Archivos para septiembre, 2016

la-desfachatez-de-la-intelectualidad

En el día de hoy he podido asistir a la conferencia organizada por el Fòrum de Debats de Vic e impartida por el profesor y sociólogo Ignacio Sánchez-Cuenca. Una interesante conferencia que tenía por título, al igual que su último libro, “la desfachatez intelectual”.

En el acto se ha hablado sobre la desfachatez de no pocos “escritores e intelectuales ante la política” que desde sus columnas en diarios, libros o programas de televisión y radio demuestran una total irresponsabilidad, difundiendo opiniones cuyos argumentos pecan de estar poco contrastados y razonados.

Intelectuales con una extensa y premiada carrera literaria pero cuyos artículos de opinión o “a la hora de hablar en más de una tertulia fallan por la simpleza de sus tesis”.

Según el profesor Sánchez-Cuenca se debería someter “a un escrutinio crítico” todo debate político participado por la “intelectualidad” para así poder percibir la inconsistencia de lo que ha venido a llamar “el machismo discursivo”, un término empleado por el sociólogo italiano Diego Gambetta para definir esa defensa a ultranza de unas ideas, como si de un dogma de fe se tratara, y no reconociendo nunca su inconsistencia, algo que se da principalmente entre el género masculino, de ahí su nombre. A modo de ejemplo el profesor Sánchez-Cuenca ha hecho referencia a un artículo del premio Novel de literatura Mario Vargas Llosa, el cual no tuvo problema en escribir un artículo, titulado “Aguirre, esa Juana de Arco liberal”, en el que tras alabar su figura y su labor llegaba a decir que “con ella al frente del Gobierno jamás se hubiera hundido España en la crisis que hoy padece”.

La mayoría de estos “intelectuales”, a los que se hace referencia en el libro, tienen el rasgo común de haber experimentado “una evolución ideológica”, una evolución que los llevó de una cierta radicalidad anticapitalista a ser socialdemócratas, en época del gobierno de Felipe González, y acabar como defensores a ultranza del liberalismo.

El profesor Sánchez-Cuenca no ha perdido la oportunidad de hablar de los nacionalismos y el terrorismo de ETA, un tema muy recurrente en los artículos y ensayos de algunos de estos “intelectuales” y causa de la evolución ideológica de alguno de estos personajes tan presentes en los medios de comunicación más conservadores.

Conferencia muy interesante que en conclusión nos invita a ser más críticos, a contrastar la información que recibimos y a aprender a razonar por nosotros mismos.

Al acabar el acto he tenido la suerte de poder hablar un rato con el profesor Sánchez-Cuenca sobre los “intelectuales de izquierdas”, de política y de Podemos.

MSNoferini

img_20160930_220006

Anuncios

Pasan los meses y nuestros representantes políticos no han sido capaces de sacar adelante un acuerdo que permita la formación de gobierno. Tal como ya he manifestado en alguna otra ocasión la falta de gobierno, para no pocos ciudadanos, es un mal menor pues es innegable que el sol continuará saliendo cada día con o sin gobierno y las administraciones, verdadero motor del poder ejecutivo, y los servicios públicos siguen funcionando.

Ante todo decir que no soy analista político y la mayoría de mis conocimientos son fruto de la información obtenida desde los medios y la visión más o menos amplia fruto de la experiencia, lo que me lleva a tener una perspectiva similar a la que pueden tener otras tantas personas. Es innegable que todos, o la gran mayoría, no pensábamos que tras las pasadas elecciones del 26J fuera tan complicada la formación de gobierno como aparenta ser. No éramos pocos los que teníamos el convencimiento que llegado el caso las diferencias ideológicas de los partidos mayoritarios y esas famosas líneas rojas que supuestamente ponen ciertos inamovibles límites en toda negociación no serían impedimento para que un partido como el PSOE, con sus denominados “barones” cada día más cerca de unos ideales y tesis del neoliberalismo económico, en un aparente “ejercicio de responsabilidad política” llevarían a su partido a permitir con su abstención o la de una pequeña parte de sus diputados a que al señor Rajoy y su partido repitieran gobierno con el apoyo de Ciudadanos, pero de momento aun no ha sido así.

