Posts etiquetados ‘democracia’

Ya se acerca el gran momento

Publicado: noviembre 28, 2015 en Uncategorized
Etiquetas:, , , ,

Ya se acerca el gran momento, el momento y el motivo por y para el que Podemos nació, las elecciones generales del 20D.

Desde la creación de nuestro partido; en ese aparentemente lejano enero del 2014, y su posterior éxito en las elecciones europeas, en las que parecía que la indignación colectiva ante la difícil situación en la que se hallaba nuestro país, fruto de las desastrosas políticas, nos hacía llegar a esta próxima campaña electoral como serios aspirantes a hacernos con la Moncloa; son muchas las cosas que han ido pasando.

Si volvemos la vista atrás y hacemos un repaso a las múltiples encuestas publicadas durante todo este tiempo nos encontramos que de haber sido los mejor posicionados de cara a las próximas elecciones estatales hemos ido, supuestamente, descendiendo en intención de voto hasta colocarnos en una triste y poco halagüeña cuarta posición, detrás de esos dos partidos que en los treinta y dos últimos años se han repartido el poder y que tan mal han hecho las cosas como para hundirnos en la actual miseria en la que nos encontramos, y de Ciutadans, ese otro partido que en los nueve años que lleva existiendo poco o nada ha aportado a la política nacional.

Es evidente que existen tres principales motivos que han llevado a este aparente descenso en la intención de voto. El primero de esos motivos, y seguramente el que podría ser el principal responsable en la pérdida de votantes, sería el desmesurado apoyo del establishment económico y su maquinaria a los partidos que mejor pueden defender sus intereses, al mismo tiempo que usaban todos sus medios para desprestigiar a Podemos. ¿Cuántas veces se han repetido hasta la saciedad eslóganes contrarios a Podemos, haciendo que se le identifique con el radicalismo más peligroso, con movimientos antisistema y con dictaduras e ideales propios de países de otras latitudes? Sin olvidar todos aquellos supuestos e inconsistentes escándalos de financiación que airearon en su momento, así como esa constante difamación a la que se ha venido sometiendo a buena parte de las personas que encabezan este proyecto.

El segundo motivo al que yo le achacaría este supuesto descenso en las encuestas probablemente deberíamos buscarlo en la actual situación económica de nuestro país. Es evidente que aunque la situación económica de España sigue siendo complicada, y la de muchas familias mejor ni hablar, en los últimos meses ha habido una cierta recuperación –sea por la rebaja del precio de los combustibles, la bajada de los intereses de nuestra deuda, por el incremento de la productividad como una causa directa de los bajos costes de producción motivados a su vez por los míseros salarios de los trabajadores españoles, etcétera- que ha llevado a muchas personas a creerse eso de mejor no hacer cambios excesivamente drásticos ahora que vamos camino de la recuperación, y de que siempre es mejor lo malo conocido que lo bueno por conocer.

La sociedad española a día de hoy sigue siendo excesivamente conservadora, preferimos ver las grandezas pasadas e intentar poner viejas soluciones que apostar por lo nuevo y mirar para adelante. Este es el país del aburguesamiento, el país de los nuevos ricos, el país de aquellos que no supieron ver el espejismo de la efímera riqueza ocasionada por la famosa burbuja inmobiliaria y añoran volver a esos tiempos.

Cuando la situación personal es complicada, y no tienes garantizados los derechos y servicios más básicos, todo el mundo se convierte en un potencial activista. En momentos complicados todos queremos cambios. Pero cuando ves que tu situación personal supuestamente comienza a mejorar ponemos freno a nuestro activismo, y los deseos de cambio mutan para una vez más apostar por la continuidad del sistema. Somos sin lugar a dudas una sociedad aburguesada y algunas veces aborregada.

En cuanto al posible tercer motivo que puede habernos llevado a la pérdida de potenciales votantes deberíamos achacarlo a los errores propios. Podríamos comenzar por hablar de ese intento de captar votos entre una ciudadanía de un amplio espectro ideológico y político vendiendo transversalidad o intentando aliarnos con determinados ideales socialdemócratas. Una ocurrencia que, si bien en un principio pareció dar buenos resultados, al final parece que sólo ha servido para asustar a algunos de nuestros potenciales votantes. Deberíamos tener muy claro que nuestro nicho ideológico está a la izquierda del PSOE y la indefinición de la que a veces hemos hecho gala probablemente en poco o nada nos ha beneficiado.

