Interesante charla-coloquio (organizada por Capgirem Vic-CUP) la que ayer nos ofrecieron en Vic los dos diputados del Parlament de Catalunya Albano Dante Fachin y Benet Salellas, de Podem Catalunya y la CUP respectivamente, así como la activista Mª Carme Roquer. Con un auditorio lleno, motivado entre otras cosas por la expectativa que había por ver si las fuerzas armadas del estado impedirían su celebración, los tres ponentes defendieron, desde sus posturas divergentes en lo que se refiere a su intención de voto, el derecho democrático de los catalanes a poder votar.

En su primera intervención el cuestionado Secretario General de Podem Catalunya, el cual fue recibido de manera especialmente efusiva por la mayoría independentista que llenaba el auditorio, expresó su opinión sobre esa supuesta fracturación de la sociedad catalana. Según el señor Fachín los catalanes no estamos divididos entre los del Sí y el No sino entre quienes son demócratas y quienes no lo son. También hizo mucho hincapié a su idea de estado plurinacional, manifestándose al respecto del hecho de que no se nos puede impedir la contrucción y defensa de la idea de un estado plurinacional.

El parlamentario de Podemos dijo textualmente, ante la situación en la que se encuentra “el procés”, que “se han de coger las riendas y desobedecer”, dejando claro que su lugar estará a lado de la gente que asumirá riesgos. Y acabó su intervención con la frase “no tenemos miedo y el 1 de Octubre nos vemos en las urnas”.

Acto seguido intervino la activisa y exmilitante del PSC, Mª Carme Roquer, la cual explicó entre otras cosas su evolución desde las tesis federalistas hasta llegar a creer firmemente que la independencia es lo mejor para Catalunya. Acabando su intervención diciendo que “nadie nos puede quitar el derecho a votar.

Por último le tocó al diputado de la CUP, Benet Salellas, el cual defendiendo el Sí a la independencia manifestó que si tantos poderes -políticos, económicos, medios de comunicación, etc.- se han puesto de acuerdo para limitar el derecho de los catalanes a decidir sobre su futuro es señal de que el independentismo va por el buen camino. También fue interesante su alegato sobre lo que es una clara prueba de una anomalía democrática la limitación o suspensión de derechos tan básicos como los de reunión, expresión o la libertad de prensa. Nos recordó los constantes ataques al proceso que día sí y día también se están produciendo como podrían ser el cierre de páginas web y la intervención del correo. Según el señor Salellas este referéndum debería servir no tan solo para la independizar Catalunya del estado sino como un primer paso que debería llevarnos a un proceso constituyente que permita democratizarlo todo.

Tras la intervención de los tres ponentes se abrió un turno de preguntas en el que aproveché para intentar resolver dos dudas, por lo que formulé una pregunta a cada uno de los dos diputados presentes en el acto.

A quien fuera mi Secretario General en Podem Catalunya, ya que milité en él durante unos dos años y medio, le pregunté por el proceso de consulta que se acababa de abrir entre la militancia de Podem Catalunya sobre si su partido debería participar o no en el referéndum del 1-O. Concretamente mi pregunta fue: ¿qué pasaría si la militancia de su partido decidiera que No se debe participar en el referéndum del 1 de octubre? ¿Qué hará Podem Catalunya y qué hará usted?

La contestación del señor Fachin a mi interpelación, tras darle unas cuantas vueltas al tema recordando esa consulta asistida que hace unos meses se hizo presencialmente entre una parte de la militancia de su partido, según él “a pie de calle”, fue “hasta que no hayan los resultados continuaremos dando apoyo al 1 de octubre” y ahí acabó su respuesta.

Mi pregunta al señor Salellas fue: ¿si no hubiera esta persecución tan antidemocrática del derecho de los catalanes a expresarnos el 1 de octubre, que seguramente llevará a mucha gente a no participar, le parecería bien que se tirase para adelante la independencia aunque el porcentaje de votos no llegue ni de lejos a la mitad del censo electoral?

En un principio, de manera valiente, el diputado de la CUP dijo que entendía que la participación a favor del Sí debería ser al menos la de los últimos procesos electorales, pero tras darle varias vueltas al tema acabó diciendo que no ponía “un linde”.

Tras una cuantas preguntas más a los ponentes por parte de los asistentes -en que entre otras cosas se le preguntó al diputado de Podem Catalunya si tras una victoria del Sí el 1-O su partido y él trabajarían en la contrucción del nuevo estado, no gustando demasiado a parte de los asistentes la respuesta dada y que llevó a varias personas a abandonar el acto- se dió el acto por concluido en un ambiente de máxima cordialidad.

