Parlar de separació de poders és retrocedir en el temps -si més no- fins a la Grècia clàssica, doncs ja al segle IV aC Aristòtil, filòsof i científic, analitzant el concepte de sobirania, en el seu llibre “Política”, va dividir la mateixa en tres elements que al seu entendre no s’havien de concentrar a les mateixes mans si no es volia caure en la “tirania”. Els tres elements en què Aristòtil va dividir el poder van ser: “el que delibera, el que mana i el que jutja”.

Per tant podem dir que la separació de poders va tenir el seu origen en l’antiga democràcia atenesa i es va generalitzar en la República Romana (magistratures), però no va ser fins a la teorització realitzada pel metge i filòsof anglès John Locke (1690) i la materialització del sistema i equilibri de poders de Montesquieu (en plena Il·lustració), en el seu tractat “De l’Esperit de les Lleis” (1748), que no es van posar les bases teòriques per convertir en realitat i de manera efectiva la limitació dels poders de l’estat (legislatiu, executiu i judicial).

La separació de poders i el principi d’elecció per sufragi directe, com a qualitat principal de la democràcia, no es va fer realitat -teòricament- fins a la seva implementació, per part dels federalistes nord-americans, en la constitució dels EE.UU (promulgada en 1789) com un sistema rigorós de controls alhora que de contrapesos que havien de permetre que els ciutadans poguessin viure en plena llibertat.

Des de la llunyana implementació de la separació de poders en l’articulat de la constitució nord-americana, com l’autèntica base que ha de regir un sistema democràtic, la major part de les constitucions modernes van recollir aquest principi, però no així la Constitució Espanyola del 78. L’actual Constitució de l’estat fa recaure el poder legislatiu i executiu a les mateixes mans, al no convocar-se per separat l’elecció d’aquells que haurien de ser els representants d’aquests dos poders. Després d’unes eleccions generals, en les quals triem als nostres representants en les dues cambres legislatives (senadors i diputats) seran ells els responsables de triar al Govern (poder executiu), la qual cosa porta al fet que el control de les majories en aquestes càmeres (senat, congrés) faci recaure el poder legislatiu i executiu a les mateixes mans. I si a aquesta falta de separació de poders li sumem el poder del Govern i de les càmeres a l’hora de triar als membres de les més altes instàncies judicials, o bona part d’ells (CGPJ, Tribunal Suprem, Tribunal Constitucional, Tribunals Superiors, etc.), ens trobem que la separació de poders i el sistema de controls i contrapesos, teoritzat per Locke i Montesquieu, podria no estar-se complint a l’estat espanyol.


Hablar de separación de poderes es retroceder en el tiempo -cuando menos- hasta la Grecia clásica pues ya en el siglo IV a.C Aristóteles, filósofo y científico, analizando el concepto de soberanía, en su libro “Política”, dividió la misma en tres elementos que a su entender no se debían concentrar en las mismas manos si no se quería caer en la “tiranía”. Los tres elementos en que Aristóteles dividió el poder fueron: “el que delibera, el que manda y el que juzga”.

Por lo tanto podemos decir que la separación de poderes tuvo su origen en la antigua democracia ateniense y se generalizó en la República Romana (magistraturas), pero no fue hasta la teorización realizada por el médico y filósofo inglés John Locke (1690) y la materialización del sistema y equilibrio de poderes de Montesquiu (la Ilustración), en su tratado “Del Espíritu de las Leyes”, que no se pusieron las bases teóricas para convertir en realidad y de manera efectiva la limitación de los poderes del estado (legislativo, ejecutivo y judicial).

La separación de poderes y el principio de elección por sufragio directo, como cualidad principal de la democracia, no se hizo realidad -teóricamente- hasta su implementación, por parte de los federalistas norteamericanos, en la constitución de los EE.UU (promulgada en 1789) como un sistema riguroso de controles a la vez que de contrapesos que debían permitir que los ciudadanos pudieran vivir en plena libertad.

