A dos semanas para que los catalanes/as nos volvamos a reencontrar con las urnas raro es el día en que no aparece en algún medio una encuesta. En los últimos años hemos sido testigos de los no pocos errores cometidos en los sondeos por parte de las empresas demoscópicas. Pero como uno a estas alturas es cada vez más mal pensado en lo que concierne a la política, pues tal como dice el dicho “piensa mal y acertarás”, nadie consigue quitarme de la cabeza que los resultados hechos públicos por parte de quienes se dedican a esto de los sondeos electorales vienen cocinados y manipulados a interés de quien encarga la encuesta. No somos pocos los mal pensados que creemos que quienes saben de esto a veces apuestan por incentivar a determinados votantes haciéndoles creer eso del “yes we can” (sí se puede) o por el contrario jugar con el miedo del votante para intentar una mayor movilización con la que frenar a esa posible mayoría, que en caso de ganar pudiera desencadenar poco menos que las siete plagas de Egipto. Y es en este contexto donde día sí y día también aparece alguna encuesta, pública (como la del CIS) o privadas, sobre la tendencia de voto de cara al 21-D que uno tiene muy claro que las mismas reflejan más el deseo de algunos que la realidad de lo que seguramente reflejarán las urnas a la finalización de dicha jornada.

Para alegría de unos y decepción de otros, es muy probable que los dos bloques antagónicos y aparentemente irreconciliables en que se ha dividido la política y la sociedad catalana vuelvan a contar con un número de representantes en el Parlament muy similar al actual, lo que significaría una nueva victoria del soberanismo, aunque sea por la mínima, lo que llevará a nuevos conflictos y a la formación de un gobierno sometido a la fiscalización, a la coacción, y a la posible judicialización de todas aquellas decisiones que molesten al gobierno del estado por la vía del artículo 155.

Lamentablemente el círculo vicioso de falta de voluntad negociadora, imposición o represión, desafección, desobediencia y nuevas imposiciones y una mayor represión no va a cambiar ni con esa supuesta victoria del bloque constitucionalista, pues mientras en el Partido Popular o su recambio naranja estén en la Moncloa nada se podrá hacer para buscar una salida negociada. El Gobierno del señor Rajoy no puede pretender una vez más esconder la cabeza bajo el ala a la espera de que se dé el milagro y consigan un gobierno tripartito (CD’s, PSOE, PP) y unionista, pues aun consiguiéndolo este no será más que un parche a corto plazo que difícilmente podrá acabar o poner freno a los anhelos y sentimientos de un número considerable de catalanas y catalanes deseosos de conseguir la emancipación del estado español o como mínimo de poder decidir libremente el futuro de nuestra tierra.

MSNoferini

Encuesta

Encuesta de GESOP para el Periódico de Catalunya aparecida hoy 7/12/2017, y seguramente una de las más creíbles.

Anuncios

Acto solidadridad LPG (54)

Cuando le dedicas mucho tiempo a una causa, creyendo con sincera convicción de la importancia de esa lucha dada la complicada situación y el atropello hacia los derechos de un número elevado de personas, no existe nada más desalentador que ver como buena parte de quienes son afectadas por esa injusticia deciden dejar la lucha y abandonarse a su suerte. Y eso es lo que está sucediendo con una parte de los trabajadores cooperativistas que prestan servicio en el matadero Le Porc Gourmet.

Lamentablemente el cansancio y la manipulación comienzan a hacer mella en los maltratados trabajadores/as de las dos cooperativas que prestan sus servicios en el importante matadero de Santa Eugènia de Berga. Tras una agotadora lucha de los falsos cooperativistas de TAIC y CLAVIAL por intentar que se le reconozcan los derechos que quedaron recogidos en la ley catalana de cooperativas, hace ya más de ocho meses (28/03/2017), sin que hasta la fecha se les hayan comenzado a reconocer –entre otras cosas por no considerarse la empresa obligada a cumplirla por no ser catalana y la poca implicación de la administración en querer hacerla cumplir-, ahora se encuentran con que la empresa los está coaccionando y obligando a aceptar un traslado a una nueva cooperativa con sede social en Lugo (Galicia) para con ello poder burlar la ley catalana y eximirse de su cumplimiento, siendo muchos los que están aceptando probablemente sin ser conscientes de lo que les puede suponer el perder todas esas mejoras y derechos que la ley les reconoce.