MSNoferini

Anuncios

Con lo tranquilo que estaba yo estas pasadas vacaciones lejos del mundanal ruido perdido en un pequeño y maravilloso pueblo en los límites provinciales de Teruel y Castellón, donde suelo pasar mis vacaciones, sin tener acceso a la prensa o redes sociales. Pero desgraciadamente como proletario que soy tenía que volver a la rutina diaria, a tomar consciencia de la cruda y triste realidad de este injusto mundo en el que vivimos y al bombardeo constante de información y manipulación a través de los medios. Y cuando vives en Catalunya, concretamente en una importante ciudad de la Catalunya central, y más en los tiempos que corren, es evidente que el tema predominante en medios y en las conversaciones de mi entorno, del que difícilmente es posible abstraerse, es el de “el procés” y el derecho a decidir.

Creo que a estas alturas la mayoría de quienes me conocéis o habéis perdido algo de vuestro tiempo en leerme sabréis o imaginaréis cuales son mis ideales y con ello a que soy totalmente favorable a la que considero como la principal manifestación de lo que debería ser una democracia, el derecho a decidirlo todo sin tener que depender y/o someterse a la voluntad de otros, por mucho que estos sean representantes electos democráticamente.

En los tiempos que corren cada vez somos más los que no confiamos en exceso en los Gobiernos y las supuestas cámaras de representación de la voluntad popular, ya que para poder vistas cumplidas nuestras expectativas primero deberíamos vivir en una plena democracia donde los intereses de unos pocos poderosos no estuvieran por encima del resto y donde los gobernantes no fueran un apéndice de ese poder. O eso o tener la suerte de contar con un partido que se amoldase a la perfección a nuestros ideales políticos y pudiera ser la fuerza más votada, y con ello poder hacerse con el gobierno y una amplia representación parlamentaria. Pero desgraciadamente la experiencia nos ha acabado demostrando que los pobres y el proletariado pocos motivos tenemos para confiar en gobiernos, así como en los partidos políticos y en quienes están al frente de ellos, pues una cosa son las promesas electorales y otra bien diferente lo que hacen y cumplen cuando llegan al poder.

Con lo expuesto, a pesar de mi descontento y pesimismo hacia lo que es la política, sería lógico pensar que como catalán y persona que se considera demócrata y progresista debería estar totalmente a favor de lo que se ha venido a llamar “el procés”, y del referéndum que este próximo 1 de Octubre debería llevar a los catalanes a decidir su unidad o emancipación del estado español, pero lo cierto es que a medida que se acerca la fecha y veo el circo que se ha montado las dudas que tengo, sobre si le doy mi apoyo y acudo a votar, son mayores.

Es curioso ver como algunas personas de principios a mi entender arcaicos, aburguesados y no en pocos casos fruto del aborregamiento mediático tienen la idea preconcebida que todos aquellos/as quienes nos situamos a la izquierda de la izquierda del espectro político en mi caso por convicción e ideales nacidos de mis antecedentes familiares, educación y coherencia con mi propia condición socio-económica somos radicales y poco democráticos, algo bastante alejado de la realidad. El tiempo me ha permitido conocer a no pocas personas que se definían ideológicamente como comunistas y libertarios, las personas más demócratas con las que me he podido encontrar, pues en su idea sobre lo que debería ser el “gobierno del pueblo” y la plena participación de la ciudadanía en la toma de decisiones se halla la esencia de eso que vinimos a llamar democracia. Y es este concepto de democracia que tengo tan asumido, donde todos/as y cada uno/a de nosotros/as al margen de tener la posibilidad de participar en la toma de decisiones deberíamos respetar al máximo y reconocer los derechos y los espacios de las minorías, que me llevan entre otros motivos a sentir auténtico asco por Gobiernos y parlamentos como el español y catalán y su desprecio a las minorías, no siempre tan minoritarias aritméticamente, y la imposición de las mayorías parlamentarias a la manera de una apisonadora, siendo esta la principal causa que me lleva a querer desentenderme de todo esto que en Catalunya llamamos “procés”.

Hace ya algún tiempo leí una frase que decía algo así como que “la democracia es el sistema de gobierno en que la mayoría da voz y reconoce los derechos de las minorías” en algunos casos porque quizás llegue el día que esas minorías sean muy poderosas o puedan convertirse en las mayorías del futuro o por ser una sociedad sana con un acertado concepto sobre lo que debe representar la democracia.