Desde la lejana implementación de la separación de poderes en el articulado de la constitución norteamericana, como la auténtica base que ha de regir un sistema democrático, la mayor parte de las constituciones modernas recogieron dicho principio, pero no así la Constitución Española del 78. La actual Constitución del estado hace recaer el poder legislativo y ejecutivo en las mismas manos, al no convocarse por separado la elección de aquellos que deberían ser los representantes de estos dos poderes. Tras unas elecciones generales, en las que elegimos a nuestros representantes en las dos cámaras legislativas (senadores y diputados) serán ellos los responsables de elegir al Gobierno (poder ejecutivo), lo que lleva a que el control de las mayorías en dichas cámaras (senado, congreso) haga recaer el poder legislativo y ejecutivo en las mismas manos. Y si a esta falta de separación de poderes le sumamos el poder del Gobierno y de las cámaras en elegir a los miembros de las más altas instancias judiciales, o buena parte de ellos (CGPJ, Tribunal Supremo, Tribunal Constitucional, Tribunales Superiores, etc.), nos encontramos con que la separación de poderes y el sistema de controles y contrapesos, teorizado por Locke y Montesquiu, podría no estarse cumpliendo en el estado español.

Anuncios

Estos pasados días 30 de septiembre y 1 de octubre hemos sido testigos de cómo los antidisturbios de los Mossos de Esquadra se empleaban con algo más de contundencia de la que últimamente nos tenían acostumbrados. ¡Oh, sorpresa! Que tremenda conmoción han tenido muchos/as que pensaban que por el hecho de que los turbios antidisturbios llevaran una senyera en el pecho nunca actuarían contra quienes participaron en los actos conmemorativos de una fecha tan señalada para nosotros los catalanes/as.

Parece mentira que la gente, o parte de ella, no recuerde o poco les importe la actuación que tuvieron los mismos antidisturbios en el desalojo de la Plaça Catalunya durante la acampada del 15M. Ni cómo se emplearon a fondo con aquellos ciudadanos/as que osaron rodear el Parlament para hacerse oír, en el difícil contexto económico y social en el que nos encontrábamos en aquel momento en este país, y que les costó a ocho de ellos una condena de prisión.

Como dice un amigo que vivió en primera persona el desalojo de la Plaça Catalunya: “las hostias no entienden de nacionalidades y quien las recibe siempre es el pueblo”.

El exceso de celo con el que actúan los antidisturbios, sean del cuerpo policial que sean, y la violencia policial no se puede admitir, y mucho menos justificar en función de los intereses del color políticos de quienes dan las órdenes y quienes sean los que reciban los palos. El ex Conseller Felip Puig, miembro del mismo partido del actual gobierno y personaje al que parece querer emular el actual Conseller de Interior, utilizó a los antidisturbios de los Mossos para poner fin a la pacífica acampada que se inició el 15M en la Plaça Catalunya, usando una injustificada y desproporcionada violencia. Sin olvidar los actos que tuvieron lugar el 14 de noviembre del 2012, día de la huelga general, donde fruto de una brutal y arbitraria actuación policial, de la cual nunca se depuraron responsabilidades ni nadie fue condenado, una ciudadana llegó a perder un ojo.

Al final todo se resume en la profunda desvergüenza de nuestros políticos y gobernantes, capaces de utilizar a conveniencia toda la maquinaria represora a su alcance cuando les interesa, pero incapaces de reconocer sus excesos y responsabilidades. Sin olvidar la desmemoria selectiva de gran parte de la ciudadanía.

Como dice el amigo al que ya he hecho referencia: “hemeroteca, hemeroteca, menys hosties i més teca”.

MSNoferini

los turbios antidisturbios

Soñar es bonito …y gratis

Publicado: septiembre 26, 2018 en Uncategorized
Etiquetas:, ,

Este pasado sábado acompañé a mi buen amigo Rafa García al debate en el que participó como candidato a la Secretaría General de Podem Catalunya. Un debate en el que su claridad de ideas, su naturalidad y su sinceridad le hicieron, según entiendo yo, ser el claro ganador del mismo. La única pega o el único detalle al que le puedo poner un “pero” de la intervención de mi amigo, y que a algunos/as no les pudo gustar, fue el momento en que tocó contestar las preguntas formuladas por los asistentes y cayó la previsible pregunta sobre la independencia y los ideales de todos los candidatos/as al respecto. Como era de esperar, por parte de quienes le conocemos, mi amigo Rafa no se anduvo por las ramas y contestó con un simple pero contundente monosílabo, Sí.

A la salida del acto le comenté a mi amigo mi opinión sobre sus intervenciones y sobre lo poco que le iba a favorecer el haber sido tan sincero y contundente en el tema de la independencia, ahora que en Podem Catalunya la transversalidad política no es un valor que precisamente cotice al alza. Le dije que podía haberse expresado con otras formas, haber hecho ciertas matizaciones a su respuesta, tal vez mencionar la aceptación de otras formas de unidad y asociación entre una Catalunya independiente y un estado confederado, etcétera, pero su respuesta fue tan clara como siempre, “así soy yo, y a quien no le guste que no me vote”, pues el entendía que “la verdad es la que es y no se debe maquillar”.