De toda esta historia o circo; porque no deja de ser un circo con sus fonambulistas caminando por la cuerda floja, sus trapecistas, malabaristas, domadores e incluso sus payasos; a uno no deja de sorprenderle ver como siempre hay alguna persona dispuesta a saltarse el guion y querer otorgarse un papel que a priori no le correspondía, como podría ser el caso del todavía Secretario General del PSOE. ¿Quién hubiera dicho que el señor Pedro Sánchez saldría tan contestatario?

el circo

No son pocas las voces dentro del PSOE, como podrían ser gente de la importancia del propio expresidente Felipe González, que piden en beneficio de la democracia el permitir gobernar a la lista más votada, y sobre todo tras la repetición de las elecciones generales del 26J, pero el Secretario General del PSOE en una aparente travesía contracorriente, y más tras la hecatombe acaecida en las elecciones de Galicia y Euskadi para su partido,  sigue sin dar su brazo a torcer aunque eso le pueda suponer la dislocación del mismo.

Para todos aquellos que tenemos al PSOE entre ceja y ceja por considerarlo un fraude al no tener a día de hoy nada de “socialista” y mucho menos de “obrero”, por no mencionar el daño causado a su credibilidad por parte de toda esa ralea de viejas glorias que han acabado beneficiándose de las llamadas “puertas giratorias” que les ha llevado a cambiar su discurso y su ideología, tampoco confiábamos en exceso en Pedro Sánchez por entre otras cosas tener de él una imagen de político prepotente y más predispuesto a buscar apoyos para auparse a la Moncloa entre la derecha que entre la izquierda. Pero el tiempo, que casi siempre acaba poniendo a cada cual en su sitio, nos ha demostrado que probablemente el aún Secretario General del PSOE sea de lo más decente que puede tener los socialistas, y que siempre puede haber la posibilidad de ir de mal en peor o en este caso de tener un Secretario o Secretaria General aún más escorado a la derecha.

Como tristemente hemos podido comprobar, el tiempo, sobre todo el tiempo político, parece jugar a favor del Partido Popular, el cual usando esa estúpida estrategia tan propia de su Presidente de esconder la cabeza bajo el ala o bajo el suelo a la espera de que los problemas se solucionen, atenúen o caigan en el olvido han conseguido recuperar votantes. Cada día que pasa el partido del señor Rajoy incrementa incomprensiblemente el número de votantes sin importar sus escándalos, la corrupción, o las nefastas políticas que han llevado a la ruina a mucha gente y a todo un país. Lo que nos debería llevar a plantear la obligación de que todos los partidos decentes, y contrarios a ciertas políticas totalmente ineficientes para poder poner solución a la brecha económica que se ha abierto entre una rica élite y el resto de la empobrecida población del país, buscaran un punto de encuentro para evitar que el Partido de los Bárcenas, Barberá, la Gürtel, Taula, del desempleo, el desmantelamiento de los servicios públicos, la manipulación mediática, la falta de transparencia se volvieran a hacer con el poder.

Es evidente que para todos aquellos que tenemos plena conciencia de ser mero proletariado nos hubiera gustado que cualquier gobierno que se pudiera formar estuviera formado por los partidos del espectro izquierdo del abanico ideológico, y por ello criticamos al PSOE y a su Secretario General por su estrategia de pactos tras el 20D, pero a toro pasado y tras ver los desastrosos resultados electorales del 26J, donde en contra del sentido común al Partido Popular incrementó en número de votantes de los 123 conseguidos el 20D a 137, empezamos a plantearnos si no hubiera sido mejor aceptar el pacto entre el PSOE y Ciudadanos donde Podemos se hubiera abstenido. Hemos de ser conscientes de que a corto plazo va a ser difícil que en este país se pueda configurar un gobierno sólo con partidos de izquierdas y más si se marginan a los partidos soberanistas.

Pensemos que la formación de cualquier gobierno alternativo al Partido Popular debería contar con el apoyo de los partidos nacionalistas y/o la abstención de Ciudadanos, algo inaceptable para no pocas personas, y por ello difícil, por no decir imposible, de que se pueda llevar a la práctica.