No son pocos los amigos y amigas independentistas, a los cuales respeto mucho pues aún no compartiendo el sentimiento de nación catalana que ellos defienden compartimos muchos ideales, que tratan de convencerme de que no les falle el próximo 1 de octubre y vaya a votar, e incluso un gran amigo y algunos conocidos con una ideología enmarcada dentro de esa corriente denominada anticapitalista han intentado hacerme ver la importancia de ir a votar e incluso de la posibilidad de votar que SÍ a la independencia como una forma de intentar crear una fractura en el muro del antidemocrático neoliberalismo que controla el Gobierno y las instituciones del estado. Algunas personas que no son independentistas y ni siquiera catalanas ven en el referéndum de autodeterminación que debería celebrarse este cercano 1 de octubre una posibilidad de dañar a la todopoderosa derecha española, y se creen tan buenos estrategas como para arriesgarse a jugar esa carta. Un argumento que, por mucha manía que le tenga a los antidemocráticos imposicionistas del corrupto Partido Popular y a ese lerdo que tenemos por presidente, no me convence al tener muy presente que tras el proceso se halla un partido tan asqueroso o más que el PP y tan corrupto como él, la burguesa y neoliberal derecha convergent. Sin olvidar la manipulación constante a la que la derecha catalana ha sumido durante décadas, igual que la española, a los ciudadanos de esta tierra o país y su deseo, con el beneplácito de alguna formación de izquierdas, de querer imponer unos resultados favorables a sus intereses aunque estos nos vengan respaldados por la mitad más uno del censo electoral. No olvidemos que la última encuesta hecha pública por la propia Generalitat cuantificaba en un 41% los catalanes favorables al Sí. Hay una frase que se le atribuye a quien fuera uno de los primeros presidente de los EE.UU y uno de los redactores de la Declaración de Independencia, Thomas Jefferson, que dice: “La democracia no es más que el gobierno de las masas, donde un 51% de la gente puede lanzar por la borda los derechos del otro 49%”.

No me convence “el procés”, no me gustan los dos principales partidos que están tras él, no me gusta el espectáculo bochornoso que se vio en el Parlament los días que se presentó y aprobó en tiempo récord las leyes del Referéndum y de transitoriedad, no me gusta que se imponga el resultado que a algunos les interese por pocos que sean los votos que se depositen en las urnas; pero tampoco me gusta que el estado español coarte las libertades de los catalanes y nuestro derecho a decidir nuestro futuro, me horroriza que durante todo el tiempo que se lleva gestando todo este proceso que culminará o no este próximo 1 de octubre el antidemocrático partido que gobierna el estado no haya tenido voluntad alguna de negociar y poner alternativas sobre la mesa, no me gusta nada que se persiga a quienes pudieran estar confeccionando las papeletas que se deberían utilizar el día de la votación o se intenten secuestrar urnas y al mismo tiempo no se persiga con igual dureza a los corruptos. Son tantas las cosas que no me gustan que a día de hoy puedo decir que apoyo el derecho a decidir, aunque no me guste este proceso sin garantías, pero estoy en un mar de dudas si vale la pena hacer acto de presencia en el colegio electoral que me toque y votar.

MSNoferini

Explosión parlamento británico

No se me ocurre mejor fotografía para ilustrar la reflexión que comparto en esta entrada de mi blog sobre gobiernos y parlamentos que una de las secuencias finales de la adaptación de V de Vendetta donde se vuela el parlamento británico.

Hay veces en que aparecen noticias o declaraciones hechas por algún importante dirigente que, estando totalmente fuera de lugar, sorprendentemente parecen pasarnos desapercibidas o no causan entre la ciudadanía el efecto que por su gravedad deberían producirnos, y un claro ejemplo es la noticia aparecida este pasado martes (8/8/2017) en algunos medios: “Mariano Rajoy emplazó ayer al PSOE a renunciar a su plan de buscar una solución política para Cataluña antes del referéndum de independencia anunciado para el 1 de octubre”. Concretamente nuestro todavía presidente manifestó: “antes del 1 de octubre no soy partidario de hacer nada”.

Cómo todo un Presidente de un Gobierno puede ser tan irresponsable, una vez más, de esconder la cabeza bajo el ala a la espera de ver cómo evolucionan unos hechos de tal importancia, como la convocatoria de un referéndum de independencia por parte de Catalunya. Quién se puede creer que todo un Gobierno de un país no sea capaz de articular propuesta alguna y de sentarse a negociar una posible salida a lo que se ha acabado convirtiendo en un importante conflicto, del cual desconocemos hasta dónde puede llegar si se coarta el derecho de los catalanes a decidir democráticamente su futuro. Y para mayor desfachatez emplaza al principal partido de la oposición a hacer lo mismo.