Hechos anecdóticos como el expuesto me hacen apreciar y respetar aún más a mi amigo, aunque no compartamos la misma visión e ideales en todo, y evidencian que difícilmente hará carrera política –aunque ya sé, como siempre me recuerda que eso “se la trae al pairo”-, pues la hipocresía y aceptar cierta sumisión clientelar son dos de los rasgos más necesarios para hacer carrera política.

Lo ocurrido este sábado, y que tuvo como protagonista este buen amigo mío, me sirve como introducción para exponer algo que se hace muy evidente: el cómo personas cuyos orígenes están lejos de Catalunya, castellanoparlantes y que no hace mucho no eran o creían en la independencia comienzan a tener una perspectiva diferente.

Cada vez se hace más difícil poder intentar convencer a esa nueva parte del independentismo que otra España es posible, pues lo cierto es que el tan anhelado federalismo o confederalismo republicano sigue pareciendo una utopía o un sueño muy lejano.

Cuando la arcaica derecha española, enraizada en ese maldito y dictatorial franquismo, demuestra su fuerza y hasta qué punto ha llegado a penetrar hasta el tuétano de los poderes del estado ¿qué esperanza podemos tener en un cambio?

Día tras día se evidencia como la separación de poderes no acaba de llegar a las altas instancias de la justicia, las cuales siguen siendo mayoritariamente ultraconservadoras y en no pocos casos parecen defender unos ideales patrios impropios del sistema judicial de un estado democrático; vemos como la todopoderosa derecha mediática castiga a sus enemigos y contamina la opinión pública a conveniencia; como los poderes económicos respaldan de manera incondicional a los gobiernos de derechas y sus decisiones, fustigando sin piedad los ideales y propuestas más progresistas y sociales, así como a las personas que trabajan y luchan por ellas; y como los dos partidos de la rancia derecha, herederos de ideologías más propias de tiempos de infausto recuerdo, utilizan su control sobre buena parte de la maquinaria del estado para imponerse y subyugar a todos aquellos/as que osen oponérseles.

Por lo tanto, sin ser independentista (por un tema de sentimientos, por tener una nula confianza en la mayor parte de los partidos y poderes burgueses que dirigen todo este “procés”, y que el nuevo estado catalán difiera en su ideario económico y social de la España neoliberal y ultraconservadora), sí creo que ante el momento en el que estamos las personas progresistas de izquierdas y anticapitalistas no independentistas, catalanas y del estado, deberíamos estar más cerca de los partidos independentistas hermanos y luchar codo con codo contra la represión que vive Catalunya, contra la existencia de presos políticos, contra la manipulación, apoyando el derecho a decidir o incluso una independencia con la alternativa futura de poder ser un estado libre asociado a una España Confederal.

Lamentablemente algunos tipos de acuerdos son difíciles, y tiene la pega de lo imposible que se nos hace a muchos buscar estrategias conjuntas con uno de los principales partidos que está al frente del “procés”, pues ¿quién se puede fiar de los Convergents del doble discurso y que han robado a manos llenas todo lo que han podido? Pero aun así soñar es bonito, y gratis.

MSNoferini

Estrechar_manos

Hace ya tiempo que tengo un poco abandonado este blog. No sé si será por el calor estival, la salida del Partido Popular del Gobierno, con el juego que daba en la indignación colectiva de muchos y muchas de nosotros sus políticas y sus escándalos, o tal vez porque tenga las baterías bajo mínimos y necesite cargarlas o necesite de manera urgente desconectar un tiempo hasta volver a encontrar proyectos ilusionantes y/o causas en las que pudiera sentirme útil.

Pero al margen de las causas o motivos expuestos en el abandono de mi blog, de mi cansancio, y de mi menor implicación en algunos proyectos, también me gustaría hacer referencia a lo poco gratificante que a veces resulta moverse en ciertos entornos donde el interés personal pudiera estar por encima del colectivo, donde ciertas organizaciones y partidos parecen querer acapararlo todo, más preocupados en ponerse medallas, pecando del habitual proselitismo propio de la vieja y rancia política, y donde el pensamiento lineal se convierte en norma para imponerse a la discrepancia.