Otra cosa sería pensar lo que estratégicamente le convendría a los dos partidos de izquierda (PSOE, Unidos Podemos) dados sus diferentes ideales e intereses, porque si el PSOE acaba dándole su apoyo al PP para que Rajoy sea investido presidente, algo imposible que se dé en Podemos o Unidos Podemos, podría llevar a no pocos de sus votantes por darle la espalda a su hasta ahora partido en beneficio de la formación morada, que podría acabar convirtiéndose en el partido hegemónico de la izquierda. Y el buscar un gobierno alternativo al PP con el apoyo de los nacionalistas vascos y catalanes podría significar tres cuartos de lo mismo para Podemos.

A un partido como Podemos realmente lo que más le conviene, desde el punto de vista estratégico, es quedarse en la oposición haciendo un buen trabajo y mirando de crecer con el desgaste de PSOE al tiempo que mejora la parcela organizativa. A Podemos le toca dejar la ambigüedad y desde su nicho ideológico ir creciendo para demostrar que puede ser una buena opción de futuro. Otra cosa sería pensar en que le conviene al país y asumir una responsabilidad hacia el bien colectivo, pero sabiendo que de entrar a formar parte de cualquier gobierno alternativo al PP, con las exigencias económicas impuestas desde la Troika que van a condicionar las políticas económicas y sociales que se puedan llevar a cabo, en poco o nada le va a beneficiar.

No hace falta ser adivino para vaticinar cual puede ser el futuro color del gobierno del estado pues, vayamos o no a nuevas elecciones, es evidente que el PP tiene todos los triunfos, consiga el apoyo del PSOE en forma de abstención o yendo a unas nuevas elecciones, pues tal como hemos visto en la evolución del voto del 20D al 26J así como lo ocurrido en las elecciones gallegas y vascas el Partido Popular es desgraciadamente un valor en alza en detrimento de Ciudadanos y el PSOE.

MSNoferini

felipe-gonzalez-en-gas-natural

…bienvenida la ingobernabilidad

Publicado: septiembre 20, 2016 en Uncategorized
Etiquetas:, ,

Ya llevamos nueve meses con el gobierno del estado en funciones, desde las elecciones del 20 de diciembre de 2011, y lejos de verse cumplidos los negros presagios de algunos agoreros, para los que la falta de gobierno podía suponer poco menos que las siete plagas de Egipto, vemos que cada día sigue saliendo el sol, los trabajadores españoles no hemos visto empeorada nuestra ya de por sí paupérrima situación laboral, los servicios públicos siguen funcionando gracias a la buena labor de cientos de miles de trabajadores públicos, nuestra indicadores económicos siguen a la alza, la justicia sigue funcionando, y de paso evidenciando día sí y día también las miserias del partido en el gobierno, y en definitiva parece ser de que las cosas funcionan algo mejor de lo habitual.

Recordando el antecedente del país más cercano que vivió una situación parecida a la española, Bélgica, no creo que los cerca de dos años que estuvieron sin gobierno les fuera  tan mal. Es más, cuando la opción es tener un gobierno débil en minoría con una oposición a degüello capaz de paralizarlo todo o no tener más que un gobierno en funciones haciendo de invitado de piedra sin la capacidad de imponer nada, muchos nos quedamos con la segunda opción.

¿No son acaso muchas las filosofías, teorías económicas y regímenes políticos que apuestan por gobiernos totalmente exentos de poder y capacidad de decidir por nosotros? Desde el libertarismo, para el cual los gobiernos deben principalmente procurar salvaguardar nuestros derechos y libertades y poco más, pasando por todas esas teorías liberalistas, precursoras del capitalismo, no son pocas las teorías y filosofías que promueven el reducir los poderes de los gobiernos y gobernantes como la mejor forma para poder garantizar nuestras libertades.

A buen seguro que no somos pocos los que vemos la falta de un gobierno electo con plenas capacidades de decisión como una buena oportunidad de dejar constancia de lo sobrevalorado que está el denominado poder ejecutivo y como a final de cuentas la verdadera labor que asegura el buen funcionamiento del poder ejecutivo no se realiza desde la Moncloa o desde los consejos de ministros sino desde unas estructuras públicas que afortunadamente en este país, gracias a esos  en ocasiones tan denostados funcionarios públicos, funcionan perfectamente, a pesar de la torpeza de nuestros gobernantes y políticos.