¿A caso veríamos bien que ante una previsión de desastre natural, posible hambruna, conflictos diplomáticos, etcétera, un gobierno optase por esperar a ver cómo evolucionan los hechos o cuál es resultado antes de mover un solo dedo?

Pienso que al margen de lo que pudiera haber buscado la antigua Convergencia al iniciar el “procés”, partido al que muchos catalanes nunca le hemos tenido simpatía alguna y no olvidamos la pesada mochila de corrupción con la que cargan, toda o la mayor parte de la responsabilidad de lo que está ocurriendo y pueda ocurrir se la debemos achacar al Gobierno del señor Rajoy y a su partido. No olvidemos que uno de los principales desencadenantes del descontento generalizado que tenemos los catalanes con el gobierno del estado, y que nos han llevado al actual proceso de reivindicación de nuestro derecho a decidir, se debe al famoso recurso que en su día presentó el Partido Popular ante el Tribunal Constitucional por la reforma del estatuto de autonomía de Catalunya (l’Estatut), contra el que “la Santa Inquisición Popular” tuvo la desfachatez de recurrir no pocos artículos, parte de los cuales su redactado eran casi un calco del articulado de otros estatutos de autonomía que por esas fechas se habían reformado o se estaban reformando con el apoyo del partido del señor Rajoy.

MSNoferini

Tonto

Con alegría contenida celebro los resultados obtenidos, tras las movilizaciones llevadas a cabo en estos últimos meses por los trabajadores de las cooperativas cárnicas de Osona (Catalunya) y a la gran labor realizada desde “Càrnies en lluita”. Una vez más se demuestra la poca disposición de algunos en cumplir la legislación y reconocer nuestros derechos más básicos, en este caso laborales, si no se sienten obligados por la presión ejercida desde la movilización y lucha de los trabajadores.

Quizás uno de los grandes logros conseguido por “Càrnies en lluita” con su apoyo a los trabajadores de esas cooperativas (falsas), que tienen como objeto social buscar el beneficio en la cesión de trabajadores al sector cárnico y tras las cuales en no pocos casos se encuentran las propias empresas que las subcontratan, ha sido el hacerles ver que ellos tienen el poder de cambiarlo todo, pues ellos son la asamblea, el órgano de toma de decisiones de cualquier cooperativa donde todos y cada uno de ellos tienen el derecho a participar y a decidirlo todo con su voto. Y ha sido esta la forma en que los trabajadores de la empresa TAIC se han apuntado su primera victoria, el pasado sábado 22 julio, al conseguir logros tan importantes como: hacerse por primera vez con tres puestos en órganos internos de la cooperativa, como son el Consejo Rector, intervención y el comité de recursos; el reconocimiento del derecho a las vacaciones retribuidas; el tener un mínimo asegurado en sus bajas médicas, que la empresa cubrirá si la mutua no llega a ese mínimo; el compromiso de dar entrada a cualquier documento que deseen presentar los trabajadores, sin necesidad de tener que recurrir a vías externas, como ocurría hasta la fecha a través de burofax; y la no aprobación de las cuentas anuales, con lo que ello conlleva.

Cuando hablaba de “alegría contenida” ante los logros obtenidos por los trabajadores de cooperativas como TAIC, lo decía ante el hecho de tener que ser testigo de la poca voluntad por parte de los empresarios, que se hallan tras estas empresas, de cumplir con la legalidad, en este caso con la ley de cooperativas catalana y los cambios introducidos en la misma el pasado 28 de marzo, y tener que llegarse a la movilización para ir obteniendo con cuentagotas, por parte de los trabajadores, unos derechos que no se les deberían negar.

