Marcharse o perecer

Publicado: mayo 17, 2013 en Uncategorized
Etiquetas:, , , , , , , ,

emigrantes

Hace ya un tiempo que las gentes y los medios de este país han aparcado la cuestión de la inmigración, lo que algunos consideraban un problema y para unos pocos podía ser la excusa perfecta para con sus discursos xenófobos ganarse un hueco en la escena política –como en el caso del despreciable partido catalán PxC. Por lo visto hemos dejado de fijarnos en los otros, para focalizar nuestras miradas en los problemas propios y en nuestra forma de subsistir en estos duros tiempos que nos ha tocado vivir. También es bastante probable que viendo el cada vez mayor número de personas de nuestro país que, debido a la necesidad, se ven en la obligación de coger la maleta e irse a buscar la vida en el extranjero, hemos comenzado a ser conscientes de que el emigrante no es un bulto sospechoso, sino una persona a la que la necesidad le ha obligado a marcharse lejos de casa para poder subsistir.

Según he oído decir a algunos compatriotas que residen en Alemania, una parte de los alemanes recelan de los emigrantes españoles, no estando mejor considerados de lo que podrían estarlo la numerosa comunidad polaca, la griega o la turca. Una buena parte de los alemanes recelan de los emigrantes, vengan de donde vengan, y en el caso de los españoles nos tienen etiquetados de poco trabajadores y formales, y consideran que somos responsables directos de buena parte de los males que aquejan en estos momentos a nuestro país, o así se lo han hecho creer.

La emigración, o lo que algunos denominan “movilidad exterior” –estúpido eufemismo acuñado por alguna persona aun más estúpida-, es una lacra de la que se debe responsabilizar a nuestros gobernantes, los cuales no han sabido hacer bien su trabajo, un trabajo excesivamente bien retribuido para lo que hacen. Entre otras cosas no supieron o no se preocuparon de: crear tejido industrial donde era necesario y viable, impulsar la modernización de nuestra industria, incentivar el comercio exterior, evitar que nuestra economía se sustentase en un único sector económico, y llegada la crisis no supieron hacer las políticas económicas y laborales adecuadas. También sería bueno hacer un recordatorio sobre las ingentes cantidades de dinero que el estado y la UE aportaron a algunas regiones de nuestro país, regiones que a día de hoy son de las que tienen un mayor índice de desempleo, con el fin de incentivar ciertas políticas de desarrollo, pero que por lo visto sólo sirvió para llenar unas bocas, cerrar otras y enriquecer a unos pocos.

Pues entonces, ¿qué hacer cuando por muy cualificado que estés no tienes perspectivas de futuro en tu tierra? Pues por desgracia lo mismo que tuvieron que hacer muchos de nuestros abuelos, buscarse la vida en tierras extrañas.

Según un informe de la empresa Adecco en enero del año 2008 residían fuera de España 1.201.433 españoles mayores de edad, datos sacados del censo electoral, cifras que a la finalización del pasado año se incrementaron en casi 400.000 personas más. Se cree que cerca de 15.000 personas abandonaron nuestro país para ir a trabajar a Alemania durante el año 2011 y el pasado año la cifra se dobló llegando a las 30.000.

En este país, donde más de la mitad de los jóvenes no trabajan por ser casi imposible encontrar un primer empleo, y donde las perspectivas no son nada halagüeñas si tenemos en cuenta que no se están creando puestos de trabajo y a las personas más mayores que lo tienen se les quiere alargar la edad de jubilación, se está directamente invitando a nuestros jóvenes a marcharse. Y lo triste es que estamos perdiendo con la emigración a parte de la generación  mejor preparada y cualificada que nunca habíamos tenido, porque por cada joven de los denominados “ninis” tenemos a cinco excelentemente formados, ya que entre otras cosas buena parte de ellos han podido cursar estudios universitarios, cosa que a lo mejor en un futuro no muy lejano no puedan llegar a hacer los hijos de los obreros.

Con la emigración hemos perdido y continuaremos perdiendo, entre otros, a nuestros jóvenes y cualificados médicos, enfermeros, ingenieros, científicos, economistas, etc., los que sin lugar a dudas deberían ser nuestros valores de futuro y a los cuales hemos preparado para que, por desgracia, sean otros los países que se beneficien de su excelente formación. Y mientras los más aptos nos abandonan, los más ineptos, esos que nos han llevado a donde estamos, continúan calentando sus escaños y sus importantes y bien retribuidos puestos, ganándose la vida a base de jodérnosla a la inmensa mayoría.

MSNoferini

Anuncios
comentarios
  1. Alberto Rojas dice:

    Pues eso mismo es lo que pretenden Marco, que los hijos de los ¿obreros? gran parte de la antigua clase media, ahora casi subterránea, no pueda llegar a pagar una carrera para sus hijos y tener europa mano de obra barata en España, y que los valores se vayan al extranjero dejando aquí a los cuatro enchufados que interesa. Porque han creado un país de sol y servicios. Un país cuya industria es mayoritariamente de multinacionales extranjeras y cuyos trabajadores cobraban un sueldo semidecente. Ahora hay otros países europeos con sueldos más bajos y nos devalúan para que la poca industria que queda no se vaya pagando sueldos míseros para que no haya paro. Las matemáticas nunca fueron sencillas y obviaron un par de incógnitas de la ecuación. Primero, para contratar a uno por un sueldo de 800€ he de despedir a otro de 1200. No he creado trabajo sino que he empobrecido un puesto, y parte de esa diferencia salarial antes se podía reinvertir en el bar, ropa, ocio, cultura etc. Ahora el de 800 apenas paga el alquiler y ese déficit de 400 empobrece el pais, los impuestos, la recaudación, etc. Segundo, con esos 400 se compraban coches, motos, y otros bienes industriales que como ahora no se compran, revierrten en más paro, más empresas que cierran y en definitiva menos trabajadores y peor pagados. Menos impuestos menos ingresos y más gasto por paro, pensiones, etcétera. Habría muchas más cosas a analizar y puede que sea díficil saber exactamente que hacer para mejorar la situación. Pero lo que sí está claro es lo que no se debe hacer y es justamente la política económica nefasta que se está llevando a cabo. Por no hablar de la corrupción.

    • MSNoferini dice:

      Así es, devolver a España al nivel de mínimos de los años 60 donde el obrero se conformaba con poco y tenía los medios para protestar si las cosas no le estaban bien. Donde los hijos de buena parte de los obreros no podían tener acceso a los estudios y donde algunos padres para conseguir romper ese círculo vicioso, que era sacar a sus hijos de su triste destino que ellos habían tenido que vivir, se dejaban la salud trabajando como burros para conseguir con sus míseros sueldos poder dar a sus hijos estudios y un futuro mejor.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s