Simplemente pensar de que en cuanto se consiga formar un gobierno con plena capacidad ejecutiva y con un número de escaños en parlamento y senado como para tener el control del poder legislativo, y de rebote el judicial –no olvidemos la deficiente separación de poderes que tenemos en este país (pensemos como prueba de ello quien elige a los miembros del Consejo General del Poder Judicial, Fiscalía, Tribunal Constitucional)-, y más si ese gobierno lo encabeza el PP, nos esperan más políticas encaminadas a la austeridad, pues así se lo mandan desde la Unión Europea y desde los grandes organismos económicos –que ha fin de cuentas son los con su usurpación de funciones controlan nuestras políticas, economía y de rebote nuestras vidas-, y con ello el desmantelamiento de los servicios públicos, congelaciones salariales y toda una serie de leyes encaminadas a favorecer a los de siempre en detrimento de trabajadores y de la empobrecida clase media.

Por todo ello bienvenida la ingobernabilidad; a falta de un gobierno progresista capaz de cambiar la concepción del estado y de garantizar nuestros derechos más  fundamentales, que aun quedando recogidos en nuestra actual constitución  desgraciadamente no se están cumpliendo (desde la libertad de expresión, a derechos tan básicos como la vivienda, educación y sanidad pública, un sistema tributario justo, prestaciones y pensiones, así como el empleo y la calidad de este.).

MSNoferini

ahorremonos-los-gobiernos

grandes-patriotas

Las noticias que día sí y día también aparecen en los medios nos demuestran, en referencia a esa casta hasta no hace mucho intocable que hizo de la política su lucrativa forma de vida, lo débil que es la carne y como todos los partidos, en mayor en menor grado, acabaron sucumbiendo ante la tentación de hacer caja favoreciendo a amiguetes y financiadores de sus caras campañas electorales.

¿Cómo negarme a ayudar o favorecer a quienes con tanto dinero y esfuerzo permitieron que nuestro partido llegase a los más alto y que tal vez pueda asegurarme una plácida jubilación cuando abandone la política?  ¿Quién iba a notar unos cientos de miles de euros menos desviados aquí y allá? ¿Cómo negarme a aceptar regalos de este buen amigo del partido y hacerle este feo? ¿Por qué debería renunciar yo a mi cargo o sillón si de lo que se me acusa era algo tan habitual en el funcionamiento de los partidos, para tener casi el rango de norma, y yo soy uno más de tantos que lo hicieron antes que yo, y muchos de esos otros compañeros son tratados con todo tipo de honores dentro y fuera del partido?

A buen seguro que no son pocos los “imputados”, o mejor dicho los investigados –no sea que se nos ofendan los aludidos-,  que se habrán hecho estas preguntas y muchas otras.

El consentir que la política pueda convertirse en profesión es un peligroso error, en este mundo de intereses donde es tanto el dinero en juego ante cualquier decisión política o administrativa. El tiempo a dedicar trabajando en la política institucional debería estar limitado, y al poner fin a dicho servicio los cargos salientes deberían reemprender sus vidas profesionales allí donde las dejaron llevándose consigo simplemente la satisfacción del trabajo bien hecho y el agradecimiento de sus conciudadanos por el tiempo dedicado, pero desgraciadamente esto no es así y dudo de que en el futuro sea muy diferente.

Y si pensamos que todo se puede solucionar con medidas como las aprobadas en este país en materia de transparencia, buscando con ellas una buena forma de disuadir a quienes busquen el provecho propio y poner freno a esta fiesta continua al enriquecimiento ilícito, decir que estas siguen sin ser la adecuadas para permitir que cualquier ciudadano tenga conocimiento como se hacen las cosas y el porqué de ellas. Sin olvidar la nefasta separación de poderes con la que cuenta nuestra democracia, y lo que puede suponer el tener ciertos cargos de las altas instancias del poder judicial al servicio del poder ejecutivo y de quienes lo controlan.