Es descorazonador pensar que si realmente las dos cooperativas que hasta la fecha vienen trabajando para Le Porc Gourmet asumen de una vez su obligación de cumplir con las modificaciones de la ley de cooperativas –como así se lo han manifestado a algunos de sus trabajadores y representantes de Càrnies en Lluita- pudiera haber un elevado número de trabajadoras/es que sufrieran en sus carnes el agravio comparativo de verse privados de unos derechos básicos (vacaciones retribuidas, pagas y horas extras, una mejor protección social, salarios según convenio, protocolos en prevención de riesgos laborales, etcétera) por el simple hecho de haber aceptado firmar un papel sin conocimiento de lo que ello le podía suponer o fruto de estériles promesas verbales o coacciones.

MSNoferini

Auga

Carta de bienvenida que la nueva cooperativa gallega les envía a las/os trabajadoras/es del matadero Le Porc Gourmet que aceptan el cambio de cooperativa.

Declaración Susana Díaz

Recientemente la Presidenta de Andalucía hizo unas significativas declaraciones durante el debate del estado de su comunidad, que reproduzco en el texto anexo (aparecido en el diario El Mundo), que dicen mucho de lo que piensa y poco de su talante democrático, al decir abiertamente y sin rubor alguno que está “absolutamente en contra del derecho a decidir”. A estas alturas no creo necesario ir repitiendo, como si de un mantra se tratara, cual es mi ideal de país, lo que sí que importa es que nadie que se las quiera dar de demócrata puede negar al pueblo el derecho a decidir en referéndum su futuro, o consentir que se le niegue y reprima por intentarlo.

Lamentablemente la señora Díaz no tuvo bastante con mostrarse totalmente contraria con el derecho a decidir que tuvo que añadir otro desafortunado comentario que ya hace tiempo que venimos leyendo y oyendo, y que no tiene sentido alguno:“las cosas que afectan al conjunto de los españoles las decidimos todos los españoles”.

Es fácil entender el miedo que puede representar en aquellas comunidades que reciben más de lo que aportan que se pudiera producir la independencia de aquellas otras comunidades más ricas, pero lo que no tiene sentido es defender lo indefendible, desvirtuando a la propia democracia, pretendiendo que en un tema del calado de la emancipación de un territorio del conjunto del estado tengan que ser votado y decidido por toda la ciudadanía del estado.

Según las tesis que defiende gente tan demócrata como la señora Díaz: ¿cómo puede ser que el Reino Unido y Canadá no sometieran a votación los referéndums de independencia de Escocia y el Quebec entre la totalidad de ciudadanos de sus respectivos países? ¿Fueron tontos o tal vez demostraron un talante democrático del que pudieran carecer el gobierno de este país y una buena parte de los políticos españoles?

Seamos coherentes y demócratas, nos gusten más o nos gusten menos las pretensiones y anhelos de parte de los catalanes. Recapacitemos un momento, y para ello muchas veces para no emitir un juicio contaminado por la propia opinión sobre un caso específico, en este caso la realización de un referéndum de autodeterminación en Catalunya, es mejor descontextualizarlo o buscar un ejemplo que permita a otras personas verlo desde una perspectiva diferente, y es por ello voy a poner un ejemplo real.

