La unión hace la fuerza

Publicado: julio 20, 2017 en Uncategorized
Etiquetas:

Como ya saben quiénes me conocen o siguen hace meses que decidí desvincularme de Podemos, principalmente por tres motivos: ver como se incumplían sistemáticamente unos principios de los que nos dotamos supuestamente para ser algo diferente a lo que se había venido haciendo hasta la fecha en política; por quienes de manera egoísta e interesada antepusieron sus intereses particulares o los de ciertos grupos o familias, creando problemas y división, sin que desde los órganos ejecutivos se hiciera nada por ponerle solución; y por la torpeza de algunos/as de nuestros/as representantes en las instituciones.

Durante mi tiempo de militancia en Podem (algo más de 2 años y medio) nos fueron pocos o pocas los compañeros/as que más de una vez me habían echado en cara lo pesimista que era mi discurso y mi tendencia a la crítica con nuestro propio partido, ¿pero cómo no serlo con las luchas de poder que se daban día sí y día también en Podem Catalunya, con una organización que era y continua siendo un desastre y con ese activismo mayoritario de red social y de moverse sólo si había una cámara cerca ante la que poder visualizarse y publicitarse? Sin olvidar la que considero como la causa principal de todos los males de Podem Catalunya, como seguramente le habrá sido de todas las agrupaciones territoriales del estado: depositar la confianza en gente inadecuada, personas con poca preparación y/o con poca capacidad de trabajo y sacrificio, y en no pocos casos con una escasa voluntad de cumplir o hacer cumplir los propios principios y de unir a las diferentes tendencias o corrientes en beneficio del proyecto.

Una compañera y amiga, con la que tuve la suerte de vivir algunos de los buenos momentos que me dio mi paso por Podemos, me recriminaba el haber abandonado el partido y lo que ella consideraba una actitud pasiva por mi parte, por haber elegido según ella el camino más fácil en lugar de haber seguido luchando y haberme alineado o dado apoyo a quienes hacían una diagnosis similar a la mía en lo concerniente a los males de Podem Catalunya. Pero lo cierto es que cuando has perdido la ilusión y ves que la vulgaridad y verticalidad de la política clásica se ha comido al sueño, cuando ves que en el que había sido tu partido hay una división entre dos facciones casi irreconciliable, sin que nadie haya querido hacer nada por reconciliar y unir, te das cuenta que lo mejor es mantenerse al margen, pues la razón y la buena gente está de las dos partes, como también podría no estarlo de ninguna.

Tengo amistades, conocidos y aprecio por muchos compañeros y compañeras de Podemos con formas muy diversas de pensar. Cuando mi crítica, tal vez algo ofuscada por las experiencias vividas, la toma con nuestros representantes electos en Catalunya, por esa supuesta incompetencia y ese afán de acumular cargos, no quiere decir que no reconozca la buena labor realizada por algunas/os de ellas/os y su cercanía y buena disposición a atenderte para resolver cualquier duda que uno pudiera tener. Valga el ejemplo de dos mujeres a mi entender maravillosas, con las que tengo una muy buena relación y posicionadas en grupos lamentablemente divergentes: una sería nuestra senadora Celia Cánovas y la otra compañera sería esa gran mujer que nos representanta en el Parlament, Angels Martínez Castells. Compañeras trabajadoras y comprometidas con el proyecto político del cambio, a las que desde este escrito les rogaría que se pusieran al frente de un proceso de reconciliación que permitiera recuperar la unidad y la senda que jamás se debió abandonar, la del asamblearismo, la plena democracia y el respeto. Donde el exceso de testosterona masculina nos ha llevado al enfrentamiento, pues por mucho que Albano D. Fachin presuma de haberse sabido rodear de mujeres sus formas y decisiones han sido las propias de todo un macho alfa.

Esto no puede seguir así. Es lamentable el espectáculo que se sigue dando. Es triste esta guerra de los manifiestos (Martillo Pilón us P.A.F). Es muy penoso que una vez más el Consell Ciutadà de Catalunya no tenga voluntad alguna de reconciliar y unir. Y es imperdonable que el Secretario General de Podem Catalunya manipule y enfrente a los/as militantes y no tenga la decencia de convocar de una puñetera vez una verdadera Asamblea Ciudadana abierta a la militancia donde dar la cara y comenzar a poner soluciones a los problemas del partido en nuestra tierra. Pero lejos de lamentaros (quienes sigáis militando) o entrar en guerras innecesarias ser conscientes que los inscritos tenéis en vuestras manos la solución, moveros, exigir que se os oiga, demostrar que no sois como la militancia de la mayoría de los partidos clásicos. Si no hacéis nada al respecto luego no os lamentéis si vuestro partido acaba disolviéndose en una sopa de siglas o acaba siendo un triste recuerdo de un proyecto fallido.

MSNoferini

P.D. Yo el próximo 1-O iré a votar, dado que nadie debería limitar el derecho de un pueblo a decidir su futuro, y si hubiera seguido militando en Podemos también lo hubiera hecho por mucho que desde CC estatal o catalan no le dieran apoyo, pero entiendo que Podem Catalunya lo ha hecho mal al no haber sometido una decisión tan importante a votación de menera directa entre su militancia. 

 

Anuncios
comentarios
  1. FrancGarcia dice:

    Me ha encantado tu escrito, en el me veo reflejado, pues yo tambien entré en Podemos despues de toda una vida sin tomar partido (oficialmente) por nadie.
    Si bien es cierto que la unión hace la fuerza, no es menos cierto que es un error ir en compañia de lobos inmersos en su desmesurado ego y sus ansias de poder.
    Fuí atraido a remar juntos en un barco de iguales y me cansé de ir a contracorriente porque los demás remeros parecian haber olvidado el porque subieron a el, quizas si hubiese una formación de desencantados funcionaría mejor, o simplemente funcionaría como inicialmente soñamos que queriamos que funcionase.
    Yo, igual que tú, pienso que la máxima expresión de la democracia es ejercer el derecho a voto, el derecho a elegir o a ser elegido y me repugnan los que se creen poseedores de la razón absoluta.
    Nuestro error quizas fué creer que todos los indignados eran reales y no de conveniencia y pagamos el precio de no entender que la sinceridad con la que actuamos fué llo que nos traicionó ante los que solo pretendian aprovecharse de ello.
    Un saludo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s