Es muy triste el deficiente funcionamiento de las administraciones, como podría ser la inspección de trabajo, y la poca voluntad de los poderes políticos, en este caso la Generalitat, en poner freno a los excesos de quienes retorcieron leyes, como la de cooperativas, para buscar pingües beneficios. Nunca se debería haber consentido que una empresa se constituyese bajo la fórmula jurídica de cooperativa, si realmente no lo era. Y si lo permitieron debería ser la propia administración la que pusiera bajo control a estas empresas y sancionarlas en caso de no respetar algunos derechos básicos de los trabajadores de las mismas. Algunos, a nivel personal, entendemos que para luchar contra este tipo de empresas ni siquiera existía necesidad de haber cambiado la ley catalana de cooperativas, supuestamente para buscar con ello la mejora de las condiciones laborales de los trabajadores, pues ello permitió darles un encaje legal si cumplían unos mínimos, permitiendo legitimar a las falsas cooperativas, esas “con más de 25 trabajadores, que tengan por actividad principal realizar suministros o servicios a otras empresas por mediación de la subcontratación mercantil de obras, o si su facturación depende en un 75% o más de un único cliente”.

Desde el Gobierno de Euskadi hace ya unos cuantos años se denunció a una cooperativa por lo que consideraban una cesión ilegal de trabajadores, casualmente la cooperativa se llamaba TAIC, y el fallo de la justicia así lo dictaminó, siendo ratificado por el Tribunal de Justicia del País Vasco y no siendo aceptado por el Tribunal Supremo a trámite el recurso de casación presentado por la empresa. Lo que pone de manifiesto que la lucha contra quien vulnera ciertas leyes no requiere de postureo, como el que desgraciadamente está haciendo nuestro Gobierno aprobando leyes que no llegan a desarrollarse, sino de voluntad y rigurosidad.

____________________________________________________________

Amb alegria continguda celebro els resultats obtinguts, després de les mobilitzacions realitzades en aquests últims mesos pels treballadors de les cooperatives càrnies de la nostra comarca i a la gran labor realitzada des de “Càrnies en lluita”. Una vegada més es demostra la poca disposició d’alguns a complir la legislació i reconèixer els nostres drets més bàsics, en aquest cas laborals, si no es veuen obligats per la pressió exercida des de la mobilització i lluita dels treballadors.

Potser un dels grans assoliments aconseguit per “Càrnies en lluita” amb el seu suport als treballadors d’aquestes cooperatives (falses), que tenen com a objecte social buscar el benefici en la cessió de treballadors al sector carni i darrere de les quals en no pocs casos es troben les pròpies empreses que les subcontracten, ha estat el fer-los veure que ells tenen el poder de canviar-ho tot, doncs ells són l’assemblea, l’òrgan de presa de decisions de qualsevol cooperativa on tots i cadascun d’ells tenen el dret a participar i a decidir-ho tot amb el seu vot. I ha estat aquesta la forma en què els treballadors de l’empresa TAIC s’han apuntat la seva primera victòria, dissabte passat 22 juliol, en aconseguir assoliments tan importants com: fer-se per primer cop amb tres llocs als òrgans interns de la cooperativa, com són el Consell Rector, intervenció i el comitè de recursos; el reconeixement del dret a les vacances retribuïdes; tenir un mínim assegurat en les seves baixes mèdiques, que l’empresa cobrirà si la mútua no arriba a aquest mínim; el compromís de donar entrada a qualsevol document que desitgin presentar els treballadors, sense necessitat d’haver de recórrer a vies externes, com ocorria fins avui a través de burofax; i la no aprovació dels comptes anuals, amb el que això comporta.

Quan parlava “d’alegria continguda” davant els assoliments obtinguts pels treballadors de cooperatives com TAIC, ho deia davant el fet d’haver de ser testimoni de la poca voluntat per part dels empresaris que es troben darrere d’aquestes empreses de complir amb la legalitat, en aquest cas amb la llei de cooperatives catalana i els canvis que s’hi van introduir el passat 28 de març, i pel fet que s’ha hagut d’arribar a la mobilització per anar obtenint amb comptagotes, per part dels treballadors, uns drets que no se’ls haurien de negar.

És molt trist el deficient funcionament de les administracions, com podria ser la inspecció de treball, i la poca voluntat dels poders polítics, en aquest cas la Generalitat, de posar fre als excessos dels qui van retorçar lleis, com la de cooperatives, per buscar grans beneficis. Mai s’hauria d’haver consentit que una empresa es constituís sota la fórmula jurídica de cooperativa, si realment no ho era. I si ho van permetre, hauria de ser la mateixa administració la que posés sota control aquestes empreses i sancionar-les en cas de no respectar alguns dels drets més bàsics dels seus treballadors. Alguns, personalment, entenem que per lluitar contra aquest tipus d’empreses ni tan sols hi havia necessitat alguna d’haver canviat la llei catalana de cooperatives, suposadament per buscar amb això la millora de les condicions laborals dels treballadors, ja que això va permetre donar-los un encaix legal si complien uns mínims, i va permetre legitimar les falses cooperatives, una bona part d’aquelles (com diu la llei) “amb més de 25 treballadors, que tinguin per activitat principal realitzar subministraments o serveis a altres empreses per mediació de la subcontractació mercantil d’obres, o si la seva facturació depèn en un 75% o més d’un únic client”.

