Archivos para julio, 2013

Después del verano se da por hecho que será aprobada la ley de emprendedores que entre sus puntos principales contemplará el derecho a la misma bonificación, que ya contemplaba el Real Decreto-ley 4/2013 del 22 de febrero para los jóvenes menores de 30 años, para todos aquellos que se den de alta de autónomos sin importar la edad. Una buena iniciativa largo tiempo reivindicada por sindicatos y patronal (que yo también había reivindicado y sobre lo que ya había escrito) como una buena forma de activar el mercado laboral.

Esta iniciativa podría representar, si el sistema y periodos con derecho a la bonificación es el mismo existente para los menores de 30 años:

Un 80% de bonificación de sus cuotas durante 6 meses, lo que dejará la cuota a pagar en algo más de 50 euros.

Un 50% durante otros 6 meses, lo que hará que la cuota a pagar sea de aproximadamente unos 128 euros.

Y por último 18 meses con una bonificación del 30%, lo que dejaría la cuota en una cantidad cercana a los 179 euros.

El único problema que podría tener dicha ley sería, en caso de aplicar el mismo criterio que ya tiene la anterior ley de emprendedores, dejar fuera de las bonificaciones a todos aquellos que ya hubieran sido autónomos durante los 5 años anteriores al alta.

Eso sí, a la hora de gestionar nuestras altas de autónomos no podemos encontrar con la sorpresa, en algunos casos, de que la Tesorería General de la Seguridad Social se nos niegue a gestionarla, obligándonos a tramitarla a nosotros mismos a través de la sede electrónica de se página web, con la ayuda de un certificado digital, o gastarnos el dinero recurriendo a un gestor. Un paso más de nuestro gobierno en su claro propósito de destrozar la administración pública, buscando con ello la privatización de la mayoría de los servicios públicos.

???????????????????????????????????????????????

Con Votar no basta

Publicado: julio 25, 2013 en Uncategorized

Os adjunto la contraportada del diario la Vanguardia del miércoles pasado en la que se entrevista a Alessandro Di Battista, diputado italiano por el Movimento 5 stelle.

De esta entrevista deberíamos sacar la conclusión de que, desgraciadamente, por mucho que luchemos y denunciemos irregularidades, injusticias o inadecuadas políticas de nuestros gobiernos, haciéndonos oír en las calles o en los pocos medios de comunicación no sometidos al sistema  es realmente difícil poder aspirar a conseguir significativos cambios desde fuera. Sin lugar a dudas la forma más eficiente para intentar cambiar nuestros gobiernos, regenerando la política y sus representantes, es luchar desde dentro.

Por mucho que nos movamos y hagamos oposición en las calles ¿de verdad creéis que sin apoyos políticos conseguiremos cambiar o derogar la actual legislación laboral, educativa, de dependencia y otras nefastas leyes e iniciativas políticas? ¡Ojalá!, pero no lo creo.

contraportada

Viva la república

Publicado: julio 23, 2013 en Uncategorized

Siendo noticia estos días dos de las monarquías europeas (la británica por el nacimiento de su futuro príncipe y la coronación de Felipe de Bélgica) hace que uno se vuelva a plantear los motivos que pueden existir en la actualidad para que una institución como la monarquía perdure. Yo personalmente siempre me he declarado abiertamente como republicano, entre otras cosas por no encontrarle sentido que una familia y sus descendientes dispongan de unos privilegios inalcanzables para el resto de ciudadanos del país, porque es una institución totalmente anacrónica, porque considero una insensatez que en un país empobrecido como el nuestro tengamos el enorme dispendio del mantenimiento de reyes, príncipes y principitos, y porque no olvidemos que nuestro actual rey fue una imposición del antiguo jefe de estado de este país, el dictador Francisco Franco.

Pero al margen de los motivos expuestos habría que plantearse, si el principal motivo que lleva a una persona a ostentar la corona de determinado país es su real ascendencia, cómo justificar este motivo si en la actualidad tienen la libertad de esposarse con quien les plazca, lo que pone fin a la perduración de la regia estirpe. Pensemos en que la infanta Leonor, con su 50% de sangre real, decide casarse con un ciudadano plebeyo como su madre, que sentido tendría que sus hijos siguiesen ostentando la corona de esta país, si es que todavía existe como tal, si su padre es un ciudadano como cualquier otro y ya ni perdura el apellido Borbón ni corre por sus venas las famosa sangre azul.