Por lo tanto es probable que por mucho que pase el tiempo, cambien las personas, surjan nuevos partidos y otros desaparezcan o simplemente muten o cambien de nombre, aparezcan nuevos gurús o iluminados defendiendo otras formas de hacer las cosas, se hagan nuevas leyes para supuestamente poner solución a algunos de los endémicos problemas que nos aquejan, todo siga igual. “Esos días de vino y rosas”, en que hasta el más tonto podía llegar bien lejos –incluso si una extraña conjunción planetaria lo favorecía a presidente del gobierno- y enriquecerse, volverán, si es que llegaron a desaparecer. Quizás los buenos tiempos en los que la ciudadanía podía ver mejorar su estatus en base al esfuerzo y al trabajo honrado hayan pasado pero para “la casta” política las cosas seguirán como siempre.

No suelo ser una persona excesivamente optimista, y en lo referente a la política mucho menos –como deja en evidencia este escrito-, porque el tiempo y el conocimiento de los intereses que se mueven en este mundo y de la especie humana no me da motivos para serlo. Sólo confío en que como mínimo sepamos estar más unidos en la lucha diaria y que aprendamos a ser más solidarios, porque sólo así podremos sobrevivir.

MSNoferini

El dinero perdido del rescate bancario

Publicado: septiembre 12, 2016 en Uncategorized
Etiquetas:, ,

“Es un crédito a la banca y lo va a pagar la propia banca”. Mariano Rajoy, Presidente del Gobierno, 13 de junio de 2012

“No le quepa la menor duda de que se recuperará la mayor parte de lo destinado a los bancos nacionalizados. El préstamo no tendrá coste para la sociedad, sino todo lo contrario”. Luis de Guindos, Ministro de Economía, 13 de junio de 2012 en el Parlamento

“Hemos hecho este rescate a la banca para que no cueste ni un euro al contribuyente”. Soraya Sáenz de Santamaría, Vicepresidenta del Gobierno, el 31 de agosto de 2012 en La Moncloa

 

Leía hoy en El País, lo que era más que evidente: “el Banco de España ha reconocido esta semana que, hasta el momento, solo ha recobrado el 5% de los 51.303 millones que dejó al sistema financiero para que se recapitalizara”.  Pero lo grave, al margen de verse confirmadas todas las mentiras que se nos colaron desde el Gobierno del Partido Popular, es que ya se da por hecho que un mínimo de 26.300 millones no se recuperarán nunca (“el Banco de España reconoce que el estado perderá al menos 26.300 millones de euros del famoso rescate bancario”). Tal como se ha publicado en diversos medios el estado va a perder un dinero, que a fin de cuentas y para nuestra desgracia es dinero de todos los españoles, cuando el gobierno del señor Rajoy prometió por activa y por pasiva que los contribuyentes no pagarían la factura del plan de ayuda al sector financiero. Para que nos hagamos una idea, del montante mínimo que el estado ya da por perdido, la cantidad supone el 2,6% del PIB y supera en más de diez mil millones todos los recortes realizados durante estos años de crisis en Educación y Sanidad (16.000 millones de euros).

Pensemos que lo que supuestamente invirtió España en refinanciar a la Banca es casi la misma cantidad que los 51.000 millones de déficit máximo pactado con Bruselas para el 2015, un déficit alarmante cuando nuestra deuda a rebasado el 100% de nuestro PIB, y que nos va a obligar a aplicar unos recortes para este año y los dos próximos 5 mil, 15 mil y 9 mil millones respectivamente –una cantidad muy cercana a la que según el Banco de España nunca llegaremos a recuperar-.

Así funciona este país, la Banca se equivoca o sus consejeros delegados se enriquecen con dinero público y papa estado paga sin importar la situación económica del país, los grandes empresarios se adjudican grandes contratos públicos (a veces de manera poco legal) y/o no hacen bien su labor o directamente ni la hacen y papa estado paga sin dilación. Pero dinero para pensiones y políticas sociales poco hay. Esta es España, la España del folclore y de los borregos que mientras tengan fútbol y estúpidas distracciones que les entretengan poco les importará los negros nubarrones que pueden acechar su futuro o el de sus hijos.

MSNoferini

EL GOBIERNO PRESENTA EL PLAN DE PAGOS A LOS PROVEEDORES DE COMUNIDADES Y AYUNTAMIENTOS

 

Decepción

Publicado: septiembre 10, 2016 en Uncategorized
Etiquetas:, , , ,

pablo-iglesias

Durante mucho tiempo he presumido abiertamente de mi militancia y compromiso con un partido que supuestamente “venía a conquistar el cielo al asalto” haciendo “nueva política”, pero que al final el interés de unos pocos y el mal hacer de unos cuantos más han llevado a ese partido a ser tan vulgar como cualquier otro partido de izquierdas a la vieja usanza. Ese partido, para quien a estas alturas no sepa de mi militancia, es Podemos.