Des del Govern d’Euskadi fa ja uns quants anys es va denunciar a una cooperativa pel que consideraven una cessió il·legal de treballadors, casualment la cooperativa es deia TAIC, i la fallada judicial així ho va dictaminar, sent ratificada pel Tribunal Superior de Justícia del País Basc i no sent acceptat pel Tribunal Suprem a tràmit el recurs de cassació presentat per l’empresa (2012). La qual cosa posa de manifest que la lluita contra qui vulnera certes lleis no requereix “postureo”, com el que desgraciadament està fent el nostre Govern aprovant lleis que no arriben a desenvolupar-se, sinó de voluntat i rigorositat.

La unión hace la fuerza

Publicado: julio 20, 2017 en Uncategorized
Etiquetas:

Como ya saben quiénes me conocen o siguen hace meses que decidí desvincularme de Podemos, principalmente por tres motivos: ver como se incumplían sistemáticamente unos principios de los que nos dotamos supuestamente para ser algo diferente a lo que se había venido haciendo hasta la fecha en política; por quienes de manera egoísta e interesada antepusieron sus intereses particulares o los de ciertos grupos o familias, creando problemas y división, sin que desde los órganos ejecutivos se hiciera nada por ponerle solución; y por la torpeza de algunos/as de nuestros/as representantes en las instituciones.

Durante mi tiempo de militancia en Podem (algo más de 2 años y medio) nos fueron pocos o pocas los compañeros/as que más de una vez me habían echado en cara lo pesimista que era mi discurso y mi tendencia a la crítica con nuestro propio partido, ¿pero cómo no serlo con las luchas de poder que se daban día sí y día también en Podem Catalunya, con una organización que era y continua siendo un desastre y con ese activismo mayoritario de red social y de moverse sólo si había una cámara cerca ante la que poder visualizarse y publicitarse? Sin olvidar la que considero como la causa principal de todos los males de Podem Catalunya, como seguramente le habrá sido de todas las agrupaciones territoriales del estado: depositar la confianza en gente inadecuada, personas con poca preparación y/o con poca capacidad de trabajo y sacrificio, y en no pocos casos con una escasa voluntad de cumplir o hacer cumplir los propios principios y de unir a las diferentes tendencias o corrientes en beneficio del proyecto.

Una compañera y amiga, con la que tuve la suerte de vivir algunos de los buenos momentos que me dio mi paso por Podemos, me recriminaba el haber abandonado el partido y lo que ella consideraba una actitud pasiva por mi parte, por haber elegido según ella el camino más fácil en lugar de haber seguido luchando y haberme alineado o dado apoyo a quienes hacían una diagnosis similar a la mía en lo concerniente a los males de Podem Catalunya. Pero lo cierto es que cuando has perdido la ilusión y ves que la vulgaridad y verticalidad de la política clásica se ha comido al sueño, cuando ves que en el que había sido tu partido hay una división entre dos facciones casi irreconciliable, sin que nadie haya querido hacer nada por reconciliar y unir, te das cuenta que lo mejor es mantenerse al margen, pues la razón y la buena gente está de las dos partes, como también podría no estarlo de ninguna.

Tengo amistades, conocidos y aprecio por muchos compañeros y compañeras de Podemos con formas muy diversas de pensar. Cuando mi crítica, tal vez algo ofuscada por las experiencias vividas, la toma con nuestros representantes electos en Catalunya, por esa supuesta incompetencia y ese afán de acumular cargos, no quiere decir que no reconozca la buena labor realizada por algunas/os de ellas/os y su cercanía y buena disposición a atenderte para resolver cualquier duda que uno pudiera tener. Valga el ejemplo de dos mujeres a mi entender maravillosas, con las que tengo una muy buena relación y posicionadas en grupos lamentablemente divergentes: una sería nuestra senadora Celia Cánovas y la otra compañera sería esa gran mujer que nos representanta en el Parlament, Angels Martínez Castells. Compañeras trabajadoras y comprometidas con el proyecto político del cambio, a las que desde este escrito les rogaría que se pusieran al frente de un proceso de reconciliación que permitiera recuperar la unidad y la senda que jamás se debió abandonar, la del asamblearismo, la plena democracia y el respeto. Donde el exceso de testosterona masculina nos ha llevado al enfrentamiento, pues por mucho que Albano D. Fachin presuma de haberse sabido rodear de mujeres sus formas y decisiones han sido las propias de todo un macho alfa.

