Posts etiquetados ‘Ciudadanos’

portada_conspiracionesEs interesante leer de la mano de Jesús Cintora, a través de su último libro “Conspiraciones”, como se desarrollaron los hechos que impidieron que tras las elecciones generales del 20D se pudiera formar un gobierno progresista de izquierdas.

Es habitual sentir a los diversos pesos pesados del PSOE echar en cara a Podemos su responsabilidad en permitir con sus decisiones que el Partido Popular siguiera en el Gobierno. Pero omiten que su proyecto y su idea de los que debía ser un gobierno progresista y de izquierdas se sustentaba sobre un acuerdo de gobernabilidad con Ciudadanos, un partido que recientemente despejó cualquier duda, si es que la había, sobre su ideario al suprimir la palabra Socialdemócrata de sus estatutos para declararse abiertamente liberal.

Los PSOEcialistas, o la mayor parte de quienes conocemos bajo el aristocrático término de “Barones”, nunca quisieron un gobierno progresista que pudiera poner en riesgo su estatus, sus bien retribuidos puestos en algunos importantes consejos de administración y pudiera ir en contra de los intereses de aquellos que les llenan los bolsillos.

Es evidente que cuando algunos prometían tener la voluntad de poner fin al gobierno de Rajoy, buscando un acuerdo con las fuerzas de izquierda, no era más que simple postureo de cara a la galería, y de haber sido posible el entendimiento algunos simple y llanamente hubieran buscado llevar a la práctica esa paradoja tan bien descrita por Giseppe Tomasi di Lampedusa en el Gattopardo: “Cambiarlo todo (o algo) para que nada cambie”.  Pues: ¿Cómo consentir un Gobierno progresista que ponga freno a las puertas giratorias cuando no son pocos en el PSOE, como en muchos otros partidos, los que le han sacado un gran provecho? ¿Cómo consentir un gobierno que apueste por la máxima transparencia, cuando la opacidad es la norma de la mayoría de partidos? ¿Cómo permitir un Gobierno que pudiera poner en riesgo los jugosos beneficios de ciertas importantes empresas y grupos empresariales que son quienes les financian y en los que algunos acaban tras su carrera política?

Lean ustedes esta breve síntesis de lo que describe Jesús Cintora en su libro, y con ello podrán hacerse una idea de cómo, según el autor, se desarrollaron los hechos que lamentablemente impidieron que se pudiera desalojar del poder, creando una alternativa, al partido más corrupto de la democracia y que más ha favorecido con sus políticas en incrementar brecha entre ricos y pobres, el PP.

Falta poco más de una semana para que se presente a la primera sesión de investidura[…], “han pasado dos meses desde las elecciones del 20D”.

Es ahora cuando se produce la primera reunión anunciada para negociar un supuesto Gobierno progresista. Tarde y mal[…].

Podemos rebaja sus expectativas. Insiste en que el referéndum de Cataluña se puede negociar y ya no exige un número determinado de ministerios, aunque sí entrar en el Gobierno[…].

Iglesias declara que su formación está dispuesta a ceder “en muchas cosas”, menos en la condición de entrar en ese Ejecutivo, porque el PSOE tiene 5.530.693 votos y Podemos 5.189.333[…].

Sánchez y los suyos no han tenido interés en negociar las propuestas de Podemos, que considera inasumibles, y Pablo Iglesias se lamenta de que en eso consiste una negociación, en rebajar puntos de partida[…].

Así llega la reunión en la “sala roja” del Congreso[…].

Tiene su punto que el PSOE esté negociando a la vez en dos estancias. En una Podemos, Izquierda Unida y Compromís. En otra, con Ciudadanos. Hasta el punto de que en la “sala roja” los allí presentes ven como los negociadores socialistas se van levantando y desaparecen por un largo tiempo[…].

Errejón reprocha a los negociadores socialistas que “pueden estar negociando una cosa en esta mesa y la contraria en la otra sala con el partido de Rivera”[…].

En Podemos sienten que no les toman en serio[…].

Para millones de votantes que desean un Gobierno de izquierdas las esperanzas se desvanecen[…].

Pablo acusa a los socialistas de haberles ocultado los avances en las conversaciones con Ciudadanos[…].

Iñigo e Iglesias coinciden, “la mano de Podemos sigue tendida y Pedro debe elegir”[…].

Pedro y Albert presentan su acuerdo con una cuidada escenificación[…].

Por ahora, a Sánchez le sirve para mantenerse vivo al frente del PSOE. No ha desobedecido, ni a la vieja guardia ni al mandato que firmó con el Comité Federal[…].

Los socialistas reconocerán meses después, en privado, que se equivocaron al pisar fuerte el acelerador para pactar con Ciudadanos y tener en punto muerto el diálogo con Podemos[…].