Imaginemos cinco comunidades de propietarios situadas en una misma plaza. Cinco fincas construidas por el mismo constructor, con una media de unos quince propietarios por finca, las cuales tenían como administrador de fincas al mismo despacho de abogados, administrador que en el momento de su elección pactó un precio especial por llevar la representación legal de todas las comunidades (sin estar mancomunadas o existir acuerdo alguno al respecto). Ahora imaginemos algo tan sencillo como que los propietarios de una de esas cinco fincas decidan reunirse en asamblea ordinaria o extraordinaria con un punto en la orden del día consistente en someter a votación la continuidad de ese administrador y la posible contratación de otro diferente. ¿Tendría lógica que los propietarios de las otras fincas quisieran exigir que dicha votación fuera sometida a todo el conjunto de los propietarios colindantes bajo el pretexto de que les puede perjudicar económicamente? Por lo tanto qué sentido tiene pedir que un extremeño o una canaria puedan votar, si se da el caso, en un referéndum sobre la posible independencia de Catalunya.

Como siempre una buena parte de los políticos electos se olvidan de quienes son y los valores democráticos que representan y deben defender, dedicándose a emitir juicios totalmente parciales que desgraciadamente pueden influir en una buena parte de la ciudadanía. El derecho a decidir en referéndum por parte de los ciudadanos/as de Catalunya, como podría darse en Andalucía, es un derecho inalienable que en este caso sólo puede recaer en el pueblo catalán y pretender que, si llegado el caso se permitiera hacer, voten todos y cada uno de los españoles con derecho a voto sería un sinsentido con un claro objetivo de manipular el resultado de esa votación, algo que en Canadá y el Reino Unido no se hizo, aceptando como países demócratas que son lo que pudieran decidir los ciudadanos del Quebec y Escocia, y quizás por esa razón ganó el NO a la independencia.

MSNoferini

susana-diaz

Intervención cuentas ayuntamiento Madrid

Hoy hemos tenido conocimiento que el Ministerio de Hacienda ha intervenido las cuentas del Ayuntamiento de Madrid, bajo el pretexto de no cumplir con la Ley de Estabilidad Presupuestaria. El Gobierno tiene la desfachatez de intervenir las cuentas de un ayuntamiento cuya deuda fue heredada de los dos gobiernos municipales del PP, anteriores a la llegada de Carmena. Según publicaba el diario ABC, en marzo de este año, “Madrid multiplicó su deuda por siete durante los mandatos de Gallardón y Botella”. La deuda heredada del consistorio madrileño sobrepasaría los 4.500 millones de euros (www.elmundo.es/la-herencia-Ana-Botella), sin olvidar los muchos proyectos urbanísticos inconclusos con los que se encontró Ahora Madrid y la perdida de importantes activos, como fue la venta por parte de la alcadesa Botella de 1.860 viviendas sociales a fondos buitres por debajo de su valor contable (www.20minutos.es/venta-viviendas-sociales-fondos-buitre/), o los 16 millones que Gallardón y Botella “regalaron” a subcontratas por un software que no se hizo (www.publico.es/gallardon-botella-regalaron-16-millones).

Pero para acabar de rematar la desfachatez del Gobierno del Partido Popular hoy también hemos conocido que el Tribunal Superior de Justicia de Madrid ha confirmado la nulidad, tras haberlo hecho en primera instancia el Juzgado de lo Contencioso-Administrativo número 9 de Madrid, del acuerdo plenario por el que se aprobaba una comisión de investigación para analizar la gestión del PP en los últimos doce años de Gobierno en el Ayuntamiento de Madrid, con Alberto Ruiz-Gallardón y Ana Botella al frente (www.madridiario.es/tsjm-anula-comision-investigacion-gallardon-botella). El poder judicial al servicio del poder ejecutivo o del partido que lo controla.

¿Alguien en su sano juicio sigue pensando que esto es una democracia?

Gallardón Botella

Días convulsos los que estamos viviendo en el país de la piel de toro, especialmente en esa especie de aldea gala situada al nordeste del país llamada Catalunya. La desobediencia a las leyes de un país, por no contemplar el legítimo derecho de un pueblo a poder decidir cómo ha de ser su futuro, y el querer emanciparse con el apoyo de ese 37% del censo electoral catalán que participó en 1-O (algo poco factible sin contar con el apoyo o permiso de los grandes poderes económicos que mueven este mundo), nos ha llevado a un conflicto de difícil solución y del que a corto y medio plazo seguramente todos saldremos perjudicados.