También se han cometido algún que otro error a la hora de dar apoyo a la militancia y gestionar círculos y asambleas ciudadanas. El asamblearismo es uno de los pilares básicos de nuestro partido y uno de los principios que nos hacen diferentes al resto de partidos, por lo tanto no se puede dejar de lado a la militancia ni hacer oídos sordos a algunas de sus reivindicaciones y decisiones.

Tampoco deberíamos olvidar la no del todo correcta gestión de la confluencia con otras fuerzas políticas en algunas de las pasadas elecciones autonómicas, como podría ser el caso de Catalunya, cuyos resultados hace evidente que dicha confluencia no fue del todo acertada y pudo no ser del agrado de alguno de nuestros militantes y votantes.

Hemos cometido errores, es evidente, y por desgracia esos errores nos han hecho perder algunos apoyos y lo que podría ser más grave perder militantes (según un informe hecho tras las elecciones autonómicas catalanas se calculaba que los círculos habían perdido de un 75 a un 80% de su militancia). Y para nuestra desgracia lo peor de todo es que estos errores y despropósitos –errores que principalmente han sido fruto de la inexperiencia, de las prisas y del personalismo- se han acabado filtrando a los medios de comunicación haciéndolos aún más visibles y repercutiendo de manera muy negativa en nuestra imagen.

La cuestión es que por un motivo u otro hemos ido desinflándonos y por ello va a ser difícil que este próximo 20 de diciembre podamos hacernos con un triunfo en las elecciones generales. Pero quedemos los primero o quedemos los cuartos somos muchos los que continuaremos dando apoyo a Podemos pues consideramos que es el único partido capaz de representarnos, y por ello animo a todos los compañeros a seguir trabajando. Eso sí, me gustaría que mi propio partido tomara buena nota de todo lo que ha ido sucediendo para evitar que en un futuro se vuelvan a cometer los mismos errores. Podemos no se puede permitir ser un partido más, ni nos podemos permitir fallarles a las personas que confían en nosotros para mirar de mitigar tanta injusticia y poner solución la difícil situación en la que viven una buena parte de la población de este país. Es evidente que poco vamos a poder hacer para evitar que algunos medios nos sigan difamando pero olvidémonos de ellos y trabajemos de manera honrada y transparente de espalda a esos medios y de quienes los dirigen y pensemos solamente en nuestro objetivo: devolver la dignidad a las personas y a la política, poner freno a tanta injusticia, y devolverle a la palabra democracia su verdadero significado.

MSNoferini

Podemos-logo (más…)

Ha pasado poco más de un año de las protestas vecinales del barrio burgalés de Gamonal. Unos hechos que para unos pocos no fue más que vandalismo injustificado y para muchos otros la respuesta ciudadana a las provocaciones de quienes ostentan y gestionan los poderes públicos. Con las protestas de las humildes familias y personas de Gamonal y su lucha ante el despilfarro económico que quería hacer el ayuntamiento sin pararse a pensar sobre las necesidades reales de sus vecinos quedó demostrado que cuando el pueblo permanece unido, se sabe poseedor de la razón y no desfallece en su reivindicación se pueden conseguir grandes cosas, en el caso de Gamonal paralizar las costosas obras de un bulevar. Gamonal fue un punto de inflexión al pasotismo habitual ante la convicción de que las protestas pocas veces servían para algo.

Hemos sido testigos durante muchos años de los excesos, los abusos y los delitos de quienes supuestamente eran y son nuestros servidores públicos sin que en la mayoría de casos hiciésemos nada para poner freno a sus antidemocráticos y poco legales comportamientos. Ha habido por parte de la ciudadanía una total connivencia con lo que estaba ocurriendo. Era más cómodo verlo todo desde el sofá de casa, tener una actitud crítica de boquilla y confiar en que fueran otros los que arreglaran los problemas o lucharan contra las ilegalidades y excesos del poder.

