No se admiten críticas

Publicado: febrero 27, 2013 en Uncategorized

El saber plasmar por escrito, de manera correcta, cualquier cosa tiene su dificultad, y a esa dificultada habría que añadirle la de saber escoger el tema sobre el que se quiere hablar. Cuando se escribe algo sabiendo que aun tardará unos días en hacerse público, al margen de la elección de un tema de los muchos que la prolífica actualidad nos puede brindar, sobre todo en un contexto como el actual, o escribes sobre ello y te olvidas o apuras hasta el último momento previo a cerrar la edición, pues en la era de la información el mundo avanza muy rápido y los acontecimientos se suceden a un ritmo a veces tan vertiginoso que una noticia aparecida hoy, por muy impactante que pueda parecer, puede quedar eclipsada a las pocas horas, por otra aun más importante o por la evolución de los propios acontecimientos –podría ser claro ejemplo de esto último el caso Bárcenas y el flujo constante de información diario-.
A la hora de decidir sobre que tema iba a escribir esta semana, se me pasó por la cabeza hablar sobre el proyecto propuesto por nuestro bien despreciado gobierno para controlar y recortar salarios a alcaldes y concejales, algo que se debería estudiar en profundidad, porque las cosas nunca son blancas o negras, pero un hecho, que aparentemente se puede considerar de menor importancia, me hizo cambiar de idea.
Todo se inicia durante la gala de los premios Goya, en la que se premia lo mejor del cine español. En dicho acto algunas personalidades del mundo del séptimo arte, como viene siendo habitual en los últimos años, aprovecharon el seguimiento mediático del evento como de la presencia de destacadas personalidades del actual gobierno para manifestar su clara disconformidad con algunas de las políticas del actual ejecutivo. Fueron muchas las voces críticas en el acto que se quejaron del abusivo IVA que agrava el acceso al cine, al teatro y a la cultura. Otros de los premiados alzaron su voz para denunciar las actuales políticas de recortes en sanidad y educación, como para dejar claro su disconformidad en otro tipo de políticas como podría ser en el caso de los desahucios.
Una de las voces que más se dejó oír y probablemente levantó un mayor revuelo fue la de la galardonada Maribel Verdú, la actriz al recoger su premio aprovechó para criticar algunas de las políticas del actual gobierno. Las duras, pero justas, palabras de la actriz le han reportado hirientes críticas por parte de los medios más conservadores y aquiescentes con el ejecutivo español –esos medios que algunos denominan la caverna mediática-. Durante lo días posteriores a la gala diversos diarios, todos ellos situados muy a la derecha del espectro ideológico, como en el caso de la Razón, se han encargado de destripar a la actriz por sus palabras, usando argumentos tan mezquinos como el anuncio que hizo de un banco y sus hipotecas o lo injustificado de que dado su estatus se encargue de denunciar estas importantes cuestiones. Como si una persona bien posicionada y adinerada no pudiera ser crítica con las políticas neoliberales o tener una ideología de izquierdas. Pero claro algunas personas y determinados medios de comunicación no pueden tragar que ciertos ídolos patrios opinen sobre temas ajenos a su profesión, y más cuando se levanta la voz contra los que ostentan el poder.
Y para acabar de rematar la faena aparece en escena el ministro de hacienda, el señor Montoro, ese lúgubre personajillo que no tiene problema en poner en la picota al colectivo de actores declarando que “algunos actores no tributan en España”, acto criticable, pero olvidándose de otros colectivos menos displicentes con el poder como podría ser el caso de múltiples deportistas de elite que un buen día decidieron fijar su residencia en el extranjero, con el único fin de no tener que tributar aquí. Tenemos a campeones de automovilismo, motociclismo, golfistas, baloncestistas, futbolistas, etc., todos ellos auténticos héroes para una gran mayoría, pero a los que deberíamos tratar como villanos porque al establecer su residencia lejos de su bien amada patria privan al país de recaudar una cantidad importante de dinero. Pero claro el señor Montoro no juzga o trata a todos por igual, sólo hay que leer la prensa de un día después de haber criticado al colectivo de actores para encontrarse con la siguiente noticia “hacienda exime a los futbolistas de informar de sus cuentas en el exterior”.
Este es el país que tenemos, un país de pandereta donde parece ser que la envidia, el odio y el rencor, propios de otras épocas, siguen siendo una seña más de nuestra identidad actual.
MSNoferini

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s