A estas alturas de mi vida y con las experiencias acumuladas comienzo a darme cuenta de lo poco estimulante que resulta muchas veces el participar en ciertos espacios, como los virtuales, donde se aparta y expulsa a lo distinto para convivir en la total homogeneidad.

Pero el problema no sólo está en ese vicio de expulsar lo distinto, algo muy propio de las sociedades neoliberales y capitalistas, sino que los contrarios a estos ideales caemos en la trampa de adquirir los mismos vicios de considerar poco menos que enemigo/a a todo aquel que no piense como nosotros/as. Y es en la pérdida de esta sana contraposición de ideas e ideales lo que nos lleva a una peligrosa endogamia de pensamiento y a suplir el debate plural para entrar en la confrontación con quienes compartimos buena parte de nuestros ideales por simples flecos ideológicos o pequeños matices diferenciales.

Los seres humanos seguimos demostrando lo imperfectos que somos y lo difícil que resulta en muchas ocasiones dejar al margen nuestras diferencias para trabajar codo con codo en el beneficio de todos/as.

Y dicho todo esto informar que seguiré desconectado por un tiempo, intentando cargar pilas y tal vez buscando esos proyectos ilusionantes que me permitan una vez más sentirme útil. Un abrazo a todas/os y feliz verano.

Marco

fuera de servicio

Según parece podríamos estar viviendo el epílogo del largo y dramático serial de fraude y explotación laboral que durante más de veinte años ha tenido como escenario el tristemente célebre matadero Le Porc Gourmet.

Hace apenas dos días supimos que el Departament de Treball, CC.OO y el Grupo Jorge (propietario del matadero) daban por cerrado el acuerdo que debería permitir que de una vez para siempre este poderoso grupo empresarial dejara de tener externalizada la casi totalidad de su plantilla, a través de falsas cooperativas, para asumir la contratación de esta.

Una aparentemente muy buena noticia, y más si en el acuerdo se contempla la readmisión de todas y todos aquellos trabajadores que en su momento perdieron el trabajo para no someterse al chantaje impuesto desde la misma empresa y sus cooperativas para aceptar su traslado a otra nueva con sede lejos de Catalunya.

Aplaudo el acuerdo, pero -y este “pero” tiene mucho que ver con la poca información que se ha hecho pública sobre el acuerdo, como se gestó y la negativa del otro sindicato que en su momento fue invitado a la negociación (UGT) a suscribirlo- no se le ve ninguna lógica que desde “la administración” -en este caso el Departamento de Trabajo- se acepte o pudiera aceptar las exigencias impuestas desde la empresa en contrapartida al cierre del referenciado acuerdo.

Por lo que hemos podido saber, la aceptación de la “laboralización” de toda la plantilla podría venir supeditada a la concesión a la empresa titular del matadero de unos permisos de obra y ampliación, los cuales hasta hoy no le habían sido concedidos, y tal vez, como se puede leer en el comunicado hecho público por UGT sobre los motivos de no adherirse al acuerdo, al archivo o “suavización” del todavía pendiente “acta de infracción” de la Inspección de Trabajo, organismo dependiente del Departament de Treball, que podría ascender a la escalofriante cifra de 40 millones de euros.

De ser cierta la concesión de ciertas prebendas hacia una empresa que ha venido demostrando un total desprecio hacia los derechos de los trabajadores externalizados estaríamos ante unos hechos de una gravedad extrema, dado que el cumplimiento de la ley y la labor de la Inspección de Trabajo no pueden verse minorados en ningún caso, por muy poderosa que sea en este caso la empresa o grupo empresarial. Y dicho esto -a pesar de las dudas que tengo sobre que pasará si no se desbloquean los permisos y la Inspección de Trabajo cumple con su obligación- vuelvo a reiterar mi alegría por el millar largo de trabajadores/as que se podrían verse beneficiados, así como por el precedente que se puede crear, y que espero y deseo que sea imitado por otros mataderos que tenemos en nuestro país.

MSNoferini

Comunicado Ugt recortado

http://www.elsetembre.cat/noticia/560/acord/le/porc/gourmet/bona/noticia/pero

Hace ya muchos años que trabajo para la administración general del estado, lo cual no quiere decir que comparta la forma y criterios bajo los que se trabaja, y mucho menos normas y legislación.