Esto no puede seguir así. Es lamentable el espectáculo que se sigue dando. Es triste esta guerra de los manifiestos (Martillo Pilón us P.A.F). Es muy penoso que una vez más el Consell Ciutadà de Catalunya no tenga voluntad alguna de reconciliar y unir. Y es imperdonable que el Secretario General de Podem Catalunya manipule y enfrente a los/as militantes y no tenga la decencia de convocar de una puñetera vez una verdadera Asamblea Ciudadana abierta a la militancia donde dar la cara y comenzar a poner soluciones a los problemas del partido en nuestra tierra. Pero lejos de lamentaros (quienes sigáis militando) o entrar en guerras innecesarias ser conscientes que los inscritos tenéis en vuestras manos la solución, moveros, exigir que se os oiga, demostrar que no sois como la militancia de la mayoría de los partidos clásicos. Si no hacéis nada al respecto luego no os lamentéis si vuestro partido acaba disolviéndose en una sopa de siglas o acaba siendo un triste recuerdo de un proyecto fallido.

MSNoferini

P.D. Yo el próximo 1-O iré a votar, dado que nadie debería limitar el derecho de un pueblo a decidir su futuro, y si hubiera seguido militando en Podemos también lo hubiera hecho por mucho que desde CC estatal o catalan no le dieran apoyo, pero entiendo que Podem Catalunya lo ha hecho mal al no haber sometido una decisión tan importante a votación de menera directa entre su militancia. 

 

Altsasua no es terrorismo

El diario El País de hoy (13/07/2017) publica un interesante artículo de Baltasar Garzón, en el que bajo el título “La nada terrorista de Alsasua” el exjuez nos da su visión como jurista del procedimiento abierto por los hechos acaecidos en un bar de la población Navarra de Alsasua, el pasado 15 de octubre de 2016.

A estas alturas supongo que con el tiempo y espacio dedicado al caso en los medios todos tenemos conocimiento de la historia de los ocho jóvenes que presuntamente agredieron a un teniente de la guardia civil y a un agente del cuerpo que, en ese momento, estaban en el local con sus parejas y libres de servicio. Un desagradable incidente donde por lo visto hubo insultos, golpes y un tobillo fracturado, y que ha llevado a la Fiscalía de la Audiencia Nacional a pedir un total de 375 años de cárcel para esos jóvenes, al responsabilizarlos de una agresión terrorista.

Aquí reproduzco parte del artículo del exjuez, habiendo omitido toda la parte más técnica del mismo:

[…]Calificar esto como conducta terrorista es una inconsistencia jurídica de gran envergadura y demuestra la debilidad de los argumentos de la magistrada. Primero habla ambiguamente del “ambiente”, no de la acción en sí misma; después, de estructuras populares a las que, al parecer, con el pretexto del AH (proyecto Alde Hemendik que en euskera significa “Fuera de aquí”, creado en el siglo pasado para presionar a servidores públicos para que abandonaran el País Vasco y Navarra), eleva a categoría de “organizaciones terroristas” olvidando que esa campaña, creada por ETA, se creó, exclusivamente, para desarrollarla a través de sus subestructuras EKIN-GPA, con fines terroristas que, en todo caso, quedaron vacíos a partir del 20 de octubre de 2011.

Dar al colectivo OSPA Mugimendua, como hacen jueza y fiscal, alcance terrorista implicaría que constaran, perfectamente definidos, los fines terroristas del mismo, según exigencia del artículo 373 del Código Penal. Pero no es así. Ni siquiera circunstancialmente. Lo expuesto, no pasaría de ser una mala anécdota judicial si no fuera porque hay personas privadas de libertad para las que se piden penas de prisión astronómicas.

Pero lo más grave de todo es que el Tribunal Supremo, al resolver la competencia entre los jueces de Pamplona y Audiencia Nacional, no haya frenado este disparate jurídico, alimentado, ahora, por una calificación fiscal fuera de toda mesura jurídica y lógica político criminal […]

Por tanto, solo existe la nada terrorista en el caso Alsasua y la decisión de la fiscalía de iniciarlo, bajo la anterior jefatura, con el regocijo del ministro Fernández Díaz, no se enmarcó en el contexto de la actividad terrorista de ETA, sino en el de la desnaturalización del concepto de terrorismo de los titiriteros, tuiteros, anarquistas, antisistema, okupas, personas que silbaban al himno nacional, que quemaban alguna bandera o algunas fotos del Rey. En esa línea, el escorzo del fiscal puede tener imprevisibles consecuencias. Por mucho que se afirme su presencia, ETA y sus proyectos desaparecieron y su desarrollo al servicio del terrorismo, también. Todos fueron vencidos por el esfuerzo de una ciudadanía comprometida con la democracia.