En este pulso Catalunya-España, que algunos entienden como revolución (de concepción mayoritariamente burguesa), hemos llegado a un punto demencial de difícil solución. Muchas promesas difíciles de cumplir, mentiras, poca voluntad de dialogo, manipulación y represión. Un cóctel explosivo, que a estas alturas será difícil de desactivar.

Con todo este proceso o “procés” se ha podido constatar, algo que quizás muchos ya teníamos muy claro, la baja talla moral de buena parte de nuestros/as políticos/as y su poderoso entorno. Lamentablemente los partidos y la mayor parte de los políticos, sobre todo aquellos/as que tocan poder, no siempre trabajan y funcionan en base a las necesidades reales del pueblo (estímulos), sino que en no pocas ocasiones son ellos los que irradian ciertos estímulos o inputs, transmitiéndolos de manera directa o por los canales distorsionadores habituales (medios de comunicación), para convertirlos de manera asistida en la respuesta deseada por ellos (reivindicaciones), lo que al final acaba convirtiendo a esta respuesta en el resultado de imponer su credo, sus intereses y llevarnos hacia donde a ellos les pudiera interesar. Siendo lo que está ocurriendo estos días en Catalunya y la respuesta del estado un claro ejemplo de ello.

La mayoría de quienes hemos nacido y habitamos en países supuestamente desarrollados y democráticos hemos crecido dando por buenos ciertos principios e ideales, tenemos unas necesidades muy similares, compartimos los mismos deseos y ambiciones, y estamos mayoritariamente igual de aburguesados y aborregados.

Vivimos en países donde se ha potenciado el individualismo sobre lo colectivo, y la competitividad por encima de la solidaridad. Donde se nos ha inculcado el culto al dinero, a los bienes materiales, y que dinero y bienes materiales nos harán pertenecer a una clase social o a otra, como una extrapolación de la idea de castas. Países donde en algunos casos se ha hecho especial hincapié en remarcar los nexos comunes de unas determinadas comunidades, a pesar de pudieran existir “hechos diferenciales”, culturales y lingüísticos; o por el contrario se ha despreciado la pluralidad y la diferencia para intentar imponer una falsa idea de uniformidad. Al final, por mucho que algunos/as quieran negarlo, somos el resultado del permanente adoctrinamiento al que somos sometidos desde el día en que nacemos. Y es por todas estas causas expuestas que entiendo que al final buena parte de los ciudadanos de este mundo formamos un grupo más homogéneos de lo que podamos pensar, y simplemente existen pequeñas variaciones identitarias que vienen decididas por el simple hecho de haber nacido, haberse criado o haber vivido en un determinado punto geográfico o cien kilómetros más al sur, norte, este u oeste, y de los intereses que rigen o de quienes rigen ese territorio.

Mi conclusión es que el libre albedrío al final es todo menos libre, y el albedrío, esa supuesta elección consciente y reflexionada, en no pocas ocasiones poco tiene de reflexionada y de serlo se hace en base a unos preceptos ideológicos que nunca son innatos y sí inculcados por el entorno en el crecemos y nos desarrollamos. Al final el punto geográfico donde nacemos y vivimos, el entorno familiar y social que nos rodea, la educación y formación que recibimos, los estímulos a los que somos sometidos y nuestra condición social acabarán haciendo de nosotros, para bien o para mal, lo que somos, y lamentablemente a día de hoy buena parte de todas estas variables difícilmente pueden ser controladas.

MSNoferini

adoctrinamiento

Legiones

Este viernes pasado tuve una vez más la suerte de reunirme con un grupo de buenos amigos para ir a cenar. La situación hubiera sido la de siempre de no ser por los recientes acontecimientos ocurridos en Catalunya, que llevaron a que la mayor parte de nuestra conversación tratara sobre el tema. De las seis personas que compartíamos mesa yo era el único que no mostraba una especial alegría por la reciente proclamación por parte del Parlament de Catalunya de la República Independiente de Catalunya. Durante toda la velada hablamos, en algún momento nos pudimos acalorar más o menos exponiendo nuestros puntos de vista y rebatiendo los argumentos utilizados, pero nos respetamos y nuestra amistad no se resintió para nada y sigue tan firme como antes de la cena.