Hace mucho tiempo que tengo la plena convicción de que la forma en que estamos siendo gobernados en este país, como seguramente sucede en muchos otros de nuestro entorno, no es democrática. Pensando en las lecciones de historia de mi infancia es mucho peor que ese despotismo ilustrado que estudiamos, pues este aunque no contase demasiado con el pueblo se proponía gobernar para el pueblo y por el pueblo, cosa que en la actualidad no pasa pues se gobierna para el capital, por los mercados y por último, si no molesta a los grandes poderes y algunas veces con una clara intención de maquillar la realidad, se le da alguna migaja al pueblo –algún subsidio, una rebaja fiscal, etc.

Por activa y por pasiva he repetido hasta la saciedad que con votar cada cuatro años a una determinada lista de personas que en la mayoría de casos ni conocemos no hay bastante, la democracia es más que eso. El sistema y nuestra constitución incluso nos otorga unos supuestos derechos de participación pero que en el momento de la verdad de poco o nada sirven –ILPs, referéndums-. Y puesto a poner en tela de juicio que vivamos en democracia volveré a hacer referencia a ese principio básico de toda democracia que en nuestro país no se está cumpliendo, la separación de poderes. ¿Dónde está la separación de poderes si el poder ejecutivo puede controlar el poder legislativo en el momento que cuenta con el apoyo mayoritario de las cámaras y tiene la potestad de nombrar las más altas instancias del poder judicial (Tribunal Constitucional, el Consejo General del Poder Judicial y con ello garantizarse el tener controlado y elegir los miembros del Tribunal Supremo y la Audiencia Nacional)?

La democracia ha de nacer en las calles y desde ellas se debería hacer la política, es para eso que debemos continuar luchando. Debemos luchar e intentar hacer ver a las personas de nuestro entorno cual es la cruda realidad, hemos de conseguir abrirles los ojos y hacerles entender que las calles son nuestras y hemos de ser nosotros los que hagamos política y decidamos cuales han de ser las reglas que nos han de regir. Por lo tanto volviendo al recuerdo de Gamonal si las calles son nuestras ¿por qué no lo debería ser el derecho a hacer política y decidir la forma de ser gobernados?

Queda claro que para recuperar el verdadero significado de la propia palabra democracia –«demos» pueblo y «krátos» poder o gobierno- hemos de olvidarnos de actitudes pasivas e individualistas, y hemos de empezar a trabajar todos juntos dejando en el olvido ese maldito hábito de delegar en otros. No podemos confiar de manera total la gestión de nuestro destino y el de nuestros hijos en los representes de unas determinadas formaciones políticas, que a fin de cuentas no dejan de ser unos extraños, y que han demostrado de manera reiterada que son inmerecedores de nuestra confianza. Sólo si nos implicamos y conseguimos que la política nazca desde las calles, desde las asambleas ciudadanas y que quienes elijamos para ser nuestros representantes comprendan cual ha de ser su labor, trabajar para las personas y no para los mercados o el capital, conseguiremos vivir en democracia y tener un país más justo.

MSNoferini

gamonal_madrid

Podemos-logo

A medida que el partido Podemos se va posicionando mejor en las encuestas son más las descalificaciones. Ahora ya no es un partido discordante, inflado por el contexto socio-económico en el que nos encontramos, al que muchos no le otorgaban una larga vida pensando que se podría desinflar y desaparecer a un ritmo tan vertiginoso como lo fue su aparición y aparente crecimiento. Podemos se ha convertido en un peligro para el caduco y deshumanizado sistema político y económico neoliberal, un peligro para el actual statu quo, algo excesivamente peligroso que ha llevado a los poderes económicos y a su subordinada casta política a soltar su artillería de mayor calibre contra Podemos y sus principales líderes.