Fuimos muchos los que nos sentimos atraídos por esa idea de tener un partido asambleario en el que su militancia lo decidiera todo, nueva política usando unas formas puestas en práctica ya por sociedades ancestrales pero que volvieron a ponerse muy de actualidad con los movimientos espontáneos que surgieron un famoso 15 de mayo del año 2011.

Podemos representaba un soplo de aire fresco en un momento complicado, donde el colapso del sistema capitalista nos había llevado a la ruina. Podemos encarnaba una forma de sentir a la que nos adherimos muchas personas, que en muchos casos llevábamos tiempo sin votar por no sentirnos representados por los partidos políticos existentes en ese momento. Pero como es habitual las mejores ideas e idearios acaban siendo corrompidos por la naturaleza interesada del ser humano, y Podemos es un claro ejemplo.

A pesar de las críticas recibidas en su momento estaba muy bien no querer definirse a través del clásico eje ideológico horizontal de izquierdas y derechas, si veníamos a hacer nueva política la idea de un eje vertical donde el proletariado y la ciudadanía éramos el extremo inferior en contraposición del capital y quien tuviera el control de los medios de producción y con ello de nuestras vidas era todo un acierto. Podemos era un partido político en el que sin importar a quien hubieras venido votando hasta la fecha o nuestro pasado ideológico todos teníamos cabida.

Estaba muy bien, y por eso se adhirió mucha gente, ser irrespetuosos con quienes jugaron con nuestra economía, nuestras vidas y nuestro futuro, esa “casta” especuladora que arruinó este país o que lo consintió. Podemos era irrespetuoso y hablaba el mismo lenguaje que los currantes, que el emigrante y que toda aquella gente que estaba sufriendo en sus carnes las desacertadas políticas del gobierno de turno.

Podemos representaba aunar política institucional y activismo de calle. Tal como una persona del propio partido lo definió “un pie en las instituciones y cien en las calles”.

También se prometía que todo se haría con máxima trasparencia. Se hablaba de “bolsillos de cristal” y se prometía que siempre que hubiera que negociar algo por parte de nuestra ejecutiva o por las personas designadas para ello “todo se haría con luz y taquígrafos”.

Un sueño maravilloso pero que a día de hoy, y a pesar de los buenos resultados obtenidos en los diversos procesos electorales viniendo de la nada, no ha pasado de eso, un simple sueño.

¿Qué me lleva a aseverar todo lo expuesto y a decir que no se ha cumplido lo prometido y que Podemos, el que a día de hoy continúo considerando mi partido, es tan vulgar como cualquier otro partido? Pues los hechos. ¿Dónde ha quedado el asamblearismo si a nivel estatal aun no hemos convocado ninguna Asamblea Ciudadana y a nivel autonómico tres cuartos de lo mismo? Porque que nadie se crea que simples consultas telemáticas, sin un proceso de deliberación previo de manera presencial, en las que desgraciadamente las opciones a votar vienen manipuladas a interés de quienes las promueven es ejemplo de asamblearismo.

No somos asamblearios, al margen del margen de libertad que se pueda tener en las poblaciones de poca importancia o de un número de habitantes no excesivamente elevado a través de sus círculos locales. No nos engañemos, en muchas poblaciones los círculos locales tienen un nivel de libertad a la hora de convocar actos o gestionar su política local similar al del resto de los grandes partidos. ¿A caso alguien se cree que en grandes ciudades, con millones de habitantes y presupuestos millonarios, se permite plena libertad al conjuntos de los inscritos en esa localidad para a través de su consejo ciudadano poder ser ellos los que tomen todas las decisiones? Supongo que no, pues el tiempo transcurrido así nos lo ha demostrado.