Cómo hacer entender a mis amigos que no veía correcta la proclamación por parte del parlamento de Catalunya de la independencia, tras una votación que supuestamente venía legitimada por un anterior referéndum en el que los votantes de ese avasallador Sí sólo suponían un 37% del censo electoral y la casi nula participación del No. Mi argumento, sobre mi forma de entender la ilegitimidad de basar tan importante decisión en esa consulta ciudadana, no se sustentaba en un tema de legalidades o legitimidades del proceso en si, sino en querer hacer entender el motivo que pudo llevar a millones de ciudadanos a no querer participar por la simple cuestión de no darle valor al mismo. No creo correcto que existiendo unas reglas (las cuales podrán ser funestas y criticables), alguien pueda crear las suyas propias, sea por un motivo de mayor o menor peso, al margen de una gran parte de la sociedad y pretendiese que esa otra parte las diera por buenas y en este caso concreto haber ido a votar. Siendo más claros, ¿es legítimo dar por buenos los resultados de la consulta del 1-O, donde la participación fue muy baja, si quienes hemos etiquetado como constitucionalistas no le daban valor al referéndum y las reglas del mismo se hicieron al margen de esa importantísima parte de la ciudadanía, lo cual la llevó al no sentirse interpelada a excluirse del mismo?

Siempre he manifestado mi total desprecio hacia los fascismos, totalitarismos y ese imposicionismo tan desgraciadamente habitual en tantas seudodemocracias de este mundo. Me considero una persona demócrata, socialmente comprometida y cada día más cercana a las tesis libertarias. Por todo ello que siempre me he significado contra el deshumanizado liberalismo económico, el capitalismo y todos aquellos partidos políticos vendidos a los poderosos, en detrimento del proletariado y de los más débiles. Y es por estos motivos expuestos que siento un total desprecio por el partido que gobierna este país (España) y por todos aquellos que permiten su continuidad en el poder, sin olvidar que mientras sus políticas han dejado a millones de damnificados, para beneficio de unos pocos, esta gente se enriquecía gracias a la corrupción.

He apoyado el derecho de mi tierra a poder elegir libremente en referéndum su futuro, participé en el mismo, he manifestado públicamente la repugnancia que me causó la represión del estado hacia todos aquellos pacíficos ciudadanos que el día 1-O quisieron acudir a votar, he salido a mostrar mi indignación ante la violencia policial y la detención de aquellos que trabajaron para hacer posible esa consulta, y me repugna que el neofranquismo ponga sus sucias manos en las instituciones de mi tierra, pero lo que no haré es apoyar a aquellos que aprobaron leyes sin respetar a nuestro propio parlamento y han aprobado e impuesto la creación de un estado al margen de la mitad o una posible mayoría de la ciudadanía, y que en más de una ocasión nos han mentido y nunca han tenido la decencia de explicar claramente y de manera veraz cuales serán las consecuencias para el proletariado y el resto de los catalanes a corto y medio plazo de esta decisión.

Es evidente que este escrito no gustará a muchísima gente, algo que poco me importa. A buen seguro que algunos caerán en la tentación de querer etiquetarme, pues cuando una persona no comparte nuestros mismos ideales se tiende a hacerlo, y con todo lo sucedido en Catalunya se ha convertido en algo muy habitual el etiquetar e incluso sobre etiquetar (valga el ejemplo del propio President de la Generalitat, el cual pasaba en segundos de héroe a villano y viceversa). Y no sería de extrañar que se me descalifique, pues no son pocas las veces que en lugar de descalificar las ideas se tiende a hacerlo hacia quien las expone. Más todas estas cuestiones no podían mantenerme callado, pues cuando una cosa no me gusta, no la veo correcta, o considero que puede suponer un perjuicio para la ciudadanía y la convivencia, suelo intentar decir bien alto y claro lo que pienso.