Se descalifica a Podemos y a Pablo Iglesias por supuestamente haber recibido dinero del gobierno de Venezuela, pero la realidad es que la fundación CEPS en cuyo consejo administrativo han figurado tres de los principales dirigentes de Podemos, entre ellos el propio Pablo Iglesias, cobró un dinero del gobierno venezolano por diversos trabajos y estudios realizados durante el periodo que va del 2004 al 2012, es decir el dinero cobrado por su labor fue muy anterior a la creación de Podemos. Proyectos, estudios y cursos reales sobre materias tan diversas e importantes como: “estrategias políticas”, “reforma e implementación de la seguridad social venezolana”, “formación y la capacitación del funcionariado de prisiones”, “mejora de los derechos laborales”, así como un estudio destinado a combatir la corrupción. Pero la fundación CEPS no sólo ha trabajado para el gobierno venezolano, ya que también ha trabajado para otros gobiernos de América latina e incluso ha trabajado para la Generalitat Valenciana y el Gobierno español.

Es más que curioso que los principales responsables de las acusaciones de la supuesta financiación opaca de Podemos estén a sueldo o al servicio de los partidos que ha quedado demostrada su irregular e ilegal financiación.

Otro de los puntos por los que a Podemos se le está dando estopa de la buena es por su programa o declaración de intenciones. Son muchos los que han calificado sus propuestas de auténtica utopía o locura.

  • Se critica el adelantar la jubilación porque según algunos no es viable al incrementarse el número de pensiones y decrecer el número de cotizantes. ¡Pero como se puede ser tan corto de miras! Si España tiene cinco millones largos de desempleados, un número considerable de los cuales están bien cualificados, personas que podrían entrar en el mercado laboral al cubrir las vacantes que se pudieran crear con el adelanto de ciertas jubilaciones. Y con la entrada en el mercado laboral de buena parte de nuestros desempleados el estado español se ahorraría un buen número de subsidios e incrementaría el número de cotizantes, que a fin de cuentas son quienes pagan las pensiones de nuestros mayores.
  • Por su propuesta de derogar la criminal reforma laboral del PP, una criminal reforma que lo único que ha conseguido, con los número en la mano, es precarizar las condiciones de trabajo, abaratar el despido y poco más. Hemos vivido con una legislación laboral más justa hasta la aprobación de dicha reforma y quedó demostrado que mientras hay movimientos de capital e inversión el trabajo no falta. No es cuestión de bajar los salarios y abaratar el despido para que un país pueda crear empleo y mejorar su situación económica. Con salarios más altos y justos se incrementa o reactiva el consumo, y con ello se crean empresas, puestos de trabajo, se incrementan la recaudación por impuestos directos, etc.
  • Por querer reestructurar la deuda externa. Desde la llegada de la democracia buena parte de nuestros gobernantes han conseguido poner España en el segundo puesto de países más endeudados del mundo. Podemos ha sido consciente que dejar de pagar su deuda no es viable, porque gracias a los partidos que se apresuraron a criticar su declaración de intenciones estamos tan arruinados que tal vez en algún momento podamos necesitar de esos avariciosos y deshumanizados organismos económicos, de los que somos deudores, para poder financiarnos. Pero si la población de este país sigue en un estado tan precario y lamentable ¿no sería lógico intentar reestructurar y renegociar nuestra deuda para evitar que mientras enriquecemos a nuestros acreedores la población no tenga cubierta sus necesidades más básicas?
  • Por plantear la posibilidad de nacionalizar en casos extremos ciertos sectores estratégicos. Pero esta idea surge de ver como ciertas empresas que explotan algunos de los recursos más necesarios para garantizar nuestro bienestar se han enriquecido con un trato preferente por parte de los diversos gobiernos de este país, se les ha subvencionado con dinero público y se les ha dado un total apoyo cuando se han expandido fuera de nuestras fronteras, pero ellas no han tenido reparo en negar el acceso a la electricidad, gas, agua, etc., a aquellos consumidores que su difícil situación económica les impedía hacer frente a los abusivos precios de estos productos y servicios.

Los que criticaban el programa de Podemos por considerarlo inviable ahora critican que se haya trabajado para hacer viables todos y cada unos de los puntos del programa. Está claro que desde dentro del propio Podemos puede no haber gustado el moderar el discurso y programa pero quienes tengan un mínimo de conocimiento de la realidad en la que nos encontramos preferimos que se nos digan las cosas claras y no se nos quiera vender humo, algo que a fin de cuentas han hecho mucho los partidos tradicionales.