No me gusta la negación de servicios presenciales, buscando con ello en no pocos casos la privatización de servicios o la amortización de puestos de trabajo, pues entiendo que la principal obligación de toda administración pública es la de dar servicio, el mejor servicio, a la ciudadanía. Y es por ello que el uso de los medios telemáticos para interactuar con la administración debería ser siempre un derecho y no una obligación, como ocurre actualmente.

Un ejemplo muy claro sobre esa desatención presencial la tenemos en cualquier trámite de autónomos (alta, bajas, cambios de domiciliaciones, notificaciones, etc.), e incluso en trámites tan simples como podrían ser la obtención de una vida laboral o de nuestro número de afiliación.

Cuando un/a joven se le oferta su primer trabajo y careciendo de número de afiliación se acerca a una oficina de la Tesorería General de la Seguridad Social se encontrará con la obligación de hacerse un certificado digital y gestionar la obtención de su número de afiliación de manera personal y telemática, lo cual al final le da más trabajo a la administración que si fuera gestionado desde sus propias oficinas, y con la incongruencia que en la carta de servicios que ofrece la propia TGSS, la cual está a disposición del público, se informa que dicho trámite se puede realizar de manera presencial.

Pero esto que acabo de exponer en cierta manera no es más que algo simplemente anecdótico, si lo comparamos con la forma en que desde el mismo organismo se trata y trabaja temas de una mayor importancia (gestión de reclamaciones, deudores, lucha contra el fraude).

Quien escribe esto, que ustedes pueden estar leyendo, hace ya unos cuantos años que viene denunciando el fraude del falso cooperativismo en el sector cárnico. Un fraude que, al margen de repercutir en perjuicio de los derechos de miles de trabajadores/as, supone una millonaria merma en la recaudación de la Seguridad Social. Millones de euros que se pierden por el camino dada la notable diferencia que supone cotizar en el régimen de autónomos (29,90% de la base mínima en la mayoría de casos) a hacerlo en el régimen general respetando las tablas salariales contempladas en los diferentes convenios. Para que nos podamos hacer una idea sobre las elevadas cifras de este fraude que mejor que usar un ejemplo.

Según los cálculos hechos sobre el matadero Le Porc Gourmet, con cerca de mil trabajadores externos a través de las ya mencionadas falsas cooperativas, la diferencia de cotización entre el régimen general (cuota patronal + cuota obrera), cogiendo como referencia las bases de cotización resultantes de aplicar los salarios mínimos establecidos en el convenio cárnico, a la hecha en el régimen de autónomos en base mínima (932,70€) daría como resultado un diferencia a favor de la administración de más de 4 millones de euros anuales. Por lo que uno debería preguntarse ¿cómo puede ser que durante más veinte años la administración del estado ha venido consintiendo este abultado fraude?

Hace ya más de dos años que la plataforma Càrnies en Lluita comenzó su lucha contra la precariedad laboral, la externalización y el fraude del falso cooperativismo que se venía dando en el sector cárnico, intentando de un tiempo a esta parte que como mínimo se comenzara a respetar y cumplir los cambios introducidos el 28/03/2017 por el Parlament de Catalunya en la “ley catalana de cooperativas” –ya que son muchas las cooperativas que la están incumpliendo y poco se está haciendo para obligar a su cumplimiento-, según los cuales las condiciones laborales de los trabajadores de estas cooperativas debían ser las mismas que las contempladas en los convenios colectivos del sector donde prestaran servicio. Y fue esta lucha y reivindicación de muchos/as de los trabajadores/as del macromatadero Le Porc Gourmet, externalizados a través de dos cooperativas (CLAVIAL y TAIC), lo que motivó que la empresa decidiera ir rescindiendo los contratos que les unía con estas cooperativas. Y fruto de estas rescisiones contractuales se inició una campaña de presiones a los trabajadores para que, en el caso de quienes estaban trabajando para TAIC, aceptaran su traslado a una nueva cooperativa (AUGA SCCL) con sede en Galicia, para tal vez con ello intentar burlar la ley catalana, lo que no aceptaron cerca de 80 trabajadores/as.