Los hechos descritos por Jesús Cintora nos permiten hacernos una idea de cómo fue la negociación posterior a las elecciones generales del 20D y a quién debemos principalmente responsabilizar de lo que pudo ser y lamentablemente no fue. Como todos sabemos, cuándo en cualquier relación a dos surgen problemas la responsabilidad en mayor o menor medida siempre es o suele ser compartida. Con ello quiero decir que en esa negociación Podemos también se pudo equivocar y cometer sus fallos, pero es innegable que el PSOE y su Comité Federal nunca quisieron y buscaron un acuerdo capaz de llevar a buen puerto un pacto de la izquierda que permitiera un Gobierno progresista. Las diferencias ideológicas (que quedaron patentes en el caso del PSOE a la hora de preferir pactar con Ciudadanos aunque pudieran significar dinamitar cualquier acuerdo por la izquierda), las diferencias de programa, los egos, el deseo de alguno de no buscarse poderosos enemigos para poder asegurarse con ello la continuidad en el cargo, la confianza en que un nuevo proceso electoral les podría beneficiar, etcétera, pusieron punto y final a una oportunidad que tal vez en mucho tiempo no se pueda volver a dar (su abstención tras las elecciones del 26J se merece un capítulo a parte). Y mientras las ciudadanía seguimos y seguiremos padeciendo en nuestras carnes las consecuencias de su irresponsabilidad.

MSNoferini

Pedro Sanchez y Albert Rivera

En estos últimos días hemos oído hablar mucho de la propuesta de simplificar la contratación con la creación de un único modelo de contrato, lo que se ha venido ha llamar el contrato único. Para partidos como Ciutadans parece ser que esta puede ser la panacea a todos nuestros males, o como mínimo que con esta propuesta comenzaremos a poner solución a nuestros endémicos problemas laborales. Pero realmente ¿qué nos aportaría?

A continuación os transcribo las supuestas ventajas que podría tener según algunos supuestos expertos, y que nosotros no compartimos. Y más abajo encontraréis una buena parte de los desventajas que podría ocasionarnos.

Supuestas ventajas del contrato único:

1.- “Se terminaría con la infinidad de modalidades contractuales actuales y su traba burocrática”. –Con la desaparición de algunas modalidades de contratos no ha habido ninguna mejora burocrática porque a la hora de mecanizar un contrato se han de introducir y aportar más datos-.

2.- “La indemnización por despido de los trabajadores temporales aumentarían pero las de los trabajadores indefinidos se verían reducidas”. –Si un trabajador indefinido ve mermados sus derechos por la reducción de su indemnización por despido poco beneficio aportará, no podemos desnudar un santo para vestir a otro-.

3.- “Al reducirse la burocrática, las empresas podrían reducir los costes en asesoría laboral”. –Falso, pues la experiencia ha demostrado que a medida que desaparecían algunos contratos para integrarlos en otros se burocratizaba aun más la gestión de estos con un sinfín de datos y clausulas a cumplimentar (jornadas, inscripción SPEE, grados de minusvalía, aprendizaje, formación, etc) lo que obligaría más que nunca a contar con un buen asesor laboral -.

4.- “Los colectivos condenados a contratos temporales, como mujeres, parados con más de 45 años y jóvenes menores de 25 años, ganarían en estabilidad y mejorarían sus condiciones”. –Las mejoras de algunos colectivos no vienen motivada por tener todos el mismo tipo de contrato sino por una legislación más justa que aporte más derechos a determinados colectivos y personas-.

5.- “Contratar o despedir por parte de las empresas no sé ligaría a la protección de cada trabajador, sino con el objetivo de crear plantillas por productividad”. –Al final todo se resume en abaratar despidos para que el empresario tenga mayores ventajas-.

Desventajas del contrato único de trabajo:

1.- Un contrato único implica un contrato más sencillo. Es decir, sería como un cajón de sastre en el que cabrían todas las casuísticas laborales y en el que se quedarían al margen situaciones particulares como empleos de duración determinada.

2.- Para la Organización Internacional del trabajo (OIT) un contrato único de trabajo no solucionaría nada porque en casos de desempleo elevado como sucede en España hay otros problemas como políticas activas de empleo inadecuadas, tasas elevadas de abandono escolar, un modelo productivo de bajo valor añadido.
3.- Menor protección contra el desempleo.

4.- Para los sindicatos, la última reforma laboral del PP ya ha permitido un abaratamiento del despido, inestabilidad del empleo indefinido, y el contrato único sólo contribuiría a extender más la precariedad.

5.- Y hay quienes consideran que la reforma laboral ya ha permitido un abaratamiento de los costes laborales y un aumento de la inestabilidad del empleo indefinido, lo que se conseguirá con este contrato es extender más todavía la precariedad.

contrato-unico