momento, así como esa constante difamación a la que se ha venido sometiendo a buena parte de las personas que encabezan este proyecto.

El segundo motivo al que yo le achacaría este supuesto descenso en las encuestas probablemente deberíamos buscarlo en la actual situación económica de nuestro país. Es evidente que aunque la situación económica de España sigue siendo complicada, y la de muchas familias mejor ni hablar, en los últimos meses ha habido una cierta recuperación –sea por la rebaja del precio de los combustibles, la bajada de los intereses de nuestra deuda, por el incremento de la productividad como una causa directa de los bajos costes de producción motivados a su vez por los míseros salarios de los trabajadores españoles, etcétera- que ha llevado a muchas personas a creerse eso de mejor no hacer cambios excesivamente drásticos ahora que vamos camino de la recuperación, y de que siempre es mejor lo malo conocido que lo bueno por conocer.

La sociedad española a día de hoy sigue siendo excesivamente conservadora, preferimos ver las grandezas pasadas e intentar poner viejas soluciones que apostar por lo nuevo y mirar para adelante. Este es el país del aburguesamiento, el país de los nuevos ricos, el país de aquellos que no supieron ver el espejismo de la efímera riqueza ocasionada por la famosa burbuja inmobiliaria y añoran volver a esos tiempos.

Cuando la situación personal es complicada, y no tienes garantizados los derechos y servicios más básicos, todo el mundo se convierte en un potencial activista. En momentos complicados todos queremos cambios. Pero cuando ves que tu situación personal supuestamente comienza a mejorar ponemos freno a nuestro activismo, y los deseos de cambio mutan para una vez más apostar por la continuidad del sistema. Somos sin lugar a dudas una sociedad aburguesada y algunas veces aborregada.

En cuanto al posible tercer motivo que puede habernos llevado a la pérdida de potenciales votantes deberíamos achacarlo a los errores propios. Podríamos comenzar por hablar de ese intento de captar votos entre una ciudadanía de un amplio espectro ideológico y político vendiendo transversalidad o intentando aliarnos con determinados ideales socialdemócratas. Una ocurrencia que, si bien en un principio pareció dar buenos resultados, al final parece que sólo ha servido para asustar a algunos de nuestros potenciales votantes. Deberíamos tener muy claro que nuestro nicho ideológico está a la izquierda del PSOE y la indefinición de la que a veces hemos hecho gala probablemente en poco o nada nos ha beneficiado.

También se han cometido algún que otro error a la hora de dar apoyo a la militancia y gestionar círculos y asambleas ciudadanas. El asamblearismo es uno de los pilares básicos de nuestro partido y uno de los principios que nos hacen diferentes al resto de partidos, por lo tanto no se puede dejar de lado a la militancia ni hacer oídos sordos a algunas de sus reivindicaciones y decisiones.

Tampoco deberíamos olvidar la no del todo correcta gestión de la confluencia con otras fuerzas políticas en algunas de las pasadas elecciones autonómicas, como podría ser el caso de Catalunya, cuyos resultados hace evidente que dicha confluencia no fue del todo acertada y pudo no ser del agrado de alguno de nuestros militantes y votantes.

Hemos cometido errores, es evidente, y por desgracia esos errores nos han hecho perder algunos apoyos y lo que podría ser más grave perder militantes (según un informe hecho tras las elecciones autonómicas catalanas se calculaba que los círculos habían perdido de un 75 a un 80% de su militancia). Y para nuestra desgracia lo peor de todo es que estos errores y despropósitos –errores que principalmente han sido fruto de la inexperiencia, de las prisas y del personalismo- se han acabado filtrando a los medios de comunicación haciéndolos aún más visibles y repercutiendo de manera muy negativa en nuestra imagen.

La cuestión es que por un motivo u otro hemos ido desinflándonos y por ello va a ser difícil que este próximo 20 de diciembre podamos hacernos con un triunfo en las elecciones generales. Pero quedemos los primero o quedemos los cuartos somos muchos los que continuaremos dando apoyo a Podemos pues consideramos que es el único partido capaz de representarnos, y por ello animo a todos los compañeros a seguir trabajando. Eso sí, me gustaría que mi propio partido tomara buena nota de todo lo que ha ido sucediendo para evitar que en un futuro se vuelvan a cometer los mismos errores. Podemos no se puede permitir ser un partido más, ni nos podemos permitir fallarles a las personas que confían en nosotros para mirar de mitigar tanta injusticia y poner solución la difícil situación en la que viven una buena parte de la población de este país. Es evidente que poco vamos a poder hacer para evitar que algunos medios nos sigan difamando pero olvidémonos de ellos y trabajemos de manera honrada y transparente de espalda a esos medios y de quienes los dirigen y pensemos solamente en nuestro objetivo: devolver la dignidad a las personas y a la política, poner freno a tanta injusticia, y devolverle a la palabra democracia su verdadero significado.