La democracia no es y consiste simplemente en imponer la voluntad de las mayorías sino en dar voz y permitir que las minorías también se sientan representadas, y el Govern de la Generalitat ha actuado al margen de una parte de la ciudadanía de Catalunya cuyo número podría a llevarla a ser algo más que una simple minoría, y eso no me gusta. No olvidemos que en las pasadas elecciones al Parlament de Catalunya, a las cuales se les quiso dar un carácter plebiscitario, los partidos proindependentistas ganaron en escaños pero no así en número de votos, lo que llevó al entonces cabeza de lista en la CUP, Antonio Baños, a reconocer la derrota de los partidos independentistas en ese supuesto plebiscito y a descartar hacer una DUI. Por lo tanto este denominado “procés” nació de una reinterpretación de los resultados de las elecciones del 27/09/2015, ha cometido numerosos fallos, ha marginado a una minoría que podría ser mayoritaria y ha dividido innecesariamente a la población cuando las diferentes encuestas decían que un 80% de la población estaba totalmente a favor de poder decidir en referéndum el futuro de Catalunya, sin que nadie haya querido contar, negociar o buscar soluciones con buena parte de esa población, supeditándolo todo a los partidos políticos, donde la dicotomía ideológica sobre el tema difícilmente iba a poder permitir encontrar una salida negociada, lo cual a veces parece que a una y otra parte les ha venido muy bien para sus intereses.

MSNoferini

Hace más de 19 años el diario El País publicaba una noticia en la que se daba a conocer que “la Inspección de Trabajo ha descubierto que casi la totalidad de los trabajadores de las firmas Le Porc Gourmet y Extraporc, de la comarca de Osona, son falsos autónomos”. La misma noticia explicaba la fórmula utilizada por estas empresas para poder evitar contratar a los trabajadores y beneficiarse con ello del menor coste que representaba tener encuadrados a sus trabajadores en el régimen de autónomos, y esta no era otra que recurrir a una falsa cooperativa “dedicada a la gestión de personal”.

Han pasado más de 19 años de esta noticia y lamentablemente la situación sigue siendo la misma, sin que nadie haya querido poner solución a este fraude de ley tan habitual en la industria cárnica. La subcontrata de servicios a través de cooperativas que actúan como ETTs sigue siendo el pan nuestro de cada día y en el matadero más grande de Catalunya, Le Porc Gourmet, siguen beneficiándose de seguir cometiendo la misma irregularidad.

Pero el principal problema de las empresas que recurren a la fórmula jurídica de constituirse como cooperativas de trabajo asociado, sin serlo, buscando con ello el beneficio que le supone encuadrar a sus trabajadores en el régimen de autónomos, y de aquellos grupos empresariales que optan por rebajar costes recurriendo a subcontratas con estas cooperativas, está en el trato y falta de derechos de los trabajadores que prestan servicio en ellas.

Este pasado 25 de octubre los trabajadores (poco más de 1.000) del matadero Le Porc Gourmet, todos ellos autónomos subcontratados a través de dos falsas cooperativas, decidieron ir a la huelga, siendo esta todo un éxito al haber tenido un seguimiento de casi la totalidad de la plantilla. Las reivindicaciones de los trabajadores eran y son, tal como recoge el manifiesto que hicieron público:

Queremos que nuestras condiciones de trabajo y salarios sean como mínimo las recogidas en el convenio cárnico (salarios, complementos, horarios, turnos). Queremos que se nos paguen correctamente las bajas de enfermedad, que se nos indemnice si se nos despide, tener derecho al desempleo, ser tratados como personas si tenemos un accidente de trabajo. También hay que mejorar la prevención para evitar accidentes, por ejemplo disminuyendo la velocidad de la cadena de producción. Queremos mejores horarios, tener derecho a vacaciones retribuidas, pagas extras y que se nos paguen las horas extras, que el pago de nuestras cuotas de la Seguridad Social y del material de trabajo que utilizamos a diario no recaiga solamente en nostras/os. Y queremos ser tratados como personas sin que el color de nuestra piel, procedencia, género o religión conlleve un trato diferente al resto de trabajadoras/es”.

