Posts etiquetados ‘Altsasua’

Altsasua no es terrorismo

El diario El País de hoy (13/07/2017) publica un interesante artículo de Baltasar Garzón, en el que bajo el título “La nada terrorista de Alsasua” el exjuez nos da su visión como jurista del procedimiento abierto por los hechos acaecidos en un bar de la población Navarra de Alsasua, el pasado 15 de octubre de 2016.

A estas alturas supongo que con el tiempo y espacio dedicado al caso en los medios todos tenemos conocimiento de la historia de los ocho jóvenes que presuntamente agredieron a un teniente de la guardia civil y a un agente del cuerpo que, en ese momento, estaban en el local con sus parejas y libres de servicio. Un desagradable incidente donde por lo visto hubo insultos, golpes y un tobillo fracturado, y que ha llevado a la Fiscalía de la Audiencia Nacional a pedir un total de 375 años de cárcel para esos jóvenes, al responsabilizarlos de una agresión terrorista.

Aquí reproduzco parte del artículo del exjuez, habiendo omitido toda la parte más técnica del mismo:

[…]Calificar esto como conducta terrorista es una inconsistencia jurídica de gran envergadura y demuestra la debilidad de los argumentos de la magistrada. Primero habla ambiguamente del “ambiente”, no de la acción en sí misma; después, de estructuras populares a las que, al parecer, con el pretexto del AH (proyecto Alde Hemendik que en euskera significa “Fuera de aquí”, creado en el siglo pasado para presionar a servidores públicos para que abandonaran el País Vasco y Navarra), eleva a categoría de “organizaciones terroristas” olvidando que esa campaña, creada por ETA, se creó, exclusivamente, para desarrollarla a través de sus subestructuras EKIN-GPA, con fines terroristas que, en todo caso, quedaron vacíos a partir del 20 de octubre de 2011.

Dar al colectivo OSPA Mugimendua, como hacen jueza y fiscal, alcance terrorista implicaría que constaran, perfectamente definidos, los fines terroristas del mismo, según exigencia del artículo 373 del Código Penal. Pero no es así. Ni siquiera circunstancialmente. Lo expuesto, no pasaría de ser una mala anécdota judicial si no fuera porque hay personas privadas de libertad para las que se piden penas de prisión astronómicas.

Pero lo más grave de todo es que el Tribunal Supremo, al resolver la competencia entre los jueces de Pamplona y Audiencia Nacional, no haya frenado este disparate jurídico, alimentado, ahora, por una calificación fiscal fuera de toda mesura jurídica y lógica político criminal […]

Por tanto, solo existe la nada terrorista en el caso Alsasua y la decisión de la fiscalía de iniciarlo, bajo la anterior jefatura, con el regocijo del ministro Fernández Díaz, no se enmarcó en el contexto de la actividad terrorista de ETA, sino en el de la desnaturalización del concepto de terrorismo de los titiriteros, tuiteros, anarquistas, antisistema, okupas, personas que silbaban al himno nacional, que quemaban alguna bandera o algunas fotos del Rey. En esa línea, el escorzo del fiscal puede tener imprevisibles consecuencias. Por mucho que se afirme su presencia, ETA y sus proyectos desaparecieron y su desarrollo al servicio del terrorismo, también. Todos fueron vencidos por el esfuerzo de una ciudadanía comprometida con la democracia.

Ha costado mucho dolor llegar a la paz; hacerla sostenible es nuestra obligación y no arriesgarla con este tipo de ensayos que, al final, desempoderan a las víctimas y desmerecen la seria y contundente labor previa en el combate contra el terrorismo de ETA.

Poco más puedo añadir a la opinión de un jurista de la experiencia del señor Garzón, al compartir su misma visión de los hechos. Lo único que quizás me gustaría agregar es la tristeza que me da ver la deriva de este país y poder constatar la hipocresía de esa élite dominante, heredera de los vencedores de aquella confrontación civil que instauró una dictadura de casi cuarenta años, la cual se ha opuesto sistemáticamente, a través de su brazo ejecutivo (el Gobierno del PP), a la aplicación de la ley de la memoria histórica bajo el pretexto que el pasado pasado está y no conviene removerlo, pues con “la transición” ejemplar que tuvimos eso ya está superado y remover el pasado sólo puede traernos una confrontación innecesaria y odios subyacentes. Señores de la derecha española, esa dura derecha retrógrada y anclada en esa anacrónica España colonial, que vergüenza da su uso de esa doble vara de medir en beneficio de sus intereses, ¿acaso, utilizando esa lógica suya de no despertar los fantasmas del pasado, no ha llegado también la hora de pasar página sobre el terrorismo etarra? ¿No creen que es muy ruin seguir utilizando el terrorismo en su beneficio político? Si se produce un delito que la justicia actué, eso nadie lo discute, pero no busquen terrorismo donde no lo hay, ni busquen cabezas de turco para imponer la ley del miedo, ni para salirse con la suya.

MSNoferini