A podemos también le han llovido críticas de sectores más sociales y ecologistas por considerar que su programa económico abandona las ideas del decrecimiento económico. Puede que en parte sea cierto, pero el decrecimiento choca frontalmente con cualquier proyecto que se pueda plantear para conseguir cambiar en el tiempo que dura una legislatura la difícil situación en la que nos encontramos. Respetados economistas, totalmente favorables a las teorías del decrecimiento y la búsqueda de ciertos equilibrios, han descartado su total viabilidad por la difícil coyuntura en la que se encuentra este arruinado país llamado España.

Por último, aunque soy consciente que quedan muchos puntos dignos de mención, me gustaría hacer referencia a que ciertos sectores del catalanismo le han echando en cara a Pablo Iglesias, secretario general de Podemos, haber declarado que la DUI (Declaración Unilateral de Independencia) –es curiosa esta costumbre de abreviar en forma de siglas ciertos nombres para hacerlos más fáciles de memorizar o tal vez amagar la carga real de su significado- no sería legal y escaparía a las competencias de la Generalitat.

Desde Podemos siempre se ha defendido el derecho de la ciudadanía de decidir libre y democráticamente el tipo de futuro que quieren, a través de uno de los mecanismos que todo estado democrático ha de poner a disposición de sus ciudadanos, el referéndum. Y por esa misma razón el señor Iglesias y su formación se han mostrado su total apoyo al derecho de los catalanes a decidir su futuro respecto a España, un apoyo muy democrático al derecho a usar el referéndum como mecanismo de expresión democrática que otros partidos han negado en más de una ocasión cuando su uso no les interesaba, como puede ser el caso de CiU (negar su apoyo a un referéndum por decidir entre monarquía y república, amagar información y negar un referéndum respecto al TTIP). Una cosa es defender un referéndum de autodeterminación para conocer la voluntad de la población y otra bien diferente permitir que el partido o partidos que gobiernen Catalunya o cualquier otra comunidad, región, provincia decida por su cuenta y riesgo, y sin ni siquiera tener entre sus votantes a más de la mitad de los ciudadanos de dicho territorio y sin negociación alguna, declarar unilateralmente su independencia –y más teniendo en cuenta que los gobiernos del PP y el PSOE en mayoría tienen sus días contados-.

Queda claro, con los ejemplos expuestos, que a este paso no es de extrañar que en breve se acuse al señor Pablo Iglesias y a sus compañeros de partido de la muerte de Manolete, del hundimiento del Titanic o de la desaparición de la Atlántida.

MSNoferini

Captura-de-pantalla-2014-11-10-a-las-19.32.13

Pablo Iglesias y su partido, a diferencia de la gran mayoría de partidos que se hacen llamar democráticos, rechaza la TTIP (Tratado Transatlántico de Comercio e Inversiones).

Pasó el 9N y parece que TV3 ya empieza a hablar de otros temas que no sean la consulta. Personalmente la consulta, y todo el revuelo anterior como posterior a ella, no es un tema que me quite el sueño, por ello me alegro de que la gente vuelva a pensar en otros problemas más acuciantes para los catalanes: desempleo, desahucios, pobreza, pérdida de derechos, degradación de la sanidad y la educación pública, corrupción, etc.

Vuelvo a reiterarme en mi deseo como demócrata de que los catalanes deberíamos poder expresarnos libremente, en una consulta vinculante y legal, para decidir cual queremos que sea nuestro futuro, pero teniendo en cuenta que la independencia no es la panacea que pueda resolver todos nuestros males, más bien podría ser a corto plazo todo lo contrario.

Porque si algo tenemos claro muchos catalanes, aunque a algunos no les quiera entrar en la sesera, es que la situación es insostenible, pero no sólo en Catalunya ya que parte de los problemas que tenemos aquí también los tienen en otras partes del estado español. La mayoría de los ciudadanos de toda España están padeciendo con las políticas neoliberales que nuestro gobierno está haciendo bajo la imposición de los grandes organismo y poderes económicos.

Por lo tanto sería bueno que los partidos catalanistas de izquierdas abriesen los ojos a otro tipo de problemas y optaran por no someterse a los intereses y al neoliberalismo de CiU, un partido que siempre ha dado un claro apoyo a las políticas del Partido Popular con quien se han asociado en no pocas ocasiones, y decidiesen no comenzar a construir la casa por el tejado.

