Señores políticos hagan el favor de no tratarnos como a idiotas y de no mentirnos

Publicado: junio 3, 2013 en Uncategorized

toro huesos

Son muchos los problemas que aquejan a este empobrecido país llamado España: un desempleo atroz, trabajos cada vez más precarios y mal retribuidos, personas que son desposeídas de sus viviendas o se les imposibilita el acceso a una, personas que mal asesoradas o engañadas por algunas entidades financieras se les priva de los ahorros de toda un vida, un cada vez mayor porcentaje de personas que tienen que recurrir a la beneficencia para poder llevarse algo a la boca, casos de desnutrición, un cada vez mayor número de españoles que han de emigrar, un recorte considerable de nuestros derechos, y un país hundido por culpa, principalmente, de sus malos gestores o gobernantes.

Las inadecuadas políticas y las, en algunos casos, injustas leyes no son los únicos motivos que nos han llevado a tener una cada vez mayor desconfianza y desafección hacia nuestros dirigentes. Desconfiamos de los políticos por haberse demostrado su mala o nula capacidad de gestión, por sus abultadas retribuciones, poco acordes con los salarios de los trabajadores y por el trabajo que realizan, por el excesivo número de ellos que tenemos (se estima en cerca de 445.000 políticos y cargos de confianza elegidos a dedo por ellos), por el gran número de ellos imputados por delitos económicos y por último, pero no por ello menos importante, por la poca transparencia y el poco respeto que muestran hacia su pueblo.

Gobernantes y políticos nos mienten, nos ocultan información, nos hablan de manera poco clara y demuestran la poca consideración que tienen hacia sus conciudadanos al no tener valor de decirnos la verdad.

Desde el año 2009 en el que comenzó a desinflarse nuestra frágil economía sustentada en el sector inmobiliario, que nadie a querido reconocer los propios errores y nuestros gobernantes sólo han ido pasándose las culpas de unos a otros, cuando no lo hacían sobre los propios ciudadanos, intentando que nos autoconvenciésemos sobre nuestra responsabilidad supuestamente por haber vivido por encima de nuestras posibilidades.

Sin querer retroceder demasiado en el tiempo para buscar las causas de nuestras malas políticas económicas y empresariales, pero dejando claro que, al margen de errores heredados de épocas preconstitucionales, nuestros principales problemas se inician tras nuestra entrada en la UE y a la moneda única –el Euro-, con los cuatro últimos gobiernos (2 PSOE y 2PP) que tuvo este país. España como país pobre se sometió a los mandatos de la UE de la que recibió grandes ayudas a fin de activar nuestra economía, pero en lugar de utilizar esos fondos para crear tejido industrial donde era necesario y viable, impulsar la modernización de nuestra industria, incentivar el comercio exterior, evitar que nuestra economía se sustentase en un único sector económico, y hacer las políticas económicas y laborales adecuadas, lo utilizó para llenar unas bocas, cerrar otras y enriquecer a unos pocos.

Llegados a este punto España a caído en las redes las grandes instituciones económico-financieras, instituciones deshumanizadas a las que sólo les valen las políticas neoliberales y para las que los trabajadores no son más que un elemento más en la cadena de producción, y los ciudadanos una variable estadística. España, al igual que alguno de nuestros vecinos de la Europa periférica, ha sido estafada. Hemos sido estafados, porque la UE se está comportando como un banco que para recuperar el capital cedido o invertido en una empresa solicitase la intervención judicial, por lo que podemos decir que si bien España se pudo librar de tener que pedir un segundo rescate -porque no olvidemos el primer rescate millonario que tuvo que solicitar para sanear la madita banca- no se ha librado de ser intervenida, de ahí viene que nos debamos plegar a los mandatos de la UE, el BCE, y al FMI.

Y una vez que hemos sido intervenidos a nuestros políticos se les está obligando a hacer una política de control de gastos, con la excusa de controlar el déficit fiscal, que tal como vaticinaron algunos importantes economistas nos está acabando de hundir, porque no es compatible hacer unos recortes tan drásticos e invertir para crear industria que nos permita dar trabajo a los más de 6.200.000 desempleados que tenemos.

Pero nuestros políticos nos mienten y no tienen la valentía de salir delante de la opinión pública y decir las cosas por su nombre. Y en breve tendremos más recortes en nuestros derechos e importantes subidas de impuestos. Motivos todos ellos que nos deberían llevar a tomar las calles, para demostrar nuestro total rechazo al deseo de hacer pagar los platos rotos a los cada día más empobrecidos y desesperados ciudadanos de este país.

MSNoferini

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s