Reyes, príncipes y principitos.

Publicado: febrero 24, 2013 en Uncategorized

Hace pocos días el señor Pere Navarro, secretario general del PSC, sorprendía a propios y extraños con sus declaraciones pidiendo la abdicación del rey para dejar via libre a su hijo para dirigir una nueva transición. Palabras que no gustaron ni siquiere dentro de su propio partido. El señor Navarro, pienso yo, tiene su derecho a decir eso y mucho más. Pero yo iría más lejos y pediría la desaparición total de la monarquía, una institución que no nos aporta nada a los españoles y que nos cuesta anualmente unos gastos millonarios.
Sobre la monarquía, como institución, y sobre la familia real española se podrían escribir miles de páginas, pero yo lo que quiesiera es compartir una información que hace tiempo corría por la red y sobre la cual pocos medios se han hecho eco, ni siquiera esos programas que viven de echar mierda encima de los personajes públicos.
Por internet corría la noticia sobre dos posibles hijos ilegítimos de nuestro rey, uno fruto de una relación de juventud y el otro de una relación extramatrimonial, acompañando a la noticia incluso se dan los datos del donde y el cuando de los encuentros del futuro papa con las mamas de los que iban a ser sus futuros retoños, un niño y una niña. A la noticia mencionada la acompañan fotografías, fotografías en las que haciendo una comparativa de los nuevos supuestos miembros de la casa real con su padre y hermanos no nos es difícil ver un cierto parecido, no se si fruto de las ganas de una amplia mayoría de ver conspiraciones y turbios asuntos donde quizás no los haya o de la existencia de un parecido real, y nunca mejor dicho lo de real.
Hemos de pensar que si esta noticia pudiese ser confirmada haría tambalearse los cimientos de la monarquía ya que al margen de mayúsculo escándalo, cambiaría la línea sucesoria dada la mayor edad del supuesto hijo. Pero sobre este tema seremos pocos lo que hablemos de él e imposible encontrar ninguna referencia en los grandes medios de comunicación de nuestro país, medios en muchos casos sometidos a un servilismo partidista o que por temor a posibles consecuencias de informar de ello.
La monarquía de nuestro país es una institución con un peso específico enorme y a la que durante muchos años se le ha perdonado: desde que fuese una imposición del anterior jefe de estado, las salidas de tono de algunos de sus miembros, a la forma de su enriquecimiento. Un capítulo a parte serían todos esos escándalos habituales de la prensa rosa que algunos periodistas valientes han insinuado pero que ha la larga han acabado quedando en el olvido.
Pero a modo de reflexión: ¿Realmente queremos ser una monarquía? ¿Somos conscientes del enorme gasto que representa el tener que mantener una institución totalmente anacrónica? Yo tengo clara mi respuesta, ¿y ustedes?
MSNoferiniImagenImagen

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s