La falta de capacidad de decisión que tenemos las bases también quedó en evidencia cuando desgraciadamente tuvimos que ir a unas nuevas elecciones estatales el pasado 26 de junio, sin olvidar la nefasta forma en que se intentó tras las elecciones del 20D buscar una alternativa de gobierno con el PSOE, desde estatal se nos vendió la película de una segunda vuelta para no dejarnos decidir la configuración de las listas y donde se le debió hacer hueco a los compañeros de IU. Ahora uno se pregunta ¿si vamos a unas terceras elecciones se inventarán algo así como una tercera vuelta para volver a imponernos a las mismas personas en las listas? Esperemos que no, pero a estas alturas ya pocas cosas me sorprenderían.

Por no hablar de cómo desde la ejecutiva estatal, porque a los órganos de partido tan clásicos como los del resto se les ha de llamar por su nombre, no se ha tenido reparo alguno de vender a las ejecutivas autonómicas a la hora de configurar alianzas o de obligarlas a integrarse en partidos instrumentales, y con un nivel de transparencia que siempre ha dejado mucho que desear.

A la cabeza me vienen los dos casos más claros del caciquismo del señor Iglesias y/o de su ejecutiva o círculo de confianza a la hora de negociar u obligar a cerrar acuerdos en contra de la voluntad de los inscritos. Estos casos son Catalunya y Galicia.

La ejecutiva estatal; con la excusa de no tener confianza en el anterior Consejo Ciudadano de Catalunya, no sin cierta razón, y buscando ganar votos a costa de dar un excesivo poder a partidos en vías de extinción y a movimientos sociales que en algunos casos ni siquiera nos tenía en demasiada estima; no tuvo problemas en vender a Podem Catalunya a una extraña marca, de nombre En Comú. En los dos últimos procesos electorales desde estatal cerraron un acuerdo según el cual, entre otras cosas, permitió que de los doce miembros electos, por En Comú Podem, cinco fueran de la marca de Ada Colau (En Comú) o gente de su confianza, cinco de ese cadáver resucitado llamado ICV-EUiA y dos de Podemos.

Desde Podemos estatal se ha hecho muy evidente que no tienen reparos en vendernos o permitir la fagocitación de Podem Catalunya en la marca de Ada si con eso consiguen un mayor número de votos. Sin olvidar como nadie de estatal ha querido poner freno a la doble militancia, sin importar nuestros propios principios, y consiente como los afiliados de Revolta Global, la Izquierda Anticapitalista catalana, sigan militando y pagando cuota en su propio partido al tiempo que también militan en Podemos, llegando a ocupar importantes cargos. Un partido, Revolta Global, que en contra de la postura defendida por Podemos parece defender o estar excesivamente cerca de un ideario Catalanista e independentista, como alguno de los movimientos sociales que forman parte de En Comú.

revolta-globar-i-la-republica-catalana

El caso de Galicia tiene elementos muy similares al catalán, pero en este caso es la marca En Marea la que parece haberse hecho con el control del espacio que debería haber ocupado Podemos Galicia y todo por la intromisión de Podemos Estatal. No olvidemos que tras decidir los inscritos de Galicia el querer concurrir a los próximos comicios autonómicos, que tendrán lugar este próximo 25 de septiembre, en forma de una confluencia electoral con En Marea, la que había registrado la marca como partido ya que no querían repetir la fórmula de la confluencia electoral, y pareciendo que el acuerdo iba a ser imposible tuvo que ser a través del ordeno y mando del señor Pablo Iglesias y su ejecutiva que los compañeros de Galicia tuvieron que aceptar la obligación de formar parte de un partido instrumentar en contra de su voluntad.

cacicada-pablo-iglesias

Es evidente que en Podemos algo está fallando, cada día que pasa aparece un nuevo conflicto territorial. Los grandes líderes del partido sólo se han preocupado de su discurso político, que por cierto cada día es más moderado, con vistas a conseguir más votos y más escaños y se han olvidado completamente de la parcela organizativa, y así nos va.

En definitiva este Podemos poco tiene de ese partido irreverente que tenía en las calles su espacio natural y que defendía como sus tres principios básicos participación, democracia y transparencia. Parece que a cada día que pasa este Podemos es más aburguesado, tradicionalista y vulgar, lo que nos ha llevado a perder a grandes compañeros y votantes, y que a muchos nos lleva a plantearnos si realmente queremos seguir militando en él y llegado el momento nos puede llevar de nuevo a la abstención.

MSNoferini