MSNoferini

Podemos-logo (más…)

La dura campaña electoral catalana ya finalizó para que por fin la ciudadanía pueda pronunciarse en las urnas. Esta no ha sido una campaña ni serán unas elecciones a la Genralitat igual a las precedentes, pues según parece los ciudadanos de Catalunya van a decidir algo más que la composición de su parlamento y de quien será el futuro presidente de esta tierra.

Estas elecciones no será igual que el resto pues ese prestidigitador y maestro del despiste que es el actual presidente de la Genralitat, el Molt Honorable Artur Más, un buen día decidió que, a falta de contar con la aprobación del estado para someter a referéndum el derecho de Catalunya a decidir sobre su futuro como país, estos comicios tendrían un carácter plebiscitario y en función del número de escaños que ocupasen los partidos independentistas declararía de manera unilateral la independencia de Catalunya (algo no demasiado democrático si tenemos en cuenta que la ley electoral española no le da un mismo valor a los votos emitidos en las cuatro provincias).

Pero al margen de lo que se puede decidir en estas elecciones, o no, ha quedado en evidencia que de normales poco tienen y no sólo por el desafío soberanista de los partidos independentistas sino por la aparente manipulación a la que unos y otros nos han querido someter durante la campaña.

Ha sido la campaña del miedo, de la manipulación y de la descalificación. Se han dicho tantas cosas y se han dado tantos argumentos sobre los pros y los contras de una hipotética independencia, y en la mayoría de los casos utilizando hipótesis descabelladas y mentiras de difícil credibilidad que uno ya comienza a estar hasta las mismas narices de que nos manipulen y nos tomen por tontos.

Y tal vez la mentira más grande aun esté por llegar, porque no sería descabellado pensar que los planes del president de la Generalitat, sin que estos se hayan hecho públicos, vayan en función de que los partidos soberanistas obtengan un mínimo de 90 escaños, que son los dos tercios de la cámara necesarios para impulsar reformas tan importantes como la del estatut o aprobar un ley electoral catalana y garantizarían un número de votantes superior a la mitad de la población catalana con derecho a votar, 5.510.713 personas, algo que realmente legitimaría una posible independencia. Por mucho que los posibles votantes de la plataforma “Junts pel Sí” se hayan hecho la ilusión de que estas elecciones convertirán a Catalunya en un nuevo estado, y que esto se logrará con obtener la mayoría de escaños (68), yo de ellos no pondría las manos en el fuego y más sabiendo como se las gasta el sr. Mas. Porque este servidor aun recuerda como el parlament catalán, con los votos de CiU y el PP, negó el apoyo al derecho de autodeterminación de palestinos, kurdos y saharauis en el año 2014 (http://www.europapress.es/parlamento-catalan-rechaza-derecho-autodeterminacion-palestinos-kurdos-saharauis).

En fin, que cada cual vote a quien quiera, pero que no nos vendan milongas y aprendamos a ser más críticos, no tiene sentido creerse todo lo que venga del lado que a uno le interesa sin contrastarlo a la vez que no se le quiere dar veracidad a aquella información que atenta contra nuestros ideales y quienes los representan.

Aunque seguramente, como se suele decir, el pescado ya está todo vendido. Sólo falta esperar a la noche de mañana y ver que ha decidido el pueblo catalán. Pero lo que es innegable es que el sol seguirá saliendo.

MSNoferini

arturo

27-S

Publicado: septiembre 1, 2015 en Uncategorized
Etiquetas:, ,

Cada vez queda menos para el esperado 27-S una fiesta de la democracia en la que los catalanes estamos llamados a decidir sobre nuestro futuro. El que la ciudadanía decida sobre su futuro y sobre quienes han de ser sus representantes es el máximo exponente de la democracia, otra cosa es que aquellos a quienes el pueblo eligió y elija para ser sus representantes nos intenten manipular y tomen decisiones de espaldas a la ciudadanía, demostrando con ello una actitud no excesivamente democrática. Esto podría venir al caso de que algunos quieran darle carácter plebiscitario a estas elecciones para decidir nuestra vinculación con el estado español pero poniendo ellos las reglas más convenientes a sus intereses, y estas pasan por tener en cuenta simple y llanamente el número de representantes en el parlamento en lugar de tener en cuenta el número de votantes a los diversos grupos que defiendan una u otra opción. No se puede consentir que en algo tan importante como decidir nuestra independencia con el estado se haga en función de una ley electoral –que por cierto no es propia, pues Catalunya no dispone de una ley electoral-, en la que un voto en la provincia de Barcelona tiene menor valor que el que se puede emitir en otra provincia, ¿dónde queda esa máxima de la democracia de un hombre un voto?

No se puede consentir que aquellos que negaron a la ciudadanía el derecho a decidir sobre nuestra independencia económica respecto al TTIP ahora quieran dárselas de demócratas buscando la forma de satisfacer sus pretensiones jugando cual trileros, de manera deshonesta y fullera.