Confío en que llegará un día en que un nuevo gobierno con deseos de devolverle a la democracia su verdadero significado se establezca en la capital del reino (espero que algún día también se ponga fin a reyes, príncipes y principitos) y permita entre otras cosas decidir a sus ciudadanos que tipo de futuro quieren, ese día que probablemente no esté excesivamente lejano los catalanes podremos decidir en plena libertad en que país queremos vivir. Pero también es innegable que al margen del deseo de secesión de Catalunya respecto a España que pueden tener muchos catalanes por un tema de sentimiento, que al final de cuentas es el motivo de mayor peso por no estar sujeto a manipulaciones históricas o económicas, la consulta del 9N nos ha dejado claro cual es el posible techo del nacionalismo catalán, 1,8 millones de personas.

Por lo tanto visto lo expuesto entiendo que ha llegado el momento de dejar a un lado algunas cuestiones que entiendo menores y luchar todos juntos, catalanes y no catalanes, por conseguir un país más justo, más democrático y donde nunca más una familia pierda su casa o no tenga que darles de comer a sus hijos.

MSNoferini

pobreza-cataluña

9N2014
Sin saber en el momento de redactar estas pocas líneas cual será el volumen de participación en la consulta de este 9N quería reflexionar sobre la que considero una de las grandes jugadas del nacionalismo catalán, aceptar o aparentar aceptar el bilingüismo de nuestra tierra catalana. Atrás han quedado esos tiempos en los que muchos nacionalistas enfermaban con sólo sentir alguien en su tierra hablando en castellano. Ha dejado de importar el idioma, la ideología, o si la Jeni y el Jonathan de turno preferían ir a la feria de abril antes que ir a ver una exhibición de castellers o sardanas, ahora todos somos hermanos con un único objetivo inmediato, la independencia.

Si hace un tiempo era más que habitual oír hablar de charnegos, refiriéndose a los inmigrantes venidos de las españas que parecían no querer integrarse ni aprender nuestra hermosa lengua, y botiflers, haciendo referencia a esos malos catalanes que parecían renegar de su catalanidad o de parte de ella, ahora dios guarde de ofender a quienes podrían ser valiosos aliados en la cruzada independentista.

Sería triste que el fin de ese rancio nacionalismo catalán de porrón y espardenya respondiese a un fin en lugar de una evolución fruto del raciocinio y la cordura. Pero la cuestión es que, sea por A o por B, la jugada, y más cuando ha ido acompañada de un nuevo agravio del casposo nacionalismo español con su antidemocrática postura de limitar el derecho de los catalanes a dar respuesta a que tipo de futuro quieren para nuestra tierra, le ha salido redonda al nacionalismo catalán, ya que por fin han conseguido la adhesión de un elevado número de personas que en otra época ni se les hubiera pasado por la cabeza el plantearse dar apoyo a la secesión de Catalunya del estado español.

Pero aun así, y criticando la búsqueda interesada de apoyos que han hecho algunos, es innegable que este 9N debería ser la fiesta de la democracia. Porque nos gusten más o menos los postulados nacionalistas o independentistas la democracia es dar voz a la ciudadanía y permitirnos elegir que tipo de futuro queremos. Por todo ello deseo que la ciudadanía pueda acudir a dar su voto en plena libertad y sin coacción alguna, como que se pueda tener el total derecho a abstenerse de participar, y sin que dicha discrepancia pueda irritar a nadie.

MSNoferini

Que estamos en un momento complicado, nadie lo discute. Que para muchas familias la situación es insostenible, es evidente. Pero la película que quieren vendernos de la recuperación económica y de que de una vez por todas ya hemos pasado lo peor de la crisis,  ya casi nadie se la creé.

Y si nuestros problemas siguen persistiendo ¿qué han hecho nuestros gobernantes para poner solución a los múltiples problemas que afectan a sus ciudadanos? Pues probablemente la respuesta a esta pregunta sea doblegarse a los poderes económicos, y olvidarse de quienes han padecido sus malas políticas y el latrocinio continuo de buena parte de aquellos que elegidos para ejercer de servidores públicos prefirieron servirse de su cargo público para el lucrarse de manera ilícita.