Desde luego de todas todas es estúpido permitir la continuidad de esta institución y más cuando se ha demostrado lo poco ejemplar del comportamiento de dicha familia, escándalos económicos, posible participación de la casa real en el frustrado golpe de estado del 23-F (tal como expuso Iñaqui Anasagasti en su blog), líos de faldas con posibles hijos ilegítimos (que de ser cierto modificarían la línea sucesoria).

Que cada uno saque sus conclusiones y que piense lo que quiera, pero yo lo tengo claro “abajo la monarquía, larga vida a la república”, aunque tampoco sea la panacea que arregle todos nuestros males.

munch_el_grito

Estoy harto de los mercados, del capital y de la banca, estoy harto de las criminales políticas neoliberales deshumanizadas que consideran a las personas como simple fuerza de producción, un elemento más en el proceso productivo. Reducir salarios y reducir los derechos de la clase trabajadora, con el único fin de abaratar el proceso productivo y evitar las trabas legales a los abusos de poder.

Estoy harto de los políticos y gobernantes que le hacen el juego al poder y se olvidan por completo de sus ciudadanos y votantes a la hora de legislar.

Estoy harto de que quienes ocuparon y ocupan cargos políticos, bien retribuidos, tuvieran la desfachatez de robar a su país el dinero de sus conciudadanos.

Estoy harto de ver como cuando un político o alto cargo es condenado se le indulta o se le concede un tercer grado sin demora.

Estoy harto de que quienes se enriquecieron de manera criminal casi nunca devuelvan lo robado.

Estoy harto de la poca transparencia de algunos medios y a la manipulación mediática a la que nos someten.

Estoy harto de que un partido de fútbol pueda concentrar a ciento y pico mil seguidores en un campo de fútbol y millones delante de un televisor, y a cambio una manifestación o acto de protestas contra los recortes en de nuestros derechos, los derechos de todos, no congregue más que unos millares de personas.

Estoy harto de que se criminalice a los que se organizan en defensa de sus derechos y nuestros derechos.

Estoy harto de un pequeño contingente de nuestra bien capacitada policía se convierta en auténticos perros de presa del poder, contra todos aquellos que deciden hacer público su malestar en protestas varias.

Estoy harto de que nos debamos plegar a las exigencias de los poderes económicos, cuando son ellos los principales responsables de nuestra actual situación.

Estoy harto de que todavía exista gente que defienda a los políticos de uno u otro color cuando en muchos casos no les va nada en ello. Si un partido hace las cosas mal, se financia de manera ilícita y tiene entre sus filas a corruptos confesos, nadie debería rasgarse las vestiduras cuando se le critica, es más debería ser el primero en condenarlo y buscarse una mejor opción política para ser representado.

Estoy harto de que cuando llega la hora de hacer lo único que se nos permite en esta seudodemocracia, que es depositar nuestros votos en la urna electoral, descubrir que la inmensa mayoría acaba dando su confianza a los mismo partidos de siempre, lo que hace imposible romper la dinámica del bipartidismo.

Estoy harto de la insolidaridad, vemos como una cada vez mayor cantidad de personas de nuestro entorno viven en unas condiciones más deplorables, como consecuencia de la pérdida de sus trabajos, subsidios, ayudas a la dependencia, becas de estudios para sus hijos, drásticos recortes en sus salarios. ¿Pero por qué solidarizarnos con ellos si eso no va con nosotros? A todos ellos sería bueno decirles ¡tranquilos majetes que por desgracia es más que probable que tarde o temprano también os toque a vosotros!

Y estoy cansado, muy cansado, de tener que repetirme y sentir que mis protestas como las de la inmensa mayoría de ciudadanos no son escuchadas por los que tienen el poder de cambiar las cosas. Lo que hace que uno llegue a la conclusión de que estamos gobernados por un atajo de anormales insensibles. Y que cada vez desprecie más la marca España.

Este es un mundo imperfecto donde “el hombre es un lobo para el hombre”, donde pocas son las personas desinteresadas que luchan por los otros de manera franca, y cuando aparece en escena alguna de estas personas son más los que se dedican a vilipendiarlas y descuartizarlas que en apoyarlas.

Estoy tan harto que pienso que será mejor dejarlo, arrojar la toalla, no preocuparme más por la actualidad, de la corrupción, de la perdida de libertades, del indecente número de desempleados y de los muertos que hemos dejado en el camino. La ignorancia nos hará felices, pero a la vez nos hará más idiotas.

 MSNoferini