Ha costado mucho dolor llegar a la paz; hacerla sostenible es nuestra obligación y no arriesgarla con este tipo de ensayos que, al final, desempoderan a las víctimas y desmerecen la seria y contundente labor previa en el combate contra el terrorismo de ETA.

Poco más puedo añadir a la opinión de un jurista de la experiencia del señor Garzón, al compartir su misma visión de los hechos. Lo único que quizás me gustaría agregar es la tristeza que me da ver la deriva de este país y poder constatar la hipocresía de esa élite dominante, heredera de los vencedores de aquella confrontación civil que instauró una dictadura de casi cuarenta años, la cual se ha opuesto sistemáticamente, a través de su brazo ejecutivo (el Gobierno del PP), a la aplicación de la ley de la memoria histórica bajo el pretexto que el pasado pasado está y no conviene removerlo, pues con “la transición” ejemplar que tuvimos eso ya está superado y remover el pasado sólo puede traernos una confrontación innecesaria y odios subyacentes. Señores de la derecha española, esa dura derecha retrógrada y anclada en esa anacrónica España colonial, que vergüenza da su uso de esa doble vara de medir en beneficio de sus intereses, ¿acaso, utilizando esa lógica suya de no despertar los fantasmas del pasado, no ha llegado también la hora de pasar página sobre el terrorismo etarra? ¿No creen que es muy ruin seguir utilizando el terrorismo en su beneficio político? Si se produce un delito que la justicia actué, eso nadie lo discute, pero no busquen terrorismo donde no lo hay, ni busquen cabezas de turco para imponer la ley del miedo, ni para salirse con la suya.

MSNoferini

contra Vanguardia

Este pasado martes (04/07/2017) en la contraportada de La Vanguardia se entrevistaba a Jesse Hirsh, investigador en tecnología digital y cognitiva. Una entrevista, que no tiene desperdicio y que os adjunto (espero que podáis entenderla en catalán), en la que se nos habla sobre las plataformas digitales y como estas están “vampirizando” una serie de sectores, precarizando y destruyendo puestos de trabajo, eludiendo el pago de impuestos en los países donde operan y creando unos monopolios contra los que se hace casi imposible luchar.

En un momento de la conversación Hirsh le dice al entrevistador que desde los EE.UU se ha ayudado a estas empresas “a ser lo que son con montañas de dineros públicos, subvenciones y apoyo diplomático y logístico” lo que al final las ha llevado a convertirse en “el brazo neocolonial del poder americano”.

Google, Facebook, Amazon, Uber, Airbnb o la británica Deliveroo son un claro ejemplo de lo megamonopolios que bajo la etiqueta de empresas de economía participativa se están haciendo con el control de no pocos sectores comerciales y de acceso a la información, que si las instituciones de países como el nuestro y la Unión Europea no le ponen solución acabarán por llevarnos a ser “proletarios del paleocapitalismo digital” o siervos y esclavos de un nuevo sistema feudal.

Sabias palabras las de Jesse Hirsh, en base a unos argumentos que muchos compartimos, pero como siempre hay opiniones para todos los gustos y no son pocas las personas que apoyan este atroz capitalismo en el que vivimos os adjunto un extracto de un artículo aparecido hoy en El País donde un catedrático de economía aplicada, Andrés Pedreño, sale en defensa de los gigante tecnológicos como Google, al que recientemente Bruselas, de la mano de la comisaria danesa Margrethe Vestager, sancionó con una multa millonaria de 2.424 millones de euros por vulnerar la competencia en el mercado de las búsquedas por Internet.

Extracto artículo El País

Es muy lícito que cada cual piense como desee pero las evidencias dejan clara constancia del poder de los grandes gigantes tecnológicos y la poca riqueza que generan en los países donde operan, y como en no pocos casos parte de su enriquecimiento y su poder se debe a la connivencia de ciertos gobiernos hacia tan poderosos megamonopolios, a los cuales se les ha venido consintiendo casi todo.

MSNoferini