Tal como queda claro los hechos demuestran cómo pasan los años y las administraciones siguen sin querer buscar soluciones y como la explotación laboral a manos de quienes retuercen la ley a conveniencia sigue estando más presente en el mercado laboral que nunca, pero afortunadamente los trabajadores/as ya no están dispuestos a aguantar el hecho de ser tratados como simples herramientas en el proceso productivo, que cuando se estropean se pueden desechar y ser sustituidas por otras nuevas.

MSNoferini

Artículo el País autónomos carnicas

____________________________________________________________________________

Fa més de 19 anys el diari El País publicava una notícia en la qual es donava a conèixer que “la Inspecció de Treball ha descobert que gairebé la totalitat dels treballadors de les empreses Le Porc Gourmet i Extraporc, de la comarca d’Osona, són falsos autònoms”. La mateixa notícia explicava la fórmula utilitzada per aquestes empreses per poder evitar contractar als treballadors i beneficiar-se amb això del menor cost que representava tenir enquadrats als seus treballadors en el règim d’autònoms, i aquesta no era una altra que recórrer a una falsa cooperativa “dedicada a la gestió de personal”.

Han passat més de 19 anys d’aquesta notícia i lamentablement la situació segueix sent la mateixa, sense que ningú hagi volgut posar solució a aquest frau de llei tan habitual en la indústria càrnia. La subcontracta de serveis a través de cooperatives que actuen com ETTs segueix sent el pa el nostre de cada dia i en l’escorxador més gran de Catalunya, Le Porc Gourmet, segueixen beneficiant-se de seguir cometent la mateixa irregularitat.

Però el principal problema de les empreses que recorren a la fórmula jurídica de constituir-se com a cooperatives de treball associat, sense ser-ho, buscant amb això el benefici que li suposa enquadrar als seus treballadors en el règim d’autònoms, i d’aquells grups empresarials que opten per rebaixar costos recorrent a subcontractes amb aquestes cooperatives, està en el tracte i falta de drets dels treballadors que presten servei en elles.

Aquest passat 25 d’octubre els treballadors (poc més de 1.000) de l’escorxador Le Porc Gourmet, tots ells autònoms subcontractats a través de dues falses cooperatives, van decidir anar a la vaga, sent aquesta tot un èxit en haver tingut un seguiment de gairebé la totalitat de la plantilla. Les reivindicacions dels treballadors eren i són, tal com recull el manifest que van fer públic:

“Volem que les nostres condicions de treball i salaris siguin com a mínim les recollides en el conveni carni. Volem que se’ns paguin correctament les baixes de malaltia, que se’ns indemnitzi si se’ns acomiada, tenir dret a un subsidi d’atur, ser tractats com a persones si tenim un accident de treball. També cal millorar la prevenció per evitar accidents, per exemple disminuint la velocitat de la cadena de producció. Volem millors horaris, tenir dret a vacances retribuïdes, pagues extres i que se’ns paguin les hores extres, que el pagament de les nostres quotes de la Seguretat Social i del material de treball que utilitzem diàriament no recaigui solament en nosaltres. I volem ser tractats com a persones sense que el color de la nostra pell, procedència, gènere o religió comporti un tracte diferent de la resta de treballadors/es”.

Tal com queda clar els fets demostren com passen els anys i les administracions segueixen sense voler buscar solucions i com l’explotació laboral a les mans dels qui retorcen la llei a conveniència segueix estant més present al mercat laboral que mai, però afortunadament els treballadors/as ja no estan disposats a aguantar el fet de ser tractats com a simples eines en el procés productiu, que quan s’espatllen es poden llençar i ser substituïdes per altres noves.

MSNoferini