Y llegados a este punto, donde vemos que no se nos están dando soluciones a tantos y tan graves problemas –desempleo, condiciones laborales cada día más precarias, desmantelamiento del estado del bienestar y de las administraciones públicas, pérdida de la vivienda, imposibilidad de cubrir algunas de las necesidades más básicas, etc.- ¿qué se puede hacer? Moverse, informarse, organizarse y luchar. Porque lamentarse en voz baja y esperar que las cosas se arreglen por si solas no es una opción.

El que suscribe estas líneas no es ningún político, ni un economista, ni un gurú experto en el desarrollo personal, ni alguien preparado para acaudillar a las masas en una cruzada contra quienes nos han llevado a la ruina, simplemente soy un ciudadano más consciente de que era mejor intentar buscar una luz que lamentar la maldita oscuridad, en la que nos habían sumido quienes dirigen y han dirigido política y económicamente este país. Y en esa búsqueda de soluciones, y tras sentir que todas aquellas iniciativas emprendidas a título individual de poco habían servido, he optado por depositar mi confianza y dar mi apoyo a Podemos, un nuevo movimiento político y social nacido del descontento de un pueblo cansado del inmovilismo y de la manipulación a la que se nos ha venido sometiendo por parte de los partidos políticos de siempre.

Yo no sé si Podemos tendrá la solución a todos nuestros males –soy lo suficientemente listo como para saber que es difícil enderezar el rumbo en un país que tiene la segunda mayor deuda externa del mundo y cuenta con cinco millones largos de desempleados-, pero como mínimo sus propuestas difieren mucho de la de los grandes partidos de este país, que han sido los que nos han llevado a la ruina. De entrada anteponen a las personas y los derechos fundamentales a los mercados y a los poderes económicos, y no tiene que soportar la pesada losa de la corrupción con la que cargan la mayoría de partidos del espectro político de este país.

Otra de las ventajas con las que cuenta Podemos es tener una libertad de movimientos que los demás partidos no tienen al no tener su futuro hipotecado con el poder económico a causa de su financiación. Podemos no le debe un euro a los bancos ni a las poderosas empresas de este país, que casualmente siempre son las que se adjudican los más importantes contratos públicos y donde es fácil ver a más de un expolítico en sus consejos de administración.

Por lo tanto desde aquí os animo a todos aquellos deseosos de luchar y trabajar por la recuperación del estado del bienestar, por devolverle a la palabra democracia su verdadero significado y por conseguir un país más justo que no lo dudéis y participéis desde el Círculo Podemos de vuestro pueblo, barrio, ciudad o gremio.

MSNoferini

Podemos-logo

12 de Octubre día del Pilar

Publicado: octubre 12, 2014 en Uncategorized
Etiquetas:, ,
bandera-republicana

Esta sería la bandera de la España soñada por mí.

Hoy es un domingo como otro cualquiera pero con la peculiaridad de ser 12 de octubre, festividad de nuesta Señora del Pilar y día elegido para celebrar el día de la hispanidad. Un día triste para muchos porque conmemora la triste efeméride del desembarco del Almirante Colom en el nuevo mundo, para desgracia de las poblaciones nativas que sufrieron un cruel genocidio por parte de los conquistadores venidos del otro lado del Atlántico. La avaricia, la religión y las enfermedades traidas por los conquistadores españoles (mejor dicho castellanos), y los que vinieron después de ellos, llevaron al exterminio de una buena parte de las poblaciones indígenas.

Al margen de la carga negativa que tiene esta festividad por ser ese cruel anivesario ¿quién quiere celebrar la rancia fiesta nacional con los valores que representa en estos momentos este antidemocrático país?

Un país donde la democracia brilla por su ausencia (la-democracia-en-españa), donde al igual que pasaba en otras épocas se nos impone un jefe de estado sin el refrendo de la ciudadanía y donde tampoco se les permite a los ciudadanos de parte de los territorios que configuran las Españas decidir sobre cual ha de ser su futuro. Por lo tanto ¿qué tengo que celebrar? si alguna vez tuviera de celebrar una fiesta en nombre de un país sería porque creyese en ese país, cosa que de momento no sucede.

MSNoferini