::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::

Cada vegada queda menys per a l’esperat 27-S una festa de la democràcia en la qual els catalans estem cridats a decidir sobre el nostre futur. El que la ciutadania decideixi sobre el seu futur i sobre els qui han de ser els seus representants és el màxim exponent de la democràcia, una altra cosa és que aquells als qui el poble va triar i triï per ser els seus representants ens intentin manipular i prenguin decisions d’esquena a la ciutadania, demostrant amb això una actitud no excessivament democràtica. Això podria venir al cas que alguns vulguin donar-li caràcter plebiscitari a aquestes eleccions per decidir la nostra vinculació amb l’estat espanyol però posant ells les regles més convenients als seus interessos, i aquestes haurien de ser tenir en compte simple i planament el nombre de representants al parlament en lloc de tenir en compte el nombre de votants als diversos grups que defensin una o una altra opció. No es pot consentir que en alguna cosa tan important com decidir la nostra independència amb l’estat es faci en funció d’una llei electoral –que per cert no és pròpia, ja que Catalunya no disposa d’una llei electoral-, en la qual un vot a la província de Barcelona té menor valor que el que es pot emetre a una altra província. On queda aquesta màxima de la democràcia d’un home un vot?

No es pot consentir que aquells que van negar a la ciutadania el dret a decidir sobre la nostra independència econòmica respecte al TTIP ara vulguin donar-les-hi de demòcrates buscant la forma de satisfer les seves pretensions jugant com trilers, de manera deshonesta i enganyosa.

MSNoferini

el-roto-votos

Sí, Podemos

Publicado: mayo 26, 2014 en Uncategorized
Etiquetas:, , , ,

A la vista de los resultados de las recientes elecciones europeas podemos decir, sin miedo a equivocarnos, que “Podemos” se ha alzado como el gran triunfador. La formación del profesor de ciencias políticas y tertuliano Pablo Iglesias ha conseguido en sólo cuatro meses, y partiendo de la nada, convertirse en la cuarta fuerza más votada de nuestro país. Con más de 1.200.000 votantes y con sus cinco diputados “Podemos” entra en el euro parlamento por la puerta grade.

Pero estas elecciones europeas nos han dejado claras varias cosas, a lo que a nuestro país se refiere: que el bipartidismo sigue en caída libre y que el auge de nuevos partidos de izquierda llamados a llenar el hueco de un desdibujado PSOE es un hecho. Un partido socialista poco creíble y transparente, que de no someterse a una catarsis capaz de convencer de nuevo a los votantes de izquierdas podría estar condenado a su desaparición –una posible desaparición que paradójicamente podría acelerarse con la aparición del partido de Pablo Iglesias, el carismático lider de Podemos con el mismo nombre del que fue fundador del PSOE.

La entrada en la escena política de “Podemos” y otras formaciones, algunas de ellas nacidas como una forma de canalizar el descontento contra el bipartidismo y que tuvieron su embrión en las concentraciones del 15-M, supone un soplo de aire fresco en el mundo de la política.

“Podemos”, al igual que algunos otros partidos, nace con un claro deseo, oponerse a las políticas neoliberales que se han venido haciendo hasta la fecha en nuestro país, tanto bajo los gobiernos del PP como del PSOE, y que conjuntamente con la nefasta gestión de los recursos públicos y la corrupción nos han llevado a la ruina, hipotecando con ello nuestro futuro.

Los esperanzadores resultados –al menos para mí los son- de estas elecciones, en las que el bipartidismo español ha sido castigado por los votantes consiguiendo aglutinar sólo un 49% de los votos, pone de manifiesto el cada vez mayor descontento existente de la ciudadanía con la casta política, una ciudadanía más que harta de sentirse manipulada y engañada.

Otra de las cosas positivas a destacar de la formacón de Pablo Iglesias y de buena parte de las nuevas formaciones que concurrían en estos comicios es su aparente transparencia a la hora de financiarse, así como lo exiguo del gasto hecho durante la campaña, en comparación de los abultados presupuestos de los grandes partidos. Es destacable que en los tiempos que corren los votantes puedan conocer las cuentas de su partido, que se evite el despilfarro y que las formaciones políticas no se vean en la obligación de pagar un alto peaje a los poderosos donantes que han financiado más de una campaña electoral, como por desgracia ha venido ocurriendo desde hace mucho tiempo en buena parte de los partidos políticos. ¿Cuántos donantes anónimos o no tan anónimos han donado, o mejor dicho invertido en la financiación de algunos partidos a través de sus opacas fundaciones? Y cabría preguntarse ¿realmente nos hemos de creer que invertían en política por simple altruismo?

Desde aquí reitero mi enhorabuena hacia Podemos, como también a IU, por los buenos resultados cosechados. Pero también me pregunto ¿qué consecuencias puede tener la excesiva dependencia de Podemos hacia Pablo Iglesias? ¿Y sabrán encontrar a un cabeza de lista con el mismo gancho que Pablo Iglesias cara a las próximas elecciones generales?

MSNoferini

Imagen