La no aceptación por parte de estos trabajadores de su traslado (baja y alta) a una nueva cooperativa, o dicho de otra manera “la no aceptación del chantaje planteado por la propia empresa”, motivó que TAIC SCCL decidiera prescindir de dichos trabajadores pero intentando colar sus bajas como ceses voluntarios sin ningún tipo de indemnización, como es habitual en el caso de las bajas de cualquier cooperativista, a lo que dichos trabajadores se negaron, pues a fin de cuentas tras años trabajando para el matadero Le Porc Gourmet se consideraban y consideran parte de esa empresa y no una moneda de cambio sometida a los caprichos de la cooperativa de turno. Lo que al final ha llevado a todos estos trabajadores/as, a la espera que la Inspección de Trabajo se pronuncie, a estar en un limbo en el que cooperativa y empresa se han desentendido de ellos, pero sin haber perdido su condición de trabajadores o falsos cooperativistas, lo que les representa no tener ingreso alguno y que cooperativa o empresa no se hagan cargo del pago de sus cuotas de autónomos con la Seguridad Social y a estar mal viviendo gracias poco menos que a la caridad, al tiempo que van acumulando una deuda con la Seguridad Social que les está llevando a muchos de ellos/as a ver embargadas sus cuentas corrientes y/o vehículos, así como en algunos casos a perder el derecho a cobrar sus bajas de I.T por impago de sus cotizaciones.

Ante la situación expuesta se ha elevado consulta ante la TGSS para como mínimo intentar trasladar la deuda, y así facilitar su cobro, a la falsa cooperativa TAIC, dada su “responsabilidad civil SOLIDARIA”, pero ante la sorpresa general se ha informado que cualquier solicitud al respecto sería denegada.

Al final, tras el largo camino ya recorrido, nos encontramos con un número elevado de trabajadores en una situación muy complicada y precaria, la administración presionando a la parte más débil y con pocos resultados recaudatorios, y esperando a que tras meses de inspecciones en el matadero Le Porc Gourmet se resuelva de una vez la acta de infracción de la Inspecció de Treball o esa negociación opaca y fantasmal capitaneada por el Departament de Treball de la Generalitat, en la cual ni siquiera está presente un representante elegido por los trabajadores, ya que desde el mencionado departamento de la Generalitat se les permitió a CC.OO y UGT arrogarse dicho papel sin haberse sometido a consulta entre trabajadores y trabajadoras a los que supuestamente están representando, y sin que hubiera existido el menor contacto previo entre la asamblea de los trabajadores/as y ellos.

Esta es la situación actual en este aparentemente interminable drama de la explotación laboral en el matadero Le Porc Gourmet y el fraude del falso cooperativismo. Espero haber sabido explicar cuál ha sido el papel de las administraciones públicas, tanto estatal como catalana, en esta historia, donde unos pocos se han enriquecido con el sufrimiento de muchos mientras esas mismas administraciones y quienes fueron elegidos en su día por el pueblo para gestionarlas poco o nada han hecho para evitarlo.

MSNoferini

Porto prop d’un mes amb la idea de fer aquest escrit, però no m’acabava de decidir perquè era conscient que donat el rerefons del tema era probable que molta gent pogués mal interpretar les meves paraules i d’altres les podien manipular en benefici dels seus interessos, mes el tema és tan important que el fet d’intentar fer visible aquest greu problema ha d’estar per damunt d’ideologies, del que puguin pensar algunes persones del que exposaré a continuació i així com de qui l’escriu.

Suposo que una gran majoria començarem a ser conscients del greu problema mediambiental que estan causant els plàstics, així de com pot afectar en les pròximes dècades a la nostra salut la ingesta de microplàstics que a poc a poc s’estan introduint en la cadena alimentaria. A les hores, per què consumim un volum de plàstic tan elevat i el fem servir de manera tan excessiva i descontrolada, fins i tot en les nostres reivindicacions polítiques?

Davant de determinades injustícies i vulneració dels nostres drets més bàsics, com està succeint a Catalunya, a alguna ment brillant no se li’n va ocórrer millor forma de protestar que omplir de plàstics grocs les nostres ciutats i carreteres sense pensar quines podien ser les conseqüències ja exposades. Ara com ara no és difícil veure, quan sortim a passejar per les nostres poblacions i entorns rurals, trossos de plàstic groc a mercè del vent perquè el temps i els factors climatològics els han esparracat o deslligat, o perquè algunes persones poc democràtiques s’estiguin entretenint a tallar-los, però la qüestió és que aquesta forma de reivindicar o fer sentir la indignació del poble català davant d’uns determinats i greus fets no pot anar en perjudici del medi ambient, ni posar en risc la nostra salut i la de les generacions futures.

MSNoferini

Resultado de imagen de plasticos amarillos catalunya